Asociado al 7 tenemos un sello, una onda, una columna, y además el castillo 7

castillo resonante
Una persona nacida en un día como hoy pero del año 1939, cumpliría hoy 77 años, apareciendo doblemente resonante si utilizamos el código del Tzolkin, donde la columna 7 es la columna resonante.

El sello 7 es sanación, acciones sanas o acciones que sanean.
La onda 7 es resurrección, poniendo en marcha una energía resucitadora.
La columna 7 es el lugar del nuevo nacimiento.
Sanación, resurrección y nuevo nacimiento tienen algo en común, que es el acceso a una situación nueva de plenitud.

Si aceptamos la existencia de un castillo 7, como segunda vez del castillo blanco, aparecería la energía del CAMINANTE DEL CIELO, asociada a la energía del guerrero, ya que las ondas del caminante del cielo y el guerrero trabajan asociadas, al estar los ocultos de una en la otra.
También encontraríamos la onda del ENLAZADOR, expresando una fuerza enlazadora, dispuesta a abrir la puerta de conocimiento a todo el mundo que quiera interesarse.
Encontraríamos la onda de la TORMENTA como resultado resucitador asociado a esta apertura del arcano (puerta del conocimiento).
Y finalmente de forma expandida encontraríamos el HUMANO.

Al encontrar el sello del humano habríamos realizado un enlazamiento en los castillos, con el humano como forma expandida del castillo 7, la mano azul en el castillo 6, el viento blanco en el castillo 5 y la tierra roja en el castillo 4.
De esa forma habríamos conseguido alinear esta familia, situando cada sello como onda en un castillo y además en el orden adecuado: rojo, blanco, azul y amarillo.
Eso proporciona COHERENCIA.

De esta manera, asociado al 7 tenemos un sello, una onda, una columna, y además, si admitimos esa expansión donde aparece ordenada la familia ocupando los castillos, está el castillo 7, que aporta resonancia a la familia central, donde se encuentra el humano y la libertad.

El Tzolkin: El sello habla a la persona, la onda informa sobre lo grupal y el Tzolkin sobre la humanidad

columna resonante
En la próxima clase del 8 de septiembre hablaremos sobre el Tzolkin:

EL TZOLKIN:
El sello habla a la persona, la onda informa sobre lo grupal y el Tzolkin sobre la humanidad.
Está formado por 260 periodos temporales, que son la combinación de 20 sellos y 13 tonos.
Comienza en la onda del dragón, y va recorriendo el resto de ondas hasta acabar en la de la estrella.

COLUMNA RESONANTE:
A la columna central del telar se le denomina columna mística o columna resonante, accediéndose a ella mediante la onda del espejo. Precisamente la columna mística actúa como un espejo, separando los sellos ocultos de los exteriores.

Se caracteriza por no tener ninguna casilla portal, ya que directamente está conectada con otras dimensiones, y también porque los 20 kin que la componen tienen su oculto en la misma columna: dragón 4 y sol 10, viento 5 y tormenta 9, noche 6 y espejo 8, etc.
En la parte central superior de esta columna se encuentra el perro, y en la central inferior, el mono, que es el primer sello de la siguiente onda. En ocasiones se le denomina centro del telar y representa el lugar del nuevo nacimiento.
Es donde se une la columna 7, llamada mística o resonante, con el horizonte, situado en las filas 10 y 11.

LOS PORTALES EN EL TZOLKIN
Dentro del Tzolkin como símbolo en sí, también hay una información mostrada por el propio dibujo negro sobre blanco, que conforma el Tzolkin. Las casillas negras son PORTALES dimensionales, y otorgan a las personas que nacen ahí unas tareas específicas como portales.
Y en el transcurso de los días, cada vez que estás en uno de esos días ocurren situaciones donde están más cerca los bordes de las dimensiones y las vivencias se tiñen de esa intensidad que favorece la evolución y la apertura de la conciencia.
La conciencia es el reconocimiento de que detrás del tiempo y las cosas, está lo sagrado. Todo es sagrado, nada es intrascendente. Todo es trascendente, la materia es luz cumpliendo una misión para ti, llena de amor, paciencia y entrega para ti. Y el tiempo es un espacio vacío esperando que lo llenes para que suceda el milagro; la expansión, la iluminación, el acceso.

