Iberia y Siberia abrazan América

Iberia y Siberia abrazan América
Esta frase puede parecer absurda o carente de sentido, pero también es posible que esté hablando desde la resonancia para señalar o mostrar algo que no es inmediatamente visible ni siempre evidente.

Iberia y Siberia, donde ya aparece la resonancia de lo análogo, tocan América como si fueran dos manos, brazos o formas de establecer contacto. A través de ese contacto se establece un paso por el que los cromosomas pueden viajar del “viejo mundo” al nuevo “mundo”.
Es necesario para construir el hoy. La realidad que llamamos “hoy” necesita de ese paso de cromosomas, desde Siberia y desde Iberia, que en lo profundo permite el desplazamiento de la kundalini desde el “viejo continente”, formado por las tierras emergidas de Europa, Asia y África, al “nuevo continente”.
Ponemos estas comillas queriendo decir que es una denominación; así es como lo llamamos.

Esas dos vías de paso de los cromosomas permiten que la kundalini se desplace del viejo al nuevo continente, porque la tierra sin seres humanos, es decir, sin el florecer que supone la humanidad, no expresa kundalini.
La kundalini de la tierra está asociada a los seres humanos que habitan la tierra en su viaje evolutivo.

Los seres humanos están asociados a la iluminación de la kundalini, algo que es independiente de la vida personal de cada ser humano.
Es dependiente de todos los seres humanos pero independiente de la vivencia de un ser humano.
Es independiente del ego pero dependiente de la expansión de la conciencia, porque la conciencia al expandirse encuentra la conciencia de los otros seres humanos.
El ego huye de la conciencia de la humanidad y de la kundalini de la tierra, impidiendo la kundalini propia.

Por eso, cuando hablamos y enunciamos que Iberia y Siberia abrazan América, estamos hablando de una realidad profunda donde lo que se mueve es la kundalini de la tierra y su iluminación, estando asociada a la evolución de la humanidad y presente sus linaje luminoso y no egoico.

Iberia y Siberia abrazan a América.
También se podría decir, como queriendo contradecir esto, que por la Polinesia y por Escandinavia también se accede a América. Sí, ciertamente también es cierto, y de hecho es importante y necesario decirlo para expresar con esto los 4 rumbos o direcciones.
El lado de la derecha se mira en el espejo en la izquierda, la izquierda se mira en la derecha, arriba se mira en el espejo abajo, y abajo se mira arriba.

Esa realidad está presente en el Tzolkin, que comienza con un tono 1 y termina con un tono 13, como principio y final (dos direcciones), pero también se une por algo que es un tono 7 con un tono 7 (las otras dos direcciones). Se trata de un doble espejo, que está hablando de una realidad dos pero que crea una realidad cuatro.
Si se tratase de una realidad dos solo habría derecha e izquierda, arriba y abajo. Pero el doble espejo hace que arriba a la izquierda se refleje abajo a la derecha, y abajo a la izquierda se refleje arriba a la derecha.
Se mantiene la dualidad derecha – izquierda, que podría ser Iberia y Siberia, pero también aparece otra formulación de lo mismo que sería Escandinavia y Polinesia.

Las 4 direcciones o rumbos del tzolkin

4 direcciones o rumbos
De las 4 direcciones o rumbos en el Tzolkin el primero es la solidaridad, que es una propuesta y comienza cuando así lo asumes (DRAGÓN 1), transformándose entonces el rumbo desde solidaridad en abstracto a tu propósito de solidaridad.
Otro rumbo es el que proviene de la iluminación transcendente (SOL 13), como un propósito que nace en dimensiones superiores y que va a tu encuentro, transformándose en tu rumbo cuando lo reconoces, honras, aceptas, quieres, esperas y deseas, integrándolo con esa operación espiritual y permitiendo que avance.

Los otros dos rumbos muestran una línea de intercambio entre los dos territorios, el de tu propósito y el del propósito diseñado en dimensiones superiores, que tú aceptas.
Esa línea de intercambio está asociada a la canalización, tono 7, que es el lugar donde llegas cuando has avanzado siguiendo tu propósito, la solidaridad, y eso te lleva a encontrar y a adecuar la canalización de la solidaridad, lo cual sucede justamente cuando se produce la canalización de la luz, como tono 7, DRAGÓN 7-SOL 7.
Eso te abre la puerta de acceso a un lugar donde comienza la ascensión.

Esas cuatro direcciones del Tzolkin son planas, y a partir de ese tercer momento comienza el viaje ascensional.