La medicina del futuro

La medicina del futuro son las palabras. Podemos afirmarlo con total rotundidad, porque en parte ya es un presente. Podemos afirmar con total rotundidad que la medicina del futuro no va a estar hecha de sustancias, operaciones y prótesis, sino de palabras, de palabras verdaderas y de imágenes: poder ver y poder nombrar.
Ya es camino de sanación hoy, pero se adentra en el futuro con plenitud, porque ahora estamos reactualizando esas técnicas, esas formas de recuperación de la salud, y cuantas más personas se adentren en esa recuperación de la salud desde la vibración, más activo será el resultado.
No estamos diciendo algo especialmente esotérico, sino que ya hay muchos sistemas que están basados en la vibración y en la frecuencia. De hecho, los astronautas son controlados a través de sensores que permanentemente envían señales a su base, acerca de cómo está funcionando su corazón, su hígado, sus glóbulos rojos, sus constantes vitales, y desde la base, a través de frecuencias son modificados.

Entonces, podría parecer que la máquina es la que crea la frecuencia sanadora, pero no, la máquina solo imita la frecuencia sanadora, que ya está en el propio cuerpo del hombre. Está en sus cromosomas, que se comunican a través de frecuencias y liberan su información, que puede ser modificada igualmente a través de frecuencias. Y está en todos sus órganos, cada uno con una frecuencia idónea.
Las máquinas solo intentan aproximarse a esa frecuencia. Esa frecuencia que se emite a través de máquinas, se emite a través de palabras, sobre todo cuando la palabra está cargada de la emoción adecuada y verdadera; cuando la palabra está conectada con el agua cósmica, que ha creado la tierra por un designio, por un plan amoroso.
Cuando la emoción está cargada de esa energía es totalmente sanadora. Y eso aparece a través de mantras, palabras, imágenes, visualización de símbolos, oraciones y sobre todo de esa disposición de reconocimiento de la fuente, de la divinidad, de la energía desbordante del amor que crea la vida.

Limpiar el agua es eliminar todas las transferencias

Limpiar el agua, limpiar tu agua, es eliminar todas las transferencias, todas las informaciones y todas las creencias acerca de qué es la realidad que vienen transferidas y se instalan desde la infancia temporal o la infancia de la conciencia y son aquello que te coloniza y te hacer creer que la realidad es de una determinada manera, porque es la forma de pertenencia al grupo, lo que crea la realidad de grupo, que tu asumes sin contrastarlo. Eso es una transferencia.

Entonces, limpiar el agua es limpiar todas esas transferencias. Teniendo en cuenta que el ser humano es un 70% u 80% agua, esa limpieza es fundamental, porque te saca de ser simplemente reactivo y te pasa a ser consciente, es decir, a ser libre, a elegir desde tu libertad, desde tu conciencia y no a reaccionar según los programas que tienes instalados, que han entrado y se han instalado sin tu aquiescencia consciente, sin tu afirmación consciente, sin que tu quieras o creas que sea así.

Todo eso forma tu sistema de creencias reactivo, no contrastado. Forma tu sistema de creencias como transferencia. Recuperar eso es parte de recuperar la libertad, que es lo que te reconecta con tu ser alado, lo que te devuelve tus alas, lo que te despega, te desapega, lo que te permite elevarte.

En parte es una tarea personal, pero también en parte es una tarea en favor del colectivo de la humanidad, del arquetipo. En parte es una tarea personal que te lleva al gozo y a la plenitud personal, pero en parte es una tarea que concierne a la humanidad, al ser humano total.

El ser humano total se está elevando. Cuando te instalas en tu parte ser humano, como arquetipo, estás entrando en el presente. Entonces, hasta tu propio gozo se expande.

Una de las cuatro direcciones está representada por el mago, que es el mago del agua

En el mundo maya y en la sabiduría de ese pueblo, de esa nación misteriosa, que tiene un conocimiento tan profundo de los movimientos estelares y del tiempo, una de las cuatro direcciones o cuatro puntales que sostenían la realidad está representado por el mago, que es blanco. Es el mago del agua. El término mago se asocia con el agua, en esta sabiduría ancestral primigenia.