LOS ESPEJOS EN EL TZOLKIN:
En el Tzolkin de 260 casillas hay un doble espejo, donde tanto lo de arriba y lo de abajo, como lo de la derecha y lo de la izquierda, se reflejan mutuamente.
De modo que por ejemplo la casilla 1, que está arriba a la izquierda, se ve reflejada abajo a la derecha en la casilla 260, que es la última. El doble espejo es también una cruz.
Esto hace que en los colores aparezca esa misma relación, de modo que los sellos rojos y los amarillos generan ocultos entre sí, y los sellos blancos y los azules, también.

Más información sobre el curso online en:
curso online
– nuevocalendariomaya@gmail.com
– 34 697 666 252 (Whatsapp)

La materia puede expandirse. Eso significa que está viva

La materia puede expandirse. Eso significa que está viva.
La materia en el código Tzolkin es el rojo, mientras que la expansión y la madurez es el amarillo.

También la materia puede ser solamente rojo y no expandirse, al menos en esa dimensión en la que tu como observador la ves.
La materia es roja, y cuando está viva y se expande, es amarilla.

Tzolkin es muy claro. El rojo, la materia, está vivo cuando tiene blanco (viento, enlazador, perro, espejo), que es espíritu, emoción y amor, y entonces también tiene azul.
Azul es estar vivo; el tiempo es estar vivo. Expandirte, amarillo, es conectar con la realidad espiritual, que es amor.

Por eso el asunto es fácil, “es un dos y dos son cuatro”, y eso tiene que ver con Isis y con la columna resonante.
En la columna resonante hay dos ondas o niveles, como en Isis hay un primer IS y un segundo IS. Isis es el paradigma de la otra realidad.
También hay dos columnas resonantes. La primera es la columna 7, que está situada en la mitad del Tzolkin visible y de las 13 columnas visibles. En esas 13 columnas es donde se sitúan las 13 porciones del cuerpo de Osiris.
A partir de donde está indicado el 14 se encuentra el nivel de la realidad virtual, como la decimocuarta porción de Osiris, que está en la porción agua (sello 14, mago), más allá de lo visible, porque Oxirrinco es habitante del agua. También es la porción Tefnut, como cielo húmedo y lo no visible de Shu.

Shu, separando el cielo y la tierra, hace una referencia al Tzolkin de 13 columnas visibles, siendo la columna resonante la que separa el cielo y la tierra.
Pero la parte Tefnut comienza con la porción 14 de Osiris, que correspondería a una columna que representase al mago, sello 14, y que es una columna Isis, como las restantes columnas virtuales.

Porque la columna 14 o PRIMERA columna virtual comienza con el dragón 1 y acaba con el sol 7. Es uno-uno, ya que el primer uno es dragón y el segundo uno es mago.
La columna 15 es la SEGUNDA columna virtual, y también es Isis. Es viento (sello 2) y águila (sello 15) a la vez.
Podemos ver que en cada columna el viento está replicado en el águila a través del tono, como el dragón está replicado en el mago. Por ejemplo en la segunda columna virtual, tanto el viento como el águila tienen el tono 9, mientras que el dragón y el mago tienen el tono 8.

La TERCERA columna, noche, está replicada en el guerrero.
En la CUARTA aparece la semilla-tierra. Además son ocultos entre sí, señalando el cómo de forma especialmente importante. La sabiduría del “cómo” es una sabiduría práctica fundamental, como podemos ver en la columna resonante, que empieza con un tono 4 (dragón 4).
En la QUINTA la serpiente y el espejo tienen siempre el mismo tono en las columnas.
En el SEXTO lugar, el enlazador y la tormenta.
En el lugar SÉPTIMO o RESONANTE encontramos que la mano y el sol siempre tienen el mismo tono. Esto explica la sanación de Isis, que primero sana como mano y cuya segunda sanación es como luz, ya que la sanación de Ra es la sanación de la luz y la iluminación, mientras que la sanación de los 13 tonos de Osiris es la sanación mano.
Mano o manik es el reconocimiento de las faltas al amor, que te sitúa en la onda 10, donde está el espejo y se pueden apreciar las faltas al amor. La sanación a la luz, a la iluminación, se inicia en la onda 11 con el mono, en forma del mago 4, y al tiempo, porque es azul. Pero si previamente no hay reparación a las faltas al amor, no puede iniciarse el nuevo nacimiento y llegar a ser luz perfecta, Ra perfecto, sol 10.

