El horizonte y el color azul (vídeo): en el azul sucede el cambio

EL HORIZONTE Y EL COLOR AZUL: VÍDEO
El agua genera una línea horizontal, que crea dos territorios, uno dentro y otro fuera.
En el Tzolkin, entre el 10 y el 11 también hay una línea horizontal, entre lo que denominamos el perro, amor incondicional, y el mono. Está determinando dos lugares, uno hasta el escenario del amor incondicional, y otro cuando atraviesas a otro territorio. Es igual que sucede con el agua, o estás en un territorio o en el otro. Cuando llegas al 11 estás en otro territorio, y para llegar a él hay que pasar por una serie de experiencias.

Si colocamos los sellos en círculo, la línea o espejo aparece entre el perro y el mono, pero también entre el dragón y el sol, determinando los sellos ocultos.
Hay otro espejo que se sitúa en la columna resonante, determinando los tonos ocultos.
Los dos espejos forman una cruz perfecta, dando lugar a cuatro lugares, esquinas o direcciones: ondas del dragón rojo, mago blanco, águila azul y estrella amarilla.

Luego tenemos dos líneas de portales, bordeando la columna resonante. Ocupan 3 líneas de las 13. Están expresando algo de la proporción aurea. Tendríamos las 5 primeras columnas, las 3 centrales y las 5 últimas, en total 13. Todos ellos son números de la secuencia de Fibonacci, que da lugar a la proporción áurea.

A la izquierda de la primera línea de portales hay dos castillos, rojo y blanco, y a la derecha otros dos castillos, amarillo y verde. En el centro, entre las dos líneas de portales se encuentra el castillo azul. El color azul es el presente, lo que te transforma, el tiempo, la conciencia. Indica lo que estás viviendo.

Los sellos azules son la noche, la mano, el mono, el águila y la tormenta.
La noche es el sello 3. Representa el sueño, que son las imágenes mentales
El sello 7 es la mano azul, que es la canalización, lo que haces.
En el sello 11 (cuando llegamos al agua) aparece el mono, después de la frontera del amor incondicional.
De esta forma, en el azul hay algo que piensas (noche), algo que haces (mano), pero luego entrando en el agua encontramos lo que sientes (mono).
Después, ya dentro del agua está el águila azul, que está hablando de percepciones, de la capacidad de percibir otra realidad.
Por último, la tormenta azul es el sello 19, y está asociada a la resurrección.

Cuando liberas tu emoción y te permites sentir (mono), te permites ser libre en lo que haces (mano) y te permites ensoñar y que acudan imágenes a despertar tu conciencia (noche), estás entrando en otra dimensión, en otro escenario. Y cuando liberas al águila azul conectas con una fuerza desconocida, que llamamos tormenta azul, resurrección, asociado a la palabra creadora (viento).

En el azul sucede la transformación.

Lo que hace falta es saber que todo va a ir bien, pero no como un deseo, que significa que estás en lo precario

(20/11/2014)
Lo que hace falta es saber que “todo va a ir bien”, pero en plan azul Tzolkin, es decir, no como un deseo, ya que significa que estás en lo precario y no tienes lo que deseas; tampoco como un conocimiento mental, como diciendo “si digo esta frase, me protejo”, porque eso significa también que estás en precario, que tienes miedo.

En sí estas dos actitudes también son útiles, por lo menos en el pasado. Ha habido un momento en el que la ilusión y el deseo podía ser útil para alinearte con lo óptimo. También ha habido un tiempo realmente muy cercano, del que casi estamos saliendo, en el que las afirmaciones positivas ayudaban a configurar una realidad, incluso desde lo mental.

Pero el azul Tzolkin está hablando de un presente donde te instalas y entras como voluntario. Es un presente adverso y por eso es necesario un voluntario, conectado conscientemente con el corazón del cielo, con el corazón amoroso de la vida, donde su actuar y su vivencia del presente contenga elementos del osar, pero del osar como experimentación, consciente.
Ya no se actúa ni desde el deseo, porque no quieres ni deseas que suceda tal o cual cosa, sino que solamente eres voluntario para vivir aquello, sabiendo que todo va a ir bien.

