Dentro de 40 días comienza el nuevo año maya: SEMILLA 12, onda Caminante del cielo

A 40 días del comienzo del año maya:
Vamos a comenzar el año maya, correspondiente al año 2017. El año maya, en la versión yucateca que seguimos en esta página, comienza el 26 de julio de cada año, siendo el 25 el día fuera del tiempo. El año anterior termina el 24 de julio, luego hay un periodo que se considera fuera del tiempo, como quinto día del uayeb, y después se inicia el año el día 26 de julio.

Este año es semilla 12, iniciándose en el año 2017 de la era común. De alguna manera conviene enlazar ambos contenidos. 2017 o 20-17 hace referencia al sol, sello 20, y a la tierra, sello 17. Podemos decir que se inicia un momento en que el sol ilumina la tierra. Es un momento especialmente iluminador, porque todos y cada uno de los seres humanos formamos parte de la tierra.

Los árboles forman parte de la tierra; son tierra. Los ríos, las cascadas, las montañas, las plantas, los animales y también los seres humanos forman parte de la tierra.
Son resultado de la evolución que se inició en algún momento en que el polvo cósmico, resultado de la explosión de una supernova, empezó a unirse por la acción del agua, ese agua cósmica que existe más allá del sistema solar, que está constantemente viniendo a la tierra como afirma la Nasa, como ejemplo no esotérico sino práctico, y como afirman también los astrónomos y científicos.
El agua cósmica, oxidando el polvo de una supernova, volvió a unir ese polvo. En un proceso de miles de años esa oxidación fue formando la tierra. Los óxidos son las rocas y cuando había suficiente cantidad de masa, podían almacenar agua, permitiendo posteriormente surgir la vida orgánica, siendo su evolución las plantas, los animales y finalmente el hombre como soporte de una conciencia.

Decíamos que al hablar de la iluminación de la tierra también estamos hablando de la iluminación de cada persona, como proceso final de la tierra, ese proceso en marcha que es la tierra. Así, este año aparece como un momento especialmente favorable a la iluminación de cada una de esas conciencias despiertas.

En el código Tzolkin la tierra también tiene un significado que habla de alineación, de estar alineado con el corazón amoroso de la vida y fluir, estar fluyendo en esa alineación. Es lo que hacen los planetas en sus órbitas.
La tierra está fluyendo en su órbita porque ha encontrado su lugar. No siempre ha sido así. Sabemos que la tierra, según dicen los científicos, en algún momento tuvo un impacto violento, el cual tuvo como resultado el desgajamiento de la luna. La luna habría formado parte en algún momento de la tierra o fue el objeto que golpeó contra la tierra. Pero ahora, no. Ahora es un momento donde la tierra está fluyendo.
Esto alcanza a las personas. Hay momentos en que las personas están buscando su lugar y hay momentos en que las personas lo encuentran. Cuando encuentras tu lugar de poder sientes intensidad y plenitud. Eso está descrito en la tierra, que también tiene el significado de tu lugar de poder, y en sí es una iluminación.

Por lo tanto, podemos hablar de un año donde las personas encuentran su lugar de poder y se despiertan a ese conocimiento, a esa conciencia despierta que les produce plenitud, siendo entonces voluntarios para vivir desde esa conexión. Eso es una parte de lo que nos puede indicar el 20-17.

Igualmente, en el 17 podemos estar hablando de la luna, que es el 17 como onda. La luna está hablando de la emoción. Al unir 20 y 17 estaríamos hablando de la iluminación de las emociones, del reconocimiento y limpieza de las emociones, porque el efecto de la luz es sanador. La luz es sanadora y limpiadora. Elimina bacterias y microorganismos, haciendo desaparecer así de la conciencia de la persona todos esos traumas, karmas y puntos oscuros.
Diríamos que este año el agua se limpia y la emoción se revitaliza. Esto está descrito en el código Tzolkin como el momento en que accedes a la quinta dimensión.

Así, estamos hablando de cuando la tierra se ilumina y encuentras tu lugar de poder, y también de cuando tus emociones se limpian, accediendo a lo óptimo y a dimensiones superiores.

Ese es el significado del nuevo año maya por la conjunción con el año 2017.
Por otra parte, el valor propio del año desde el código maya es semilla 12, semilla cristal, de la onda del caminante del cielo.