Una cosa es empezar a existir y otra es resucitar, seguir existiendo pero más, con más intensidad, disfrute, plenitud, alegría y agradecimiento

Hay una bella sintonización moviéndose por una determinada frecuencia vibracional, del tipo de las frecuencias vibracionales linguisticas, las cuales algo tienen que ver con el viento, o sea con esa lengua que aparece en el sello, que de alguna manera corresponde a Huracán, el corazón del cielo, sobre todo en la visión expandida que encuentra que el viento es en realidad viento-tormenta. De alguna manera es una palabra para resucitar y vivir en plenitud desde lo atemporal.

Una cosa es empezar a existir y otra cosa es resucitar, que significa seguir existiendo pero más, y viento-tormenta no dice “empieza”, sino “más”, vive más y mejor, con más intensidad, con más disfrute, con más plenitud, con más alegría y con más agradecimiento. Quizá está traduciendo una expansión de la conciencia en lo óptimo, o sea como si no sabes quién eres ni has visto nunca un espejo y de repente encuentras uno, te miras en él y conoces tus rasgos.
Claro, esa experiencia es difícil en nuestra sociedad, que sabe fabricar muy bien espejos y que los hay en todas las casas y por todos los sitios.

Nos referimos a una expansión de la conciencia instantánea, por el camino que sea.
Si encontramos que los idiomas crean un espacio vibracional en alguna dimensión -signifique dimensión lo que quiera significar- que de alguna manera pudiésemos comparar utilizando las cosas que conocemos, podríamos decir que los idiomas serían como continentes o ciudades, incluso como familias o como especies.
Los idiomas podrían ser en alguna dimensión algo similar por la forma en que enlazan, unen a las personas y les ofrecen patrones similares, a especies de plantas. Habría frutas o gentes que serían manzanas o lechugas.
Cuando aprendes otro idioma y lo interiorizas es como si injertaras una variedad en otra, consiguiendo un árbol que da ciruelas de 4 variedades porque hablas 4 idiomas.

Hay una realidad invisible pero cierta asociada a algo que en su inicio está en el corazón del cielo, Huracán, o sea viento.
En este ámbito arbolístico, vegetálico o como quiera que se llame dimensionalmente el tema, que configura el idioma de Cervantes, García Marquez y otros bastantes, gracias a Dios, sucede que hay un bello intento, pero no como intento que no consigue su objetivo sino como movimiento del corazón, es decir conectado con el corazón del cielo.
Parece llamarse Harwitum y en su movimiento del corazón, en su intento, está despertando las conexiones invisibles pero reales en ese ámbito.
Como de costumbre, no tenemos mucha idea del asunto, así que solo podemos hablar desde nuestra ignorancia y nuestra absoluta insolvencia.

Parece ser que es importante en una zona del mundo que en algún momento se ha denominado Iberia, activar los lugares sagrados, por supuesto desde la conciencia, la inocencia y la alegría, conectando esto con el centro de ese territorio.
Curiosamente en las proximidades del centro de Iberia se levanta un lugar donde se ha reproducido el templo de Salomón. El Escorial es un lugar construido siguiendo específicamente las indicaciones que aparecen acerca del templo de Jerusalén. Este enclave es visible desde Madrid a simple vista, por lo menos sus entornos.

