El Bosón de Higgs y la Atlántida

EL BOSÓN DE HIGGS Y LA ATLÁNTIDA (Extracto del libro en preparación “Tiempo de Ser o la Impecabilidad sin esfuerzo”)

La confirmación de la existencia del bosón de Higgs en el año 2012, confirmada también en el 2013 con el acelerador de partículas, ha permitido encontrar en el mecanismo de Higgs la forma en que la luz se transforma en materia.
De esta manera, cuando hablamos del bosón de Higgs estamos hablando de materializar la luz, es decir, de hacer aparecer un cuerpo.

Esa es una de las propiedades que se considera existen en la Atlántida.
Está claro que la Atlántida no es un territorio suficientemente explorado por lo que se llama ciencia. Sin embargo, el bosón de Higgs o mecanismo de Higgs confirma que es posible la materialización y la desmaterialización de los cuerpos, así como la tele-transportación.

Curiosamente, o quizá deberíamos decir sincrónicamente, es decir, expresando una sincronía, el programa a través del cual se confirma la existencia del bosón de Higgs y por tanto la posibilidad de la materialización de la luz se llama Atlas.
De modo que Atlas viene a confirmar qué sucede en la Atlántida.

La experiencia de la Atlántida es la de la madurez

LA GUERRA ES ENERGÍA ATLANTE (Extracto del libro en preparación “Tiempo de Ser o la Impecabilidad sin esfuerzo”)

A muchas personas les falta la infancia, pero otras sí tienen una infancia donde todo es maravilloso y la gente les trata con amor y juegos.
Es el equivalente a Lemuria. Cuando conectas con estos recuerdos puedes extraer conocimientos y sabiduría acerca de Lemuria.

Casi todo el mundo ha olvidado su realidad de niñ@ y cómo percibía la realidad, aunque muchos niños tienen recuerdos de otras vidas. Todos los niños tienen dones especiales que después, o bien son reconocidos por la sociedad y potenciados, o bien son olvidados, pero de forma innata tienen características personales maravillosas.
Cuando la persona vive en ese mundo sufre el contacto con la realidad de la tercera dimensión. Sufre desilusión y a veces, aunque se olvide, siente la frustración. Estos contenidos son propios de la desaparición de Lemuria. Conectar con ellos es conectar con Lemuria.

Pero hay dos formas de conectar con Lemuria, una es con Lemuria como lo maravilloso y otra con Lemuria como fracaso. Si te haces fuerte en la desilusión y no crees en nadie, ni en el amor ni en dimensiones superiores, entonces estás en la facción que destruye Lemuria.
Pero si conectas, a través de la expansión de la conciencia, con algo que en lugar de negar eso lo reafirma, diciendo “sí, el amor existe, lo he visto y lo he sentido; si, la maravilla existe, lo he visto y lo he sentido”, entonces estás conectando con las semillas de Lemuria, con los niños que dejaron los de Lemuria como semillas. Tu eres uno de esos niños cuando conectas con eso.
Y cuando conectas con lo otro, estás en tu parte que propicia el hundimiento de Lemuria.
Puedes conectar con tu niño de Lemuria o con tu lemuriano decepcionado. Puedes conectar con tu ángel o con tu anti-ángel. Son dos realidades que están dentro de ti.

Mientras, la experiencia de la Atlántida es la de la madurez de los que han perdido la ilusión y la fe, y entonces buscan hacerse fuertes y dominar.
Atlántida es un imperio. Han conseguido mucha sabiduría. Toda la fuerza y todos los conocimientos que provenían de Lemuria, ahora se utilizan en favor propio. Inicialmente es como si quisieran con eso redimir a todos y crear la realidad maravillosa. Pero como eso es una expresión del ego, finalmente lo que hacen es reforzar su propio poder, y entonces Atlántida es un imperio.
La Atlántida no es hundida por ellos mismos, sino que es derrotada y destruida por la propia realidad. La propia realidad la destruye violentamente, a través de terremotos, explosiones nucleares o como quieras identificarlo, ya que todas estas cosas han existido no una vez sino muchas.

Tú estás en esta Atlántida guerrera y belicosa cada vez que tratas de imponer tu voluntad a través de tu fuerza o poder, cada vez que abusas de tu sabiduría y engañas, cada vez que abusas de tu fuerza y dominas, o incluso cada vez que dominas a través de sentirte como víctima, poniendo en marcha una fuerza de empatía a favor tuyo.

