Amar lo que sucede tal y como sucede es la forma en que los conflictos se resuelven

mirando desde la cueva small
La semilla aparece como sello cuarto en la exposición del Tzolkin tipo. Es la primera expresión del contenido amarillo, es decir la primera vez que aparece el cuarto color.
Es importante resaltar que aparece como primera expresión de todo lo que va a ser considerado como cuatro.

Al tono 4 se le atribuye una característica muy práctica, de cómo lograr el propósito, pero en sí a la semilla se le asocia el valor de florecer; no de resolver la cuestión de cómo florecer, sino de trasladar el concepto del florecimiento. La fuerza que florece, la capacidad de florecer y el poder de florecimiento muestran que hay un programa previo que es el que garantiza ese florecimiento.
El 4 considerado desde el tono te pregunta “cómo puedes lograr el propósito”, es decir, “qué puedes hacer para lograr el propósito”, pero el 4 desde los sellos no pregunta cómo, sino te dice que el florecimiento está asegurado y hay un programa para florecer. Uno dice “cómo” y otro dice “sea”, de tal manera que a la pregunta de “cómo” puedes responder diciendo sea, amen o no lucho contra el programa sino que estoy a su favor; soy un voluntario para el programa.

Eso traduce el color amarillo como expansión.
El color amarillo significa madurez. Está asociado al aire, como elemento donde las partículas están más separadas y no precisan de una forma rígida, por lo que también significa expansión.
Encontramos que esa madurez que permite la expansión está indicando que hay un proceso para que dejes de entrar en conflicto con el programa, te expandas y seas tú mismo al ser tú mismo.
Eso es un proceso de maduración, que consiste en abandonar todos los programas que no eres tú para ser tú, es decir, salir de ese engaño que consiste en seguir al ego para tratar de evitar que se vea lo que tu miedo te dice que es tu debilidad, y para tratar de parecer importante, fuerte o inteligente, todas esas cosas que te hacen sobreactuar, simplemente por emulación de lo “importante”, y que de cualquier manera indican una distorsión, donde la vida no es amorosa sino que debe ser doblegada, conquistada y domesticada, intentando que no te haga daño.
Pero eso no corresponde a la fuerza que por sí sola contiene florecimiento, asociando al florecimiento maravilla, sino que te hace querer ser el dueño cuando en realidad no necesitas ese apellido, sino simplemente SER, ya que la realidad es un espejo que te traduce.

Es importante en este año considerar la semilla como onda, porque está asociada a la onda de la serpiente, donde puedes encontrar fácilmente tu energía vital, tu kundalini y tu luz, y cómo esa energía vital, esa kundalini y esa luz, que aparecen con el color rojo, en su interior tienen la fuerza de florecimiento y la capacidad de expansión. Pero también, si tu relación con el programa es de conflicto, está mermando tu propia kundalini.
Dejar al programa que florezca permite ascender a tu kundalini, y viceversa, si no hay paz contigo mismo, tu kundalini se ve bloqueada.

Amar la realidad tal y como acontece es amar la vida. Amar lo que sucede tal y como sucede es la forma en que los conflictos se resuelven. Amar el programa deja inactivo al ego.

La semilla es el cuarto sello y la primera vez que aparece el color amarillo, indicando de alguna manera un primer nivel de expansión, asociado al primer rojo que es el dragón, con la solidaridad y la luz entrando en la forma para cumplir una misión, completando así la primera presentación de los 4 colores.
La siguiente vez que aparece el amarillo es con la estrella como sello 8, asociado a la ética, la estética y la armonía. Corresponde al color rojo que expresa la serpiente. La armonía de la estrella, que va a dar lugar a la sociedad de la estrella, expresa justamente esa expansión de la kundalini de la serpiente.
La tercera presentación del color amarillo es el sello del humano como sello 12. El programa de la semilla, que cuando aparece la kundalini va a dar sustento a la armonía y belleza de la estrella, aparece claramente como expresión del ser humano, ganando libertad. Entonces, la energía le viene de conectar con la emoción que expresa la luna.

