Podemos preguntarnos ¿existe Isis?

Podemos preguntarnos ¿existe Isis?, o decir “Isis no existe”.
Isis busca los trozos de su marido Osiris, troceado, y lo reconstruye. ¿Existe o no existe? El amor, ¿existe o no existe? ¿El amor da vida o el amor no da vida?

En algún momento es importante situarte ante esa pregunta: ¿el amor da vida o eso son tonterías?, ¿existe o no existe?

¿Existe el arcángel Miguel y el ejército?, ¿existen las células madre y las defensas, todo a favor tuyo, o no existen?

Sí existen, claro que existen.
En el nivel máximo necesitan que existas tú, que estés despierto y lo afirmes.

Hay un ejército que te defiende permanentemente

Hay un ejército que te defiende permanentemente. “Ejercito” quiere decir fuerza, fuerza poderosa. Hay un ejército o fuerza poderosa que te defiende permanentemente, que te cuida y protege permanentemente, incluso cuando duermes, estás distraído, te equivocas, eliges mal o pierdes el rumbo.
Estamos hablando de un ejército como fuerza, y fuerza es energía. El ejército es visible, la fuerza se siente. La energía no se ve, a veces no se siente, pero es algo totalmente real. La energía pertenece al lenguaje y escenario de la ciencia; pertenece al lenguaje tecnológico e hiperpractico de hoy.

Hay una energía, en otra terminología un ejército, que te protege permanentemente, incluso cuando duermes, estás distraído o equivocándote, eliges mal o vas contra ti. Y ese ejercito son tus defensas.
Hay una fuerza organizada, como un ejército, que te defiende permanentemente. Tiene varias líneas de acción. Primero actúa a través de microorganismos, sobre todo bacterias amigas. No son solo bacterias, sino que hay toda una vida microscópica organizada que no eres tú pero que te cuida y te protege permanentemente.

Luego hay otra línea de defensa que proviene de tu propia química, mediada por tus genes y cromosomas que aparece en forma de hormonas, enzimas, linfocitos, macrófagos, etc.
Esta línea defensiva, este segundo cuerpo de ejército está en conexión con tus ancestros y con tus karmas y responde a patrones instalados, que tú puedes modificar, sanar o recuperar a través de TU INTEGRIDAD, a través de tu acción integra, tu palabra integra y tu pensamiento íntegro.
Luego hay otro nivel, otra línea más profunda y es la que representan las CÉLULAS MADRE.

El primer nivel, el de los microorganismos, tiene que ver con la higiene, con la alimentación, con el agua, el aire, etc. Se sanea con cosas externas: buena alimentación, buen agua, buen oxígeno, ejercicio, etc.
El segundo nivel, el de la química interna relacionada con los cromosomas y por tanto con los ancestros, se sanea con integridad, con agradecimiento, con perdón y con honra.
Pero el nivel más profundo dónde actúan las células madre se sanea desde lo sagrado.

La sabiduría expresada por las tradiciones habla del arcángel Miguel como el jefe de un ejército. En parte, esto es como un lenguaje místico-religioso, pero en realidad es también una expresión de ciencia, por cuanto es el resultado de una práctica, es decir, de sucesos que ocurren en la vida real, solo que ese conocimiento científico habla de Miguel como jefe de un ejército antes de que el lenguaje científico conozca la existencia de células madre.
Hablar del arcángel Miguel es como hablar de las células madre cuando ni siquiera sabes que existen células madre. Pero la experiencia sí existe y cualquier persona invocando al ángel Miguel consigue vencer enemigos poderosos y reconstruir la vida.

Por eso es importante reconocer que hay un ejército poderoso que te cuida permanentemente; es importante reconocer que toda la vida, que toda la fenomenología y todo lo que sucede está en favor tuyo.
Todo lo que existe y ha existido está en favor tuyo y te está mirando. No se trata de que vayas al bar, limpies tu casa o compres ropa bonita, sino que de alguna manera se trata de que despiertes la realidad de lo sagrado, es decir, que permitas y desees el despertar de tu ser espiritual, llevando a toda la humanidad contigo.