Este año está invitando y promoviendo un florecimiento, porque la semilla significa florecimiento, una energía que está programada para florecer.
Parte del problema de las personas que nacen como semilla, o del contenido en sí de la semilla, es tener un programa diferente, que intentes no ser tú, es decir, que intentes ser eficaz o adecuado a los valores de las personas que te rodean en lugar de ser tú según tu programa interior. Entonces, intentas florecer de forma en que no eres tú.
De esta manera, parte del trabajo interior de las personas que nacen como semilla, o parte de lo que sugiere la semilla, es conectar con el programa multidimensional que está en tu interior. Porque normalmente tratas de ser eficaz, pero en la dimensión ordinaria. Sin embargo, el ser humano es multidimensional; es un viajero multidimensional que pasa por distintas dimensiones, y la madurez consiste en ir entrando en dimensiones superiores.
Así, cuando tratas de ser eficaz en una dimensión donde eres hábil, bloqueas el florecimiento multidimensional y paras tu viaje.

La semilla 12 pertenece a la onda del caminante del cielo. Está invitando a romper los esquemas mentales y a explorar nuevas posibilidades de la realidad; explorar la realidad y entrar en aquello que no sabes, saliendo de lo que sabes. Lo que sabes te ata a una dimensión, te fija y te impide el florecimiento multidimensional.
La conexión con la energía autoexistente interior, con ese hemisferio que supone esa conciencia, esa vida interior, favorece el florecimiento multidimensional.

El propósito de la onda nos habla de explorar la realidad. Para hacerlo, tienes que salir de la seguridad y del confort. Parte del diálogo evolutivo es dar ese paso.
Este año es favorable para conectar con tu programa interior y florecer, y la forma en que se encuentra ese florecimiento favorecido es colaborando con lo existente. Es una ruptura del ego pero también de la seguridad y de los miedos, para colaborar con lo existente. La exploración de la realidad consiste en colaborar con todo lo existente. Es una actitud de colaboración y no de confrontación.

La semilla, como los árboles, son ejemplo de paz. Por eso nos encontramos en un momento donde se favorece la actitud en favor de la paz, como base del florecimiento, como base para encontrar tu lugar de poder y como base para limpiar tus emociones y acceder a dimensiones superiores.
Gracias.

Vídeo Año maya tormenta 11: Emitir luz (tono 11) te lleva al amor incondicional (tono 10).

trecenas año maya 2016
Vídeo Año maya tormenta 11: Emitir luz (tono 11) te lleva al amor incondicional (tono 10).
Los sellos forman una secuencia continua de 20, y pueden ser representados en un círculo.
Las ondas son un conjunto de 13 sellos con sus tonos.
Hay 20 sellos y 20 ondas diferentes.

El año maya tiene 28 trecenas u ondas, que pueden empezar con cualquiera de los tonos.
Este año maya ha comenzado con el tono 11, que significa emitir luz. Todos los grupos de 13 van a comenzar con un 11, con una propuesta de cómo emitir luz, porque todas las personas emiten luz cuando son felices, verdaderas, cuando expresan amor…

El 11 es fundamental en el Tzolkin, porque habla de liberación pero también expresa al antípoda y al nuevo nacimiento. Tu antípoda siempre te está situando en ese nuevo nacimiento personal.
Este año nos situamos en una propuesta que te hace ver el 11, emitir luz y encontrar tu centro, alineándote con el centro del universo (como es arriba, es abajo).

Cada grupo de 13 va del tono 11 al tono 10. La emisión de luz te lleva de forma transcendente a la perfección, al amor incondicional y a la ley del amor del in lak’ech.
Este año vamos a estar 28 veces reviviendo esta situación, con la particularidad de que las 8 primeras trecenas van a ser las 8 últimas.

Es similar a cuando cumples 52 años, que ya has vivido todo y tienes una sabiduría.
Hoy terminamos el primero de los 28 grupos. Hemos vivido la primera secuencia y ahora entramos en la segunda.
Podemos vivirlo con conciencia, atentos a lo que estamos haciendo.

Encuentro año nuevo maya: 22, 23 y 24 de julio en Ávila

casa s

Os recordamos que en unos días será el encuentro para celebrar el nuevo año maya, los días 22, 23 y 24 de julio, entre las provincias de Ávila y Madrid, en un entorno privilegiado, algo apartado de núcleos habitados y rodeado de árboles.

El viernes por la tarde comenzará el encuentro. Haremos una recapitulación del año maya 2015, para colocar y dar sentido a lo vivido durante ese tiempo, de forma que podamos abordar el nuevo año con mayor receptividad, preparados para las transformaciones que van a llegar y dispuestos a disfrutar del camino.

También ese fin de semana realizaremos una carrera o caminata (según las posibilidades de cada uno) visualizando cómo vamos a entrar en ese nuevo año, en función de lo que vayamos encontrando en el trayecto y de cómo lo vivamos cada uno.

