El dragón 4 expresa que la solidaridad y lo que denominamos energía femenina como energía de acogimiento es lo que propicia el surgimiento de la realidad

¿Qué significa el dragón 4?
El dragón 4, por su sello es la solidaridad y la energía femenina en un sentido amplio. Si añadimos el tono 4, significa que dentro del enlazamiento que es la onda encantada, la solidaridad y la energía femenina aparecen en el cuarto lugar, respondiendo a CÓMO conseguir el propósito, que es el espejo.
El dragón 4 expresa que la solidaridad y lo que denominamos energía femenina como energía de acogimiento es lo que propicia el surgimiento de la realidad, ya que el espejo lo que significa es la realidad, cuya ley es el amor.

El dragón 4 tiene como realidad oculta lo que está expresado como sol 10, aportando otro contenido en relación a la profundidad de la realidad que denominamos oculto, porque uno es la realidad superficial y el otro la realidad en profundidad. Es decir, uno es ver a una persona y poder reconocerla por sus rasgos, lo cual supone un cierto nivel de conocimiento pero superficial, y otro es conocer a una persona en cuanto a gustos, capacidades, opiniones y sentimientos. Toda esa realidad es una realidad que no se ve.

Para que realmente el dragón aparezca como 4 en plenitud, en su interior tiene que expresar el sol 10, donde el sol es la energía de la luz en su forma más expandida y el 10 significa perfección. Pero no significa que la luz esté totalmente expandida en favor de la propia luz sino que aparece como décimo lugar del mono, es decir como perfección emanada del propósito que es el mono.
Entonces, en ese sol 10 lo que está apareciendo es algo nuevo. No es que produzcas más luz, sino que tu actitud interior está favoreciendo que entre más luz en tu sistema, de modo que tu actitud de propiciar el cómo lograr el propósito del surgimiento de la realidad amorosa, es decir de la realidad del in lak’ech, interiormente está llevando a su máxima perfección la expansión de la luz en el interior, lo cual se traduce en la entrada en lo nuevo.

De esta manera el dragón 4 con su oculto el sol 10 están expresando algo en relación a cómo encontrar esa realidad amorosa cuya ley es la ley del espejo, o sea la ley del in lak’ech, y cómo abrirte a la luz.

Pero eso sería así simplemente si solo existieran sellos y tonos. Si además existen columnas y filas, hay un contenido en el dragón 4-sol 10 por superposición espacial.
No todos los Tzolkin, calendarios o cuentas del tiempo donde figuran los 20 sellos que llamamos mayas, se expresan con la figura de las 13 columnas y 20 filas.
De hecho la mayoría no lo hacen, y si en algún caso sucede no es por la transmisión de una tradición, sino como consecuencia de la energía que se movió a finales del siglo XX y las enseñanzas del señor Arguelles.

En la posición en que aparecen el dragón 4 y el sol 10 ya no hay dos espejos sino uno solo. Corresponde a la posición de un hombre de pie sobre la tierra, cuando un rayo de luz emanando del centro del sol al corazón de la tierra le atravesara perpendicularmente de cabeza a pies.
Es decir que la posición en que se une el corazón del sol y el corazón de la tierra es exactamente la misma en la que un solo rayo de sol puede situarse ocupando la mayor parte del cuerpo de un ser humano.
Eso también parece un lugar especial en la relación entre el hombre y la luz.

Si vamos a la figura de Pacal Votan en su sepulcro y suponemos que Pacal Votan es la tierra, esa sería la posición en que se encontraría la cruz, de tal manera que Pacal Votan nos está indicando justamente la columna resonante, pareciendo que está invitando a cada persona a encontrar su columna resonante.
Por un lado, Pacal Votan, adoptando la posición de la tierra, señala la tierra, que nosotros interpretamos como voluntario, como actitud adecuada, pero por otra parte también al sostener desde la tierra esa línea vertical, que es la que comunica el centro de la tierra con el centro del sol, está indicando la columna resonante. Precisamente parece como si la actitud del voluntario fuese donde apareciese como real la resonancia, o sea el nuevo nacimiento.