Todas las células del cuerpo proceden de células madre indiferenciadas, es decir, totipotenciales

Todas las células del cuerpo, todas las células que componen cada uno de los órganos, el ojo, el hígado, los huesos, etc., proceden inicialmente de células madre indiferenciadas, es decir, que son totipotenciales. Pueden aparecer en su expansión y crecimiento en la forma que elijan, según el programa que decidan seguir. Todas las células del cuerpo proceden de células indiferenciadas que luego se especializan.

En cada célula hay un programa funcional. Las células están desarrollando un programa para la función que han elegido como voluntarias desarrollar. Todo el cuerpo está compuesto por energía voluntaria cumpliendo una misión, desarrollando un trabajo que ha elegido desarrollar. Todo en el cuerpo proviene de células indiferenciadas y totipotenciales, que desarrollan una especialización.
Esa parte funcional es la que está mostrando que está vivas; están vivas desarrollando ese programa. Esa funcionalidad es lo que se considera “parénquima”. Parénquima es la parte funcional del órgano.

Cuánticamente podemos considerar que la célula es igual a un ser humano, o que un ser humano es igual a una célula, porque la visión cuántica encuentra que el todo aparece en cada parte. De este modo, mirando en este espejo cuántico, encontramos que, al igual que las células son voluntarias para asumir un programa, también los seres humanos son voluntarios para asumir un programa. Las células son voluntarias para asumir un programa donde todo el programa está en cada célula, pero también en la unión de todas las células encargadas de llevar a cabo ese programa.
Si esto es un símil del ser humano, el ser humano también contiene un programa, que le hace depositario al 100% de la configuración de la realidad, pero que también lo es en el enlazamiento, en el encuentro y en la cohesión con todas las demás expresiones de ese programa, que son todos y cada uno de los seres humanos.

El todo está en el uno, y el uno es la expresión del todo, pero necesita en su conciencia incluir a todos. Por eso el camino de la conciencia es también el camino de la paz.

Cuando se activan las células madre

CUANDO SE ACTIVAN LAS CÉLULAS MADRE (Extracto del libro en preparación “Tiempo de ser o la impecabilidad sin esfuerzo”)
Cuando se activan las células madre, lo puedes sentir.
Cuando se activan las células madre de repente te sientes no “muy bien”, sino “lo siguiente”. Estás diciendo algo y de repente todo tu cuerpo te transmite una sensación de plenitud. Es como si no necesitaras nada y lo tuvieras todo. Ni siquiera necesitas defenderte, sino al contrario, de tu cuerpo sale una vibración expansiva gozosa.

Por eso, en este momento en que estamos como humanidad y como arquetipo entrando en el tiempo de la plenitud, es importante, posible y necesario activar la autoconciencia, enfocando hacia la plenitud, programando como una antena de un radiotelescopio la autoconciencia hacia sentir la plenitud, sabiendo que es posible, que existe y determinando que tus escáneres espirituales están enfocados a eso.

Por una parte, porque para ti es una nutrición extraordinaria cuando te sitúas ahí y por otra porque esa nutrición extraordinaria que es para ti, lo es también para el arquetipo. Todas las personas, toda la humanidad como conjunto se ve beneficiada por ese momento nutricional maravilloso de lucidez.
Por eso decimos que es “lo siguiente”. Es un momento de lucidez y un sentir de plenitud.
Ese es el tiempo, el espacio y el lugar hacia donde se dirige la humanidad, hacia la plenitud.
Ahora la masa crítica que se busca es la que va hacia la plenitud.

CURSO ONLINE 25 de octubre: El Tzolkin evolutivo y su relación con las células madre y neuronas espejo

CURSO ONLINE 25 de octubre: El Tzolkin evolutivo y su relación con las células madre y neuronas espejo

CÉLULAS MADRE Y NEURONAS ESPEJO:
Los sellos del Tzolkin contienen una vibración concentrada de energía viento.
Calificar a los sellos del Tzolkin como energía viento quiere decir que es una energía dialogante, que precisa conciencia y que estés presente en el diálogo.
No es un ruido, sino una energía dialogante que contiene una energía transformadora que proviene de la energía creadora que sustenta la vida; sustenta y crea. Conectar reconociendo esa energía libera la capacidad de sustentar y crear la vida en tu interior, la cual te lleva a ser cada vez más real.

