La mayor parte de las personas aprendemos gracias a los problemas

zarzas s
La mayor parte de las personas aprendemos, es decir, evolucionamos y ampliamos nuestra vivencia y nuestra vida, gracias a los problemas, las restricciones y la resistencia que nos opone la realidad.

Por un lado, la realidad que oprime te incomoda en las múltiples formas en que puede hacerlo, desde más a menos trágicas. Por otro lado algo impreciso en tu interior te impulsa hacia el gozo, es decir se trata de una fuerza que te mueve.
Por un lado hay una fuerza que te incomoda exteriormente, y por otro lado hay una fuerza interior que te impulsa hacia el gozo.

Eso simplemente puede significar que somos un poco vagos. También podríamos decir que estamos dormidos y la maravilla nos llama, o sea hay ciertamente inconciencia.
Normalmente desde la vagancia o inercia procuramos simplemente huir reactivamente, procurar que la incomodidad pase pronto, pero en realidad es una puerta y lo que conviene es abrirla con conciencia y dialogar -ese maravilloso viento-tormenta creador, huracán, amigo de las águilas-; dialogar y abrir la puerta, o sea despertarse.

También conviene abrir el diálogo hacia esa fuerza que te impulsa hacia la maravilla. Desvelar, reconocer y fusionar es parte de la iluminación.
Sí, existen problemas, pero porque existen soluciones. La mayor parte de las personas, aun sin saberlo, estamos buscando soluciones, es decir, estamos dormidas delante de la puerta.
Amar el problema es parte del despertar.

Gracias y perdón. Gracias hermanos huicholes, gracias hermanos uros.

El mago blanco expresa una sabiduría que une amorosamente

El mago 1.
Puede haber muchos contenidos en el mago en el nivel de los adjetivos, como sabiduría, atemporalidad y poder, y puede que todos esos adjetivos, aunque incluso quizá no lo sean, expresen en alguna dimensión al mago

Un mago puede ser un sabio, pero en el código Tzolkin siempre es blanco y por eso, sabio o no sabio, une, porque lo blanco une. Pudiera ser que la sabiduría sea UNIR, como Isis, que con su amor vuelve a reunir los fragmentos del cuerpo de su marido Osiris, troceado y esparcido por Seth.
Hay un momento, aun siendo cierto que en el mago haya sabiduría, en el que quizá sea importante ENCONTRAR que el mago une, y que ese unir es lo que expresa sabiduría, simplemente porque en el código Tzolkin no es el mago, sino el mago blanco.
En el caso de Isis la sabiduría que le permite volver a unir el cuerpo desmembrado de su esposo Osiris es la proveniente del amor.
En el manejo de los términos es conveniente en este año 2014 hacer un poco lo que hace el ángel del arcano de la templanza, que pasa el agua de una vasija a otra, es decir considerar el asunto desde el pensamiento y considerar el asunto desde el sentimiento.

Hablando del mago podemos obviar que sea blanco, pero recapitulando lo primero que encontramos es que precisamente el ser blanco es lo que en su raíz contiene la máxima información, porque unir es el acto del amor.
Consecuentemente encontramos que esa sabiduría no es de esta dimensión, donde sí se encuentran los colegios, los diplomas y las universidades, que quizá te llevan a una sabiduría que trocea las cosas para saber cómo están hechas por dentro; quizá las rompe y las mata pero desde luego no necesita respetarlas, porque cree que su saber es lo primero y da igual el sufrimiento que produzcan a sus animales de laboratorio, que pueden ser también los seres humanos usados como cobayas en tantos casos y que añaden aun un criterio más destructor, que es el criterio de la rentabilidad, que incluso puede ser denominado como benéfica.
Pero lo blanco, y por tanto la raíz del mago que siempre es blanca, expresa una sabiduría que une, y que une amorosamente, traduciendo una sabiduría de dimensiones superiores que es la que construye la vida.