Parece ser que Harwitum también quiere activar los lugares sagrados en torno a Roma y enlazarlos con Iberia.
Para algunas personas este intento, es decir este movimiento desde el corazón, sin duda es maravilloso porque conecta con su propia maravilla, y para otras personas quizá pueda parecer algo ilusorio.
Nosotros, desde el mismo sitio que antes, es decir desde nuestra ignorancia e insolvencia, encontramos que ese intento está refrendado desde donde suceden las cosas reales, que en su mayor parte son desconocidas, y que sin embargo afloran a través de sincronías.
El hecho sincrónico aparece cuando consideras que el Vaticano está bordeando el río Tiber, y Tiber comparte con Iberia todo su núcleo central T-IBER e IBER-IA.

IBER expresa dos puntos sincrónicamente presentes en ambos escenarios. Pero además el inicio de la capilla Sixtina también está construido, parece ser, siguiendo las pautas en este caso del primer templo de Salomón, el cual fue reconstruido por el Papa Sixto, pero sobre una construcción judía muy anterior siguiendo el patrón del primer templo.
Esto supone una nueva sincronía, que refuerza el sentido de este enlazamiento que se está produciendo desde el intento por Harwitum –gracias, Harwitum-.
Estas personas vibran en algo existente, porque el enlazamiento existe y simplemente sucede que en estos momentos parece conveniente que se ponga de manifiesto para más personas.

De hecho, hay incluso una nueva unión más entre esos dos ámbitos, que se convierten en tres, lo cual se ve refrendado por aquel lugar donde algo empezó a empezar en aquellos momentos en que empezaba a empezar algo, y que por alguna razón vino en llamarse tiberiades (T-IBER, IBER-IA, T-IBER-IA-DES), donde precisamente aquel Pedro de la plaza gustaba de pescar, quizá como un entrenamiento para el desarrollo de misiones futuras.

Y ahí justamente además encontramos el cuatro, que da inicio a la columna resonante. En las orillas del lago tiberiades algo comienza con el llamamiento de 4, que creo que técnicamente se denomina el llamamiento de los 4 primeros discípulos.
O sea el tono 4 que inicia la columna resonante tipo como dragón 4, y también la columna resonante personalizada de cualquier persona, empezaría con un tono 4.
En el cuatro hay un inicio.

Claro, Iberia, Tiber, Tiberiades muestran una conexión, aunque quizá solo en el mundo de las palabras, o sea del Viento -esa lengüecita-.
Pero si las palabras son ondas portadoras de luz, ya no diríamos “solo”, sino “nada menos”: nada menos que en el ámbito de las palabras portadoras de luz.
Gracias Harwitum y perdón.
Matías es el nombre del último y Esteban es el nombre del primero; el último en ingresar entre los 12 y el primero en ver las puertas abiertas del cielo.
Gracias pibe y perdón.

Cuando la luz está asociada a la emoción amorosa, no se agota

Apoyándonos en el valor arquetípico del símbolo diseñado en la plaza de San Pedro, podemos reconocer que hay una columna resonante, que es el lugar por donde pasa el sol en su camino de este a oeste, y que está flanqueado por los dos bloques de columnas circulares techadas. Encontramos esta expresión también en el Tzolkin en la columna 7, donde hay dos fuerzas, una que va del dragón, o sea de la luz entrando en la forma, hacia el sol, que aparece como expansión y transcendencia en el sol 13, y otra, retrógrada, que va justamente desde el sol hacia el dragón 1, es decir allí donde emerge esta fuerza como propósito de solidaridad y energía femenina.

De esa manera, encontrar la fuerza retrógrada queriendo actuar en el interior de cada persona, es un desvelamiento; es parte de retirar el velo, y para eso ayuda el reconocimiento del mandala personal, cuya lectura se puede hacer en parte desde la plaza de San Pedro.

Entonces vemos que hay una fuerza vertical, que une la fuerza retrógrada del despertar con la fuerza iluminativa descendente. Contiene dos manos, que traducen una forma de hacer desde el corazón -la mano es chakra del corazón-, habiendo en una un regalo y en otra una multiplicación de un regalo, porque no estamos en un territorio de fuerzas simples, sino de fuerzas multiplicativas.
El asunto desborda la lógica. No se puede gobernar desde el hemisferio lógico, que solo maneja lo que conoce. Se trata justamente de quitar el velo y entrar más allá de lo conocido.

