El Bosón de Higgs y la Atlántida

EL BOSÓN DE HIGGS Y LA ATLÁNTIDA (Extracto del libro en preparación “Tiempo de Ser o la Impecabilidad sin esfuerzo”)

La confirmación de la existencia del bosón de Higgs en el año 2012, confirmada también en el 2013 con el acelerador de partículas, ha permitido encontrar en el mecanismo de Higgs la forma en que la luz se transforma en materia.
De esta manera, cuando hablamos del bosón de Higgs estamos hablando de materializar la luz, es decir, de hacer aparecer un cuerpo.

Esa es una de las propiedades que se considera existen en la Atlántida.
Está claro que la Atlántida no es un territorio suficientemente explorado por lo que se llama ciencia. Sin embargo, el bosón de Higgs o mecanismo de Higgs confirma que es posible la materialización y la desmaterialización de los cuerpos, así como la tele-transportación.

Curiosamente, o quizá deberíamos decir sincrónicamente, es decir, expresando una sincronía, el programa a través del cual se confirma la existencia del bosón de Higgs y por tanto la posibilidad de la materialización de la luz se llama Atlas.
De modo que Atlas viene a confirmar qué sucede en la Atlántida.

El Bosón de Higgs y la Atlántida (Continuación)

EL BOSÓN DE HIGGS Y LA ATLÁNTIDA. Continuación (Extracto del Libro en preparación “Tiempo de Ser o la impecabilidad sin esfuerzo”)

El espectacular éxito de las teorías de José Arguelles acerca del mundo maya provenía en parte de la información que daba acerca de los mayas galácticos, como seres que se habían desmaterializado y que también podrían volver a materializarse en el momento adecuado.
El mundo maya era conocido y estudiado en las universidades, vivido por las naciones mayas, pero la fuerza atractora que emergió a través de las publicaciones de José Arguelles fue en gran parte por esa resonancia, la de hablar de humanos evolucionados capaz de materializarse y volver a desmaterializarse.

También desde otras tradiciones se ha hablado de inmortales, de maestros ascendidos, ángeles y arcángeles, así como de apariciones de santos y de la Virgen en las tradiciones cristianas, y de la imagen de Jesucristo que entra y sale de la muerte, algo que también está relatado en las tradiciones de la mitología de tantos pueblos.
La inmortalidad y entrar en el reino de la muerte saliendo victorioso, está expresado en muchas mitologías.

¿Podemos considerar que la mitología contiene la sabiduría de estas naciones? ¿o que no hay sabiduría en la mitología?
Hoy sabemos que las neuronas espejo existen porque lo que llamamos ciencia lo ha confirmado. La pregunta es ¿cómo se puede hablar de neuronas espejo cuando ni siquiera se sabe que existen?
O quizá podríamos preguntar ¿cómo podemos hablar de la materialización y la desmaterialización cuando ni siquiera sabemos que el bosón de Higgs existe?
¿Cómo podemos hablar de realidades profundas si no se ha creado el concepto?
El concepto funciona en el mundo discursivo y lógico, pero si ha sido creado el concepto ¿cómo puedes hablar de ello?

El símbolo no utiliza un lenguaje lógico, sino que conserva en su interior una verdad que quizá tarde tiempo en ser revelada.
Por eso existen los lenguajes simbólicos, que pueden ser desacreditados desde el mundo lógico -que no ha creado conceptos-, pero, poco a poco, en su tiempo, cuando hay una masa crítica que ha interactuado con esa realidad, aparece el concepto.

Ese es el mecanismo del bosón de Higgs. Si hay interacción con ese campo unificado, aparece la masa. Si no hay interacción, si la luz no interactúa con ese campo, no aparece la masa.
La teoría aceptada acerca del bosón de Higgs sugiere que “un campo impregna todo el espacio, y que las partículas elementales que interactúan con él adquieren masa, mientras que las que no interactúan con él, no la tienen” (Wikipedia).
Según el mecanismo propuesto por Higgs, el bosón adquiere masa como resultado de la interacción con las partículas del campo unificado, pero si no hay interacción, no aparece la masa.
La masa aparece al interactuar con el campo. Esa es la materialización. Y si dejas de interactuar con el campo, se puede producir la desmaterialización.
Esto que decimos del Bosón de Higgs es lo mismo que sucede con la creación de los conceptos. Si no interactúas con una información, no aparece concepto, lo cual no quiere decir que la información no sea real.