Entonces, nos encontramos con que necesitamos discernir si aplicamos la sabiduría al estudio con el objetivo que sea, o la aplicamos a los contenidos que se atribuyen al blanco, como emoción, agua, lo que une, y que en el ejemplo arquetípico de Isis produce luz, ya que el hijo de Isis con el cuerpo reconstruido de Osiris es Horus, que es el sol y por tanto la luz, y para ello no ha necesitado nada físico ni leyes físicas, ya que el troceamiento de Osiris y su reconstrucción lo único que deja fuera porque no se encuentra es su pene. Osiris es troceado en 14 porciones e Isis solo recupera 13, siendo la porción que falta el pene. Sin embargo, la fuerza de la que estamos hablando no solo reconstruye a Osiris sino que produce una nueva generación, un hijo que es Horus, que no lo saca de nada material, mostrando así que esa fuerza blanca pertenece a otra dimensión de las cosas.

El nivel del estudio es siempre en la dimensión de las cosas. Por eso el aprendizaje que se asocia al mago se refiere a otras dimensiones. Podemos decir que ya lo tienes, porque en lo atemporal existe todo, pero podemos decir que en la conciencia es un aprendizaje en el cual no estudias cosas de esta dimensión ni tienes maestros de esta dimensión, y es un aprendizaje porque es una expansión de la conciencia.
Aprender significa recibir y guardar conocimientos. En ese sentido, el aprendizaje tiene relación con la memoria, que recibe conocimientos y los conserva.
Puede ser que el recibir los conocimientos sea a través del recordar, que es traer a la conciencia algo, y entonces a lo mejor es una sabiduría de otras vidas, pero que la traes a esta conciencia y la guardas.
Por eso en casi todas las cosas se puede tener una imagen fija como una foto, y entonces puedes decir que el mago es la sabiduría, pero en tu experiencia personal, en la medida que tu avanzas en esa dimensión, no es algo fijo sino que estás abierto a recibir esas informaciones.

Dejarte guiar por las emociones te abre la puerta del castillo verde

CASTILLO VERDE:
El sexto día del castillo verde está ocupado por el mago rítmico, el mago en tono 6.
El mago se suele asociar con la atemporalidad y al tono 6 rítmico se le suele reconocer como igualar.
Nuestra particular forma de acercarnos al Tzolkin es una lectura del propio Tzolkin, según las posiciones y las asociaciones que establece. El mago como segunda onda lo interpretamos como algo que empieza a poner en marcha el contenido de la primera onda, asociándolo con un aprendizaje, con un dejarse guiar.
La primera onda es una propuesta de cómo llegar desde la solidaridad a la vivencia del caminante del cielo, y la segunda onda sería el comienzo de la puesta en marcha de ese programa a través del “sí, quiero esta propuesta”.

Entonces, para nosotros el mago significa un aprendizaje. Y el tono 6 lo relacionamos con la sexta columna donde están los portales, siendo el tono 6 la puerta dimensional para la evolución.
En este caso vemos que la luna, que contiene el agua y las emociones, presenta en el sexto lugar al mago 6. Podemos establecer una frase, es decir desvelar un contenido, diciendo que dejarte guiar (el mago) por las emociones (onda de la luna) te abre la puerta del castillo verde. La puerta del castillo verde se abre cuando te dejas llevar por tus emociones, sin juzgarlas, sin negarlas y sin rechazarlas.

Al mismo tiempo tenemos otro posicionamiento, que es resultado del Tzolkin evolutivo.
El Tzolkin tipo está ocupado por las distintas posibilidades de un solo sello, es decir la primera fila siempre está ocupada por el dragón, la fila 14 por las distintas posibilidades del mago, etc., pero si colocamos en lugar de los sellos el contenido de las ondas, encontramos que el castillo verde, que está desplegando la onda 17 de la luna, está expresando de forma evolutiva los contenidos de la tierra, que para nosotros es la actitud del voluntario alineado con el corazón del cielo y el corazón de la tierra.
También la onda de la luna la vemos situada en la columna 11, por eso va a contener algo relacionado con el tono 11.

