¿Quién nos envía amor?

Muchas veces, entendiendo esta expresión como sinónimo de prácticamente siempre, desconocemos, no nos damos cuenta o no percibimos quién nos envía amor. Pero básicamente podemos estar seguros de que siempre recibimos amor. Siempre hay quien está pensando en ti amorosamente y te envía esa nutrición del agua cósmica.

Tenemos éxito muchas veces y no nos damos cuenta de todo lo que ha participado en la consecución de ese éxito. Pero lo más importante es saber que también nosotros nos podemos situar en el terreno del amor o dimensión del amor y enviar nuestro agua cósmica, nuestra devoción amorosa en la vida a todas las personas que conocemos.

Incluso podríamos decir que muchos momentos que parecen aburridos, en los que estás esperando algo y no sabes qué hacer, son momentos que el universo prepara para que te acuerdes con amor de todas las personas que te rodean.

Claro que estamos hablando de un camino hacia la dimensión de lo óptimo, que contiene la actitud del amor incondicional y no necesita ser reconocido. En este camino las imágenes por las que te explicas la vida son en sí mismas maravillosas, donde aparece el deseo de la abundancia para todas las personas.

Otra realidad es posible

OTRA REALIDAD ES POSIBLE (Tiempo de Gracias. Tiempo de Perdón)

Hay personas, y el asunto es bastante abundante, que consideran que cuantas más cosas tienen más seguros, ricos y prósperos se sienten, de modo que también ese pensamiento lleva a considerar a las sociedades más avanzadas como las que producen más cantidad de bienes y artículos de consumo. Es decir, cuantas más cosas tiene esa cultura o tú, más importante es.

Es posible que esto sea así y se trate de tener y fabricar muchas cosas, aunque entonces puede desembocar al final en una crisis o en una guerra porque las cosas no se pueden vender, y entonces de alguna manera entrar en una forma de relacionarte con las demás sociedades y personas entorno a las cosas.
Fabricar cosas y tener dinero para conseguirlas absorben gran parte de tu energía y de alguna manera te hacen sentir valioso, no en relación a algo dentro de ti, sino a algo externo, como es la cantidad de cosas que te rodean, que también se puede traducir como la cantidad de basura que puedes generar, aunque solo sea cuando desembalas las cosas.

Pero también hay otros valores de los cuales hablan todas las tradiciones sagradas y que son de índole espiritual, que no es que seas tonto sino todo lo contrario, siendo real y gozando.
La telepatía existe, porque existen las neuronas espejo, que cuando las activas te llevan a interactuar amorosamente con todos los seres humanos, con lo cual ya abandonas muchas de las posibilidades del comercio: vender tan caro como puedas, extorsionando de alguna forma la credulidad de las personas, a quien no puedes considerar como otro tú; comprar tan barato como puedas, que supone lo mismo; que se lleven a ser posible cosas rotas y en desuso como valiosas; y que otras personas trabajen para ti fabricando tan barato como sea posible.

Sin embargo, la vida de muchas personas que pueden ser llamados santos, iluminados o transcendentes expresa otra manera de relacionarse, donde las cosas aparecen cuando son necesarias.
Hay tradiciones, como la de los aborígenes australianos, que son capaces de moverse por el terreno, desplazándose kilómetros, sin necesidad de llevar nada, porque todo lo van a encontrar.
Hay tradiciones que hablan de cómo personas santas materializan las cosas que necesitan otras personas que están necesitadas.
Hay tradiciones donde las cosas se reparan o se estropean según fuerzas existentes más allá de la forma de las cosas.

No podemos pensar que los llamados mayas cósmicos estén comprando zapatos, vasos, coches o bolígrafos. Sin embargo, se considera que un país es rico según lo que produce, el famoso PIB, y según lo que vende, independientemente de la tasa de suicidios, crímenes o infelicidad de la gente.

Quizá convenga meditar acerca de estos valores y situarnos entre las personas que generan basura o las recicladoras.
Reciclar es como repensar, volver a mirar, encontrar otra posibilidad o cambiar un criterio, porque una sociedad basada en fabricar y destruir también alimenta la creencia de la necesidad de destruir: destruir las relaciones y en definitiva a otro que te molesta. De modo que se trata de volver a mirar, porque otra realidad es posible. Usar y tirar no, por favor, sino cuidar, sanar y atender.
Reciclar es dar una segunda oportunidad a algo que a lo mejor en su inicio era inútil, pero que puesto que está ahí podemos contar con él en lugar de mandarlo al basurero.