Vivimos en un mundo donde algo que no es real, como no tiene concepto, lo llamamos “irreal”. Es irreal porque las personas no pueden suponerlo ni imaginarlo. Pero si hay suficiente cantidad de personas que interactúan con esa información, hay un momento que se crea el concepto. Eso es lo que se llama la masa crítica, cuando hay suficiente cantidad de personas interactuando con esa información.
Eso es lo mismo que el bosón de Higgs. La interacción materializa y genera masa, tanto en el mundo de los conceptos como en la realidad formal.

Si no quieres modificar tu pensamiento, no pienses; simplemente, repite.
Si quieres evolucionar, considera las propuestas que aparecen y no digas “imaginación”. La imaginación es como la luz, ya que se puede materializar.
Pero perfectamente, si ese es tu deseo, puedes vivir en un mundo donde la única imaginación válida y permitida como materialización sea el dinero y su corolario de deudas, estafas, esfuerzos, gastos.
Puesto que es una realidad de tercera dimensión, nunca te permitirá estar en el cielo, gozando, sino solo sufriendo, y sintiéndote bien si la acabas de trincar, pero luego poco a poco, va desapareciendo. Esa es la materialización del mundo de la dependencia tóxica y de la adición.
Pero hay un mundo donde no existen las adiciones y solamente se materializa el gozo, aunque no la carencia.

El ser humano tiene un hemisferio lógico que se mantiene interactuando con el campo unificado donde se encuentra, o sea con la realidad que puede formular, cuya base es el recuerdo, porque la realidad en la tercera dimensión está basada en el recuerdo y lo que busca siempre es seguridad.
También forma parte del recuerdo el conocimiento de las leyes, acerca de lo correcto y lo incorrecto, en la interacción entre las personas, o sea las normas sociales.

Mientras, el hemisferio creativo no interactúa con ese campo, porque se sitúa permanentemente ante lo nuevo posible.
Pero lo difícil es entrar precisamente en ese hemisferio creativo sin recurrir al hemisferio lógico, o, recurriendo a él en una forma adecuada.
Todo eso forma parte de las iniciaciones y del uso adecuado de los símbolos.
Los símbolos manejan una realidad diferente a la realidad que maneja el hemisferio lógico. De esa manera, a través del hemisferio creativo, puedes entrar en conexión con dimensiones superiores.

El Bosón de Higgs y la Atlántida

EL BOSÓN DE HIGGS Y LA ATLÁNTIDA (Extracto del Libro en preparación “Tiempo de Ser o la impecabilidad sin esfuerzo”)

La confirmación de la existencia del bosón de Higgs en el año 2012, confirmada también en el 2013 con el acelerador de partículas, ha permitido encontrar en el mecanismo de Higgs la forma en que la luz se transforma en materia.
De esta manera, cuando hablamos del bosón de Higgs estamos hablando de materializar la luz, es decir, de hacer aparecer un cuerpo.

Esa es una de las propiedades que se considera existen en la Atlántida.
Está claro que la Atlántida no es un territorio suficientemente explorado por lo que se llama ciencia. Sin embargo, el bosón de Higgs o mecanismo de Higgs confirma que es posible la materialización y la desmaterialización de los cuerpos, así como la tele-transportación.

Curiosamente, o quizá deberíamos decir sincrónicamente, es decir, expresando una sincronía, el programa a través del cual se confirma la existencia del bosón de Higgs y por tanto la posibilidad de la materialización de la luz se llama Atlas.
De modo que Atlas viene a confirmar qué sucede en la Atlántida.

En la realidad de la forma aparece la intencionalidad


Decimos que estamos en un mundo de formas, en el que la luz toma forma y crea la realidad, tal y como parece demostrar la existencia del Bosón de Higgs, donde el fotón, que es únicamente luz y no tiene materia, se convierte en materia según las demostraciones del experimento Atlas con el acelerador de partículas.
Entonces, si la luz toma materia, y la materia necesita forma en esta dimensión, podemos determinar que estamos en una realidad y en una dimensión de formas, donde la luz crea formas materiales.