Es algo similar a la energía concentrada en el interior de las células madre, que tienen una energía explosiva, pero no explosiva destructiva, sino explosiva tipo Big Bang, es decir, creadora. Son como pequeños big bang que se activan al conectar con la energía creadora exterior. Esos pequeños big bang interiores, que son tú, se activan al conectar con el gran Big Bang exterior que es la realidad Dios, es decir dimensiones superiores y lo óptimo, es decir, tu mejor ensueño multiplicado por infinito.
La forma de activarse es utilizando la malla de espejos que forma la red de neuronas espejo que conecta a todos los seres humanos, no solamente los que están vivos en un momento, sino también, por su naturaleza, a los seres humanos de cualquier época, pasada, presente y futura.

Las indicaciones acerca de las neuronas espejo y las células madre desde el Tzolkin se ven reveladas al superponer el Tzolkin de ondas sobre el Tzolkin tipo.
En esa superposición encuentras que sobre tu sello natal se ha dispuesto otro en relación al número en que se encuentra tu sello natal en las líneas horizontales. En ese lugar, lo que aparece revela la onda evolutiva que activa las células madre.
Donde se desplaza tu sello, es decir el nuevo lugar donde se va a encontrar tu sello natal, revela la onda donde se encuentra lo que activa tus neuronas espejo.
Con las células madre viene más energía hacia ti; te refuerzan y regeneran el cuerpo. Es el mismo número de casilla en los dos Tzolkin.
Las neuronas espejo te permiten establecer una conexión fuera de ti. Se obtiene buscando en el Tzolkin evolutivo en qué posición está tu kin y trasladándolo al Tzolkin tipo. En este caso se trata de otro sitio, por lo que tienes que salir de ti.

INFORMACIÓN Y RESERVAS:
nuevocalendariomaya@gmail.com (Ana)
Teléfono 034 697.666.252 (whatsapp)
curso online

Cuando se activan las células madre, lo puedes sentir

plenitud s
Cuando se activan las células madre, lo puedes sentir.
Cuando se activan las células madre de repente te sientes no “muy bien” sino “lo siguiente”.
Estás diciendo algo y de repente todo tu cuerpo te transmite una sensación de plenitud. Es como si no necesitaras nada y lo tuvieras todo. Ni siquiera necesitas defenderte sino al contrario, de tu cuerpo sale una vibración expansiva gozosa.

Por eso, en este momento en que estamos como humanidad y como arquetipo entrando en el tiempo de la plenitud, es importante, posible y necesario activar la autoconciencia, enfocando hacia la plenitud, programando como una antena de un radiotelescopio la autoconciencia hacia sentir la plenitud. Es decir, programarlo, saber que es posible, saber que existe y determinar que tus escáneres espirituales están enfocados a eso.

Por una parte porque para ti es una nutrición extraordinaria cuando te sitúas ahí y por otra porque esa nutrición extraordinaria que es para ti, lo es también para el arquetipo. Todas las personas, toda la humanidad como conjunto se ve beneficiada por ese momento nutricional maravilloso de lucidez.

Por eso decimos que es “lo siguiente”. Es un momento de lucidez y un sentir de plenitud.

Ese es el tiempo, el espacio y el lugar hacia donde se dirige la humanidad, hacia la plenitud.
Ahora la masa crítica que se busca es la que va hacia la plenitud.
Gracias, bendición y gozo. Perdón.

Las células madre se multiplican de forma exponencial, como una explosión, y no desgastan su telómero

(29/4/2014)
Las células madre se multiplican de forma exponencial, como una explosión, y no desgastan su telómero.
Las células normales no se replican exponencialmente sino que se duplican, y en ocasiones van consumiendo o desgastando su telómero, por lo cual al cabo de unas cuentas duplicaciones empiezan a envejecer. Pero las células madre no envejecen, sino que mantienen permanentemente su fuerza y su capacidad de reproducirse, de tal manera que las podemos considerar como resonantes en la inmortalidad, en la renovación permanente de la vida, es decir un poco lo equivalente conceptualmente a la nave de Isis, a la renovación constante de la vida.
Podemos ver cómo en el cuerpo del ser humano hay algo que le une a dimensiones superiores, que sería esta posibilidad de renovarse permanentemente.
Hay una parte que le une a dimensiones superiores y al tiempo no quemante sino constante, o sea del amor que nunca se acaba, y otra parte de su cuerpo estaría relacionado con el tiempo quemante de Cronos, que devora a sus hijos, y que correspondería a esta dimensión sufriente, donde las cosas envejecen y mueren.