Tal vez al encontrar valores diferentes, encuentres formas diferentes de relacionarte con las personas, porque la política de producir inevitablemente se dirige hacia destruir, difícilmente hacia compartir.
Otra realidad es posible.

TIEMPO DE GRACIAS. TIEMPO DE PERDÓN

El Tzolkin te invita a vivir bellamente, encontrando la estrella como experiencia

vistas desde el torcal s
El Tzolkin te invita a vivir bellamente, encontrando la estrella como experiencia y viviendo en la estrella como realidad.
El Tzolkin te invita a vivir bellamente, a encontrar lo óptimo y vivir desde lo óptimo, porque detrás de lo óptimo, la ética, la armonía, la belleza y la poesía no está la ruina sino la abundancia.

La abundancia está detrás de vivir con corazón, asumiendo tus emociones como te propone la luna. Porque hay muchos ángeles colaborando en esa realidad dimensional.
Detrás de la acción con corazón no hay ruina sino prosperidad y abundancia. Porque no necesitamos todo lo que nos ofrece la complicidad comercial.

La realidad del ser humano es luminosa cuando vive desde la emoción y el amor incondicional en forma transcendente. Su emoción es luz y su cuerpo emite e intercambia fotones. Eso es gozo.
Pero además, se abren oportunidades y puertas, y la realidad que aparece es una realidad consistente.

No tengas miedo a vivir bellamente.

EL SELLO DE LA NOCHE (Extracto del Libro de los Sellos)

La Noche se corresponde con visualizar, soñar, ensoñar, y tiene que ver con la abundancia. Mediante la meditación o ensoñación podemos visualizar la abundancia, y al permitir disfrutar de la imaginación, propiciar que se convierta en realidad.
La Noche representa el poder de la visualización y el sistema de creencias. Está asociado a ensoñar la abundancia, es decir crear la abundancia para todos, pero también a modificar el sistema de creencias, que presenta la realidad como algo encogido lleno de imposibles.
Noche es ver sólo cosas buenas para los demás, sin pactar con lo que quiere que veas lo malo en los demás; es bendecir a todas las personas, decir bien de todas las personas
La Noche es el tercer sello y nunca puede ser comienzo del año y tampoco es el comienzo del Tzolkin. Es uno de los tres sellos antes de la primera línea temporal representada por la Semilla, primer sello que puede abrir el año, o sea el tiempo real. Aparece una línea que marca el tiempo, y todo lo anterior se sitúa en lo atemporal. Es y existe sin referencia al tiempo. Por ello Noche estaría en lo atemporal.
El Viento es como el fuego del Dragón, las llamas que salen de la boca del Dragón, y la Noche es como las raíces de la Semilla. La Noche está antes de la manifestación, pero muy cerca. Es la puerta del amanecer.
El Dragón, la solidaridad, el Viento y la Noche sirven para mostrar cualidades de lo sagrado. Lo sagrado, lo anterior al tiempo, se presenta como algo que te cuida y te nutre (el Dragón), pero también se presenta como algo que quiere dialogar contigo (Viento).
Lo atemporal sirve como carta de presentación de aquello que nos busca desde dimensiones superiores: aquello que nos espera, nos cuida y nos guía.

EL SELLO OCULTO:
Como sello, la Noche es el oculto-gemelo del Espejo. El ensueño no es sólo un sueño, sino que conecta con la realidad, proyectando nuestras intenciones y deseos. Ensoñar la abundancia es visualizar para ir construyendo la realidad, co-creando. Siendo conscientes de lo que somos y hacia dónde vamos, podemos manifestar la luz en nuestros sueños para que se haga realidad.
Parece contradictorio, pero nada es más real que el ensueño.
La Noche no es el presente de soñar la destrucción y la maldición, sino la abundancia y la bendición. Es co-crear un presente de exuberancia. Estamos hablando de la Noche y su oculto el Espejo; descubrir la realidad Dios en cada persona.
El Espejo es pura y simplemente la realidad, solo que a la realidad no se accede mirando lleno de conceptos falsos sino soñando la abundancia. La propuesta maya no es aquello de “piensa mal y acertaras“, sino piensa lo mejor y acertarás.

(puedes adquirir el e-book por 5 euros en Amazon o solicitándolo en nuevocalendariomaya@gmail.com, pago seguro por paypal)