En esa realidad material de la forma, aparece un elemento que es manifiesto en la intencionalidad.
Por ejemplo, la forma de una llave expresa en su coincidencia con la cerradura que hay una intencionalidad; expresa que la llave ha sido fabricada con esa forma, precisamente con la intencionalidad de abrir y cerrar determinada cerradura.
En el mundo de la forma encontramos presente la intencionalidad, por ejemplo, cada vez que aparece esa pareja, emparejamiento o enlazamiento entre algo que puede ser igual a una cerradura y una llave.

También hay otros ejemplos, porque esa misma intencionalidad de la forma se ve claramente en el cuerpo del ser humano, donde hay una parte en la anatomía del cuerpo femenino que corresponde y manifiesta intencionalidad con una parte del cuerpo masculino. Sucede justamente en el lugar en que hay una diferencia manifiesta, ya que el resto de los órganos prácticamente son similares. Pero justamente donde aparece esa intencionalidad manifiesta es donde va a suceder el milagro de la continuidad de la vida. Por eso se ve doblemente reforzada la intencionalidad con la transcendencia.

Si nos situamos en el territorio de la luz, en el cuestionamiento de la luz o en el cuestionamiento de los conceptos y formulaciones y creencias acerca de la luz, donde también incluimos las valoraciones de lo que se llama ciencia, que no deja de ser un concepto más creado por los seres humanos, entonces también encontramos asociado a la luz una intencionalidad.

Cuando preguntamos ¿existiría la luz si no hubiese seres humanos que hablan de la luz y que generan conceptos asociados a la luz?, parece que es una pregunta inútil y absurda, porque es evidente que la luz en nuestra galaxia proviene básicamente del sol y que el sol existía antes que los seres humanos, como no puede ser de otra manera. Pero la pregunta no es si la luz existía antes sino si existiría la luz si nadie la ve, entendiendo que “luz” y “ver la luz” son conceptos creados por el ser humano, es decir, formas de explicar la realidad creados por los seres humanos.

Entonces, si añadimos la intencionalidad a este concepto, puede ser que alguna persona considere que no es absurda esa pregunta, sino que es pertinente como revisión de esas creencias absolutas que explican la realidad y que desde su absolutismo dificultan e impiden al ser humano modificar sus creencias, algo que es básico para poder evolucionar, ya que tus creencias te anclan en la realidad que crean; mediante la creencia se crea una realidad y cuando la creencia es absoluta te ancla a esa realidad.

Nosotros decimos que el que haya cuerpos que generan luz y que haya conciencias que pueden ver la luz es un emparejamiento similar a la llave y la cerradura, o al cuerpo masculino y el cuerpo femenino, que está justamente en el nivel en que se va a producir una nueva expansión de la vida.

Hay un emparejamiento que es la luz y la visión de la luz. Por lo menos es posible pararse a considerar acerca de ello.

No estamos en la tierra, estamos en el tiempo

(12/7/2015)
No estamos en la tierra, estamos en el tiempo. Quizá podamos afirmar que estamos en el tiempo, que es algo que no sabemos qué pueda ser, pero es una oportunidad, y la tierra es lo que está dentro de nosotros.
No estamos en la tierra, sino que estamos en el tiempo y la tierra está dentro de nosotros, como ese fotón, esa expresión que es energía pura en el campo de la energía, que al atravesar un campo de materia despliega la materia de la energía como un espejo. Ese desplegar es similar a la imagen en un espejo.

De modo que la energía, que es esa luz, lleva dentro la materia, y solo aparece como materia en un campo unificado donde sucede esto, que es el campo de Higgs.
El fotón, al atravesar el campo de Higgs despliega la materia y hace aparecer al bosón de Higgs, para dar cumplimiento a la ley de la relatividad donde la energía es proporcional a la masa (E=m.c2). La fórmula es un espejo que hace ver la masa de la energía.