Un ejemplo de qué podemos ver en la plaza de San Pedro es el sepulcro de Pacal Votan. El obelisco es la cruz que sujeta a Pacal Votan y que quizá es traducible por un árbol, ya que las manos del árbol son generosas y dan cosas y oxígeno, y hay un regalo y una multiplicación del regalo.
Pacal Votan está como voluntario y como tierra, y todos los árboles son como obeliscos y por tanto maestros del amor. Son seres vivos y generosos. Son multiplicativos.

Incluso en el plano más material el árbol es un maestro del amor, porque la unión entre el árbol y la tierra es una unión amorosa, donde es imprescindible la presencia del agua.
El árbol, en su unión amorosa con la tierra, atrae el agua del cielo, que es una expresión del agua primordial, ya que el agua proviene de más allá del sol.
De alguna forma, el agua que viene más allá del sol, también te lleva más allá del sol, al cielo.

La mujer es la dueña del agua. En el momento de la concepción rompe aguas y en el clímax también. El agua –mayim- viene del cielo –samayim-, entendiendo que samayim une el sol con el agua; el cielo contiene el agua luminosa y el mundo emocional es auténtica expresión de la luz.
Desde el estado evolutivo actual consideramos la luz como producto de una combustión, pero de esa manera la luz parece como asociada a algo que se agota. Sin embargo cuando la luz está asociada a la emoción amorosa es cuando estamos hablando de la auténtica luz, que es un agua que el que la bebe nunca vuelve a tener sed.

La maduración supone ser cada vez más razonable, estar más dentro de la razón, escuchar a la mente como algo separado del corazón. Sin embargo, también existe la cordura, que proviene del corazón.

Hay quien piensa que hay una cierta competencia entre el corazón y el cerebro y que es más aconsejable guiarse por el cerebro. Según la persona va viviendo experiencias prefiere reforzar la parte razonable o de la razón, porque cuando sigue su corazón muchas veces se siente frustrada o engañada.

De alguna manera, las personas que creen en la supremacía de la razón, intentan que sus acciones, las de sus hijos y las de las personas en las que influyen, sean razonables, asociando el corazón con impulsos e instintos, dándole más bien un valor de inoportuno.
Si te dejas llevar por tus instintos primarios entras fácilmente en conflicto con la sociedad, por ejemplo si comes cualquier fruta o alimento que haya en una tienda simplemente porque tienes hambre.
De hecho uno de los primeros aprendizajes de los niños es controlar sus esfínteres en favor de la vida social, y lo siguiente es obligar u obligarse a hacer determinadas cosas que no te apetecen porque sabes que la consecuencia posterior es adecuada. Si estudias, apruebas y te lo pasas bien porque recibes regalos, y si eres adulto y trabajas, pagas tu vida y disfrutas, y si no, pues no.
De alguna manera la maduración supone el ser cada vez más razonable, estar más dentro de la razón, escuchar a la mente como algo separado del corazón.

Sin embargo, frente a la razón también existe la cordura, y cada una pudiera ser que estuviera hablando de realidades dimensionales diferentes.
Es decir, en una realidad dimensional material donde no hay lazos con las demás personas de tipo amoroso, porque están reprimidos, sino más bien de desconfianza, lo que es necesario que impere es la razón. La razón de que esto es mío y si no lo tengo, me va a faltar, y eso es algo razonable.
Pero también existe la cordura, que para algunas personas es algo utópico, sobre todo si encontramos que cordura viene de corazón. La palabra cordura etimológicamente procede de la palabra corazón; es actuar desde el corazón.
Puedes actuar desde el cerebro o desde el corazón. Si actúas desde el cerebro, lo haces bajo un condicionante del miedo y estás evitando problemas. Pero también pudiera ser que existiera la actividad desde el corazón.