Aquello que representa el mago es tan fundamental como aquello que representa el agua. El agua es imprescindible para el cuerpo del ser humano, para que se mantenga vivo y no acontezca el final, sino que continúe.
Entonces, se vuelve especialmente importante saber de qué se trata ese conocimiento que expresa el mago, de qué conocimiento trascendental se trata.
Y aparece como más importante, como más trascendental cuando vemos que lo que expresa el mago, es justamente lo que hace, permite o está asociado a que el cuerpo esté vivo, por cuanto tiene calor. El blanco, que expresa al mago y al agua, va con el azul, que expresa al águila y al fuego. Sí, el águila, la visión elevada, la visión de la maravilla, de aquel que ve la maravilla, está asociado al mago como onda. Son las ondas asociadas.

El mago aparece antes del espejo y el águila después, cuando has atravesado esa línea, esa frontera dimensional entre la dimensión material y la dimensión espiritual.
¿Cómo podemos traducir esto a un lenguaje coloquial? Vamos a recurrir a María Magdalena. El mismo cuerpo, la misma persona corpórea es María Magdalena cuando está sometida a los siete demonios que dice el Evangelio, y cuando está viendo la resurrección.
El mismo cuerpo, que es lo que expresa el color rojo. La misma persona, el mismo cuerpo que está sometido a los siete demonios es el mismo cuerpo de la misma persona que está viendo la resurrección, pero en otro momento. La resurrección es la maravilla.

Entonces, el mago está expresando un nivel de realidad que podemos asociar al agua, en cuanto que es algo que une, que son las emociones. Las emociones, el amor, unen a las personas: el hijo ama a sus padres, los padres a los hijos, los hermanos se aman entre sí. Hay algo que une, que está expresado por el blanco.

Hay una sabiduría en la que, aquello que une, esas emociones, también son lo que te permiten estar vivo. En realidad, todas las personas están unidas con todas las personas, pero como en círculos cada vez más amplios, trascendiendo el tiempo.
Estás unido a personas que hace milenios, siglos o años que no existen y estás unido a personas que todavía no han entrado en un cuerpo y que quizá no lo hagan nunca, porque quizá la evolución de la humanidad se dirija en otra dirección.

El caso es que lo blanco está asociado a lo azul, que es el fuego. El mago es la expresión de lo blanco y está asociado al águila, que es la expresión del azul, que también es el presente. Por eso sabemos que el blanco es tan importante para entrar en el presente.
Es importante conectar con tus emociones, pero con las trascendentes, no con las emociones que puede haber en la tercera dimensión, donde está el dolor, el miedo, sino conectar de forma trascendente.

Hay algo en ti que es anterior a cualquier afrenta, a cualquier dolor, a cualquier injusticia, a cualquier enfermedad. Si logras conectar con eso que es anterior a cualquier desastre, entonces saldrás de cualquier desastre, de cualquier enfermedad, de cualquier disgusto. Y si lo haces, cuéntalo, porque facilita el proceso.

Respuesta a una pregunta sobre la evolución planetaria actual

Compartimos la respuesta a una pregunta, por si es de interés.

PREGUNTA:
Estoy muy conciente de este cambio de esta evolución de la fusion y cada dia los signos de ello son mas evidentes.Vivo en el Peru y mi ciudad esta al pie de los Andes, siento la muy urgente necesidad de encontrar algo muy diferente , despierto con la enorme sensación de que estoy por encontrarme con alguien o algo muy diferente que me espera. El Perú en general ha despertado y se torna diferente, estamos con mas energia, fuerza, optimismo y union a pesar de tanta atrocidad que vemos todos los dias . Veannos en el MUndial de Rusia por ejemplo.Necesito saber mas al respecto.

RESPUESTA:
Estamos en un momento donde se están produciendo muy grandes cambios para la humanidad, que van precedidos de grandes cambios para cada una de las personas.
En ese nivel de las personas concretas, hay algunas que son llamadas a producir esos cambios, porque van a dar soporte al resto de la humanidad; van a ayudar a dar el salto a la humanidad. Es como si la cogiese en brazos y saltase; como un bebé que no se da cuenta de cómo está siendo transportado.