En determinados lugares la energía pueda aparecer solo como energía, pero en un campo material presenta como espejo, de forma especular, su forma.
Es importante considerar la referencia al espejo, que permite ver, porque ver es adentrarse en el territorio de la forma. Ese es nuestro territorio en estos momentos. Al despertar la conciencia accedes a ese territorio del espejo, pero es solo el inicio, y la forma es lo que despliega la energía.

Eso es lo que se describe, con el tecnicismo de iniciados, como Bosón Higgs. A nosotros nos ayuda a estar despiertos desde la conciencia, para no funcionar dentro de un sistema de creencias, que es como una red que te atrapa y aísla.
Buscando en el interior encuentras la conexión energética que no necesita forma. Es el punto donde Dios se asoma a través tuyo a esa dimensión. Consecuentemente no hay ninguna cosa que pueda afectarte, porque todos son formas y tú eres SER.

La energía en reposo de un cuerpo es el producto de su masa por un factor de conversión (velocidad de la luz al cuadrado).
Esta fórmula es un espejo. Si el espejo está de cara a la pared, no aparece nada. Pero si enfocas el espejo hacia un lugar o hacia otro, aparece una chaqueta colgada, una silla, una persona, etc.
Es decir, aparece su forma. La chaqueta, la silla o la persona están en otro lugar, pero sobre la superficie pulida del espejo aparece la forma, haciendo descender la forma dentro de la apariencia.
Esta fórmula E=m.c2 es un espejo, porque es una ley -quién haya otorgado la ley es otro tema- que dice que a tal cantidad de energía corresponde tal cantidad de masa, de modo que la relación entre la energía y la masa es una constante o algo parecido.

Pero esto sucede solamente en los lugares donde la materia se puede manifestar. Por eso el espejo, y esta fórmula es un espejo, lo muestra. Puede haber y hay realidades que son solo energía en el nivel energético en que se encuentran, pero las relaciones que establecen desde la masa son solo relativas porque afectan únicamente a ese nivel dimensional. Por eso no se pueden construir como absolutas, porque entonces atrapan la parte espiritual y le impiden ser.
Ese es el tema actualmente. Desbloquear la materia de alguna forma libera los hechizos y recupera el alma.

La Atlántida es un territorio circular y el bosón de Higgs también

Atlantida, flor de la vida, bosón de higgs
En la descripción que hace Platón de la Atlántida, Poseidón, el dios del mar, era el amo y señor de las tierras atlantes.
Poseidón se enamoró de una mortal llamada Clito y para protegerla o mantenerla cautiva creó tres anillos de agua entorno a la montaña donde habitaba su amada. La pareja tuvo 10 hijos y al mayor, atlas o atlante, le entregó el reino que comprendía la montaña rodeada de círculos de agua. En honor a Atlas la isla entera fue llamada Atlántida y el mar que la circundaba, Atlántico.

La Atlántida es un territorio formado por círculos. Hay un centro, que es la montaña, y está rodeado de varios círculos donde se alternan el agua y la tierra sólida.
En la imagen que ofrecemos se ve unas fotografías que National Geographic considera que puede ser la Atlántida, precisamente por los círculos.

También en la imagen vemos la fotografía realizada desde el acelerador de partículas en el proyecto Atlas, en el momento en que se produce el bosón de Higgs experimentalmente. También se trata de un lugar rodeado de círculos.

La Atlántida es un territorio circular y el bosón de Higgs también.
También la flor de la vida es un territorio circular compuesto por círculos haciendo círculos concéntricos.
Si unimos los centros de los 6 círculos interiores se forma el primer círculo concéntrico.
Un segundo círculo concéntrico se forma con los centros de los 6 siguientes círculos. En total van 13 círculos, incluyendo el círculo central.
El tercer círculo concéntrico se forma uniendo los centros de los 6 círculos restantes, que son los que están en contacto con el círculo exterior.
El último círculo concéntrico es precisamente el exterior.