Hablaremos del nuevo año maya tormenta 11, profundizando en las energías que se van a mover. También tenemos preparados ejercicios energéticos de chi kun, una sesión de constelaciones familiares para conectar con los ancestros…. y algunas más.

Por supuesto, lo más interesante, como siempre, es lo que cada persona lleva consigo y comparte con los demás. El grupo marca la diferencia.
Gracias
Información y reservas:
nuevocalendariomaya@gmail.com
697.666.252 (Ana, whatsapp)
https://www.facebook.com/events/243203499383601/

Encuentro año nuevo maya: 22 al 24 de julio en Ávila (España)

Encuentro año nuevo maya 22, 23 y 24 de julio

Queda un mes para terminar este año maya mago 10, después será el día fuera del tiempo y el 26 de julio comenzará el nuevo año tormenta 11.

Es buen momento para compartir y celebrar, dando sentido a lo que hemos vivido y preparándonos para lo que vamos a vivir.
Os invitamos al encuentro en Ávila los días 22, 23 y 24 de julio

Tiempo de paz. Tiempo de amor.
Más información en:
calendariomaya@viatzolkin.com
697.666.252 (Ana, whatsapp)
https://www.facebook.com/events/243203499383601/

INFORMACIÓN:¿QUÉ CELEBRAMOS?
Celebramos el nuevo año maya 2016 que comienza el 26 de julio de 2016, en un entorno natural privilegiado, rodeado de montaña y árboles.

¿QUÉ ES EL TZOLKIN?:
El Tzolkin es un mensaje enviado desde dimensiones superiores de la vida a todos los seres humanos sin excepción, es decir, no tiene que ver con culturas ni etnias, porque es para todos.
La riqueza contenida en el Tzolkin había pasado desapercibida, y aparecía más bien como un hecho folclórico, algo bonito, curioso o peculiar, pero de un contenido de sabiduría por debajo de nuestra ciencia.
Sin embargo, cuanto más avanza la ciencia hacia postulados que se alejan de la lógica, más atrayente y sabia resulta la información contenida en el Tzolkin.

QUÉ ACTIVIDADES SE REALIZAN:
Las actividades previstas a desarrollar son:
– Recapitulación, revisando el pasado
– Carrera chamánica, entrando en el futuro. Lo que ves es el futuro
– Reencuentro con los antepasados: constelaciones familiares
– Otros: chi-kung, meditación, danza con animales de poder

CUÁNDO SERÁ:
El encuentro comienza el viernes 22 de julio por la tarde y termina el domingo 24 de julio después de comer.
Existe la opción de quedarse un día más (no incluida en precio).

CUÁNTO CUESTA:
80€ incluyendo los talleres y la estancia en habitación múltiple.
Comida opcional no incluida.

QUÉ NECESITAS:
– Tener ganas de compartir y disfrutar en la naturaleza, en un ambiente cordial y cercano, acercándote al Tzolkin o calendario maya como herramienta de autoconocimiento y evolutiva.
– Ropa cómoda, incluyendo calzado para pasear y/o correr en la montaña, y bañador si así lo deseas.
– Toalla y ropa de cama: sábanas o saco de dormir

PROFESIONALES: José Cabal y Ana de Lucas

REFERENCIAS
• https://www.facebook.com/cmayatzolkin
• https://www.viatzolkin.com/
• http://www.calendario-maya.net/

Libros publicados:
• El Libro de los Sellos
• El Libro de las Sincronías
• El Libro de las Familias
• Tiempo de gracias. Tiempo de perdón
• Tzolkin 2012

Nuevo año maya tormenta 11: vídeo

Nuevo año maya tormenta 11: vídeo

Nos estamos encaminando hacia un cambio de año desde el código maya. Es una frase aventurada y subjetiva, porque hay muchas tradiciones mayas.
Nosotros estamos hablando desde el código maya que se abre a finales del siglo XX, dirigido a personas del siglo XXI y conectadas con todo el mundo de forma inmediata a través de las tecnologías actuales, que no dependen de la voluntad de una persona sino del empuje de todos en una dirección.

Hay un final de año, que es el 24 de julio
Hay un espacio o día fuera del tiempo, que es el 25 de julio.
Hay un comienzo de año el 26 de julio.

El nuevo año será tormenta 11, siendo el día fuera del tiempo espejo 10. Pertenecen a la onda de la luna, que inicia el quinto castillo asociado a la quinta dimensión.
Está precedido por el periodo actual mago perfecto o mago 10, en la onda de la serpiente. El mago 10 es el que ha activado su kundalini o luz interior. Cuando posees el espejo perfecto, espejo 10, es cuando aparece esa fuerza resucitadora de la tormenta 11.