Claramente se ve que hay un ascenso gradual en los contenidos de la expansión que expresa el amarillo. Este humano que ha ganado la libertad y los pensamientos elevados al conectar con la emoción, previamente ha experimentado la belleza y la armonía al expandir la kundalini, y antes ha reconocido su programa como parte de la tarea solidaria de la luz cumpliendo una misión.
En el siguiente movimiento aparece como guerrero. Ese hombre libre es un guerrero, porque expande su conciencia y libera su conciencia de hechizos, ya que la emoción que le hacía libre le transforma en un caminante del cielo.
Ese nivel es el cuarto y expresa de alguna manera las tareas de la cuarta dimensión.

La quinta dimensión aparece como el lugar donde la expansión es luz, como expresa el sello 20, el sol, pero cuya base energética, roja, es el cuerpo del voluntario de la tierra.

Ahora es el momento de la kundalini.

Los sellos amarillos son grandes rezadores

florecillas amarillas small
Los sellos amarillos son grandes rezadores, porque están luchando contra los hechizos, deshaciéndolos.
Al deshacer los hechizos, sanan y recuperan el cuerpo, primero el cuerpo físico pero luego el cuerpo del amor y sobre todo el cuerpo del gozo.

Por ese motivo los sellos amarillos y también las ondas amarillas son grandes rezadores, porque manejan la palara desde el punto de vista de los pensamientos elevados, es decir, te suben de dimensión con su expresión.

Los que más realizan esta tarea son los sellos amarillos de las ondas amarillas, porque es desde donde actúan directamente los guías.
En una onda, los guías son siempre de ondas del color del propósito, de la transcendencia y de los tonos 5 y 9, que manejan esa fuerza extra que proviene de la intención y la energía de los guías.
Las ondas amarillas están deshaciendo los hechizos que llevan a las personas al sufrimiento y a la limitación, impidiéndoles la elevación.

Los sellos amarillos de ondas amarillas son los que más realizan esta tarea de la oración y de decir la maravilla, porque orar es hablar y orar a Dios es establecer un puente con Dios y con lo óptimo.
La oración es parte de lo óptimo y de la lucha contra el hechizo, que en realidad no es una lucha sino un desatar hechizos, ya que quizá era necesario permanecer en el hechizo, como quien está en la oscuridad, para reconocer la fuerza maravillosa de lo óptimo.

Cuando consigues hacer la paz en la dificultad es un momento extraordinario, estableciendo que eres un voluntario para encontrar la maravilla en ese punto.
Por eso los sellos amarillos de ondas amarillas realizan claramente esa función desde la energía de los guías, pero también lo hacen los sellos amarillos de todas las ondas y todos los sellos de las ondas amarillas.

El resultado cuando se deshacen los hechizos es un cuerpo glorioso. Por eso al amarillo le sigue de nuevo un nuevo inicio en el rojo.

El color amarillo expresa los hechizos en los seres humanos

El color amarillo expresa los hechizos, de la misma manera que el rojo expresa corporalmente las somatizaciones y las emociones fuertes, sufrimientos y angustias existentes en el ADN.

El color amarillo en la secuencia de los sólidos platónicos es el aire, y está asociado al tetraedro. La materia, en el estado que expresa el aire, no necesita de la forma para ser. Los átomos que componen una determinada sustancia, en el estado volátil que expresa el aire siguen siendo esa materia y están unidos, pero no por algo rígido, que es lo que expresa la forma.
Los seres humanos están unidos por todos los pensamientos que han hecho, por la definición de lo correcto y lo incorrecto, lo bueno y lo malo, lo posible y lo imposible, por las ideas de pertenencia, las leyes, etc. Hay todo un entramado que es aprendido.
Por eso el amarillo es una maduración y el resultado de ese aprendizaje. Es todo un entramado que une a los seres humanos, sin necesidad de un vínculo físico visible.

Los seres humanos, como los átomos y las moléculas de las sustancias, son eso pero no necesitan de la forma para saberlo.
La forma une y aproxima, y en el estado volátil del aire no es necesaria.
Por eso los hechizos, las ideas de racismo y de sumisión, y todos los convencimientos están expresados por el color amarillo.

La misión de las personas que nacen con el color amarillo es la liberación de todo ese entramado de hechizos, de obstáculos a la sociedad de la estrella, que no tienen una forma física pero sí una forma que condiciona, limitando la libertad; constriñendo y empequeñeciendo la conciencia; e imposibilitando la expansión que supone el florecimiento.