La flor de la vida, como lugar meditativo, también está compuesta por círculos concéntricos. Independientemente de los 19 círculos más el exterior, 20 círculos en total, se forman otras 3 circunferencias uniendo los centros, de 6 en 6, a las que hay que añadir la circunferencia exterior.
La flor de la vida expresa la frecuencia 13:20. En ese sentido es similar al Tzolkin, que también expresa una frecuencia similar 13:20, con 5 niveles que son los 5 castillos, y también con una imagen hexagonal, que es la formada por la línea de portales de la tripleta de configuración binaria.

La flor de la vida es un territorio de meditación, que por sí solo te entrega información.
El Tzolkin es un territorio de diálogo. Dialogar con el Tzolkin te entrega información.
En estos momentos, en el Tzolkin, donde ya hay muchos conceptos acuñados, es apropiado establecer diálogo de una forma enlazadora y resonante.
La resonancia aparece cuando simultáneamente conectas la información de Valum Votan con la de los abuelos, porque para muchas personas la información de los abuelos todavía está encriptada.

Materialización y desmaterialización. El Bosón de Higgs explica la creación de los conceptos

DOS:
El espectacular éxito de las teorías de José Arguelles acerca del mundo maya provenía en parte de la información que daba acerca de los mayas galácticos, como seres que se habían desmaterializado y que también podrían volver a materializarse en el momento adecuado.
El mundo maya era conocido y estudiado en las universidades, vivido por las naciones mayas, pero la fuerza atractora que emergió a través de las publicaciones de José Arguelles fue en gran parte por esa resonancia, la de hablar de humanos evolucionados capaz de materializarse y volver a desmaterializarse.

También desde otras tradiciones se ha hablado de inmortales, de maestros ascendidos, ángeles y arcángeles, así como de apariciones de santos y de la Virgen en las tradiciones cristianas, y de la imagen de Jesucristo que entra y sale de la muerte, algo que también está relatado en las tradiciones de la mitología de tantos pueblos.
La inmortalidad y entrar en el reino de la muerte saliendo victorioso, está expresado en muchas mitologías.

¿Podemos considerar que la mitología contiene la sabiduría de estas naciones? ¿o que no hay sabiduría en la mitología?
Hoy sabemos que las neuronas espejo existen porque lo que llamamos ciencia lo ha confirmado. La pregunta es ¿cómo se puede hablar de neuronas espejo cuando ni siquiera se sabe que existen?
O quizá podríamos preguntar ¿cómo podemos hablar de la materialización y la desmaterialización cuando ni siquiera sabemos que el bosón de Higgs existe?
¿Cómo podemos hablar de realidades profundas si no se ha creado el concepto?
El concepto funciona en el mundo discursivo y lógico, pero si ha sido creado el concepto ¿cómo puedes hablar de ello?

El símbolo no utiliza un lenguaje lógico, sino que conserva en su interior una verdad que quizá tarde tiempo en ser revelada.
Por eso existen los lenguajes simbólicos, que pueden ser desacreditados desde el mundo lógico -que no ha creado conceptos-, pero, poco a poco, en su tiempo, cuando hay una masa crítica que ha interactuado con esa realidad, aparece el concepto.

Ese es el mecanismo del bosón de Higgs. Si hay interacción con ese campo unificado, aparece la masa. Si no hay interacción, si la luz no interactúa con ese campo, no aparece la masa.
La teoría aceptada acerca del bosón de Higgs sugiere que “un campo impregna todo el espacio, y que las partículas elementales que interactúan con él adquieren masa, mientras que las que no interactúan con él, no la tienen” (Wikipedia).
Según el mecanismo propuesto por Higgs, el bosón adquiere masa como resultado de la interacción con las partículas del campo unificado, pero si no hay interacción, no aparece la masa.
La masa aparece al interactuar con el campo. Esa es la materialización. Y si dejas de interactuar con el campo, se puede producir la desmaterialización.
Esto que decimos del Bosón de Higgs es lo mismo que sucede con la creación de los conceptos. Si no interactúas con una información, no aparece concepto, lo cual no quiere decir que la información no sea real.