Hacemos una invitación a todas las personas del mundo para que se reunan en los distintos lugares esos días para trabajar la paz, limpiando el espejo.
Hay que recapitular buscando en el interior dónde tienes conflicto y cuándo recurres a los juicios.
Necesitamos eliminar la guerra, el conflicto y el juicio.

Nuevo año maya (vídeo): Hoy es un día tierra, igual que el día en que acaba el año maya

Nuevo año maya (vídeo)
El próximo año maya será tormenta 11 de la onda de la luna, ya en el castillo verde.

Hoy es un día tierra, igual que el día en que acaba el año maya, que también es un sello tierra.
Después, el día fuera del tiempo será espejo 10 y el año comenzará el 26 de julio con la tormenta 11, impregnando con su vibración todo el año maya.

Tenemos unas semanas para prepararnos y aprovechar las oportunidades que esto supone.

Se está abriendo el acceso al nuevo año maya tormenta 11

Comenzamos el castillo azul, que es un periodo de tiempo donde todo está encaminado a una experiencia del despertar, del nacimiento, de vivencias experienciales que te introducen en la vibración de la plenitud y de la inmortalidad, y en la entrada en el quinto castillo de lo óptimo.
Lo que estamos viviendo nos está preparando y es la puerta que se abre al despertar. Despertar en el tercer castillo es lo que te permite tener la suficiente conciencia para vivenciar la cuarta dimensión o cuarto castillo, como voluntario (onda tierra), cuando te has conectado plenamente con tu programa (onda semilla).

Cuando te conectas plenamente con tu programa puedes ser un voluntario consciente del programa de la vida, voluntario para vivir lo que está dispuesto en dimensiones superiores, pero sin entregar tu poder, sino al contrario, ejerciendo tu poder. El voluntario entra en la cuarta dimensión no abdicando su poder, sino viviendo plena y conscientemente su libertad.
Posteriormente, esto se lleva a plenitud, cuando el guerrero 13, final del tercer castillo y la forma transcendente de la expansión de conciencia, se transforma en la estrella 13, final del cuarto castillo y la forma transcendente de la sociedad y de la sociabilidad. Entonces, puedes entrar a vivir plenamente tus emociones (onda luna), porque ya las has limpiado y no hay veneno en ellas.

Ese es el tiempo donde estamos ahora, un tiempo en el que es necesario limpiar las emociones. Por eso, parte de la tarea consiste en reconocer tu propio dolor y tu propia dificultad como tarea personal, abriendo posteriormente la conciencia para reconocer a las personas enfermas que están cumpliendo una misión para la humanidad, limpiando las emociones dañadas.
Las personas que están realizando un trabajo de conciencia y que en este momento se encuentran enfermos o dolientes porque han tenido un daño físico en cualquier parte de su cuerpo, como puede ser su ojo, hígado, arterias o venas, piernas…, están entrando en una vibración de bendición. Se encuentran con que surge la enfermedad y es un momento muy delicado, porque hay que separar la tiniebla de la luz, y bendecir desde el dolor.
Es como una lente que multiplica la luz. Bendecir desde el dolor es integridad, sinceridad y plenitud.
Muchas de esas personas que son extremadamente sensibles pueden ser ayudadas ahora desde el silencio y la meditación, pensando ellas y dándoles gracias. Eso es lo que hacemos.
Gracias a todas las personas que están sufriendo en estos momentos y que también son conscientes. Quizá no encuentran relación, pero ahora mismo son ellos nuestra avanzadilla y primera línea. Gracias y bendición.

Desde la experiencia del tercer castillo se está abriendo el acceso al nuevo año maya tormenta 11, asociado desde el tono 11 al cumplimiento como agente secreto de una tarea especial.
Por eso, bendición a todos los que están en medio de la tormenta, como Sansón, al que le han vaciado los ojos pero todavía tiene fuerzas para derribar el templo del ego y el depredador. Gracias y bendición.

Nos acercamos a un año que comienza en la primera onda del castillo verde. Todo este tiempo estamos avanzando y ahora nos encontramos en el azul, que nos lleva a través de estas vivencias experienciales a situarnos adecuadamente en el castillo verde y en la tormenta 11 de la onda de la luna, con el espejo 10 como momento de la atemporalidad.
El tiempo sin tiempo es el tiempo espiritual, porque el espíritu no tiene tiempo.
Gracias y bendición.
Ánimo valientes.