Usted parece ser una de esas personas que está llamada a la conciencia del cambio y así transportar al resto. Y en este año, que es luna cósmica y habla del agua cósmica, es importante que usted conecte con su agua. Las circunstancias personales van a ir surgiendo cada día, pero la parte que usted puede hacer es mantener despierta su conciencia.

La elevación de la kundalini de la tierra también es la forma en que el agua de manera invisible sube al cielo. Nosotros vemos el agua caer en la lluvia desde el cielo, pero no la vemos subir. Eso es parte de la elevación de la kundalini y en cada persona hay un agua que tiene que elevarse. Encontrar los valores del agua es importante y uno de ellos es que es de todos los sitios y no de un lugar. Es cósmica y está descendida en un lugar para cumplir una misión.
El agua de los Andes contiene actualmente la mayor cuenca si encontramos que tanto el Amazonas como el Río de la Plata y muchos otros ríos provienen de ahí.
Pero sucede que el Amazonas, siendo el de mayor caudal visible, tiene un caudal también subterráneo que le duplica y eso sin contar el resto de los ríos, de los cuales el Río de la Plata también maneja un caudal extraordinario. Entonces eso nos lleva de nuevo a lo que le decíamos al principio: es importante conectar con el agua personal y encontrar que es cósmica.

Sin duda que usted tendrá un maravilloso encuentro en este tiempo, porque cuando conecta con su agua cósmica se vuelve magnética y atrae.
Este año es luna cósmica y el próximo es mago magnético. Esa es una propuesta para que cada persona pueda vivirlo.

Despertar el agua hexagonal es también despertar el tao

Despertar el agua hexagonal es también despertar el tao, simplemente porque despertar el tao es iniciar el camino.
Tao, en el idioma de los constructores de la gran muralla, no es cualquier camino, sino el que te lleva a un sitio concreto; es un camino que une dos realidades. Hay un tao que te lleva a ser tú, un tao que te lleva al despertar, un tao que despierta tu conciencia y un tao que te lleva a encontrar tu camino.

Despertar el agua hexagonal es también un tao, que libera las ataduras en que la sumación de recuerdos dolorosos ha desnaturalizado tu agua y la ha hecho perder el sentido de tu existencia y tu realidad.
Despertar el agua hexagonal es reconectar con el agua primordial, aquél agua que viene más allá del sol con una misión en el territorio de la forma, que tú en algún momento has asumido como un voluntario.
Despertar el agua hexagonal es reconectar con lo primordial, con tu esencia y reencontrar tu misión. Eso también es despertar tu tao, porque en nuestra forma de expresarnos necesitamos utilizar para esto dos frases, que expresan una misma realidad. Despertar el agua hexagonal es despertar el tao y también es conectar con tu ser espiritual, que está libre del dolor, de los pensamientos limitantes, del miedo, del odio y de la frustración. Está vacío de todo eso porque está lleno de plenitud. Llenarte de esa plenitud es despertar esa agua hexagonal y despertar tu tao.

En algún momento del proceso también es imprescindible que aparezca la palabra y que tu palabra exprese lo que estás viviendo, que tu palabra exprese el despertar del agua hexagonal.
A María Magdalena se le piden palabras. También es necesario el despertar de la palabra.
De alguna manera hay una relación amorosa entre el agua hexagonal y la música del cosmos.

Para cambiar de dimensión el hombre necesita ceder el paso a la mujer

30/7/2016

Para cambiar de dimensión el hombre necesita ceder el paso a la mujer, porque si no, no conoce el camino o paso entre las dimensiones. Pero la mujer, como expresión del agua, sí conoce ese camino.
Por eso es necesario en estos momentos que, a nivel personal, cada hombre o ser humano masculino ceda el paso a la mujer para poder evolucionar, porque si no, no podría hacerlo y estaría dando vueltas siempre en el mismo lugar.
La Pascua contiene un paso a través del agua, del mar, y la entrada en la tierra prometida también, en este caso del Jordán. Está indicando cómo todo el cambio evolutivo dimensional es a través del agua.
En caso contrario, estás dando vueltas. Actúas con unos criterios y unas leyes de esta dimensión y no consigues entrar ni salir, porque todo lo que construyes está en esta dimensión

La tierra es el resultado del agua y la luz. A su vez, el cuerpo del ser humano también lo es

La tierra y el ser humano son el resultado del agua y la luz:

En la antigua Grecia los sofistas enseñaban a defender una opinión y también la contraria, porque eso es perfectamente posible con las palabras. Las palabras permiten hacer una frase con el sí y otra con el no.
También lo vemos cotidianamente todos los días en el mundo de la política, donde los mismos argumentos o sucesos sirven a unos para decir una cosa y a otros para decir la contraria. Incluso el mismo personaje puede decir lo mismo y lo contrario en sitios distintos.

