Los ángeles del karma

Compartimos la respuesta a una pregunta sobre los ángeles kármicos o ángeles del karma, por si es de interés:

La realidad del karma es el dharma. La realidad del karma, que parece una deuda o una cosa terrible que hay que levantar, es el dharma.
Hay como una pareja, una dualidad, karma y dharma, pero justamente esa realidad que une los dos conceptos está diciendo que el dharma es algo que está unido al karma.

Cuánticamente sabemos que hay muchas posibilidades, pero nosotros vivimos en una. La realidad es múltiple y todas las realidades son igual de reales. Nosotros estamos en una realidad. Si lo que estamos viendo es el karma, sabemos que hay una conexión, un camino que une el karma con el dharma. Entonces, la cuestión es justamente focalizarse en ese dharma. De esa manera la aparición del karma es lo que te faculta para entrar en la maravilla que expresa la plenitud del dharma.

Se trata de elegir. Nosotros estamos en una realidad, pero esa realidad corresponde a una actitud. Es tu actitud vibracional la que te sitúa en esa realidad. Consecuentemente, cuando aparece con claridad el karma es cuando puedes elegir el dharma.
Por eso es una ayuda, porque es el momento de iluminación donde estás viendo tu deuda y aceptas las consecuencias, y así justamente puedes transmutarlo, lo cual te supone producir una vibración que transforma la vibración del karma. El karma es el resultado de la vibración del ego y del miedo, y entonces tú, a través de ese reconocimiento, reconociendo la plenitud de la vida que es el amor, te entregas a ello. Por eso, la aparición del karma es una ayuda.

Si estamos hablando de ángeles del karma, sería como hablar de emanaciones de Dios donde te presentan tu karma para que puedas despertar el dharma, a través de esa transmutación en la actitud, porque lo importante es la actitud.
Si te sitúas en el amor, cualquiera que sea el karma, que es una deuda, está condonado.

Las plantas son ángeles

Las plantas son ángeles, son seres benéficos cuya razón de existir es acompañar a los seres humanos. Por eso no se han encontrado plantas en otros planetas. Y los animales también son ángeles, seres benéficos que acompañan al ser humano.
Nosotros, como seres humanos tenemos una parte física e ignoramos muchas veces la parte espiritual, que es activa. En las plantas, la parte espiritual es activa, y en los animales la parte espiritual es activa, solo que necesitas conectar con ello y eso lo haces desde ti, desde tu conciencia. Despertando esa conciencia puedes encontrar la conciencia espiritual en las plantas, en los animales y en todo lo que te rodea.

Es especialmente recomendado, cuando estás enfermo y estás tomando una planta, reconocer a la planta, saludarla, bendecirla y reconocerla. Y también a los animales.
Por supuesto, también a través de los alimentos, aunque este es un tema controvertido. Hay personas que se hacen vegetarianas. Tanto los animales como las plantas sienten, lo que sucede es que en realidad son voluntarios. Acercarte a ellos con respeto, para recibir su energía y seguir viviendo, con la alimentación, también es importante. Pero en el momento de sanación desde luego que sí, mucho más. Es momento de tomar conciencia y conectar con su esencia.

Todas las plantas son ángeles. Todos los animales son ángeles. Todas las personas son ángeles. Estamos rodeados de algo que nos ayuda. A lo mejor no todas las personas son 100% ángeles todo el tiempo, porque también hay momentos en que las personas tienen que hacer algo. Como las mariposas cuando son larvas, tienen que dar un paso de una situación a otra y en ese momento no están actuando como ángeles. Por eso no todas las personas son ángeles en todos los momentos. Algunas son personas que están completando algo que tienen que hacer para eclosionar hacia esa plenitud.

Sin embargo, muchas personas están en un aislamiento. Todo eso que se llama ego, que son tus proyectos, tus planes, necesidad de reconocimiento, tu falsa necesidad de seguridad, que es como mi tal, mi cual… todo eso te aísla.
En este momento se está produciendo la emergencia de una masa crítica de personas despiertas, de un número suficiente de personas a ese estado de conciencia, que reconoce que todo lo que le rodea es benéfico. No necesitan defenderse ni acumular. Claro la acumulación es como una defensa frente a un peligro imaginario futuro.
Esa masa crítica es la que se encuentra este momento en la tierra en ese despertar de la conciencia del ser humano.