En el cuerpo coexistirían esas dos posibilidades. Luego está la conciencia, que puede enfocarse hacia una de estas dos realidades que existen en el cuerpo. Si la atención de la conciencia está volcada hacia las cosas finitas, que se marchitan y mueren, y desconoce la otra realidad, donde todo florece de forma permanente, quizá podríamos considerar que esa persona, presente al vivir muriendo, está en realidad dormida a la otra realidad, donde se trata de vivir interactuando gozosamente de forma permanente.

Juan Pablo II se dirige a todas las personas que creen que se están muriendo

Juan Pablo II se dirige a todas las personas que creen que se están muriendo y les invita a comprobar que lo que hacen es estar vivos.
Juan Pablo II, que instituye la fiesta de la misericordia, el día en que Tomás comprueba que Jesucristo está vivo, se dirige a todas las personas para invitarles a comprobar no que se están muriendo sino que están vivos; a comprobar que la vida persiste y se mantiene; a salir de un concepto de amenaza, de una vivencia que les hace perder la libertad y que les impide amar, porque si crees en la muerte y en la carencia no puedes amar, porque no puedes dar si crees que todo está basado en que te quitan la vida.
Juan pablo II comprueba que puedes vivir, que la fuerza de la vida es superior, que estando en el lado de la vida, vences a la muerte. Y la fuerza de la vida es el amor, las células madre. El nombre de Tomás es células madre, Ta-Am (Ta= células, Am= madre).
¿De qué lado estamos?, ¿en qué creemos?, ¿qué convocamos?
Creas lo que crees y convocas lo que crees.
¿De qué lado estamos?

Cómo activar las células madre y las neuronas espejo

ondas evolutivas
Los sellos del Tzolkin contienen una vibración concentrada de energía viento.
Calificar a los sellos del Tzolkin como energía viento quiere decir que es una energía dialogante, que precisa conciencia y que estés presente en el diálogo.
No es un ruido, sino una energía dialogante que contiene una energía transformadora que proviene de la energía creadora que sustenta la vida; sustenta y crea. Conectar reconociendo esa energía libera la capacidad de sustentar y crear la vida en tu interior, la cual te lleva a ser cada vez más real.

Es algo similar a la energía concentrada en el interior de las células madre, que tienen una energía explosiva, pero no explosiva destructiva, sino explosiva tipo Big Bang, es decir, creadora. Son como pequeños big bang que se activan al conectar con la energía creadora exterior. Esos pequeños big bang interiores, que son tú, se activan al conectar con el gran Big Bang exterior que es la realidad Dios, es decir dimensiones superiores y lo óptimo, es decir, tu mejor ensueño multiplicado por infinito.
La forma de activarse es utilizando la malla de espejos que forma la red de neuronas espejo que conecta a todos los seres humanos, no solamente los que están vivos en un momento, sino también, por su naturaleza, a los seres humanos de cualquier época, pasada, presente y futura.

Las indicaciones acerca de las neuronas espejo y las células madre desde el Tzolkin se ven reveladas al superponer el Tzolkin de ondas sobre el Tzolkin tipo.
En esa superposición encuentras que sobre tu sello natal se ha dispuesto otro en relación al número en que se encuentra tu sello natal en las líneas horizontales. En ese lugar, lo que aparece revela la onda evolutiva que activa las células madre.
Donde se desplaza tu sello, es decir el nuevo lugar donde se va a encontrar tu sello natal, revela la onda donde se encuentra lo que activa tus neuronas espejo.

La SIMPLE recitación de la onda, activa tus células madre. La simple recitación expresa los contenidos del viento como comunicación, y al mismo tiempo exige una conciencia, estar presente en ello, que son los dos requisitos fundamentales.
Lo mismo sucede con la activación de las neuronas espejo. La simple recitación de la onda, las activa.
Las dos son complementarias y necesarias.