La secuencia de los 13-20 con sus líneas de portales, que nosotros llamamos Tzolkin, es un objeto similar a los mandalas, es decir una representación simbólica del macrocosmos y el microcosmos. No es un calendario; no es que no solo sea un calendario, sino que no es un calendario. Es una representación de la totalidad, es decir del microcosmos y macrocosmos donde también aparece el tiempo.

Esa representación del macrocosmos y del microcosmos está en forma de arquetipo, pero también existe asociada a una persona concreta, que quizá seas tú o yo.
Cada persona concreta tiene su propio acceso y su propio escenario, y cuando estás utilizando el Tzolkin 13-20 aparece una columna resonante adecuada a cada persona.
Esa columna resonante que sostiene Pacal Votan, o sea el voluntario, está muy relacionada con el número 4, que significa el cómo. La actitud del voluntario te lleva a encontrar el cómo.
El CÓMO tipo de la columna resonante, que se produce desde la onda del dragón, se abre con el dragón 4, de la onda del espejo, es decir con la actitud del in lak’ech, lo cual produce la perfecta iluminación interior.

El dragón 4 y el sol 10 son ocultos entre sí, pero en el resto de posibilidades de las columnas resonantes personalizadas no son ocultos de la misma manera, aunque sí son ocultos resonantes.
Las personas que nacen en la onda del mago van a crear una columna resonante que se inicia con el mago 4 (onda del mono) y acaba con el caminante del cielo 10 (onda semilla). Es decir que estas personas entran en la resonancia cuando su interior expresa el caminante del cielo 10, que es la realidad oculta resonante del mago 4.
El mago 4 sería lo que explicaría el cómo lograr el propósito del osar, de la alegría y del nuevo nacimiento, y al considerar la luz que sostiene Pacal Votan, encontraríamos que es la actitud del caminante del cielo perfecto, que no tiene límites y cuyo explorar perfecto es un osar y un gozar perfecto, porque esa exploración perfecta que se le puede atribuir al caminante del cielo, en realidad expresa el gozo de la plenitud.

Todas las plantas, animales e insectos se reproducen, alimentan y mueren, al igual que los seres humanos. Sin embargo el ser humano se diferencia por el cómo hace las cosas

Interesa seguirle la pista al CUATRO, que significa el CÓMO, porque estamos en un momento de grandes cambios y transformaciones donde interesa saber cómo entrar en lo nuevo, como propiciar lo nuevo y cómo armonizarse con las nuevas situaciones donde las personas y la realidad son percibidas de una forma nueva.

La sociedad de los seres humanos se distingue precisamente del resto de seres vivientes sobre la madre tierra precisamente por cómo hacen las cosas.
Todas las plantas, animales e insectos se reproducen, alimentan y mueren, al igual que los seres humanos si reducimos la vida a reproducirse y nutrirse hasta que se acaban las pilas.
Sin embargo el ser humano se diferencia por el cómo, por cómo hace las cosas, porque no solamente modifica condiciones como puede hacer un castor creando un embalse, sino que crea y hace cosas respondiendo a una creatividad, poniendo gran interés en cómo: cómo lograr esto, cómo hacer esto, etc.
Si el hombre está explorando el cosmos y enviando allí mecanismos inteligentes es porque ha desarrollado al máximo la respuesta al cómo.

Y en estos momentos, donde la creatividad ha encontrado la puerta abierta y se expande, nos interesa encontrar en el Tzolkin, que contiene un mensaje cifrado, las propuestas asociadas al cómo.
La columna 7 es diferente al resto, al igual que el ser humano es diferente de las demás especies y seres que habitan la tierra.
En el resto de las columnas existe un doble espejo, de tal manera que lo que aparece en el cuadrante superior izquierdo tiene su oculto en el cuadrante inferior derecho (ejemplo dragón 1-sol 13) y lo que está en el cuadrante superior derecha tiene su oculto en el cuadrante inferior izquierdo (ejemplo dragón 7-sol 7). Hay un doble espejo: arriba-abajo y derecha–izquierda.

