El nuevo nacimiento necesita una nutrición que proviene de dimensiones superiores

Thot, Mono 1, Isis
El árbol de la navidad está hecho con uves, como el árbol de Isis.
Podemos dibujar un árbol de navidad esquemáticamente y hacerlo con varias uves. En eso tiene un cierto parecido o resonancia con el árbol que es Isis, si bien es verdad que en el árbol de Isis las uves tiene su vértice en la parte de los humanos, o sea hacia la tierra, y la V se abre hacia el cielo, mientras que el árbol de la navidad está construido sobre un abeto, y el vértice está arriba y se abre hacia abajo.

Hay una resonancia en los dos, sobre todo si tenemos en cuenta que el árbol de Isis no es solamente un árbol sino que junto al árbol y nutriéndose de los pechos de Isis se encuentra una figura humana, el faraón, que en este caso aparece como un lactante.
En el árbol de la navidad el niño que nace es Jesucristo, como la unión de la humanidad y la divinidad, y el faraón significa lo mismo, hijo de Dios.
El nacimiento de Jesucristo es la invitación a que todas las personas se reconozcan y reconozcan el nacimiento de lo divino dentro de cada persona.

Si nos remontamos un poco en la historia o en el cuentecito vemos que es el resultado de unas palabras dichas; es una comunicación o viento sobre el que hay una respuesta. Hay unas palabras de un ángel, como un emisario de dimensiones superiores de la realidad Dios, y hay una respuesta por parte de un ser humano, María, elemento femenino de la humanidad, que responde “hágase en mí según tu voluntad”. El ángel le dice “Dios va a nacer en ti” y la respuesta desde el humano en la figura de María es “hágase según tu voluntad”. Hay un diálogo.

En el árbol de Isis también nos encontramos con un niño que está lactando, y si la curiosidad, intuición, casualidad o cualquier otra circunstancia nos lleva a mirar el nombre del niño, que es el faraón, nos podemos encontrar que es Tutmoses o Tutmosis, que es traducido como nacido de Thot. Entonces, a partir de ese momento lo que conviene es saber quién es Thot.

Thot es el nombre griego del dios egipcio Dḥwty.
Thot es el nombre griego de este concepto evolutivo -los dioses son conceptos evolutivos- y también es equivalente a Hermes, de modo que hace una referencia a la iniciación como nacimiento y a la sabiduría hermética o sabiduría de los iniciados.

En sí mismo Thot es la sabiduría, pero también es el resultado de la sabiduría, es decir que podemos estar hablando de Thot como una cosa, pero también englobar dentro de ese concepto evolutivo la forma en que se manifiesta.
Es decir, si por ejemplo estamos hablando del mono, algo que vamos a hacer, podemos atribuirle el nuevo nacimiento, pero también el osar, que es una actividad de sabiduría a través de la cual amplías tus conocimientos y tu conciencia, y también podemos estar hablando del presente, porque es azul.
No podemos darle a cada concepto un solo valor, porque el asunto debe ser contemplado desde muchas perspectivas, desde los cien ojos de argos, la luz.

Thot es el dios de la sabiduría. Es un mono o babuino azul. Por eso encontramos una sincronía con el mono uno azul, presente en el nuevo nacimiento, centro del telar o centro del Tzolkin, y entrada en el tiempo experiencial, porque es el castillo azul. Es el resultado de una vivencia experiencial y te sitúa en un nuevo tiempo. Es un auténtico nacimiento consciente.

Hemos encontrado que el Tzolkin en sí mismo es el árbol de Isis, que es nutritivo y adherente. La persona que empieza a conocer el Tzolkin, puede que como un juego, porque lo hacen sus amigos o como simple curiosidad, cada vez encuentra más atracción hacia ese conocimiento que proviene del Tzolkin.
El mono azul está en el centro del Tzolkin, que también es Isis como árbol. Significa nuevo nacimiento, y justamente llegando a él es cuando la nutrición que proviene del Tzolkin se ve claramente potenciada. Hay nutrición antes pero llegado a ese momento es el alimento apropiado para el que nace al nuevo nacimiento. El nacido de la sabiduría necesita nutrirse de la leche de la sabiduría.

El nuevo nacimiento necesita una nutrición que proviene de dimensiones superiores, a través de los sellos, columnas y filas. Todo ese desciframiento o meditación es una nutrición.

La recitación de las ondas desde tu Tzolkin personal es especialmente nutritiva.
Invitamos a todas las personas a que reciten las 20 ondas, situando en primer lugar la natal. Es una recitación que lleva algún tiempo, no sólo unos minutos, porque entre medias se producen muchos ensueños espontáneos donde hay nutrición.
Otra forma de nutrición más elaborada es recitar las 20 ondas a partir de tu onda inicial en sentido fluyente, asociándolas a las 20 ondas en sentido inverso que determinan los ocultos. Decir el primer kin de tu onda con el último de la onda 20 va a producir una confluencia en el centro, indicándote una experiencia especial. En esa confluencia equivalente a perro 13-mono 1 hay una experiencia especial para cualquier persona.
También es nutritivo recitar las ondas evolutivas y sus ondas ocultas en sentido inverso.

Todas esas recitaciones despiertan la nutrición proveniente de dimensiones superiores, que es vibracional y participa del ensueño.

Thot es el Dios de la palabra; el creador de todas las palabras. Todas las palabras pronunciadas desde Thot, es decir al pie del árbol, contienen una vibración creadora de la realidad, porque el azul significa el presente, la vivencia, la realidad y la conciencia.
Todo eso está representado con el azul, el mono azul y el babuino Thot. Crea presente, crea realidad y crea conciencia.