Cada individuo sigue un sendero de 52 años en el castillo

PREGUNTA:
Si es posible, me gustaria que alguien me oriente o me dirija a determinada informacion con respecto a los castillos.
Tengo entendido que cada individuo sigue un sendero de 52 dias asi como de 52 años en la onda encantada.
Cómo se en que kin estoy de mi Castillo, es posible saber?

RESPUESTA:
Naces en el castillo 3, en la cuarta onda u onda amarilla, en el sello del perro. El castillo 3, que es azul, está hablando de transformación, de despertar de la conciencia, o sea de entrar en el presente. Te encarnas para despertar, para ser azul.
Pero, claro, despertar como persona es también que todo se despierte. En este castillo estás en la forma expandido, que es el amarillo, y en la forma resonante, que es el tono 7, con esa cualidad del amor incondicional.
Todo eso para ti es importante, pero al cumplimiento de 7 años te vas a situar en el castillo 4 (avanzando una casilla del Tzolkin por año de cumpleaños), y ahí vas a desarrollar toda tu actividad. El castillo cuarto tiene una resonancia con la cuarta dimensión. Se inicia con la tierra, que significa estar alineado con el corazón amoroso del cielo y fluir en tu vida, en tus circunstancias y en tus sincronías. Cuando aparece la conciencia con total claridad, descubres que esa alineación que expresa la tierra es que has encontrado tu lugar de poder, el lugar donde tú expresas la plenitud existente en el corazón del cielo, pero expresándolo en esta dimensión.
De esa forma transformas la dimensión ordinaria en la cuarta dimensión, que es donde te habilitas para entrar en la quinta dimensión. Es decir, despertar es entrar en la quinta dimensión.
La cuarta dimensión es lo mismo que estás expresando en el tercer castillo, pero ya con el significado de que estás despierto y reconoces qué está pasando.
El lugar que describe la tierra es el lugar donde la semilla florece. Tú naces en la onda de la semilla, finalizando el castillo 3 del despertar y a continuación entras en la onda de la tierra, en la cuarta dimensión, cuarto castillo, donde la semilla florece.
Pero ese florecimiento es para acceder a la quinta dimensión, un momento donde todo se transforma, fundamentalmente porque el agua que riega a la semilla se transforma en un agua mágica, en una emoción que hace aparecer la dimensión Dios.

En este momento tienes 26 años y estás a punto de cumplir 27. Si damos una equivalencia de año de vida igual a un año del Tzolkin, has vivido 26 años, que son 26 casillas o días del Tzolkin. Consecuentemente, si contamos desde tu fecha de nacimiento, ahora te encontrarías como guerrero 7 de la onda del perro, porque llevas 7 años viviendo en la onda del perro. Vas a seguir desde este enfoque todavía otros 6 años viviendo experiencias de plena potenciación del amor incondicional. En este momento estás como guerrero 7, con la función de canalizar, expandiendo la conciencia desde el amor incondicional.
Este puede ser un dato útil, asociándolo a 13 años, es decir a un periodo extenso.

Si te sitúas en el valor del tercer castillo, has vivido dos ondas completas (13+13) y estás a punto de iniciar la tercera onda desde el valor 27. Eso te sitúa exactamente en el perro 13-mono 1, es decir en el centro del telar.
Entonces, podemos decir que estás a punto de vivir una experiencia de nuevo nacimiento, que es lo que aparece en el centro del telar, situándote también al mismo tiempo en tu vivencia de la onda del perro, donde estás en el guerrero 7, a punto de iniciar una vivencia asociada a afirmarte como voluntario (tierra 8 ), cuando estás alineado con el corazón del cielo. La tierra tiene ese significado, y el 8, que significa integridad, también es un inicio, según la tradición de los abuelos.
Gracias y bendición.

En el Tzolkin el 52 es un número de poder, y también el 73

En 52 años se viven 73 Tzolkin, de 260 días cada uno.
52 es un número de poder del Tzolkin, que corresponde por un lado a los días de un castillo, y por otro lado a los 52 años, que es el tiempo que tardas en volver a situarte en tu kin de nacimiento, y que también da origen a los 52 posibles inicios de año.
De este modo vemos que 52 es un número Tzolkin que corresponde a vivir todas las posibilidades de tu kin, recabando toda la información posible, para al volver a repetir las experiencias, hacerlo con una conciencia plena.
Eso traduce también las 73 veces que vives cada uno de los kin del Tzolkin, de tal manera que el 73 también es un número de poder, de recibir una información completa.

Encontramos que también son 73 vinales los que hay en un periodo de 4 años, es decir, de bisiesto a bisiesto (365 días X 4=1460; 1.460/20=73). Todos los bisiestos inician el periodo el 1 de marzo y ese día siempre es el sello humano.
Como sucede cada 4 años, o con un ritmo de 4, en los 3 otros años aparecen los otros sellos de la familia (tierra, viento y mano), pero a los 4 años vuelve a ser humano, incluso aunque no sea bisiesto. Es el ritmo de 4, que es con el que aparecen los sellos de la familia.
De esta forma, cada vinal en este periodo lo vas a vivir 73 veces, de la misma manera que en un periodo de 52 años vives 73 veces todo un Tzolkin.

Eso hace que cada vinal se pueda equiparar a un Tzolkin. Hay una información compactada disponible a la conciencia abierta a esa posibilidad. Y eso es de lo que se trata.
En este día, que es humano 5, iniciamos un nuevo vinal que es el número 10 de este periodo entre bisiestos. Si cada vinal es similar a un Tzolkin, cada día del vinal es similar a una onda, de modo que hoy puedes vivir todas las experiencias asociadas a la onda del dragón.

Por otra parte, los 73 vinales, que serían equivalentes a los 73 Tzolkin que vives en 52 años, los podemos traducir a casillas del Tzolkin.
El kin 73 del Tzolkin es el caminante del cielo íntegro, en tono 8. Es la integridad que te transforma en un caminante del cielo, que podemos decir es lo que sucede a los 52 años.
De esta manera, al atribuir a cada Tzolkin de los 73 y a cada vinal de los 73, la equivalencia con un día del Tzolkin, al comenzar el vinal 10, estarías en el perro 10, amor incondicional perfecto.

Así, nos situamos en un periodo de tiempo que puede ser simplemente un día, pero que también puede contener todas las vivencias de un vinal y también todas las vivencias de un Tzolkin completo, con la característica del amor incondicional.