Sin embargo en la columna central no es así, teniendo los ocultos solo un espejo. Eso expresa una realidad donde todo es más claro y parte de la dificultad ha sido superada.
Nos interesa qué sucede aquí.
Vemos que el tono 4 justamente inicia esa columna 7.
También en la columna 7 personalizada, que aparece entre las ondas 10 y 11 al considerar la onda en que naces como primera onda, el número 4 abriría la columna.

El 4 en los sellos es la semilla y está hablando del programa para florecer, que significa estar vivo en plenitud.
La primera vez que aparece el sello 4 y el tono 4 lo hace en la semilla 4. Su oculto, es decir el sello 4 en sentido inverso, que es la tierra 10, en este caso aparece asociado con la perfección.
De modo que ya empezamos a encontrar que en la respuesta al cómo va a aparecer la perfección. El cómo realizar el propósito va a ser siempre a través de una perfección, porque su oculto es un tono 10.
El cómo te lleva a la perfección y explica el camino del ser humano, donde partiendo de formas muy cercanas a la tierra y a las demás especies, hay un “cómo” como inicio del desarrollo de la perfección.

El ser humano, por las evidencias que tenemos, era bastante similar a otras especies que había en la tierra, y por su modificación a través de los “cómos” ha ido floreciendo.

El cómo, la pregunta asociada al tono 4, es favorable al ser humano.
Lo que está en el sello 4 es un programa. Quien haya puesto ese programa te propone un viaje, un tao, una expansión hacia la perfección, porque el 4 va con el 10.
Pero el 10 contiene el nuevo nacimiento, ya que en la transcendencia de la onda 10 es donde se produce el nuevo nacimiento; la perfección está en el nuevo nacimiento, de modo que cualquier cómo que te quiere llevar a la perfección, te lleva al nuevo nacimiento.

El nuevo nacimiento es la explosión de lo real. Hay gente que habla del Big Bang y cree que puede estar significando que no hay dimensiones superiores, sino solamente un interrogante. Sin embargo, el Big Bang de lo que está hablando es de las fuerza que tienen las células madre de expandirse sin fin.
El cómo es una puerta a la expansión, porque hay un programa que está asociado a la perfección, y la perfección a un nuevo nacimiento.

Entonces, nos interesa examinar cada una de las posibilidades que se pueden formar de columnas resonantes e interpretar cada uno de esos tonos 4, en función de la columna, lo cual le da un oculto desde la onda y un oculto en la columna, que es el oculto resonante.
Desde la onda te da el oculto en el doble espejo y desde la columna resonante el número 4 te da tu oculto resonante. Ese es el trabajo.

El nuevo nacimiento es fruto del pasado y también del futuro

A partir de tu Tzolkin personal puedes extraer del corazón del Tzolkin un mensaje dirigido a ti de forma muy personalizada.
Se trata de algo parecido a lo que significaría adentrarte en una segunda generación de interpretación del Tzolkin, donde hay partes que se mantienen, pero también hay nuevos enfoques.

Estamos en una realidad móvil cambiante, que aparecer diferente según desde donde la mires como escenario. También estamos ante una actuación de la conciencia, como actor dentro de un escenario, que es móvil o cambiante, porque los nuevos contenidos la transforman constantemente y se produce niveles de transformación tan diferentes que actualizan como vivencia el binomio de dormir-despertar o resucitar.
Es decir, una conciencia puede estar dormida, sumida en actos mecánicos; puede estar despertándose y entonces su vivencia es totalmente diferente, porque de repente se descubre como actora y dice “puedo hacer esto o esto otro”, o “si oso y me atrevo, ¿qué sucede?”; y también puede encontrarse en otro nivel, como si hubiera resucitado.
El escenario es múltiple, el actor es múltiple, y el guion también podría interactuar con los distintos niveles de la realidad y parecer diverso.

Encontramos que existe un Tzolkin tipo, sobre el que está basada toda la interpretación propuesta en una primera generación, que puede ser muy rica y variada, e incluso algo más que muy rica y muy variada.
Sin embargo, el guion también puede enfocarse desde nuevas perspectivas, y ser ese Tzolkin tipo como la regla o las normas explicativas que permiten el encuentro del Tzolkin personal.

