Tradiciones hermanas del 23 de abril: Encontrar tu energía luminosa activa la tormenta, para ti y para todos

23 de abril
Enlazamiento de tradiciones hermanas del 23 de abril. Serpiente 8 y Tormenta 1.

Vemos como propuesta para explicar la energía del día a la serpiente en tono 8 desde la visión de Valum Votan. De alguna manera parece indicar que la energía vital que podemos atribuir a la serpiente va a estar especialmente activa y presente en este día, y sin duda que es así.
Cuando la energía vital encargada de preservar tu vida a través de los instintos y los actos reflejos se sitúa en el nivel de la consciencia, aparece con la vibración de la luz y entonces se trata de la energía luminosa de la kundalini.

Cuando se despliega esta energía luminosa, te eleva como el ÁGUILA, ayudándote a ver lejos y profundo, más allá de la apariencia, porque estás viendo desde la luz.
También te sitúa ante una energía mágica (MAGO), que abre la apariencia para encontrar que es el amor la fuerza que sostiene todo, invitándote a entrar en la paz.
Esa energía luminosa de la kundalini está guiada por la emoción expresada por la LUNA, encontrando un sentido profundo y amoroso, que en sí expande su conciencia (GUERRERO), ya que ya hemos visto cómo la conciencia permite transformar la energía vital en energía luminosa.

El kin del día es esa serpiente donde se despliega la energía luminosa. Aparece con el tono 8 de integridad, y al unirlo con lo que en el código de los abuelos se asocia a la fuerza 8, vemos que es arte, espiritualidad y alegría.
Se trata de un día especialmente invitador a encontrar aquella integridad en ti que también está en la transformación de la energía vital en energía luminosa.

La serpiente 8 pertenece al escenario que dibuja la onda encantada del espejo. Nos muestra que es la propia integridad la que despierta tu kundalini. Podemos bendecir a la integridad, porque aparece sin esfuerzo -la integridad sin esfuerzo- al mirar desde el espejo y considerar aquello que te une a las demás personas formando un “uno” amplio que te hace íntegro.

Cuando sitúas el Tzolkin por ondas sobre la serpiente 8 aparece la tormenta 7, que es esa tormenta que aparece en la propuesta de los abuelos. Hoy la tormenta refuerza tu energía y activa tus células madre.
La tormenta 7 es la forma en que canalizas al caminante del cielo, que es aquel que camina en la belleza, en el arte y en la espiritualidad. Caminar en la belleza, o sea en la espiritualidad, es una tarea en favor del arquetipo, porque pone en marcha una energía que también está predeterminada, es decir, que no tienes que crearla. Simplemente empieza a fluir cuando te alineas con ella, y es la energía del milagro, la resurrección, la plenitud y la inmortalidad.

Esa es la propuesta que vemos justamente como nawal del día, la tormenta con la fuerza 1, la propia tormenta, la tormenta que no está como parte de una explicación sino como propósito.
Encontrar tu energía luminosa activa la tormenta, para ti y para todos.
Su origen es el MONO, es decir, la recuperación de la inocencia, y su destino es la mano, es decir, la recuperación de la impecabilidad en la acción.

Gracias y bendición.

23 de abril. El ser humano está levantando la cabeza hacia el cielo. Puede estar orgulloso, porque el cambio social está avanzando

flores del campo s
23 de abril. SERPIENTE Galáctica 8. Tormenta 7 y Perro 7
Seguimos avanzando por la columna resonante. La intensidad energética disponible es alta.Todo está a nuestro alcance.
Es buen momento para replantear si seguimos necesitando una determinada situación, ya sea de victimismo, carencia o enfermedad, porque si se trata de una reacción defensiva, miedos o inseguridades, es posible que desaparezca.
La kundalini de la tierra sigue expresándose con intensidad, acompañando los cambios que se están expresando a nivel social. Todo se está ajustando.
Como la serpiente, el ser humano está levantando la cabeza hacia el cielo, dejando de mirar solo hacia su ombligo.
Puede estar orgulloso, porque el cambio social está avanzando.
Permitamos que salgan las sombras más recónditas y profundas, afrontemos lo que somos, saliendo de la dualidad para dar paso a la integración.
Con amor, con mucho amor.
Todos somos uno. Yo soy tu, y tú eres yo.
Gracias y perdón.