La magia del aquí y ahora

LA MAGIA DEL AQUÍ Y AHORA (Extracto del nuevo libro en preparación “Tiempo de Ser”)
La magia del aquí y ahora es justamente la magia amorosa, que te introduce en un tiempo que no quieres que se acabe e incluso te olvidas del tiempo.
Te introduce en el aquí de una forma cautivadora, por lo que quieres continuar, como avanzando más allá.
Despierta totalmente tus sentidos y despierta tu alerta al instante, introduciéndote en una vibración que despierta tu conciencia y te permite avanzar en algo nuevo, por una ruta donde pudiera parecer que estás solo, de tan despierta que está la conciencia, pero sintiéndote al mismo tiempo totalmente acompañad@.
Esa ampliación de la conciencia, a través de esa vivencia, está aumentando todo tu ser y expandiendo totalmente tu realidad, de tal manera que, por momentos de total lucidez, te encuentras también en otra dimensión de la vida.

El cerebro enfocado a la solución de los problemas está instalado en el aquí

El cerebro enfocado a la solución de los problemas, con más abundancia de enlaces y más sinapsis activadas dedicadas a la solución de los problemas, es un cerebro instalado en el aquí, porque el aquí es la dimensión de los problemas.
Al mismo tiempo, si este cerebro también es hábil para detectar los matices, es decir, que tiene más activada el área dedicada a la percepción de los matices, entonces quiere decir que es un cerebro centrado en el ahora, porque poder percibir más matices de colores y más detalles se refiere a cosas que están presentes en el ahora.

Eso forma parte del esquema básico del cerebro femenino, el cerebro de la energía femenina de la mujer.
Un cerebro dedicado a la solución de los problemas evidentemente no utiliza la guerra y la fuerza, que en sí pertenecen a los problemas y no a las soluciones. Por eso, ese cerebro tiene más activada el área de la expresión y el de la memoria a corto plazo, memoria cercana.
La solución se encuentra en el diálogo. La auténtica solución se encuentra en el consenso, en encontrar, manejando las distintas variables de los detalles, las posibilidades para encontrar un acuerdo.

Sin embargo, un cerebro que solamente quiere un resultado, no necesita los detalles, sino solo el resultado, pero entonces, se salta los detalles. Es decir, si algo tiene que encajar, se le obliga a encajar. Entonces, el resultado desde los detalles no cuadra, porque obliga y no convence. En lugar de sumar, obliga, y esa obligación es parte del problema. Obligar a la gente a hacer cosas es parte del problema.
Considerar los detalles quiere decir que, por ejemplo, una chaqueta es una chaqueta, unos zapatos son unos zapatos o una camisa es una camisa, pero también hay tallas. Puedes pensar que has solucionado el problema porque a una persona que no tenía una chaqueta le has dado una, pero no le has dado una de su talla, sino solo una chaqueta. Entonces, el cuidar los detalles quiere decir que a una persona le has dado una chaqueta, unos zapatos o una camisa que es de su talla, pero además, de su agrado.
Eso es lo importante, que la persona quede conforme.

La magia del aquí y ahora es justamente la magia amorosa

expansión s
La magia del aquí y ahora es justamente la magia amorosa, que te introduce en un tiempo que no quieres que se acabe e incluso te olvidas del tiempo.

Te introduce en el aquí de una forma cautivadora, por lo que quieres continuar, como avanzando más allá.

Despierta totalmente tus sentidos y despierta tu alerta al instante, introduciéndote en una vibración que despierta tu conciencia y te permite avanzar en algo nuevo, por una ruta donde pudiera parecer que estás solo, de tan despierta que está la conciencia, pero sintiéndote al mismo tiempo totalmente acompañad@.

Esa ampliación de la conciencia, a través de esa vivencia, está aumentando todo tu ser y expandiendo totalmente tu realidad, de tal manera que, por momentos de total lucidez, te encuentras también en otra dimensión de la vida.

Lo importante es dónde sitúas la conciencia, en la dimensión densa o en la dimensión espiritual

Si pudieras ver tu AURA, podrías ver tú AHORA.
El aura es luz, pero tu luz también es tú ahora espiritual.
El aquí y ahora del ego y del cuerpo físico en la dimensión más densa y pesada es simultáneo al ki-energía vital-Serpiente y al aura-cuerpo de luz, que traduce tus emociones en la dimensión espiritual.
Si odias, pesa y desciende la luz. Si amas, asciende la luz.
Es decir, lo importante es dónde sitúas la conciencia, en la dimensión densa o en la dimensión espiritual.
Se trata de elegir, porque se puede elegir y se puede probar. De hecho, lo mejor es comprobar.