La resonancia presente en la columna séptima o resonante es el punto de unión entre las ondas décima y undécima, y su centro es el punto de unión de una línea temporal fluyente y otra temporal retrógrada, que se unen en el lugar del nuevo nacimiento.

EL NUEVO NACIMIENTO es fruto del pasado y también del FUTURO.
El nuevo nacimiento no solo depende de tu pasado, sino que posiblemente depende sobre todo de lo atemporal eterno, que desde un presente solo fluyente se sitúa en el futuro. Pero tú ahora no estás ahí; solo estás yendo hacia allí, aun sin saberlo.
Cuando estás dormido, estás yendo hacia lo atemporal, y al despertarte por la mañana dependes de ayer, que fue posiblemente cuando te acostaste en esa cama, pero sobre todo dependes de lo que va a constituir el día.
Cuando te estás levantando estás yendo hacia esos encuentros que van a ir sucediendo, en muchos casos sin que tengas noticias de ellos.

Por eso, entre las múltiples resonancias de la columna resonante personal se la puede considerar como el lugar donde el pasado y el futuro se encuentran, o donde naces a ser más tú.
Eso tiene una determinación según el código Tzolkin, porque aparece respondiendo al cómo, es decir con un tono 4 y con el sello que es el propósito de tu onda natal.
Esa columna resonante que contiene la onda décima va a iniciarse con un tono 4 personal donde responde a cómo ser tu propósito, cómo encontrar la realización del propósito de tu onda natal.

El trabajo en la onda siempre es un trabajo grupal, porque es cómo te relacionas con los demás, y el trabajo del sello es un trabajo personal. El inicio de la columna resonante lo primero que te dice es que eres resonante en relación a los otros.
La resonancia siempre es grupal. Se inicia con un tono 4, que significa cómo, y que es el mismo de tu propósito o primera onda.

Si la onda natal es la primera onda, del dragón, la columna resonante personalizada se inicia con el dragón 4, teniendo como oculto al sol 10; cuando es la segunda onda la que se sitúa como inicio personal, tiene como columna resonante algo que se inicia con el mago 4; si se trata de la tercera onda, se inicia con la mano 4; si es la cuarta onda, con el sol 4, y así sucesivamente.
Estos inicios de la columna resonante personal van asociados con el final de la columna resonante: el dragón 4 con el sol 10, que representa el cuarto sello en sentido retrógrado desde la onda 11 personal; el mago 4 con el caminante del cielo 10; la mano 4 con el enlazador 10; el sol 4 con la tormenta 10, y así sucesivamente.

Entonces aparecen dos casos. El primero es cuando la onda natal es la primera, siendo el final de la columna resonante el oculto del inicio de la columna resonante (dragón 4-sol 10). Pero en las siguientes 19 no es su propio oculto, sino una nueva figura que contiene el oculto pero solo en el tono (tonos 4 y 10), donde el sello que aparece con el tono 10 es el anterior al que aparece con el tono 4 (Mago 4-C.Cielo 10, Mano 4-Enlazador 10, etc.), y eso también se cumple en el caso de la pareja dragón 4-sol 10.

Por una parte se establece una pareja de ocultos en la dimensión todavía no resonante, que forma las parejas mago 4-mano 10, mano 4-mago 10, sol 4-dragón 10, etc., que es la forma normal de aparecer los ocultos.
Y por otra parte está la forma resonante de aparecer los ocultos, que convierte al mago 4, cuando es inicio de la columna resonante personal, como asociado con el caminante del cielo 10, a la mano 4 con el enlazador 10, al sol 4 con la tormenta 10, etc.
Esas son las dos posibilidades, la del oculto normal y la del oculto resonante, que tienen interpretaciones diferentes.

En el caso normal está diciendo cómo realizar el propósito, es decir el mago 4 está realizando el propósito del mono. Pero cuando enfocas desde una conciencia abierta a la resonancia, el mago 4 lo que te está respondiendo es a cómo ser resonante.
Es decir, cambia tu escenario de forma dimensional y pasas a trabajar en otra dimensión, desde la normal a la del venado azul, cuya consecuencia es unir el pasado y el futuro.

La consecuencia es el nuevo nacimiento, y muchas otras más.