Para cambiar de dimensión el hombre necesita ceder el paso a la mujer

30/7/2016

Para cambiar de dimensión el hombre necesita ceder el paso a la mujer, porque si no, no conoce el camino o paso entre las dimensiones. Pero la mujer, como expresión del agua, sí conoce ese camino.
Por eso es necesario en estos momentos que, a nivel personal, cada hombre o ser humano masculino ceda el paso a la mujer para poder evolucionar, porque si no, no podría hacerlo y estaría dando vueltas siempre en el mismo lugar.
La Pascua contiene un paso a través del agua, del mar, y la entrada en la tierra prometida también, en este caso del Jordán. Está indicando cómo todo el cambio evolutivo dimensional es a través del agua.
En caso contrario, estás dando vueltas. Actúas con unos criterios y unas leyes de esta dimensión y no consigues entrar ni salir, porque todo lo que construyes está en esta dimensión

Año maya Tormenta 11: En las crisis y en la adversidad es el momento de emitir luz

año maya 2015, 2016, 2017
En la crisis y en la adversidad, es decir, cuando las cosas no son como tu quisieras fácilmente, es el momento de emitir luz. Eso es lo que nos sugiere este año maya.
Este año que comienza con la tormenta 11 significa, como tormenta, que estamos en un tiempo de crisis, dificultad y adversidad, pero al mismo tiempo el tono 11 significa liberación de luz, que estás emitiendo luz.

La tormenta 11 contiene una promesa de que vas a emitir luz en medio de las dificultades, encontrando tu sitio de poder y tu lugar de poder, tu encaje y el lugar donde tu alineación con el corazón del cielo se hace más efectiva.

Eso es lo que sugiere este año con la propuesta de la tormenta 11, que va a terminar como día fuera del tiempo con la noche 11, emitiendo luz desde el ensueño y desde las imágenes que habitan tu interior. Las imágenes de tu interior, lo que tú ves en tu interior, ese ensueño, es la noche.
El día anterior al inicio del nuevo año (año maya 2017) va a ser noche 11, que como día fuera del tiempo se sitúa en otra cualidad y calidad del tiempo, en el tiempo de la presencia de lo óptimo.
Este año ha comenzado en la tormenta 11 y va a acabar en la noche 11 como día fuera del tiempo.

También podríamos decir que el año ha comenzado en el espejo 10, que pertenece al día sin tiempo, al día verde, precediendo a la tormenta 11.
Tenemos el espejo perfecto como antesala de emitir luz en la tormenta, en la crisis y en la dificultad. Así, limpiar el espejo y recuperar su perfección te permite emitir luz en medio de la tormenta y en medio de la crisis.
También podríamos decir que limpiar el espejo 10, recuperar el espejo perfecto, la perfección del espejo o la capacidad del espejo, te refleja la realidad, lo cual es una alineación. El espejo es una alineación.

La consecuencia del espejo 10 es la noche 11, que es emitir luz, tono 11, desde el ensueño. Significa haber recuperado tu poder. Estás conectado a la luz y entonces suceda lo que suceda tu luz va a ser visible, incluso sin darte cuenta.
Estás en la luz, pero a lo mejor no te das cuenta, porque no haces nada especial ni intentas sobreactuar. Cuando te has colocado en tu centro, te reconectas con la fuente de energía y entonces emites luz.
Ese es el tiempo en que estamos.

Reflexiones sobre el año maya 2016: Tormenta 11 (audio)

Reflexiones sobre el año maya 2016: Tormenta 11 (audio)
La tormenta 11 está en la onda de la luna, que pertenece al castillo verde, por lo que todo el año maya vamos a estar bajo esa influencia del verde.
El tono 11 espectral está asociado a lo que indica el sello 11: alegría, inocencia y sabiduría. Se trata de recuperar la inocencia del 11 (mono, sello 11), que te vuelve luminoso.
Por otra parte, “espectral” indica que emites luz.

http://www.ivoox.com/ano-maya-2016-tormenta-11-audios-mp3_rf_12346403_1.html

Año maya 2016: la iluminación del guerrero que expande su conciencia

Nos aproximamos al cambio de escenario que supone el cambio de año desde el código Tzolkin del calendario maya.
El 25 de julio será el día fuera del tiempo como espejo 10, espejo perfecto. El espejo es por un lado la realidad, podríamos decir que la “realidad perfecta”, pero también por otro lado es la ley del amor, y entonces tendríamos que hablar de la “ley del amor perfecta”.

Eso es un momento fuera del tiempo, como un anticipo. Luego comienza la tormenta 11. La fuerza resucitadora que expresa la tormenta proviene de la emoción de la luna (onda de la luna).