En el florecimiento hay una entrada a otra dimensión, porque no es lo mismo un árbol que una semilla, que hija de un árbol.
Un árbol es un santo porque las semillas que produce son la visión padre-madre del árbol a través de todas las semillas. Es una expresión del salto cuántico. Por eso el castillo verde sucede también asociado al color amarillo de la sociedad de la estrella.

El color rojo y el amarillo son ocultos entre sí, de tal manera que un sello rojo tiene como oculto un sello amarillo y viceversa, expresando en el nivel de la misión algo enlazado, donde por un lado se está produciendo una liberación en la parte mental y estructural de los acuerdos de la sociedad, y por otro lado una terapia en el cuerpo y en el ADN.

Es parte de la de misión que tienen estas personas. En unos casos es prioritario el trabajo con el cuerpo y en otros el trabajo con los acuerdos.

EL HUMANO: El color amarillo (Extracto del Libro de los Sellos)

El Humano es un sello amarillo, como la Semilla, la Estrella, el Guerrero y el Sol.

Amarillo significa madurar, el final de un proceso en el cual se ha llegado a la maduración. O sea que es el momento en que has llegado a ser tu mismo. La maduración en un embrión humano es haber llegado a la plenitud tanto en cada uno de los componentes como puede ser el hígado, el ojo, como en la persona.

La libertad de la que habla el Humano, es el final de un proceso de maduración. El humano pertenece al futuro, porque es una maduración, es decir no es todavía todo lo que es. O quizás es que todavía no hay suficiente consciencia. El futuro significa que es algo en expansión en el presente.

Es similar al sol; de hecho no es que sea similar, sino que cada ser humano es un sol, cuando vive y alcanza la transcendencia (el Humano es el final de la onda del Sol).

La vinculación del Humano con el tono 12, expresa la cualidad real del ser humano, pero del ser humano que llega a ese nivel de maduración, o sea de evolución. El tono 12 es la respuesta a la pregunta hecha tal vez desde dimensiones superiores, de cómo puedo colaborar con todo lo que existe. El Humano es la respuesta a cómo la vida puede colaborar con todo lo existente.

 

La realidad amarilla del ser humano es el diseño más perfecto de cómo colaborar con todo lo que existe. Y aparece como tercer elemento en los colores.

El primer sello amarillo que aparece es la SEMILLA, que se presenta como un programa diseñado desde dimensiones superiores. La garantía de funcionamiento está en dimensiones superiores. Si encuentras que ese programa es defectuoso, tienes que protestar o pedir explicaciones a dimensiones superiores. Pero el programa es perfecto. Pero no importa protestar, porque lo importante es el diálogo. El diálogo en sí es una prerrogativa del espíritu.

La segunda vez que aparece lo amarillo es como ESTRELLA. La sociedad es un regalo. La Estrella habla de la sociedad de seres luminosos. Es un regalo. Ya es tuyo, va junto con la integridad. Y la integridad en sí es un regalo, porque es estar conforme contigo. Quizá te equivocas, pero por error, no por cálculo.

Y la tercera vez que aparece lo amarillo, eso que primero era un programa perfecto, luego era encontrar esa sociedad maravillosa de personas íntegras, es como HUMANO. La tercera aparición de lo amarillo es el Humano.

El servicio es el número tres. El humano es lo mejor que han encontrado en dimensiones superiores para colaborar con todo lo que existe, para cuidar de todo y de todos.

Nos adiestramos como propietarios a cuidar de nuestras cosas; el trabajo que se hace en la tercera dimensión de lo mío es como un adiestramiento a cuidar de todo, porque nadie cuida de tus cosas mejor que tu. Y “colaborar con todo lo que existe” es colaborar con el mismo interés cuidando de lo tuyo como si fuera mío; es encontrar aquello donde tu eres yo y yo soy tu, el lugar o la realidad de las neuronas espejo, o sea el lugar del ser, o sea del ser siendo.

(puedes adquirir el e-book por 5 euros en Amazon o solicitándolo en nuevocalendariomaya@gmail.com por paypal. También disponible en papel desde Madrid, por 10 euros más gastos de envío. Gracias)