Todo eso es Atlántida. Atlántida está utilizando la fuerza en favor propio. Se trata de dominar y gobernar. La guerra es energía atlante, y dentro de esa energía también está la guerra que se realiza a través de la autoagresión.

Pero podemos hablar de Lemuria y Atlántida como error o como éxito.
Está la Atlántida como fracaso, que es guerrera, o la Atlántida exitosa, que es la que recupera el amor.
Las dos experiencias básicas son por un lado la desilusión y la falta de fe, y por otro el ego y el todo para mí. Cada vez que estás en la desilusión, en la incredulidad y en la falta de fe, estás en Lemuria. Cada vez que estás en el ego, en yo, el yo fuerte y dominante, estás en Atlántida.

El ascenso, la elevación y la entrada en la Atlántida

ENTRAR EN LA ATLÁNTIDA (Extracto del libro en preparación “Tiempo de Ser o la Impecabilidad sin esfuerzo”)

En nuestra historia oficial, o en la extraoficial, ya que quizá la historia ni siquiera reconozca a la Atlántida, se considera que la Atlántida se hunde en un determinado momento.
Esto es posible en una determinada dimensión. Pero quizá no es la Atlántida la que se hunde, sino la humanidad la que desciende.
Estamos hablando en el territorio del “quizás”, que es un territorio resonante.

Quizá la Atlántida no se puede hundir, porque corresponde al territorio espiritual, pero sí se puede entrar en la Atlántida.
Nosotros, en este presente, en este momento, en esta vida, dimensión y encarnación, podemos entrar en la Atlántida, porque es una realidad espiritual.
Se habla del hundimiento de la Atlántida, pero hoy podemos hablar del ascenso, la elevación y la entrada en la Atlántida.

Atlántida, Flor de la Vida y Tzolkin

ATLÁNTIDA, FLOR DE LA VIDA Y TZOLKIN (Extracto del libro en preparación “Tiempo de Ser o la impecabilidad sin esfuerzo”)

En la descripción que hace Platón de la Atlántida, Poseidón, el dios del mar, era el amo y señor de las tierras atlantes.
Poseidón se enamoró de una mortal llamada Clito y para protegerla o mantenerla cautiva creó tres anillos de agua entorno a la montaña donde habitaba su amada. La pareja tuvo 10 hijos y al mayor, Atlas o Atlante, le entregó el reino que comprendía la montaña rodeada de círculos de agua. En honor a Atlas la isla entera fue llamada Atlántida y al mar que la circundaba, Atlántico.

La Atlántida es un territorio formado por círculos. Hay un centro, que es la montaña y está rodeado de varios círculos donde se alternan el agua y la tierra sólida.
En la imagen que ofrecemos se ve unas fotografías que National Geographic considera que puede ser la Atlántida, precisamente por los círculos.
También en la imagen vemos la fotografía realizada desde el acelerador de partículas en el proyecto Atlas, en el momento en que se produce el Bosón de Higgs experimentalmente. También se trata de un lugar rodeado de círculos.
La Atlántida es un territorio circular y el bosón de Higgs también.

También la flor de la vida es un territorio circular formado por círculos haciendo círculos concéntricos. Si unimos los centros de los 6 círculos interiores se forma el primer círculo concéntrico.
Un segundo círculo concéntrico se forma con los centros de los 6 siguientes círculos. En total van 13 círculos, incluyendo el círculo central.
El tercer círculo concéntrico se forma uniendo los centros de los 6 círculos restantes, que son los que están en contacto con el círculo exterior.
El último círculo concéntrico es precisamente el exterior.

La flor de la vida, como lugar meditativo, también está compuesta por círculos concéntricos. Independientemente de los 19 círculos más el exterior, 20 círculos en total, se forman otras 3 circunferencias uniendo los centros, de 6 en 6, a las que hay que añadir la circunferencia exterior.
La flor de la vida expresa la frecuencia 13:20. En ese sentido es similar al Tzolkin, que también expresa una frecuencia similar 13:20, con 5 niveles que son los 5 castillos, y también con una imagen hexagonal, que es la formada por la línea de portales de la tripleta de configuración binaria.

La flor de la vida es un territorio de meditación, que por sí solo te entrega información.
El Tzolkin es un territorio de diálogo. Dialogar con el Tzolkin te entrega información.
En estos momentos, en el Tzolkin, donde ya hay muchos conceptos acuñados, es apropiado establecer diálogo de una forma enlazadora y resonante.
La resonancia aparece cuando simultáneamente conectas la información de Valum Votan con la de los abuelos, porque para muchas personas la información de los abuelos todavía está encriptada.