El código Tzolkin es un lenguaje de minorías, ya que en el total de la humanidad las personas que se interesan por ese diálogo son minoría.
La mayoría se mueve en estos momentos en el año 2016. Utilizando el código Tzolkin de esa minoría, el año 2016 significa la iluminación (sello 20, sol) del guerrero (sello 16), la iluminación del que expande su conciencia. Para que una estancia esté iluminada no es necesario que todas las paredes, suelo, techo y mobiliario sean de luz; simplemente con una minoría de lámparas se ilumina una estancia.
Este es el momento, la iluminación que produce el guerrero, la iluminación que produce la expansión de la conciencia.
Aparece como emisión de luz (tono 11) desde el que refleja la luz de dimensiones superiores (onda luna, quinto castillo). La emisión de luz que proviene de dimensiones superiores ilumina la realidad. Este es el momento.

Este año maya 2016, donde se inicia el 26 de julio esa tarea de emitir la luz que proviene de dimensiones superiores como la luna con un efecto resucitador, lleva en su interior la iluminación del voluntario (20-17).
Primero hay una iluminación al expandir la conciencia y luego hay una iluminación cuando te alineas con el corazón del cielo como un voluntario.
El espejo 10, cuando se inicia el 20-17, la iluminación del voluntario, se transforma en el espejo 1 (el día 1/1/2017), y esa es la onda donde se va a producir el nuevo nacimiento al llegar a su forma transcendente como perro 13.

Nos acercamos a un cambio de ciclo que lleva en su interior el nuevo nacimiento.
Gracias, bendición.

Cuando haces lo que tienes que hacer, sucede algo, pero en el momento oportuno

Lo que sucede en la cuarta dimensión es que, si eres como Cenicienta, haciendo lo que tienes que hacer en el día a día, en cada momento del aquí y ahora, llegado el momento sucede algo, que no pertenece a tu ensueño, deseo o voluntad.
Sucede algo extraordinario y maravilloso, pero en el momento oportuno, cuando has pasado todas las pruebas y comprobaciones de que estabas actuando como voluntario (tierra), desde el amor incondicional (perro), atrayendo y cocreando la abundancia para todos (noche), y expandiendo la conciencia (guerrero).

Cuando has estado viviendo de esta manera, sin esperar ni desear nada, solamente haciendo lo que tienes que hacer, llega un momento en que empiezan a suceder cosas maravillosas.
Eso lo vemos también con Noé, que hace lo que tiene que hacer, y de repente, en medio de una gran adversidad, lo que ha hecho le permite pasar a través de esa prueba final, llevándole a lo nuevo, a esa nueva vida.
Es decir, haciendo lo que tiene que hacer ha superado todos los obstáculos para entrar en la vida. Además, va a ser el benefactor, porque se lleva consigo una representación de todo.

Las dos imágenes, Cenicienta y Noé, colaboran para expresar lo que sucede en la cuarta dimensión. Pero se trata de hacer lo que tienes que hacer, lo que desde tu interior vas recibiendo como apropiado, sin entrar en juicios ni quejas, porque estás centrado.

Gracias

Las vivencias del cuarto castillo nos ponen a prueba, preparándonos para llegar al quinto castillo

Estamos en el cuarto castillo, concretamente en el sexto día. Este castillo, como todos los demás, ocupa 52 días, y después entraremos en el quinto castillo, donde se va a situar el comienzo del nuevo año maya, el 26 de julio de 2016, como tormenta 11.
De modo que tenemos un periodo de 52 días más 11 días del nuevo castillo, en total 63 días, de los que ya hemos gastado seis, por lo cual ahora quedan 57 para iniciar el año nuevo maya.
El próximo año se va a situar en la frecuencia del quinto castillo, quinta dimensión. Por eso es tan importante, desde el punto de vista de la conciencia, ver qué está sucediendo en estos 57 días hasta el cambio de año.

Ahora que estamos entrando en el cuarto castillo, muchas personas están encontrando sobresaltos, cosas imprevistas y errores. Es decir, las vivencias asociadas al cuarto castillo, que nos prepara para entrar en el quinto, a muchas personas les pone a prueba.
No hay una gratificación, porque en el cuarto castillo no se trata de eso, sino de no depender de la gratificación. La conexión es interior y la gratificación es exterior.
La prueba, que es parte del contenido del cuarto castillo, es exterior. No hay gratificación porque lo que hay es prueba.

El cuarto castillo se compone en primer lugar del voluntario (ONDA TIERRRA), pero no es el voluntario para que pasen cosas buenas, sino para lo que suceda.
Cuando dices “para que pasen cosas buenas” estás siguiendo tu criterio, pero el voluntario abandona su criterio, ya que ha comprobado que todo está bien y lo que sucede tiene sentido.
Es un sentido “superior”, no diseñado desde el ego sino desde el ego informado, que sería la personalidad, donde ya sabes que hay dimensiones y que no se trata de “todo para mí”, abandonando incluso los conceptos acerca de cómo deberían ser las cosas y de lo que está constituido lo óptimo, para instalarte en la vivencia.