No necesitas hacer nada, ni repetir ninguna frase, ni visualizar. Solamente necesitas estar en el suceso, en el acontecimiento, con plena conciencia; quizá investigando, diciendo “mira lo que está pasando, tan raro”, “yo nunca hubiera transitado por aquí, pero aunque esto me desagrada, todo va a ir bien”, “aunque esto no es lo que deseo, todo va a ir bien”, “aunque no hay lógica en estos acontecimientos, pero todo va a ir bien”.
Todas las personas, por bien que hayan ido las cosas, por buenas experiencias que hayamos tenido, estamos yendo hacia el encuentro de lo maravilloso. Por mal que parezca que te van las cosas en este momento, incluso si los diagnósticos parecen inamovibles, estamos cerca de la maravilla.

Sea como sea tu realidad interior, no tiene más espectador que tú. Pero si atraviesas desde dentro del conflicto, ampliando la realidad, transformas el conflicto en cielo. Y si lo has hecho una vez, sabes que siempre va a ser igual.
Por eso no necesitas desear ni afirmar, solamente estar conscientemente allí, porque sabes vivencialmente que todo va a ir bien, y entonces eres un benefactor. Y cuando eres un benefactor, estás en la estrella.

Los colores: el azul (vídeo de 18 minutos)

Los colores: el azul (vídeo de 18 minutos)
Tan importante es el contenido de los colores como el de los sellos.
Cada 13 años desarrollamos un color, definido por el propósito de la onda de nuestro kin anual.
El azul es importante para que se pueda desplegar el color verde.
Pero, ¿qué significa el azul?
El azul corresponde en la formación de la tierra (llamada también planeta azul) al comienzo de la vida orgánica.
El color azul es cómo recuperas tu identidad y comienzas a ser tu

Muchas personas huyen de las emociones o enseñan a sus hijos a no dejarse llevar por ellas

La emoción, color blanco, está asociada a la vivencia del tiempo presente, color azul.
El color azul no es que solamente sea el presente, porque el presente dormido, del ego o en 3D no es azul. El color azul es evolutivo, y en él ya aparece la conciencia.

La asociación del blanco y el azul explica cómo el blanco asociado con el azul te introduce en el presente evolutivo. Escuchar tus emociones te introduce en el tiempo real, cuarta dimensión, cuarto castillo, donde te preparas para la iluminación.
El azul es el paso previo a la iluminación y está asociado al blanco, que es la emoción.

El blanco está compuesto por el amor incondicional (PERRO), pero también por la vivencia unificadora de que tú eres otro yo, y yo soy tu (ESPEJO); sentimos lo mismo, nuestros intereses son comunes; si te daño me daño, si te robo me empobrezco.
También el blanco, que traduce el mundo emocional, está compuesto por el VIENTO, el ENLAZADOR y el MAGO. El blanco es la puerta de entrada a las vivencias experienciales que suceden en el tiempo previo a la iluminación.

Muchas personas huyen de las emociones o enseñan a sus hijos a huir y no dejarse llevar por ellas, ya que consideran que la emoción les arrastra, juega con ellos y entonces pierden su centro. Pero, al final en cualquier forma en que se considere la infelicidad, eso es lo que se produce.

Sin embargo, la emoción te lleva al cielo, porque pertenece a la dimensión, realidad y tiempo Dios. Dios no es un burócrata jugando con estadísticas ni un fabricante de muñequitos, que por otra parte no tendrían comprador.
La cualidad del ser siendo del que ES, es el amor, que no es una emoción que juegue contigo. Lo más que puede suceder es que tú juegues con el amor, y lo utilices, no te fíes de él plenamente, o el miedo quizá te impida sentirlo, al creer que aquello que te da miedo es más fuerte que el amor, y por eso lo relegues.

