Establecer una relación armónica con una persona no sabemos lo que vale

Establecer una relación armónica con una persona no sabemos lo que vale. Establecer una relación armónica en la belleza, en la incondicionalidad, en el desinterés, en la no necesidad de ganancia, pero armónica, no sabemos lo que vale.
Estamos en una dimensión que quiere ganancia, que quiere triunfo, que quiere superioridad, pero cuando las dimensiones se despliegan aparece otra realidad, y todo ese deseo de superioridad, de ganancia y de éxito material desaparece, porque en dimensiones superiores todo lo que pesa más que una pluma no existe, no está, no hay nada. Todo lo que has construido sobre el poder, la materia, el dinero y la posición no existe.

Cuando la luz recupera la dimensión de la luz, nada de lo material asociado a la forma permanece. Si no conectas con la esencia, no conectas con nada. Es como un tiro al aire, que no va a ningún sitio bueno.
Por eso, establecer una relación armónica, permitir aparecer la armonía o encontrarte de repente en la armonía, en la belleza, decimos que no sabes lo que vale, porque eso te introduce en algo más allá de los valores materiales y está permitiendo entrar en la maravilla, que existe y sale todos los días a tu encuentro.
La maravilla te mira cara a cara todos los días. El amor y la belleza salen a tu encuentro todos los días.

La kundalini de la tierra asciende, y en su elevación y ascensión crea las alas del águila

La kundalini de la tierra asciende, y en su elevación y ascensión crea las alas del águila.
La kundalini del cielo desciende como el agua. La kundalini amorosa del cielo desciende despertando las emociones, desciende como agua cósmica, y es esa kundalini amorosa del cielo que desciende como agua la que genera y crea la kundalini ascendente de la tierra, que en su evolución crea las alas del águila que se elevan.

Desciende el amor y la emoción. Es una energía que va buscando la debilidad, va descendiendo. El amor te va a buscar en el inframundo, el amor te va a buscar en el mundo de la muerte, donde crees que no hay vida, y cuando crees que no hay vida, el amor te está buscando, para llevarte a la elevación, para llevarte al cielo. Esa elevación genera alas.

Los antiguos egipcios hablaban de esto, los antiguos mayas hablaban de esto, y el descenso de Dios en forma de su hijo a la tierra también habla de esto. Entrar en el agua de la muerte, que es de lo que habla el bautismo, también habla de esto.

La dualidad contiene una energía que desciende, que es el amor, y una energía que asciende, que necesita la conciencia, la determinación de la conciencia, el despertar de la conciencia. Supone desplegar las alas del águila. Recuperar tu inocencia te sitúa en la elevación.

Si la mente es el recuerdo del fracaso, del dolor, del resultado de haberte equivocado, entonces te lleva a ese mismo lugar, al dolor

Si la mente es el recuerdo del fracaso, del dolor, del resultado de haberte equivocado, entonces te lleva a ese mismo lugar, al dolor.
Si la mente es el recuerdo del amor, entonces te lleva a la vida, porque el amor te lleva a la vida. La vida y el amor están en el mismo lugar.

El recuerdo de la salud despierta las células madre, al regenerar el cuerpo. El recuerdo de la voz, el recuerdo de cuando editas mentalmente, siguiendo el lenguaje de las computadoras, la imagen de la persona amada, la atrae a la vida.
Eso es lo que expresa Isis. Isis en esa mitología, al recordar a su amado, lo atrae a la vida, porque lo ama. Es lo mismo que hacen las células madre, que se ponen en marcha para reinstalarte en la plenitud vital. Si el hígado se enferma, regeneran el hígado; si el ojo se enferma, regeneran el ojo; si el hueso se enferma, regeneran el hueso…. Porque te aman.
Lo hacen no por un beneficio o por cualquier otro sistema que pudiera haber, sino porque te aman. Te reinstalan en la vida, te recuperan.

