La sabia es la risa de los árboles

La sabia es la risa de los árboles, porque los árboles siempre se ríen.

El agua de los ríos es risa.
El agua de los ríos es la risa de la madre tierra.
La madre tierra siempre se ríe. Siempre hay risa, siempre hay río. Si no hay río no hay risa.
Pero la madre tierra sabe reír. Siempre habrá río.

La madre tierra se comerá el microplástico.
La madre tierra eruptará. La madre tierra dejará escapar el gas y seguirá riendo.

La vida es bella y seguirá siendo. Da igual como sea la llama, el fuego sale de otra dimensión.
La llama sirve para ver en la circunstancia. Solo que la circunstancia es aquí y es ahora, pero la esencia está fuera del tiempo.

Aquí y ahora tienes que hacer algo, ser tú. Es decir florecer, quizás ser feliz y reír, quizás bendecir y no estar encogid@,quizás perdonar, quizás encontrar tu agua.

El agua resucita lo que está muerto. Tu tienes poder cuando amas. Tu eres risa cuando amas.

Todos los árboles, como todas las personas, son voluntarios

Todos los árboles, como todas las personas, son voluntarios. Todos los árboles son voluntarios, conscientes y ocupan su lugar, y todas las personas también son voluntarias, solo que necesitan despertar esa conciencia.

Todos los árboles son voluntarios para sostener la vida, para dar espacio a que las cosas sucedan. También los hombres, como los árboles, tienen una misión que realizar, que es lo que les sitúa como voluntarios, solo que el reconocimiento de esa misión está asociado al despertar de la conciencia, y el despertar de la conciencia normalmente es una maduración.

Es necesario que sucedan muchas cosas sin sentido aparente para que al despertar la conciencia la persona encuentre que todo tiene sentido. Y cuando la persona descubre que todo tiene sentido, también se da cuenta de que en ese momento todo es muy fácil y que realmente no tiene nada que hacer , solo permitir que las cosas sucedan y acompañarlas con su presencia, con su conciencia despierta, conectada con el corazón amoroso de la vida, con el interior amoroso de la vida, dejando que todo suceda y deseando que lo que suceda sea lo mejor para cada persona.

Los árboles siempre están vivos

ÁRBOLES (Libro en preparación “Tiempo de Ser”)
Los árboles siempre están vivos.
La muerte y el árbol no están en el mismo sitio, como no están en el mismo sitio los planetas y los policías. A una estrella o a un planeta no puede multarle un policía. Están en realidades diferentes.
Aunque cortes un árbol, mejor no lo hagas, no puedes matarlo y el espíritu del árbol se asomara por otro sitio para cuidarte, porque los árboles cuidan a los humanos como hermanos mayores.
El trabajo de los árboles es amar. Son maestros.
Gracias árboles y perdón.

Los arboles siempre están vivos. Su trabajo es amar. Son maestros

tú eres otro yo small
Los arboles siempre están vivos.
La muerte y el árbol no están en el mismo sitio, como no están en el mismo sitio los planetas y los policías. A una estrella o a un planeta no puede multarle un policía. Están en realidades diferentes.
Aunque cortes un árbol, mejor no lo hagas, no puedes matarlo y el espíritu del árbol se asomara por otro sitio para cuidarte, porque los árboles cuidan a los humanos como hermanos mayores.
El trabajo de los árboles es amar. Son maestros.
Gracias árboles y perdón.

Los árboles son ángeles porque están cumpliendo una misión.

Los árboles son ángeles porque están cumpliendo una misión.
Los árboles forman parte de la abertura que se forma en la realidad en favor del ser humano, participando en la oportunidad y abriendo el tiempo, ya que el tiempo del ser humano en la tierra es precedido e iniciado por los árboles.
Es una forma en la que el agua, que también es el cielo o por lo menos proviene de más allá del sol, acompaña al hombre.

El árbol es energía femenina, porque es agua, sabiduría y generosidad en favor de todos.
También es sexualidad sagrada el cuidar, reconocer, hablar, agradecer y colaborar con los árboles. Ampliamos el término “sexualidad sagrada” a todo lo que es la vida, porque es gozo y plenitud.

Por eso también es sexualidad sagrada expresar respeto a todos los pueblos ancestrales que han vivido y viven en las selvas vírgenes o en lo que queda de ellas, y especialmente en la amazonía, porque la relación de estos pueblos ancestrales con la madre tierra es una relación de amor. De modo que la preservación de estos pueblos ancestrales también es sexualidad sagrada. Preservar sus derechos hoy es fundamental.