Entonces, esta lectura posicional evolutiva, es decir desde las ondas, nos aporta otros contenidos para la interpretación del mago 6. Por un lado nos propone, desde la fila 17, a la tierra en tono 13, y por otro lado desde la columna 11 nos propone al sol 11.
La lectura posicional que nos ofrece la tierra 13 y el sol 11 está relacionada con la luz, porque el sol 11 pertenece a la onda del perro, que es una de las formas de la familia de la luz (serpiente, perro, águila y sol), y la tierra 13 pertenece a la onda de la serpiente, que también es de la familia del sol.

Las dos ondas que expresan al mago 6 evolutivamente hacen referencia a la luz. Cuando está hablando de la serpiente, que es la kundalini, lo hace en forma transcendente, apareciendo el mago 6 como una puerta o vibración que permite expandir tu luz, tu kundalini y tu serpiente hasta la transcendencia. Dejarte guiar por las emociones en definitiva expande tu kundalini interior, y la expande hacia la transcendencia.
Cuando está hablando del perro, el amor incondicional es la puerta que se abre a partir de dejarse guiar por las emociones, llevándote a la vivencia del cumplimiento de la misión como un gozo y como una liberación, ya que el sol 11 está asociado a la visión que expresa el dragón 3 (oculto). La solidaridad como misión con el encuentro con la energía femenina produce gozo y una luz, y la actitud del mago 6 propicia esto.
Claro, en la misión expresada por el dragón 3 de la onda de la tormenta, lo que está sucediendo es una resurrección y por eso se vive de forma gozosa.

El 20 14 es el año del aprendizaje de la maravilla que existe en la emoción

El 20-12, que designa al humano celeste cuya esencia es luminosa, se transforma en el 20-13.
La iluminación sitúa al humano en una realidad transcendente indudable, y por eso el código Tzolkin le considera un caminante del cielo, que sabe que la realidad que transita es celeste, aunque el humano todavía duda, no está seguro y por eso dice “sí, quiero”.

El 20-13, donde el humano iluminado es un caminante del cielo, también iluminado, se transforma en el 20-14, que es el aprendizaje de aquella maravilla que existe en la emoción. La emoción es amor, la belleza es amor, la solidaridad es amor; cualquier emoción es amor y solo en su falta, su carencia, puede haber miedo, odio, envidia, sospecha.

En el 20-14 hay un aprendizaje al reconocimiento de cómo el amor te rodea, te ha acompañado siempre desde tu incursión en esta realidad, y cómo puede expresarse a través tuyo para dar auténtico contenido a lo óptimo y a la vivencia amorosa emocional de Dios, donde el in lak’ech, la incondicionalidad, el servicio y la maravilla toman sentido.

Independientemente de los números, la vivencia que representa en muchos sentidos este momento de la humanidad, donde está siendo canalizada esta intensidad amorosa, podemos encontrar “estados intermedios”.
Los estados intermedios son ese momento entre el sueño y el despertar donde ya no estás durmiendo pero tampoco estás plenamente despierto. También es estado intermedio el momento entre el despertar y el trance, donde sabes que está pasando algo pero todavía no sabes lo que supone.

Hay momentos de existencia intermedia y muchas personas pueden estar viviéndolos; solo necesitan saber que existen, porque eso describe las puertas. La maravilla tiene una puerta.
Hoy es jornada de puertas abiertas.

APRENDER A AMAR (Extracto del Libro de las Sincronías)

Aprender, es decir evolucionar, ser voluntario para evolucionar, es un acto de amor a la humanidad, a la vida y a ti mismo.
A nivel de la sociedad no es necesario más conocimiento sino más amor, reconocer el amor como algo constitutivo del ser humano.
Cuando estás aprendiendo, es decir, evolucionando, estás realizando el amor incondicional, porque eso es lo que estás aprendiendo.