Tradiciones hermanas del 8 de marzo. Caminar por el cielo y resucitar.

Enlazamiento de tradiciones hermanas del 8 de marzo. Tormenta 1 y Caminante del Cielo 7.
La tormenta desde los contenidos de Valum Votan y el caminante del cielo desde la sabiduría de los abuelos siempre se van a presentar juntos en este periodo de 1446 días que estamos iniciando.

La tormenta 1 es el propósito de la resurrección, pero también el inicio de la resurrección. Es como si algo recomenzase, pero ya enriquecido su conocimiento por la nueva oportunidad que se abre de recolocar las cosas y reasignar los contenidos de lo que has vivido.
La tormenta 1 pone en marcha los 13 sellos de la onda.

Eso es parte de lo que pasa hoy. La otra información en esa pareja, que hace al ser humano dimensionarse de la misma manera que lo hacen los dos ojos, los dos hemisferios cerebrales, los dos oídos o las dos manos, aparece bajo la figura del caminante del cielo 7.
Tus pies tocan el cielo cuando canalizas (tono 7) el propósito de esa onda que es la mano, la acción sana o la sana acción, que también es el reconocimiento del error y por tanto el desenmascaramiento del ego que te lleva a una actitud errónea.

Esto está junto para ser integrado y ser vivido hoy, con esa fuerza que nace en dimensiones superiores y que sustenta la vida.
Caminar por el cielo y resucitar; resucitar y caminar por el cielo. Ambos van juntos como experiencias (ondas azules).
Gracias, perdón y bendición.

8 de marzo. Entrar en el presente, observar y tomar conciencia. Los milagros son posibles

charca corazón s
8 de marzo. Tormenta 1. Espejo 4 y Mano 7 en el Tzolkin evolutivo.
Empezamos una nueva onda encantada, con 13 días asociados a cambios repentinos y transformadores, donde los milagros y las resurrecciones son posibles.
Es un tiempo para entrar en el presente, observando y tomando conciencia de lo que ocurre, tanto a nivel exterior como interior (azul).
De forma evolutiva se nos pide elevar nuestra forma de mirar, sin juzgar ni etiquetar, de forma solidaria y pidiendo perdón por nuestras faltas al amor.
No pretendamos estabilidad, seguridad o una vida rutinaria. Los movimientos colaboran con nosotros, propiciados por nuestra vibración interior (viento, sello oculto).
¿Nos atrevemos? Adelante, estamos ante una gran oportunidad.
Gracias por estar abiertos a los cambios.
Perdón por intentar retener en ocasiones.