El asunto de los calendarios es en parte trágico y en parte cómico, porque es absurdo e incoherente totalmente

No se si se dan cuenta, pero el asunto es en parte trágico y en parte cómico, porque es absurdo e incoherente totalmente. Me refiero al tema de los calendarios.
El asunto es en parte trágico porque se alimenta de un odio inconsciente, al cual la parte lógica, del cerebro que se dedica a explicar las cosas a través de argumentos, le da una justificación.
Pero solo lo puede hacer porque los contenidos de esos argumentos son parciales y no totales; solamente utilizan una parte, porque hay otra parte de la realidad que no ve.

En la historia de la humanidad en todas las tradiciones se contempla el concepto de la lucha entre los hermanos, es decir que el odio al otro, que es el que viene después, forma parte de la energía interna del ser humano. Por eso en un determinado momento el Tzolkin, como energía maestra te dice “el otro es tú, tú eres el otro”, “tú eres yo, yo soy tu”, in lak’ech.
Está estudiado en la moderna psicología el conflicto que produce en el primer hijo la llegada del segundo, porque esa desviación hacia el nuevo u otro es sentida por el primer hijo, aunque no tiene conceptos conscientes para elaborarlo y normalmente es simplemente reprimida. Entonces, se produce una adaptación de supervivencia por la cual puedes expresar la hostilidad que sientes hacia ese nuevo otro.

Dentro del nuevo concepto de nacimiento que propone el Tzolkin, no se trata de adaptarse a esa presencia sino de amarla. El “tú eres otro yo” es una expresión de amor, cuando partimos de que también a ti mismo te amas. Pero es muy posible que no te ames suficientemente, no ames al otro o no ames a tus padres y por lo tanto tu relación con la sociedad no sea de amor sino de contención o supervivencia, y entonces lo que trates es de imponerte.
Todo eso no puedes verlo, porque las personas estamos hechas para amar. Cuando nuestra acción no proviene del amor, no podemos admitirlo ni verlo, y entonces aparece la realidad, que es un espejo, mostrando constantemente la imagen de una persona que es egoísta, abusadora y dominadora.
Es tu propia imagen; es la imagen que reflejas tú, pero quien ocupa ese lugar es el otro.

Para romper esa situación a la cual el pensamiento lógico le da fuerza, aunque no te justifica, es necesario que suceda algo que lo rompa, y eso proviene en ocasiones de catástrofes, enfermedades o hechos traumáticos que te hacen replantear, porque has visto que han actuado otras fuerzas.
Hay un momento iluminador en las catástrofes, que es lo que se expresa con la tormenta, porque pone a prueba el sistema de creencias.
También, de una forma menos violenta puedes acceder a ese cambio de creencias cuando encuentras lo absurdo, y en estos momentos uno de los vehículos de lo absurdo como maestro del cambio, es la absurda guerra de los calendarios.

El asunto es que los mayas sí conocían los bisiestos, pero los europeos y gente del viejo mundo, no, entendiendo que los bisiestos representan la acomodación que hay que hacer en la cuenta del año para incluir esa diferencia de casi un cuarto de día que no se cuenta en un año de 365 días.
El calendario juliano, que es una remodelación del calendario egipcio, no contempla esa acomodación, que sí conocían los mayas y enseñaron a los españoles, europeos y gente del antiguo mundo que había ido a la llamada del colibrí.
Porque los mayas galácticos, que no necesariamente son las personas que hablan el idioma maya, son maestros pero no invaden; no son maestros invasores o agresores, sino maestros dejándose invadir.
Al dejarse invadir actúan como maestros amorosos sobre aquellas personas, culturas y civilizaciones que vienen a su llamada o convocatoria. Y en esa convocatoria, esas personas son transformadas por los mayas galácticos. El contacto de la civilización del viejo mundo con la sabiduría existente en Mesoamérica, enseñada por los mayas galácticos, les lleva a modificar el calendario.

El calendario gregoriano es la incorporación de la propuesta existente en el calendario maya.
Ahora algunos quieren volver a un calendario de 365 días, es decir, alejado de la realidad, que no tiene justificación, porque antes se partía de un desconocimiento pero ahora se quiere partir de un olvido; se quiere olvidar las enseñanzas de los mayas galácticos, y para eso se dice que es así. Pero es erróneo.

El contacto entre esas dos civilizaciones produce en la gente del antiguo mundo la modificación del calendario, que ellos ya conocían.
Los mayas conocían los bisiestos, la necesidad de acomodar el tiempo a la realidad del tiempo.