Vivimos en un mundo donde algo que no es real, como no tiene concepto, lo llamamos “irreal”. Es irreal porque las personas no pueden suponerlo ni imaginarlo. Pero si hay suficiente cantidad de personas que interactúan con esa información, hay un momento que se crea el concepto. Eso es lo que se llama la masa crítica, cuando hay suficiente cantidad de personas interactuando con esa información.
Eso es lo mismo que el bosón de Higgs. La interacción materializa y genera masa, tanto en el mundo de los conceptos como en la realidad formal.

Si no quieres modificar tu pensamiento, no pienses; simplemente, repite.
Si quieres evolucionar, considera las propuestas que aparecen y no digas “imaginación”. La imaginación es como la luz, ya que se puede materializar.
Pero perfectamente, si ese es tu deseo, puedes vivir en un mundo donde la única imaginación válida y permitida como materialización sea el dinero y su corolario de deudas, estafas, esfuerzos, gastos.
Puesto que es una realidad de tercera dimensión, nunca te permitirá estar en el cielo, gozando, sino solo sufriendo, y sintiéndote bien si la acabas de trincar, pero luego poco a poco, va desapareciendo. Esa es la materialización del mundo de la dependencia tóxica y de la adición.
Pero hay un mundo donde no existen las adiciones y solamente se materializa el gozo, aunque no la carencia.

El ser humano tiene un hemisferio lógico que se mantiene interactuando con el campo unificado donde se encuentra, o sea con la realidad que puede formular, cuya base es el recuerdo, porque la realidad en la tercera dimensión está basada en el recuerdo y lo que busca siempre es seguridad.
También forma parte del recuerdo el conocimiento de las leyes, acerca de lo correcto y lo incorrecto, en la interacción entre las personas, o sea las normas sociales.

Mientras, el hemisferio creativo no interactúa con ese campo, porque se sitúa permanentemente ante lo nuevo posible.
Pero lo difícil es entrar precisamente en ese hemisferio creativo sin recurrir al hemisferio lógico, o, recurriendo a él en una forma adecuada.
Todo eso forma parte de las iniciaciones y del uso adecuado de los símbolos.
Los símbolos manejan una realidad diferente a la realidad que maneja el hemisferio lógico. De esa manera, a través del hemisferio creativo, puedes entrar en conexión con dimensiones superiores.

Atlas confirma qué sucede en la Atlántida

UNO:
La confirmación de la existencia del bosón de Higgs en el año 2012, confirmada también en el 2013 con el acelerador de partículas, ha permitido encontrar en el mecanismo de Higgs la forma en que la luz se transforma en materia.
De esta manera, cuando hablamos del bosón de Higgs estamos hablando de materializar la luz, es decir, de hacer aparecer un cuerpo.

Esa es una de las propiedades que se considera existen en la Atlántida
Está claro que la Atlántida no es un territorio suficientemente explorado por lo que se llama ciencia. Sin embargo, el bosón de Higgs o mecanismo de Higgs confirma que es posible la materialización y la desmaterialización de los cuerpos, así como la tele-transportación.

Curiosamente, o quizá deberíamos decir sincrónicamente, es decir, expresando una sincronía, el programa a través del cual se confirma la existencia del bosón de Higgs y por tanto la posibilidad de la materialización de la luz se llama Atlas.
De modo que Atlas viene a confirmar qué sucede en la Atlántida.

La tripleta de configuración es similar a un enlazamiento o malla, que puede recordar al ADN

tripleta de configuración
Cuando te sitúas en las 20 transcendencias o 20-13, es decir, en las 20 ondas encantadas, estás manejando el código Tzolkin. Sin embargo, también pudiera ser que solo manejaras esto y hay muchos Tzolkin que son únicamente secuencias de ondas encantadas.

Hay Tzolkin que manejan esto, hablando de un nivel donde ciertamente lo transcendente se asoma, pero también es conveniente incluir ese dibujo o forma entrelazada que constituyen las casillas de portales y que se conoce como “tripleta de configuración binaria”. Utiliza una frecuencia 3, dado que tripleta significa algo relacionado con el 3, y colabora en la configuración en este caso binaria, o sea de la dualidad.