De alguna manera un ejercicio que te reafirma en esa conciencia es el reconocimiento de la parte espiritual de las plantas, los animales y las demás personas que te rodean, situándote en el agradecimiento y la bendición, para lo cual puedes sencillamente volver a ver tu historia y recapitular tu vida, cómo has recibido ayudas extraordinarias en momentos cumbre, donde parecía que estaba todo perdido y algo sucede que te permite seguir adelante, o en un momento maravilloso donde tienes que reconocer que eres tú el que lo has hecho mal, que has actuado en contra del amor y sin embargo lo que recibes es amor.

Gracias, bendición, perdón.

Las hadas, los ángeles y los guías

LAS HADAS, LOS ÁNGELES Y LOS GUÍAS ((Extracto del Libro en preparación “Tiempo de Ser o la impecabilidad sin esfuerzo”)

Las hadas, los ángeles y los guías son grupos. También lo son las estrellas en el cielo y el cuerpo. Son grupos enlazados de enlazadores.
El aislamiento les debilita. Pueden aparecer aparentemente aislados mientras realizan alguna misión, pero aun así se mantienen enlazados vibracionalmente con el grupo, lo cual les refuerza y nutre. El desenlazamiento y la desconexión les hace sufrir.

Eso explica el sufrimiento de muchas personas cuando han perdido o no han activado la conexión con su ser espiritual.
También puede ser que la conexión con su ser espiritual exista, pero el ser espiritual no haya activado la conexión con el grupo.

Es importante hacerlo. Se puede hacer a través de la meditación, repitiendo en estado meditativo los nombres sagrados que conozcas.

Algunas personas no se dan cuenta de que son ángeles hasta después de un accidente o hecho traumático

PREGUNTA: Me ha parecido curioso lo de que hay personas que son Ángeles que soportan enfermedades para la conciencia de otros. He entendido bien? A que se refiere exactamente?

RESPUESTA:
Has entendido bien. Es exactamente eso que has entendido. Es lo que queríamos decir.

Esa resonancia que se ha abierto en tu interior, que aparece unida a la inseguridad y deseo de asegurarte de lo que has entendido, es suficiente para llevarte a un nivel de iluminación interior, porque conecta con tu ser espiritual, y ese diálogo con tu ser espiritual es justamente el apropiado.

Sí, efectivamente, hay personas cuya misión en esta vida es estar enfermos para despertar al ser espiritual en los demás, ayudándoles a conectar con su corazón. Son ángeles que tienen esa misión. Por ejemplo, es muy evidente en las personas Down y también en casos de cáncer infantil, en personas con grandes deformidades y en muchos otros casos.
Dialogar con esos ángeles para algunas personas es fundamental, y darles ese reconocimiento, sana muchos karmas interiores.

Incluso sucede que algunas personas que no se dan cuenta que son ángeles hasta que ya de mayores, después de muchos años de estar vivos, a través de un accidente, una catástrofe o alguna terrible enfermedad, se dan cuenta de que esa era su misión.
Entonces, hay un antes y un después, encontrándose con más plenitud después del accidente o hecho traumático, que antes. Su vibración es más alta como consecuencia de la iluminación, al asumir la merma como una bendición.

Gracias y bendición.

Creer en los ángeles es científico, porque existen, y lo demás son supersticiones.

7/4/2015
Creer en los ángeles es científico, porque existen, y lo demás son supersticiones.
Creer en los ángeles es científico, porque los ángeles como los neutrinos son aparentemente invisibles, pero perceptibles a través de sus resultados.

Otros pensamientos o las creencias que los ignoran son puras supersticiones, que lo más que sirven es para que la gente se pelee.
Una persona se puede pelear porque sienta que no le respetas, le haces bromas o le ninguneas, pero eso en el nivel de los ángeles nunca existe. Eso solo existe en el nivel de los egos.

Por eso encontrar a los ángeles es uno de los accesos a la felicidad, y es en su compañía como entras en la sociedad de la estrella.
Gracias y perdón.

Los árboles son ángeles porque están cumpliendo una misión.

Los árboles son ángeles porque están cumpliendo una misión.
Los árboles forman parte de la abertura que se forma en la realidad en favor del ser humano, participando en la oportunidad y abriendo el tiempo, ya que el tiempo del ser humano en la tierra es precedido e iniciado por los árboles.
Es una forma en la que el agua, que también es el cielo o por lo menos proviene de más allá del sol, acompaña al hombre.