El Bosón de Higgs y la Atlántida (Continuación)

EL BOSÓN DE HIGGS Y LA ATLÁNTIDA. Continuación (Extracto del Libro en preparación “Tiempo de Ser o la impecabilidad sin esfuerzo”)

El espectacular éxito de las teorías de José Arguelles acerca del mundo maya provenía en parte de la información que daba acerca de los mayas galácticos, como seres que se habían desmaterializado y que también podrían volver a materializarse en el momento adecuado.
El mundo maya era conocido y estudiado en las universidades, vivido por las naciones mayas, pero la fuerza atractora que emergió a través de las publicaciones de José Arguelles fue en gran parte por esa resonancia, la de hablar de humanos evolucionados capaz de materializarse y volver a desmaterializarse.

También desde otras tradiciones se ha hablado de inmortales, de maestros ascendidos, ángeles y arcángeles, así como de apariciones de santos y de la Virgen en las tradiciones cristianas, y de la imagen de Jesucristo que entra y sale de la muerte, algo que también está relatado en las tradiciones de la mitología de tantos pueblos.
La inmortalidad y entrar en el reino de la muerte saliendo victorioso, está expresado en muchas mitologías.

¿Podemos considerar que la mitología contiene la sabiduría de estas naciones? ¿o que no hay sabiduría en la mitología?
Hoy sabemos que las neuronas espejo existen porque lo que llamamos ciencia lo ha confirmado. La pregunta es ¿cómo se puede hablar de neuronas espejo cuando ni siquiera se sabe que existen?
O quizá podríamos preguntar ¿cómo podemos hablar de la materialización y la desmaterialización cuando ni siquiera sabemos que el bosón de Higgs existe?
¿Cómo podemos hablar de realidades profundas si no se ha creado el concepto?
El concepto funciona en el mundo discursivo y lógico, pero si ha sido creado el concepto ¿cómo puedes hablar de ello?

El símbolo no utiliza un lenguaje lógico, sino que conserva en su interior una verdad que quizá tarde tiempo en ser revelada.
Por eso existen los lenguajes simbólicos, que pueden ser desacreditados desde el mundo lógico -que no ha creado conceptos-, pero, poco a poco, en su tiempo, cuando hay una masa crítica que ha interactuado con esa realidad, aparece el concepto.

Ese es el mecanismo del bosón de Higgs. Si hay interacción con ese campo unificado, aparece la masa. Si no hay interacción, si la luz no interactúa con ese campo, no aparece la masa.
La teoría aceptada acerca del bosón de Higgs sugiere que “un campo impregna todo el espacio, y que las partículas elementales que interactúan con él adquieren masa, mientras que las que no interactúan con él, no la tienen” (Wikipedia).
Según el mecanismo propuesto por Higgs, el bosón adquiere masa como resultado de la interacción con las partículas del campo unificado, pero si no hay interacción, no aparece la masa.
La masa aparece al interactuar con el campo. Esa es la materialización. Y si dejas de interactuar con el campo, se puede producir la desmaterialización.
Esto que decimos del Bosón de Higgs es lo mismo que sucede con la creación de los conceptos. Si no interactúas con una información, no aparece concepto, lo cual no quiere decir que la información no sea real.

Vivimos en un mundo donde algo que no es real, como no tiene concepto, lo llamamos “irreal”. Es irreal porque las personas no pueden suponerlo ni imaginarlo. Pero si hay suficiente cantidad de personas que interactúan con esa información, hay un momento que se crea el concepto. Eso es lo que se llama la masa crítica, cuando hay suficiente cantidad de personas interactuando con esa información.
Eso es lo mismo que el bosón de Higgs. La interacción materializa y genera masa, tanto en el mundo de los conceptos como en la realidad formal.

Si no quieres modificar tu pensamiento, no pienses; simplemente, repite.
Si quieres evolucionar, considera las propuestas que aparecen y no digas “imaginación”. La imaginación es como la luz, ya que se puede materializar.
Pero perfectamente, si ese es tu deseo, puedes vivir en un mundo donde la única imaginación válida y permitida como materialización sea el dinero y su corolario de deudas, estafas, esfuerzos, gastos.
Puesto que es una realidad de tercera dimensión, nunca te permitirá estar en el cielo, gozando, sino solo sufriendo, y sintiéndote bien si la acabas de trincar, pero luego poco a poco, va desapareciendo. Esa es la materialización del mundo de la dependencia tóxica y de la adición.
Pero hay un mundo donde no existen las adiciones y solamente se materializa el gozo, aunque no la carencia.