Eso es lo que actúa a través del arcángel Miguel, que pone en marcha el ejército del amor, para atraerte de nuevo al territorio del amor. Por eso es importante para resituarte, editarte en el territorio del amor, reconocer cuándo has actuado siguiendo el ego, es decir, cuándo has abandonado el territorio del amor. La conexión con Miguel supone un trabajo espiritual en relación con el reconocimiento de aquello donde no actúas en favor del amor, para reconectar de nuevo, porque cuando actúas en favor del ego, es decir, cuando no actúas en favor del amor, se produce una ruptura con la línea nutricia del amor que sustenta la vida.
La conexión con Miguel es la conexión con el ejército, con la fuerza del amor, que te reinstala en el territorio de la vida. Pero parte del trabajo personal es encontrar dónde te alejaste del amor, dónde te prostituiste, dónde entregaste tu vida a cambio de algo que no era la vida.

La conexión de la vida es una conexión nutricia, y cuando se rompe esa nutrición se produce una especie de isquemia, de falta de oxigenación, de falta de vida. La forma en que Miguel te defiende es reconectando la vida. La vida solo necesita que aparezca ese ejército si se ha producido la ruptura. Si no, la vida se sitúa en la plenitud, pero a su vez esa plenitud supone que puedes llevar el peso de aquellas personas que han producido esa ruptura, esa isquemia, porque de alguna manera esa persona eres tú.
Cuando eso sucede, entonces tú eres Miguel.

La frontera donde la luz aparece como amor

Podemos decir que el ser humano es aquella frontera donde la luz aparece como amor. El ser humano es esa expansión de la luz, y esa expansión de la luz es el amor.
Entonces, toda la creación es el trayecto, el camino que ha desarrollado la luz para convertirse en amor.
También el ser humano, al despertar su
conciencia a la conexión con la energía Dios, abre el camino para reintegrarse a la plenitud.

A través del amor el humano reconecta con Dios.

¿Existe el amor?

Podemos preguntarnos si existe el amor. Podemos preguntarnos si el amor da vida.
En algún momento, desde la integridad de la persona, es importante que haya una respuesta, porque la respuesta es “sí, existe”.
Si tu respuesta ha sido “no existe”, entonces, osa, atrévete a pedirle a Isis, a Miguel, a Rafael que vayan en favor tuyo. Rafael son las hadas. Pídele a tu hada madrina lo que necesitas.

Podemos preguntarnos ¿existe Isis?

Podemos preguntarnos ¿existe Isis?, o decir “Isis no existe”.
Isis busca los trozos de su marido Osiris, troceado, y lo reconstruye. ¿Existe o no existe? El amor, ¿existe o no existe? ¿El amor da vida o el amor no da vida?

En algún momento es importante situarte ante esa pregunta: ¿el amor da vida o eso son tonterías?, ¿existe o no existe?

¿Existe el arcángel Miguel y el ejército?, ¿existen las células madre y las defensas, todo a favor tuyo, o no existen?

Sí existen, claro que existen.
En el nivel máximo necesitan que existas tú, que estés despierto y lo afirmes.

Muchas veces cuando aparece en las personas falta de movimiento es una involución, porque están volviendo al estado de las cosas, que no se mueven

Los seres humanos se pueden mover, mientras las piedras y las rocas son estáticas. El movimiento aparece en forma máxima en el ser humano, pero ha sido precedido por el movimiento de los peces, reptiles, mamíferos y pájaros, hasta que aparece el ser humano como exponente máximo del movimiento. Todos esos movimientos estaban preparando al ser humano.

Y, ¿qué es lo que pertenece al movimiento del ser humano? En el ser humano la materia aprende a moverse como una forma de expresar el amor y no la guerra. El movimiento es para favorecer la expresión del amor. Por eso, muchas veces cuando aparece en las personas falta de movimiento es una involución, porque están volviendo al estado de las cosas, que no se mueven. Esas personas han vivido situaciones de conflicto, de guerra y de odio, es decir, de todo lo contrario al amor, y su movimiento se dirigía de alguna manera a la agresión.

Muchos dolores aparecen en el cuerpo de una persona que ha estado enfadada con alguien y muchos movimientos limitantes aparecen en personas que tienen ese tipo de sentimientos, de conflicto, que juzgan a otras personas y les condenan. Puesto que no son más fuertes que ellos o la ley se lo impediría, no pueden agredirles, pero esa agresividad se queda dentro del cuerpo y produce bloqueos.
Por ejemplo, hay personas que están conduciendo y tienen conflictos con otros conductores y luego les aparece una ciática o una cervicalgia.