A las personas que están dialogando con el Tzolkin, esto les sugiere una cierta resonancia, ya que hay una alineación con el corazón del cielo y con el corazón de la tierra que justamente sucede en el corazón del humano.
Es lo que expresa el sello de la tierra, que significa alineación y en una determinada consideración también significa voluntario.
Casualmente Pacal Votan en su sepulcro pudiera ser que estuviese representado por la tierra. Como ya hemos dicho en más ocasiones, Pacal Votan aparece horizontal, como la tierra.
A la tierra la define el horizonte y la definen tus pies, porque hay una atracción de gravedad. Por eso sabemos que aquello que expresa la tierra ama a todo, porque atrae a todo, no juzga a nadie y no le sobra nadie
En la representación, está en horizontal. Puede ser que sea redonda, pero desde tu sitio sabes que la tierra es el horizonte a lo lejos, o el suelo, que también es horizontal.

Pacal Votan está representando la posición del voluntario y tiene una cruz, que contiene el 4.
Pacal Votan con su cruz contiene el 4, pero también realiza un 5. La persona que es un voluntario se encuentra con esas 4 fuerzas, con ese yin yang que está expresado en el 4 y que también hace referencia a la manifestación creadora de Dios en su formulación expresada por la sabiduría de las pirámides, donde vemos esas 4 fuerzas, Isis, Osiris, Neftis y Seth, que dan como resultado al hijo, a Horus.
Hay una cierta relación entre esas 4 fuerzas que finalmente son gobernadas con el nacimiento de Horus y la representación de Pacal Votan con la cruz.
También el 4 nos lleva a la consideración de los contenidos que aparecen en la columna resonante, con el dragón 4 y el sol 10. El 4 contiene una puerta hacia la resonancia y está programáticamente asociado con el 10, con la perfección y con el espejo. Llegar al espejo y a la perfección está expresado en el 10, donde empieza la duplicación y comienza a verse algo que antes estaba solamente en la visión interior; si está en la visión interior, está en la oscuridad, no está en la luz, y entonces acercarte al espejo es también una iluminación de la parte oscura, y eso está en la resonancia.

Decíamos que Pacal Votan en la cruz de cuatro brazos está estableciendo una formulación del 5.
En el Vaticano, en Roma también hay una representación de algo similar. El centro de la plaza contiene un obelisco y está rodeada por una figura circular donde se puede encontrar también una imagen de la totalidad expresada por la tierra. Esa figura redonda, que forma la plaza en sí, en cuyo centro está el obelisco, contendría una vibración amor.

Podemos ver que aquello que está haciendo Pacal Votan, que reproduce el centro del tiempo común, también es amor, y esa frecuencia está plenamente presente en el propio símbolo. Quizá no sabes mentalmente cómo acercarte hasta ello, pero la visualización del propio símbolo ya te introduce, con más dilación o con más rapidez; ya estás en ello.

Posteriormente hay una iluminación desde el corazón que es la cordura, y ya estamos hablando de una dimensión diferente, donde lo que hay es amor.
Porque en cuanto hay miedo ya no hay amor, y entonces es cuando está el loco, el demente; quizá eres un demente coherente, pero estás bajo una obsesión.

El venado azul te propone la perfección en la quinta dimensión

Asociamos el venado azul con la columna resonante y proponemos encontrar la columna resonante personalizada, que se encuentra, contando a partir de la onda natal, al final de la onda décima y al principio de la undécima.
Ese espacio es el que consideramos expresado bajo el concepto de venado azul, porque propone un nuevo nacimiento, y parte de la ceremonia que realizan permanente, religiosa y ministerialmente los huicholes está expresando conceptos y contenidos del nuevo nacimiento dimensional.

Hay un obstáculo que es el propio miedo, la propia dependencia de la depredación.
Si no hay una liberación de esos contenidos tóxicos no podemos avanzar hacia el nuevo nacimiento dimensional, pero hay un antídoto que es el perdón: pedir perdón, revisar la calidad amorosa de los actos y perdonar.