El ser humano tiene un hemisferio lógico que se mantiene interactuando con el campo unificado donde se encuentra, o sea con la realidad que puede formular, cuya base es el recuerdo, porque la realidad en la tercera dimensión está basada en el recuerdo y lo que busca siempre es seguridad.
También forma parte del recuerdo el conocimiento de las leyes, acerca de lo correcto y lo incorrecto, en la interacción entre las personas, o sea las normas sociales.

Mientras, el hemisferio creativo no interactúa con ese campo, porque se sitúa permanentemente ante lo nuevo posible.
Pero lo difícil es entrar precisamente en ese hemisferio creativo sin recurrir al hemisferio lógico, o, recurriendo a él en una forma adecuada.
Todo eso forma parte de las iniciaciones y del uso adecuado de los símbolos.
Los símbolos manejan una realidad diferente a la realidad que maneja el hemisferio lógico. De esa manera, a través del hemisferio creativo, puedes entrar en conexión con dimensiones superiores.

El Bosón de Higgs y la Atlántida

EL BOSÓN DE HIGGS Y LA ATLÁNTIDA (Extracto del Libro en preparación “Tiempo de Ser o la impecabilidad sin esfuerzo”)

La confirmación de la existencia del bosón de Higgs en el año 2012, confirmada también en el 2013 con el acelerador de partículas, ha permitido encontrar en el mecanismo de Higgs la forma en que la luz se transforma en materia.
De esta manera, cuando hablamos del bosón de Higgs estamos hablando de materializar la luz, es decir, de hacer aparecer un cuerpo.

Esa es una de las propiedades que se considera existen en la Atlántida.
Está claro que la Atlántida no es un territorio suficientemente explorado por lo que se llama ciencia. Sin embargo, el bosón de Higgs o mecanismo de Higgs confirma que es posible la materialización y la desmaterialización de los cuerpos, así como la tele-transportación.

Curiosamente, o quizá deberíamos decir sincrónicamente, es decir, expresando una sincronía, el programa a través del cual se confirma la existencia del bosón de Higgs y por tanto la posibilidad de la materialización de la luz se llama Atlas.
De modo que Atlas viene a confirmar qué sucede en la Atlántida.

La entrada en la Atlántida

LA ENTRADA EN LA ATLANTIDA (Extracto del libro en preparación “Tiempo de Ser o la impecabilidad sin esfuerzo”)

En nuestra historia oficial, o en la extraoficial, ya que quizá la historia ni siquiera reconozca a la Atlántida, se considera que la Atlántida se hunde en un determinado momento.
Esto es posible en una determinada dimensión. Pero quizá no es la Atlántida la que se hunde, sino la humanidad la que desciende.
Estamos hablando en el territorio del “quizás”, que es un territorio resonante.

Quizá la Atlántida no se puede hundir, porque corresponde al territorio espiritual, pero sí se puede entrar en la Atlántida.
Nosotros, en este presente, en este momento, en esta vida, dimensión y encarnación, podemos entrar en la Atlántida, porque es una realidad espiritual.
Se habla del hundimiento de la Atlántida, pero hoy podemos hablar del ascenso, la elevación y la entrada en la Atlántida.

El tiempo del “ser siendo”: Atlantida, la Flor de la Vida, Tzolkin (vídeo)

El tiempo del “ser siendo”: Atlantida, la Flor de la Vida, Tzolkin (vídeo)
En el símbolo de la Flor de la vida podemos hablar de flores, círculos, hexágonos o cubos. Todo está en el mismo escenario. Lo único que cambia es tu conciencia.

Está relacionado con el Tzolkin, porque los dos son frecuencia 20:13. El Tzolkin es algo que está despertando, o quizá son las personas las que están despertando su conciencia a realidades diferentes.
De alguna manera es como si pudiéramos mirar la realidad simultaneamente como círculos, flores, hexágonos o cubos, es decir que habría varias realidades simultaneamente.