Por eso en el dolor hay que buscar una causa asociada a lo contrario del amor, a la guerra.
Se ve que es involutivo porque la falta de movimiento te va acercando a lo que viven las rocas, las piedras, que no se mueven.
Vemos que el movimiento en el ser humano es en favor del amor. En el abrazo hay más fuerza que en lo contrario al abrazo. Al empujar hacia fuera a una persona los músculos son menos fuertes que al atraer.

En muchos dolores crónicos hay un karma. En estos momentos de liberación del karma, previos al salto evolutivo, hay herramientas que te llevan al perdón como restitución, por ejemplo, el oponopono, las constelaciones familiares y otros tipos de herramientas similares que están apareciendo ahora.

¿Quién nos envía amor?

Muchas veces, entendiendo esta expresión como sinónimo de prácticamente siempre, desconocemos, no nos damos cuenta o no percibimos quién nos envía amor. Pero básicamente podemos estar seguros de que siempre recibimos amor. Siempre hay quien está pensando en ti amorosamente y te envía esa nutrición del agua cósmica.

Tenemos éxito muchas veces y no nos damos cuenta de todo lo que ha participado en la consecución de ese éxito. Pero lo más importante es saber que también nosotros nos podemos situar en el terreno del amor o dimensión del amor y enviar nuestro agua cósmica, nuestra devoción amorosa en la vida a todas las personas que conocemos.

Incluso podríamos decir que muchos momentos que parecen aburridos, en los que estás esperando algo y no sabes qué hacer, son momentos que el universo prepara para que te acuerdes con amor de todas las personas que te rodean.

Claro que estamos hablando de un camino hacia la dimensión de lo óptimo, que contiene la actitud del amor incondicional y no necesita ser reconocido. En este camino las imágenes por las que te explicas la vida son en sí mismas maravillosas, donde aparece el deseo de la abundancia para todas las personas.

Hay una forma de medir los días donde el día es el amor

Podríamos hablar de los días y considerar que es algo gobernado por el reloj y cualquier forma de medir, y que un día son 24 horas o la forma en que mida el tiempo esa cultura. Pero no, hay una forma de medir los días donde el día es el amor. La aparición del amor es lo que determina un día. Cada vez que aparece el amor es un día.
De esta manera pueden aparecer días interminables, que no eternos, porque tarda en aparecer el amor, y días donde el amor es como un río, una constante y tu disposición y tu actitud es abierta hacia el amor.
Hay días de 24 horas donde te introduces en la inmortalidad, porque todos los instantes son días de amor, de tal manera que cuantos más días, mejor.

Hay algunas personas, sobre todo las que no son felices, que no quieren y se pelean con la idea de cumplir años, cumplir días. Tratan de entrar en la inmortalidad como oponiéndose a vivir, a cumplir, a completar.
Sin embargo, cuantos más días, mejor, solo que el día es el amor. Esos larguísimos días donde no aparece el amor -a lo mejor un día dura 10 años- son lo contrario a la inmortalidad, porque es lo que te hace cumplir.

El tiempo del ser, que es el tiempo del amor, se opone al tiempo de cumplir, que es el tiempo del no amor. Se acaba el tiempo y no ha aparecido el día. O el día está apareciendo constantemente y cada segundo es un nuevo día.

El ser humano tiene un poder que desconoce

Empezar a creértelo es empezar a estar. Empezar a creértelo y verlo es empezar a vivir algo, es abrirle la puerta a una realidad, que era nuestra pero la desconocíamos.

El ser humano tiene un poder que desconoce. El ser humano tiene el poder de ser feliz y sin embargo lo desconoce. Lo tiene dentro y cree que está fuera. El ser humano tiene un poder maravilloso, gracias a Dios, gracias a la vida, bendito sea.
Bendito sea ese poder, que puede ser expresado como masculino o como femenino. El ser humano tiene un poder dentro que cree que está fuera, y solo cuando lo encuentra empieza a ser humano en plenitud. Cuando encuentra ese poder encuentra la razón de su existencia en esta dimensión: el poder de ser feliz y el poder de hacer felices a las personas.

El ser humano en su interior tiene un poder, que simplemente proyectándolo sin que ocurra nada material, empieza a transformar la realidad.
El ser humano tiene el poder de hacer felices a las personas simplemente mirándolas desde su corazón y amándolas, porque el amor es una vibración que transmite vida.
Gracias.