El árbol es energía femenina, porque es agua, sabiduría y generosidad en favor de todos.
También es sexualidad sagrada el cuidar, reconocer, hablar, agradecer y colaborar con los árboles. Ampliamos el término “sexualidad sagrada” a todo lo que es la vida, porque es gozo y plenitud.

Por eso también es sexualidad sagrada expresar respeto a todos los pueblos ancestrales que han vivido y viven en las selvas vírgenes o en lo que queda de ellas, y especialmente en la amazonía, porque la relación de estos pueblos ancestrales con la madre tierra es una relación de amor. De modo que la preservación de estos pueblos ancestrales también es sexualidad sagrada. Preservar sus derechos hoy es fundamental.

Creer en los ángeles es científico, porque existen, y lo demás son supersticiones.

Creer en los ángeles es científico, porque los ángeles como los neutrinos, aunque son aparentemente invisibles, son perceptibles a través de sus resultados.
Otros pensamientos o las creencias que los ignoren son puras supersticiones, que lo más que sirven es para que la gente se pelee. La gente se puede pelear porque aparentemente se siente que no le respetas, le haces bromas o le ninguneas, pero eso en el nivel de los ángeles nunca existe. Eso solo existe en el nivel de los egos.
Por eso encontrar a los ángeles es uno de los accesos a la felicidad, y es en su compañía como entras en la sociedad de la estrella.
Gracias y perdón.

Los ángeles son personas que están realizando el trabajo de su alma y actuando desde ahí

Hay muchos ángeles por ahí sueltos.
Los ángeles son personas que están realizando el trabajo de su alma y actuando desde ahí. Han reencontrado la conexión con su alma viajando en lo atemporal del tiempo, concretizado en su vida actual.
Es el momento de conectar con el alma. Todas las personas son bienvenidas.
Gracias.

Cuando te sitúas en la energía del alma siempre sabes, desde dentro. Vibracionalmente siempre te sitúas de forma armónica y adecuada a la situación. De alguna manera el alma es una expresión de la energía femenina, porque la energía femenina “sabe”.
La mujer, sin necesidad de ningún aprendizaje, realiza su función de colaborar, desde su asentamiento en la realidad, en la aparición de una persona.
Está expresando esa sabiduría y a través de la intuición se sitúa en lo adecuado o necesario para resolver cualquier situación, para nutrir, enseñar, colaborar…
La mujer sabe fabricar de forma innata la nutrición de su hijo mientras está en su seno, pero cuando ha nacido también sabe fabricarle el alimento adecuado, educarle y nutrirle.

En ese sentido es similar al alma. El alma es “saber”. Claro que entrar en los contenidos del alma supone una expansión de la conciencia, abandonando las prioridades en las cuales estás huyendo de los peligros, de las amenazas, de las ofensas, descubriendo que nadie te ofende ni nadie te persigue sino que todo es maravilloso.

La conexión con el alma es una conexión con la energía femenina. De alguna manera el espíritu, que es una expresión en masculino mientras que el alma lo es en femenino, contiene también la conexión con el aprendizaje del recién nacido y la maestría de la madre.

Por eso en este tiempo queremos y necesitamos entrar en el periodo de la paz, donde la mujer está presente en un 100% de posibilidades. No comparte, sino que lidera el proceso. No está en un 50% como una concesión, sino que es preciso que ocupe el 100%, canalizando su conexión con realidades superiores.

En este idioma que no tiene dueño -ya que los idiomas no tienen dueño, ni pertenecen a una etnia o cultura, sino que son puentes dimensionales porque a través de ellos se expresa el viento, el espíritu- el alma es femenino.
La primavera es una expresión de lo femenino. El otoño, el invierno y el verano son masculinos, y la expresión de lo femenino en las estaciones es la primavera, porque es un florecimiento, una expansión, una generosidad; es nutrición y belleza.
Por eso la reivindicación desde el alma es 100%, sin tutelajes, ya que la humanidad necesita una expansión de la generosidad.
Sí, gracias.

El perdón sana el alma y favorece la paz. En esta dimensión de ángeles caídos, la vibración del perdón hace un exorcismo; limpia y regenera al arquetipo humano y le reintegra en su dimensión.