Así, te instalas en el centro de ti mismo, sin juzgar lo que sucede, sino tratando de estar lo más centrado, en tu interior. Entonces, van apareciendo las cosas. Algunas de las cosas que aparecen en el cuarto castillo son los hechizos y los miedos, del tipo “qué sucedería si pasase esto”.
Por eso ahora mismo hay muchas cosas que están sucediendo: pierdes cosas, llegas tarde, la gente no se porta contigo como crees que debiera, suceden cosas que no son las que tu deseas, etc. Pero, ¿qué sucede si sucede lo que no quieres que suceda?, ¿eres vulnerable a eso? Esa prueba es lo que te instala en el cuarto castillo.
No se trata de “ah, qué bien, ¿suceden cosas buenas?, pues me apunto”. No, se trata de entrar en lo que sucede, y lo primero es desde el voluntario.

La tierra, que es la onda que determinamos como voluntario, termina de forma transcendente en la luna. Esa es la propuesta, llegar a tener unas emociones transcendentes, que no dependan de que la gente haga lo que quieres o que sea buena contigo porque tú eres bueno. Tienes que encontrarte con cosas que lo contradicen, para ver si realmente estás en la quinta dimensión (luna) en forma transcendente, experimentando qué sucede. Porque no sucede “nada”, o incluso si sucede algo, hay que ver dónde te lleva, porque muchas veces parece que una cosa mala te lleva a una cosa mala, pero en realidad no es así, y no acaba contigo, sino que te hace más fuerte, más comprensivo y te permite perdonar. Claro, si las vivencias de tus ancestros necesitan ser perdonadas, tú, como un espejo, tienes que perdonar.
Hay muchas cosas incomprensibles, y tú las vives porque sabes que todo va a ir bien, que has depuesto las armas y ya no buscas solucionar tus problemas, sino que has encontrado que no hay problemas y solo sucede que los ángeles invisibles te están quitando lo que sobra y ya no sirve.

La segunda onda está hablando del amor incondicional (ONDA PERRO), donde se pone a prueba la incondicionalidad. Tienes que encontrarte con cosas que no son las que tu esperarías desde el ego. Hay que atravesar el desierto para llegar a la tierra prometida, ya que forma parte de ese periodo intermedio.
Pero claro, cuando atraviesas ese desierto que está probando tu incondicionalidad, que no depende del reconocimiento exterior, entras en el viento (tono 13 de la onda) y conectas con la potencia creadora del viento-tormenta-Huracán, que también es conocido como comunicación transcendente.

No se trata de bendecir cuando todo va bien, sino de hacerlo incluso cuando las cosas no salen como quieres, porque tu conexión interior te lleva a la certeza de que todo está bien. Entonces, puedes decir, Padre, Madre, Dios@ creador, vida, amor, qué bien haces todo, bendiciendo, independientemente de tu exterior.

Una vez que has entrado en esa vibración, en la tercera onda (ONDA NOCHE) se trata de ensoñar la abundancia, entrando en las experiencias (color azul). Lo que está aparentemente mal en el exterior, en tu interior se ordena. El ensueño ordena el desorden exterior y le da sentido, y eso es una experiencia.
El Tzolkin nos ayuda a entenderlo, porque por un lado el ensueño es una forma del espejo y por otra forma la onda 15 de la noche está asociada a la onda 6 del enlazador. Quiere decir que cuando empiezas ensoñando, por un lado estás activando el ensueño y por otro lado estás actuando desde el enlazador, que es la forma emocional de la solidaridad (dragón), y en forma transcendente está permitiendo que vueles, despegado del suelo -desapegado quiere decir despegado, despegándote para volar-. Igual que te hace algo de daño cuando te pones un esparadrapo y lo despegas, el despegarte como desapegarte, es una prueba.
Desapegarte es una prueba; no es un enunciado sino una experiencia. Vives eso. Es de color azul.

Finalmente nos encontramos con la expansión de la conciencia (ONDA GUERRERO), que llega hasta la estrella.
Todo esto es parte de lo que estamos viviendo en estos momentos.
Después tenemos 11 días en el quinto castillo hasta el cambio de año de la tormenta 11, con la experiencia de la quinta fuerza, que es la transmutación de lo que está expresado anteriormente. Las ondas despliegan cuatro colores, pero existe un quinto color, que es el mismo que el primero, pero transmutado.
Eso es ante lo que nos encontramos ahora, con la posibilidad de transmutar y transformar aquello que te lastra, impide y obstaculiza. Esa transmutación es lo que sucede en el quinto castillo, y por eso hace falta que se presenten todos esos obstáculos para ser transmutados. Estamos viviendo una convocatoria de acontecimientos y experiencias que te lastran, previa a su transmutación.
Gracias. Bendición.