Esos contenidos tóxicos están basados en una concentración sobre el aislamiento defensivo y el ego, sustentados en un programa claramente en favor de la supervivencia y de la vida, cumpliendo una función en un momento concreto, pero que hay que soltar y desapegarse para poder enlazar con el territorio de lo óptimo y de la sociedad de la estrella, donde no hay contenidos en contra de la supervivencia sino en favor de la expansión.
Por eso la persona necesita abrir los ojos a una nueva realidad. Quizá cuando estás buceando no respiras y esto sea útil, pero fuera de ahí si no respiras, no prosperas, es decir no puedes vivir. Por eso parte de abrir los ojos y respirar está en pedir perdón.
El proceso de desembarazarse de la depredación se realiza de forma inmediata, porque igual que hay un programa para la supervivencia, hay uno para la expansión, que se activa a través del voluntario.
El voluntario, en la terminología Tzolkin es la tierra y el programa es la semilla. La semilla en la tierra florece, que es algo implícito en la imagen que custodia el sepulcro de Pacal Votan, que identificamos como tierra 4, cuyo espejo en la primera columna es semilla 4.
La primera manifestación de semilla es semilla 4 y la primera de la tierra es tierra 4, ambas en la primera columna, de modo que se produce en espejo y siempre están asociadas, aunque no sea de forma manifiesta.
Tierra 4 es el guía que da inicio a la columna resonante. El guía significa que necesitas tenerlo en cuenta y escucharlo porque automáticamente pone en marcha un programa en la dirección adecuada.

La columna resonante en el Tzolkin tipo comienza con el tono 4, siendo el sello siempre el mismo que en la primera onda.
En el caso de la primera onda u onda tipo es el dragón, que también abre la columna resonante en un tono 4, y si lo que abre la onda natal de una persona es el mago, entonces la columna resonante comenzaría con el mago 4, que sería el número 4 de la décima onda a partir de la del mago. Eso es constante y tiene un significado del cómo, pero en este caso de cómo ser resonante.

En el otro extremo, viniendo en sentido retrógrado, aparece un 10. El 10 es el 4 retrógrado a partir del final de la onda 11; es el 10 en sentido fluyente de la onda 11, pero en sentido retrógrado también es un 4, un cómo, cómo ser resonante.

El dragón tiene la perfección dentro de su onda en el amor incondicional (el perro es el sello décimo de la onda del dragón), pero el dragón 4 está asociado dentro de la columna resonante con el sol 10, que es su oculto. En las demás ondas personalizadas no va a ser su oculto, pero tiene un contenido de cómo va a ser resonante.

El dragón expresa la perfección de la solidaridad a través del amor incondicional, pero expresa la perfección de la resonancia con el contenido del sol 10, es decir cuando ilumina de forma perfecta.
O sea hay una perfección de la solidaridad, que sería el perro 10 y hay una perfección de la solidaridad resonante, que sería el sol 10.
Claro, en la sociedad de la estrella es importante la luz, y aquello que hace aparecer la luz perfecta en las personas está asociado con el dragón.
El amor incondicional es una expresión en cuarta dimensión, pero ser activo en la iluminación de las personas es una resonancia en quinta dimensión.

Eso se va a ir repitiendo en cada onda, de tal manera que en la onda del mago, el cómo ser resonante aparece con el mago 4 asociado al caminante del cielo 10, de tal manera que la perfección de la resonancia del mago va a venir expresada cuando su comportamiento es el de un caminante del cielo perfecto.

Cuando encuentras el venado azul y resucitas o te despiertas, liberas tu luz interior

Si miras la onda que inicia el castillo verde, que es la onda de la luna, y buscas desde ahí lo que denominamos el venado azul o columna resonante, es decir si haces ese peregrinaje interior en búsqueda del venado azul a partir de la onda que abre el castillo verde, encontrarás que se trata del enlazamiento entre la onda 6 del enlazador y la onda 7 de la tormenta.

El venado azul desde el castillo verde tiene una resonancia con la onda del enlazador, que estaba apareciendo en la madre tierra cuando aquel personaje de nombre desconocido que conocemos como Cristóbal, el portador de Cristo (Cristo ferens), salía en su nave –quizá todas las naves sean las naves de Isis- desde las columnas de Hércules.

La onda del enlazador es la décima si contamos desde la de la luna y enlaza con la onda de la tormenta, de la misma manera que la columna resonante del Tzolkin enlaza la onda del espejo con la onda del mono. Es decir que desde el castillo verde la resonancia quiere presentarse como una combinación del viaje enlazador del señor Cristóbal (Cristo ferens) y de la resurrección.