La ciencia está hecha con palabras y por tanto al final son construcciones donde lo que parece absolutamente objetivo quizá no lo sea tanto.
Se admite como científico que la tierra es polvo de una supernova, es decir, una superestrella que en un momento estalla. Ese polvo empieza a compactarse como consecuencia de las fuerzas gravitacionales que existen uniendo las estrellas, incluso cuando la supernova desaparece, y también como consecuencia del agua, que, al oxidar los metales de la supernova, los va uniendo formando masas compactas, en un proceso de millones de años. Claro que hablar de millones de años es una explicación que se da desde este lado de la realidad, porque el año es un concepto humano.

También se reconoce “científicamente” que el agua en la tierra viene de más allá del sistema solar. Por lo menos eso dice la NASA. El agua no lo produce el sol y tampoco el polvo cósmico estelar, sino que viene de más allá del sol.

Son dos explicaciones científicas, pero lo que es seguro es que no ha habido ningún ser humano para comprobarlo ni para verlo. Consecuentemente se mueven en ese terreno de lo absolutamente cierto, para el que quiera decirlo así, pero que tiene bastante de simbólico.
Es decir, en la formación de la tierra coexisten dos fuerzas, una que llamamos agua y viene de más allá de donde estamos, y otra que, aun no teniendo luz en estos momentos, reconocemos como formando parte de una supernova, es decir de un núcleo que emite luz constantemente.

La tierra es el resultado del agua y la luz. A su vez, el cuerpo del ser humano también es resultado del agua y la luz. Es el resultado del agua que viene de más allá y de la supernova, que es el aquí, pero transmutado.
Por lo tanto, si estamos en la tierra, que es polvo de la supernova, estamos en la supernova y somos la supernova, además de agua.

El enamoramiento no pertenece al comportamiento lógico

¿Por qué no se puede enseñar a enamorarse? Porque el enamoramiento no pertenece al comportamiento lógico, que es lo que está gobernado desde el hemisferio lógico.
En el hemisferio lógico se encuentran los aprendizajes, ya que está lo correcto y lo adecuado, pero también está lo beneficioso, lo que te evita carencia, peligro, etc., y también la simulación, el engaño y el abuso a través del poder, porque lo que maneja el hemisferio lógico hace referencia al ego y a la realidad ordinaria. El hemisferio lógico del aprendizaje le enseña al ego a lograr confort.

Pero el enamoramiento está en la frontera con dimensiones superiores. El enamoramiento es un inicio de diálogo con la dimensión Dios, o sea con la dimensión del amor, que en definitiva es lo que crea y sustenta la vida.
Por eso no se puede enseñar a enamorarse, porque pertenece a otra dimensión. Se puede enseñar a hacer un matrimonio ventajoso, pero eso no es enamoramiento sino cordura, lógica, etc. Un matrimonio ventajoso puede ser un buen negocio, pero el ser humano solo es un negociante en la dimensión ordinaria, que es también la dimensión del sufrimiento y la enfermedad que acaban con todas las riquezas.

En realidad, el ser humano lleva en su interior la realidad Dios, y el cuerpo instalado en la realidad ordinaria es un soporte de esa realidad Dios. El enamoramiento es parte del despertar de la realidad Dios y un momento privilegiado, aunque no es el único. Hay otros caminos del despertar, todos maravillosos, porque el despertar de la realidad Dios en el interior te introduce en la plenitud y el gozo.