Esta tripleta es similar a un enlazamiento en forma de malla, que puede recordar al ADN.
En su interior se encuentran dos líneas verticales, que nos sitúan en aquello que se activa en el 2012. Es la referencia a las columnas de Hércules, o, un poco al estilo de Zuyua, a las columnas de Atlas.
¿Por qué decimos que las columnas de Hércules tienen relación con el 2012?
Atlas es el nombre o padrino de esa entrega de conocimiento que supone el Bosón de Higgs en el año 2012.
El programa de investigación Atlas es el que realiza el experimento que confirma la existencia del Bosón de Higgs y la forma en que la luz se transforma en materia.

Encontramos bajo la denominación de columnas de Hércules a las columnas de Atlas; ese es parte del enigma al estilo Zuyua que se nos plantea en estos momentos: Atlas y Hércules son lo mismo. Pero depende de cómo lo mires, del ángulo, pureza y claridad de tu visión. Cuando aclaras tu visión te das cuenta de que Atlas y Hércules es lo mismo.

En el año 2012 se confirma la existencia del Bosón de Higgs. Ese mismo año 2012 está señalado en el código Tzolkin de la cultura maya como un momento donde algo llega a su fin y algo comienza. El año 2012 en el código maya es el momento en que comienza una nueva etapa de la humanidad, uno de cuyos tesoros es el conocimiento del in lak’ech o “tú eres otro yo” como fundamento de la realidad, pero no aplicado con carácter excluyente, desde una óptica que favorece el plegamiento sobre sí mismo, sino como expansión e inclusión.
En ese sentido la humanidad aparece incluida en el in lak’ech.
El in lak’ech no se dice únicamente a alguna persona de tu cultura sino a toda la humanidad.

Encontramos que todo lo que forma parte material de esta realidad está compuesto por átomos, y a su vez los átomos por partículas subatómicas que son intercambiables. De la misma manera, toda la humanidad está compuesta por esos elementos, que permiten el reconocimiento, independientemente del hecho étnico, cultural, social, económico o incluso de género.
Las partículas están compuestas por luz. El Bosón de Higgs muestra cómo la luz se transforma en materia, siendo el Bosón una partícula subatómica.
La luz, a través del juego de las partículas subatómicas toma forma, y las partículas subatómicas a través de los átomos conforman las cosas.
Todo lo que vemos es luz, incluyendo los cuerpos de las personas con las que nos encontramos.

Consecuentemente el in lak’ech o “tú eres otro yo” ya no sirve para reconocer a tu etnia sino a toda la humanidad. A este cambio de escenario nos lleva el in lak’ech de la mano. El in lak’ech te toma de la mano y te introduce en ese escenario, entre otras cosas a través del Tzolkin.
Por eso este descubrimiento del Bosón de Higgs refuerza los contenidos del Tzolkin.

Pero el Tzolkin también puede ser considerado como una cuenta de los días, es decir, como un calendario al que se le puede asociar el calificativo de sagrado, porque se le relaciona con festividades y con momentos de celebrar lo sagrado.
Esa sería una forma elemental de considerar el Tzolkin como un calendario sagrado: el Tzolkin es un calendario sagrado porque dialoga desde otra dimensión. Desde dimensiones superiores de la vida dialoga con el ser humano a través del juego, las ondas y los sellos.
Lo que primero aparece como 20 sellos (20 sellos, 20 unos), a través del Tzolkin se transforma en 20-13, entendiendo que el 13 es una referencia a la transcendencia.
De modo que de una forma elemental los 20 sellos nos hablan de 20 unos, 20 amaneceres, 20 días o 20 cualidades, pudiendo ser expandida cada una de ellas hasta convertirse en algo transcendente.

Entonces, el Tzolkin es el asunto de las 20 transcendencias. De ahí el enfoque de lo sagrado, que atribuido a un día es algo ritual, donde no es necesaria la conciencia, ya que con un grado muy bajo de conciencia se pueden hacer muchos rituales. Sí, ciertamente estás en el ámbito de lo sagrado, porque te diriges a lo sagrado, pero en tu interior no hay transcendencia.
Sin embargo, cuando te manejas desde las 20 transcendencias, que es el Tzolkin, entonces ya tienes una expansión de lo sagrado y ya realizas lo sagrado con una plenitud.