Podemos decir que la emoción te lleva al cielo, porque pertenece al cielo y a lo óptimo. Incluso cuando en el tiempo y la dimensión del ego la emoción parece jugar contigo, no es nefasta ni negativa, aunque te arruine, sino todo lo contrario.
Se enseña a que las emociones no desestabilicen, lo cual significa permanecer en la dimensión del ego pero adaptado. Pero el problema es precisamente permanecer en la dimensión del ego, y lo bueno es que la emoción, sabia emoción, te desestabilice y destruya tu ego, para poder resucitar (tormenta) en el tiempo real.

Las emociones en 3D juegan contigo para despertar. Las emociones en 4D te permiten divisar la maravilla, que es algo vibracional.
La emoción te hace vibrar, y la emoción en plenitud es gozo.

El color azul abre la puerta a la inmortalidad (vídeo)

El color azul, asociado a los sellos noche, mano, mono, águila y tormenta, es el motivo de la reflexión de José Cabal en este vídeo (10 minutos) del reciente taller de Córdoba.

Las personas interesadas en el color amarillo de momento tendrán que esperar, porque no llegamos a grabar esa parte.
Gracias

Normalmente las cosas que son posibles no las conocemos o no las creemos.
El color azul representa las experiencias y lo que vivimos.
El primer sello azul es la noche y el siguiente la mano, manik o venado azul

La misión de la persona que es azul es despertar su conciencia a la vida

En relación con el comentario de una persona:

Relacionamos el azul con el acceso a la inmortalidad porque el azul significa presente, que es algo aparentemente relacionado con el tiempo y que sin embargo solo existe, posiblemente, de forma aparente.

De modo que cuando hablamos de presente nos referimos a las vivencias; no tanto a dónde estás sino a lo que vives, es decir, las vivencias experienciales desde una conciencia del ser despierto.
El presente no es donde estás o lo que haces pasivamente, sino lo que vives. Por eso el azul solo es aparentemente tiempo, siendo en realidad VIDA.
Cuando las vivencias experienciales son plenas y están llenas de vida se entra en la inmortalidad, o sea en el Olimpo.

Para la persona que es azul, su misión es vivir, es decir despertar su conciencia a la vida, de modo que todas las experiencias se transforman en vivencias.
Si la persona nace en un sello azul y además en una onda azul, el despertar de lo vivo en las experiencias abre esa calidad vivencial a todas las personas, representando el despertar de la conciencia de la vida desde el arquetipo para todas las personas.
Pero primero tiene que despertarlo para sí, siendo parte de su misión.

La vivencia de la persona que es azul solo llega a ser plena cuando también lo es respecto a la emoción, es decir, cuando integra lo blanco, ya que lo azul está lleno de blanco. Por tanto todas las vivencias experienciales están llenas de amor.

Ese es el despertar, porque lo azul es entrar en la inmortalidad y lo blanco entrar en el cielo, y la inmortalidad es cómo se vive en el cielo.

El color blanco, la emoción, abre un portal al cielo y a lo óptimo

colores natales
Lo primero que aparece como BLANCO en la secuencia de los veinte sellos es viento blanco. También, como onda, el viento es el blanco en el castillo verde de lo óptimo, donde sucede la sociedad de la estrella.
De modo que viento es el prototipo de blanco en esta dimensión 3D – 4D, pero también en quinta dimensión, estableciéndose a través de la emoción, el viento, la palabra y la comunicación un portal dimensional que te introduce en el cielo. La emoción te lleva al cielo.

El amor es el sentir de la realidad Dios. Entrar en esa frecuencia y vibración, por ósmosis te introduce y te asienta en el cielo, o sea en lo expresado por el castillo verde.
Esa es parte de la misión expresada desde el color blanco.
Para abrir el cielo es para lo que se abre el tiempo.
Urano-Cronos- Zeus es la secuencia de la inmortalidad y no la historia de un conflicto. Es un mapa de acceso a lo óptimo. El cielo Urano, que está lejos e inaccesible, desciende ante ti, como blanco-emoción. Luego aparece Cronos, que es el tiempo y en código Tzolkin presente-azul.