Si pones un grano de arena junto al otro grano de arena pueden estar juntos, pero juntos de una manera que están separados. Lo mismo sucede con cualquier realidad material, ya sean lentejas zapatos, rocas, etc. Pero si juntas una gota de agua con otra no resultan dos gotas juntas pero separadas, sino una gota de agua más grande. Lo mismo le sucede a la luz.

El enamoramiento está en el terreno del agua y la luz
Pero el lenguaje y la realidad del agua y de la luz son diferentes del lenguaje y la realidad del cuerpo.
Los padres con los cromosomas te dan un cuerpo en esta dimensión y una tarea.
Primero sucede el nacimiento que es la entrada en esta dimensión, pero luego tiene que suceder el nacimiento del agua y luego el de la luz.

El agua y el polvo cósmico

EL AGUA Y EL POLVO CÓSMICO (Extracto del libro en preparación “Tiempo de Ser”)

Normalmente asociamos al agua con las plantas -regar las plantas hace que crezcan-, pero no asociamos el agua con la tierra -regar la tierra no hace que crezca-.
Sin embargo, la tierra ha crecido gracias al agua. No solo ha crecido, sino que ha nacido y se ha formado gracias al agua.

Se considera que la tierra comenzó a existir a partir de polvo cósmico procedente de la explosión de una supernova. Este polvo cósmico procedente de la explosión de una supernova está compuesto por metales que son el resultado del viaje del átomo más simple (un protón y un electrón) hasta su máxima expansión, lo cual sucede en este nivel en la supernova.

El átomo más simple, donde un solo electrón da vueltas al núcleo, tiene un camino, igual que las personas. Pasa de tener un protón a más. En ese viaje va pasando del hidrógeno al helio, carbono, nitrógeno, oxígeno, siendo las formas más complejas las que tienen más protones, como por ejemplo el oro y el platino, que son metales que no se oxidan y que solamente se forman con la temperatura de la supernova.
Hay un determinado momento en que la supernova explosiona, quizá porque ya ha llegado a un número suficiente o a una masa crítica de átomos muy evolucionados.

Se ve claramente que hay una relación entre la persona y el átomo, porque el átomo evoluciona hacia la luz y hacia una mayor complejidad, y la persona evoluciona hacia la luz y hacia un aumento energético que supone también el aumento de la telepatía y del poder creativo de su visualización.
Hay un momento en que la visualización se vuelve extraordinariamente creativa. Sin embargo, tu cara no ha cambiado, ni tus manos ni tus pies. Pero algo ha cambiado porque desde tu interior conectas con fuerzas energéticas que configuran la realidad.

A partir de ese polvo procedente de la supernova, que es extraordinariamente material puesto que está compuesto por átomos, y a su vez los átomos por partículas subatómicas, cada vez más denso y más pesado, se configura la tierra.
Pero no se configura desde ese polvo, como una fuerza propia de ese polvo, sino que necesita de la presencia de agua que oxida los metales. Pero esa agua no lo forma el polvo, sino que proviene de más allá del sistema solar; es agua cósmica.
El agua se va depositando sobre ese polvo metálico y va formando óxidos, haciendo aparecer la materia, cada vez más materia, que se va uniendo hasta formar la tierra.

Primero necesita formar algo que recoja la tierra, como un cuenco, y quizá por eso los antiguos pensaban, quizá telepáticamente, que la tierra era como un plato. Pero realmente es una esfera, aunque antes ha necesitado ser un recipiente en la forma que fuese, capaz de almacenar ese agua.

Es el agua el que crea la tierra, utilizando el polvo cósmico, pero es el agua. “Es el agua el que crea la tierra” significa que crea el soporte material de la realidad.
Por eso, es importante mirar en el interior, reconocer que tú también, como el átomo, estás evolucionando, y que en tu interior también hay agua, asociado a las emociones.
La naturaleza emocional va a crear las facultades superiores del ser humano. Pero hay que restituirle su valor de agua-emoción.
El primer valor está en la palabra, el viento, que es quien crea las imágenes. Las imágenes responden a las palabras. Cuando tú dices la palabra, aparece la imagen, aunque estés con los ojos cerrados, o diciendo cosas que no haces.
Tu puedes decir “Doy un salto y me siento en la luna. La luna es una bola y me he sentado encima, y al sentarme se ha hecho como un sofá y puedo mirar las estrellas”. Y aunque esto no esté sucediendo en el nivel donde está tu cuerpo, sí se crea una imagen.
La imagen acude corriendo cuando la llamas con una palabra. Es conveniente saberlo. Es conveniente crear con la palabra un mundo maravilloso y bendecir.

