Conectar con el agua hexagonal

Conectar con el agua hexagonal es prioritario en estos momentos, es decir, conectar con el agua libre de todas esas interferencias que le impiden ser ella misma, y manifestarse así en todos los momentos.
La forma de cristalizar del agua pura es en forma hexagonal, pero cuando entran otras informaciones pierde esa capacidad.

El agua asume plenamente todas las informaciones. No te creas todas las informaciones sin contrastarlas con tu corazón, con tu ser espiritual. Las personas hipersensibles sienten el dolor, la tristeza y la desvalorización de las personas que sufren. Pero esa información no es suya. Solo parece suya cuando están dormidas, es decir cuando su conciencia no se ha despertado. Entonces, el agua asume todas las informaciones porque se adapta, hace suyo todo. Y las personas que son muy agua pierden la referencia de que son agua primordial, es decir, agua creadora.

Entonces, hay informaciones que impiden al agua cristalizar en forma hexagonal. Podemos considerar que eso le impide cumplir su programa y su designio. El agua asume todas las informaciones, pero el agua tiene una misión que cumplir y algunas informaciones le hacen olvidar, le alejan de sí misma y le llevan a una dimensión de la realidad donde pierde su característica generadora, creadora y le lleva a la inacción.

Eso es lo que expresaban los antiguos griegos como el averno. Hay una energía creadora que cuando es atrapada por el averno se queda inmovilizada, porque el averno contiene inmovilidad, dejar de ser. Hay algo que te atrapa y te impide ser.

El agua primordial, que cristaliza en el agua hexagonal cuando su temperatura está bajo cero, forma cristales con forma hexagonal de una belleza armoniosa.
Pero cuando el agua se desorganiza, no cristaliza en forma hexagonal, sino de forma informe; no reproduce formas reconocibles y pierde su esencia.

Esto es importante para el ser humano, que en su mayor parte, hasta en un 70%, es agua. Si se trata de agua que cristaliza en forma hexagonal, la persona tiene plenitud, pero cuando está llena de informaciones que le niegan, es atrapada por el averno.

Por eso es muy importante cortar lazos con el pasado. Cortar lazos con el pasado no significa cortar lazos con lo primordial, porque lo primordial es anterior al tiempo, sino cortar lazos con las informaciones que transcurren en el tiempo, que pertenecen a la realidad material del sufrimiento, donde lo que aparece son las frustraciones, las enfermedades y los miedos, y entonces, volver a conectar con ese agua donde las emociones son de plenitud y sabiduría.
Ese es el agua primordial, el agua de la felicidad y del amor, que son reconocibles como emociones, pero emociones de plenitud y de vida. Esa agua no está impregnada de la información que viene del conocimiento de las informaciones de la enfermedad, el miedo, el odio y la envidia, que son las informaciones que entran en el tiempo.

Entonces, cortar lazos con el pasado es liberar a tu agua de la información del tiempo y conectar con lo atemporal. Es como formatear un ordenador, eliminando todos los errores que se hayan podido introducir y recuperando el programa original. Eso es importante y en este momento es adecuado.

Despertar el agua hexagonal es también despertar el tao

Despertar el agua hexagonal es también despertar el tao, simplemente porque despertar el tao es iniciar el camino.
Tao, en el idioma de los constructores de la gran muralla, no es cualquier camino, sino el que te lleva a un sitio concreto; es un camino que une dos realidades. Hay un tao que te lleva a ser tú, un tao que te lleva al despertar, un tao que despierta tu conciencia y un tao que te lleva a encontrar tu camino.

Despertar el agua hexagonal es también un tao, que libera las ataduras en que la sumación de recuerdos dolorosos ha desnaturalizado tu agua y la ha hecho perder el sentido de tu existencia y tu realidad.
Despertar el agua hexagonal es reconectar con el agua primordial, aquél agua que viene más allá del sol con una misión en el territorio de la forma, que tú en algún momento has asumido como un voluntario.
Despertar el agua hexagonal es reconectar con lo primordial, con tu esencia y reencontrar tu misión. Eso también es despertar tu tao, porque en nuestra forma de expresarnos necesitamos utilizar para esto dos frases, que expresan una misma realidad. Despertar el agua hexagonal es despertar el tao y también es conectar con tu ser espiritual, que está libre del dolor, de los pensamientos limitantes, del miedo, del odio y de la frustración. Está vacío de todo eso porque está lleno de plenitud. Llenarte de esa plenitud es despertar esa agua hexagonal y despertar tu tao.

En algún momento del proceso también es imprescindible que aparezca la palabra y que tu palabra exprese lo que estás viviendo, que tu palabra exprese el despertar del agua hexagonal.
A María Magdalena se le piden palabras. También es necesario el despertar de la palabra.
De alguna manera hay una relación amorosa entre el agua hexagonal y la música del cosmos.