Eso tiene relación con el tiempo. Si solo podemos vivir en un tiempo secuencial, donde el pasado ha desaparecido y el futuro tampoco aparece todavía en el presente, entonces es un tiempo fragmentado. Es un tiempo imposible, que pertenece a donde las cosas se acaban y mueren.
Podemos hablar de la Atlántida como algo que está en el pasado y ha desaparecido, pero también podemos decir que la Atlántida es un presente o un futuro.
Cuando solamente hablamos de que es un pasado es porque estamos en la dimensión donde el tiempo es fragmentado; es el tiempo imposible, es decir, el tiempo que se muere.
Sin embargo, en la cuarta dimensión el tiempo es del “ser siendo”.

El concepto de tiempo simultaneo depende de tu conciencia.
Creemos que la frecuencia 20:13 es circular y hace mención a esto.

La Atlántida es un territorio circular y el bosón de Higgs también

Atlantida, flor de la vida, bosón de higgs
En la descripción que hace Platón de la Atlántida, Poseidón, el dios del mar, era el amo y señor de las tierras atlantes.
Poseidón se enamoró de una mortal llamada Clito y para protegerla o mantenerla cautiva creó tres anillos de agua entorno a la montaña donde habitaba su amada. La pareja tuvo 10 hijos y al mayor, atlas o atlante, le entregó el reino que comprendía la montaña rodeada de círculos de agua. En honor a Atlas la isla entera fue llamada Atlántida y el mar que la circundaba, Atlántico.

La Atlántida es un territorio formado por círculos. Hay un centro, que es la montaña, y está rodeado de varios círculos donde se alternan el agua y la tierra sólida.
En la imagen que ofrecemos se ve unas fotografías que National Geographic considera que puede ser la Atlántida, precisamente por los círculos.

También en la imagen vemos la fotografía realizada desde el acelerador de partículas en el proyecto Atlas, en el momento en que se produce el bosón de Higgs experimentalmente. También se trata de un lugar rodeado de círculos.

La Atlántida es un territorio circular y el bosón de Higgs también.
También la flor de la vida es un territorio circular compuesto por círculos haciendo círculos concéntricos.
Si unimos los centros de los 6 círculos interiores se forma el primer círculo concéntrico.
Un segundo círculo concéntrico se forma con los centros de los 6 siguientes círculos. En total van 13 círculos, incluyendo el círculo central.
El tercer círculo concéntrico se forma uniendo los centros de los 6 círculos restantes, que son los que están en contacto con el círculo exterior.
El último círculo concéntrico es precisamente el exterior.

La flor de la vida, como lugar meditativo, también está compuesta por círculos concéntricos. Independientemente de los 19 círculos más el exterior, 20 círculos en total, se forman otras 3 circunferencias uniendo los centros, de 6 en 6, a las que hay que añadir la circunferencia exterior.
La flor de la vida expresa la frecuencia 13:20. En ese sentido es similar al Tzolkin, que también expresa una frecuencia similar 13:20, con 5 niveles que son los 5 castillos, y también con una imagen hexagonal, que es la formada por la línea de portales de la tripleta de configuración binaria.

La flor de la vida es un territorio de meditación, que por sí solo te entrega información.
El Tzolkin es un territorio de diálogo. Dialogar con el Tzolkin te entrega información.
En estos momentos, en el Tzolkin, donde ya hay muchos conceptos acuñados, es apropiado establecer diálogo de una forma enlazadora y resonante.
La resonancia aparece cuando simultáneamente conectas la información de Valum Votan con la de los abuelos, porque para muchas personas la información de los abuelos todavía está encriptada.

Atlas confirma qué sucede en la Atlántida

UNO:
La confirmación de la existencia del bosón de Higgs en el año 2012, confirmada también en el 2013 con el acelerador de partículas, ha permitido encontrar en el mecanismo de Higgs la forma en que la luz se transforma en materia.
De esta manera, cuando hablamos del bosón de Higgs estamos hablando de materializar la luz, es decir, de hacer aparecer un cuerpo.

Esa es una de las propiedades que se considera existen en la Atlántida
Está claro que la Atlántida no es un territorio suficientemente explorado por lo que se llama ciencia. Sin embargo, el bosón de Higgs o mecanismo de Higgs confirma que es posible la materialización y la desmaterialización de los cuerpos, así como la tele-transportación.

Curiosamente, o quizá deberíamos decir sincrónicamente, es decir, expresando una sincronía, el programa a través del cual se confirma la existencia del bosón de Higgs y por tanto la posibilidad de la materialización de la luz se llama Atlas.
De modo que Atlas viene a confirmar qué sucede en la Atlántida.