El agua crea la realidad. El agua, que es la emoción, crea la realidad. Tienes un gran don dentro de ti. Tienes un gran poder dentro de ti. Cuanto más, mejor. Cuanto más bendigas, más bendición atraes. Con la palabra creas tu mundo.

Por eso es importante ver que el agua hace crecer la planta.
La emoción te hace crecer a ti como semilla, haciendo desplegar tu programa. Pero también el agua crea la realidad donde vives, haciendo grande la tierra. Te hace más voluntario.

El problema del agua es que esté contaminada. Pero, ¿cuál es la contaminación del agua? La envidia, el miedo, el ego…
¿Qué lo descontamina? El agradecimiento, el perdón y la bendición.

El agua es una bendición

EL AGUA ES UNA BENDICIÓN (El libro de las Sincronías)
Hay una similitud significativa entre un lago y un ser humano.
Aparentemente son dos cosas diferentes sin relación, pero un lago presenta como analogía un valor muy interesante con el ser humano, y muy instructivo. Nos muestra algo del ser humano que nos puede servir como espejo, ayudar a reconocernos y a actuar como realmente queremos, saliendo de errores por falta de auto referencias.
Los límites
La primera información que muestra la semejanza es la necesidad de límites. El lago como el hombre tiene unos límites, pero esos límites son necesarios.
Los límites del hombre son a nivel físico: la piel y todos los nervios asociados que marcan su límite y le informan, a través de mecanismos como el dolor, de que algo sucede que le pone en peligro. Si la piel se rompe, hay que poner remedio porque hay peligro.
El lago, que es un montón de agua, también necesita límites. Los límites de un lago son lo que le dan la posibilidad de ser lago y recibir un nombre que le reconoce como lago.
Si no tiene límites estables habituales, no es un lago sino una inundación. Y una inundación es como una locura, como un ataque psicótico donde pierdes los limites.
Parte de un todo
Otra similitud es la de poder contener sólo una parte limitada de algo ilimitado.
El lago contiene sólo una parte de todo el agua existente, de la misma manera que el ser humano contiene vida, energía, espíritu, pero es únicamente una parte de la vida, de la energía o del espíritu.
Esa parte de un todo que contiene, no es siempre la misma, sino que es fluctuante. El lago a veces tiene más agua y a veces menos. Igualmente el hombre a veces tiene más energía, más claridad y a veces menos.
El desbordamiento
Esta fluctuación en el lago no contiene peligro, excepto por imprudencia y a veces codicia del ser humano, que invade los límites reales del lago.
Si el lago recibe más agua de la habitual, primero la embalsa y si continua recibiendo más agua, finalmente llega un momento en que supera el límite natural del lago y el agua continúa su camino.
El agua encuentra su salida para continuar hasta su destino, normalmente sin catástrofe.

Es como si una persona tiene que hacer algo y para cumplir con ello recibe más energía.
Si la persona hace con prontitud lo que tiene que hacer, para lo cual recibe más energía, actúa felizmente, incluso si es sorprendente lo que hace.
Pero si no hace lo que tiene que hacer, que es para lo que tiene más energía disponible, entonces puede suceder algo catastrófico, subjetivamente hablando.

Sabemos que las crisis son oportunidades de cambio; son como un aumento del agua que finalmente encuentra su camino, pero si las vives subjetivamente con dolor, tal vez lo que estás haciendo es intentar que el agua no salga. Tal vez estás levantando diques para que el agua no salga. Pero no puedes ni podrás porque si tienes más energía es PARA QUE HAGAS ALGO, para que resuelvas.
Cuando el dique de los pantanos se rompe, es cuando se destruyen pueblos y casas. Pero los pantanos no son lagos.
Ahora hay cada vez más energía disponible, la cuestión es saber quién eres, porque si sabes quién eres, sabes qué tienes que hacer.

El agua es una bendición.

EL LIBRO DE LAS SINCRONÍAS