Si la materia es luz, entonces el cambio climático no se resolvería desde la materia sino desde la luz

Si la materia es luz, y no una luz cualquiera sino luz que toma forma para cumplir una misión, entonces el llamado cambio climático, las emisiones de gases tóxicos y todo ese montón de asuntos que se plantean como problemas, no se resolvería desde la materia sino desde la luz.

Si la materia es luz cumpliendo una misión, y para eso toma una forma como explica el Bosón de Higgs, todos los problemas que plantea el cambio climático como resultado de la actividad industrial del hombre tendrían solución con la consideración de la luz.
Serían un problema de luz y de iluminación, y entonces simplemente una llamada de atención o convocatoria.

Traduciéndolo a través de la analogía con la historia, sería similar al problema que presentaba el agua del río Nilo al transformarse en sangre. En aquel tiempo sería ciertamente un problema que al ir a coger agua lo que se encontrase fuera otra cosa. Pero no era un problema de depurar el Nilo sino una convocatoria o llamada.
Si sucediesen cosas extrañas, inapropiadas para tus proyectos, por ejemplo que se llenase todo de ranas, saltamontes o contaminación de manera que casi no se pudiera respirar, sería entonces una convocatoria o llamada, algo que también es un despertar y un descubrimiento.

Cuando de repente te das cuenta de algo, se enciende una luz. En el año 2012, que estaba anunciado como finalización e inicio, suceden dos cosas casi insignificantes según un determinado criterio, pero quizá muy relevantes según otro criterio.
Una es un descubrimiento, que también puede significar toma de tierra, porque el descubrimiento se hace real cuando alguien dice “tierra”. Podríamos estar diciendo esta palabra cada vez más fuerte, tierra-tierra-tierraaa, de modo que el contenido llegase a capas cada vez más profundas y al mismo tiempo convocase a una masa crítica, es decir, a una masa cada vez más amplia hasta convertirse en determinante.
Eso sería lo mismo que estaría diciendo la luz del Bosón Higgs, que al tomar masa, materia y forma está fabricando tierra y diciendo que la tierra es luz; la luz hace tierra cuando hace materia y toma forma.

Pero también estaría dando explicación y sentido al segundo de los acontecimientos, que bien podría ser considerado insignificante, y es la toma de tierra, la llegada a la tierra o la aparición en la tierra de Félix Baumgartner con su salto desde la estratosfera, mostrando así físicamente, en otra dimensión pero análoga al Bosón de Higgs, que la entrada en la tierra es posible desde el límite de la atmósfera.
Félix Baumgartner demuestra que los extraterrestres pueden venir a la tierra con un simple paracaídas, sin necesidad de usar naves que llamamos platillos volantes.
Félix Baumgartner demuestra que se puede entrar en la tierra con un simple paracaídas. “Félix” significa feliz y “Baumgartner” significa jardinero de los árboles, ya que “Baum” puede ser traducido como árbol y “gartner” como jardinero.

Encontramos que la traducción es desvelar el análogo y en el feliz-jardinero-de-los-árboles encontramos que tiene un sentido de diálogo donde quiere transmitir algo; es un descubrimiento.
Es un descubrimiento que por un lado expresa cómo los llamados extraterrestres pueden venir a la tierra tantas veces como quieran y tantos como quieran, y al mismo tiempo está asociado al descubrimiento del Bosón Higgs, de cómo la luz entra en la materia.

La luz al entrar en la materia es el Bosón Higgs, que es similar a que los extraterrestres o seres de dimensiones superiores desciendan a la tierra.
Encontramos que hay una sincronía entre estos descubrimientos y el que empieza cuando alguien dice “tierra”.
También los viajes en el tiempo, donde lo que hace falta es poder desmaterializarse y volver a materializarse, tienen que ver con este misterioso asunto del sonido, de la palabra “tierra”, de la palabra “feliz” y de la palabra “Colón”, que significa “miembro de un grupo” o “alguien que forma parte de un grupo”.
Desde la curiosidad, que es una virtud o don de los seres humanos surge la pregunta ¿de qué grupo?