Lo blanco es la emoción, que abre un portal al cielo y a lo óptimo.
El color asociado al blanco es el azul, que en la mitología griega aparece como Cronos, y en el código Tzolkin, es el tiempo y el presente. Cuando consigues entrar en el presente estás entrando en las vivencias experienciales.
La misión desde el color de las personas que nacen en un tono azul aparece entrando en las vivencias experienciales y en el presente, que son una puerta al cielo, porque es el momento de poder vivir desde el amor.

La persona que es blanco, también es azul, y la persona que es azul, también es blanco. Por eso no hay vivencia de la emoción sin que sea experiencial. El presente es lo no repetido, lo que haces, no desde un criterio que traduce un protocolo o una ley, actuando en lo correcto, sino al canalizar el amor.
Esa es la razón de la vivencia experiencial. Cuando se une la emoción y la vivencia experiencial te sitúa en el nuevo nacimiento (mono), en la intuición y creatividad (águila), en la resurrección (tormenta), en la restitución de la malla dañada por las faltas al amor (mano) y en el ensueño (noche) como traducción del espejo y de la ley del amor.
Todo eso forma parte del trabajo y la misión de los sellos azules, y también de los sellos blancos por la asociación blanco-azul.

El color rojo libera el cuerpo y sana a los coj@s, cieg@s y lepros@s.
El color amarillo libera a l@s cautiv@s, esclav@s y saca de la cárcel a l@s pres@s.
El color blanco te lleva al cielo.
El color azul te introduce en la inmortalidad.

El color del kin natal define el trabajo personal y el color de la onda define el trabajo grupal.
El color del kin responde al “qué”, “qué hago”, mientras el color de la onda responde al “para qué”.

Hay un tiempo sin conciencia, donde envejes, y un tiempo con conciencia, donde gozas.

Es importante encontrar qué quiere significar la comunicación expresada por los colores y de modo especial qué quiere significar el azul, que en sí mismo contiene una vivencia dimensional. En el azul se concentra por un lado la conciencia, que es un territorio que se mueve entre las cosas y lo sólido, pero no es lo sólido, sino el dos, el otro, la pareja u otra dimensión.
Es un territorio espiritual, es decir, la vida y lo viviente sin necesidad de lo aparente, solamente esperando que despiertes, en su quietud.
Son dos dimensiones diferentes. Por eso encontrar la conciencia es despertar. Despertar y la conciencia expresan el azul y también sucede lo mismo con la referencia al tiempo.

Hay un tiempo con conciencia y un tiempo sin conciencia. Un tiempo sin conciencia donde simplemente envejeces y un tiempo con conciencia donde gozas.
Por eso el color azul expresa conciencia y tiempo, y la unión del tiempo y la conciencia crea un contenido conceptual de vivencia experiencial, allí justamente donde estás vivo.

En la secuencia que propone la posición de los 20 sellos en la primera onda encontramos que el primer azul, o primera propuesta de vivencia experiencial asociada al despertar, sucede a través del ensueño (NOCHE). Entrar en el sueño es entrar en el diálogo con dimensiones superiores.
Sin embargo, en la presentación de las 20 ondas -es lo que sucede al considerar los 5 castillos, como expresión de las 20 ondas, equivalente a los 20 sellos- encontramos como azul en primer lugar, es decir, la primera manifestación donde encuentras que estás vivo en contacto con dimensiones superiores, a la MANO.

La mano se relaciona con hacer y con sanar, pero desde esta página consideramos, agradecemos y reconocemos la información que proviene a través de los maestros huicholes, donde la mano-manik te invita a reconocer dónde no has actuado ni vivido desde el amor.
El reconocimiento de aquellos momentos en que no has vivido desde el amor, te devuelve el alma y el gozo.
Gracias maestros Huicholes. Gracias maestros Uros.