Sí leemos la onda del enlazador en sentido fluyente, encontramos por ejemplo en el séptimo lugar precisamente al humano y su traducción por libertad. Y si leemos en sentido retrógrado desde la tormenta 13 -esa es la indicación que contiene el sello del espejo y la cruz chacana con sus escaleras ascendentes/fluyentes y descendentes/retrógradas-, entonces encontramos a la serpiente 7.
Esto quiere decir que en la resonancia de la onda que abre el castillo verde, lo que vamos a encontrar que resulta ser canalizado es el humano 7 y la serpiente 7, aportándose mutuamente unos contenidos unificados, cuya traducción, entre sus múltiples posibilidades, ofrece lo siguiente: cuando encuentras el venado azul y resucitas o te despiertas, liberas (humano 7) tu luz interior (serpiente 7).
La resurrección o el despertar es un encender tu luz, solo que de forma canalizada, y esa luz tiene la intensidad del sol, no la de una bombilla.

El encuentro de tu columna resonante o de tu venado azul personal contiene otras muchas informaciones.
Por una parte, siempre tiene una estructura similar, donde el sello que inicia la onda décima personal (en este caso enlazador) es de la misma familia que el sello que termina la onda once (mono), de la misma manera que en el Tzolkin la onda 10 comienza con el espejo y la 11 termina con la noche.
Por otra parte los tonos 3 y 4 de la onda 10, donde el 3 hace referencia a los 3 escalones de la chacana y al servicio y el 4 muestra cómo realizarlo, establecen un cruce, como una X, con los tonos 10 y 11 de la onda 11.
En la columna resonante tipo, el sol 3 y el dragón 4 (onda espejo) se cruzan con el dragón 11 y sol 10 (onda mono), y en la columna resonante del comienzo del castillo verde se cruzan la estrella 3 y la luna 4 (onda 10) con la luna 11 y la estrella 10 (onda 11).
Y también en tu onda 10 personal los tonos 3 y 4 muestran una información similar.

Pero justamente en el cuarto tono de la onda del espejo, dragón 4, es donde va a aparecer como guía la tierra 4, que es la que abre la tumba de Pacal Votan.
Gracias y perdón.

Post sobre la tierra 4 y Pacal Votan: http://viatzolkin.wordpress.com/2014/04/06/abrir-el-sepulcro-de-pacal-votan-es-descifrar-sus-contenidos)

Post sobre la columna resonante personalizadas o columna del venado azul: http://viatzolkin.wordpress.com/2014/05/03/el-sentido-fluyente-te-lleva-hacia-el-tiempo-real-en-todos-los-codigos-pero-el-sentido-retrogrado-sirve-para-reparar-los-errores-es-decir-para-limpiar-el-karma/

El sentido fluyente te lleva hacia el tiempo real en todos los códigos, pero el sentido retrógrado sirve para reparar los errores, es decir para limpiar el karma

Igual que hay 20 sellos y 20 ondas, podemos encontrar 20 columnas del venado azul. Nos estamos refiriendo a 20 columnas resonantes personalizadas.

Solo necesitas saber cuál es tu onda personal, es decir en qué onda se encuentra tu kin natal, y darle a esa onda el valor de onda 1.
En el Tzolkin tipo la columna resonante es donde se une la onda 10 del espejo con la onda 11 del mono, y en tu Tzolkin personal será donde se unen tus ondas 10 y 11 desde la primera natal.

Entonces, solo tienes que leerlas como si fuesen los ocultos uno de otro, como sucede entre las ondas 10 y 11. Así, meditativamente vas recitando tu onda 10, comenzando por el primer sello, y en sentido inverso tu onda 11, es decir empezando por el sello 13, hasta que confluyan en el equivalente del perro 13 y mono 1. Y luego sigues avanzando hasta donde has empezado.

Ahí has recitado cuatro ondas, dos en sentido fluyente y dos de forma retrógrada. Si observas el sello del espejo y su resonancia con la cruz chacana, encontrarás que aparecen 4 escaleras, cuyo sentido en unos casos es ascendente y en otros descendente. Hay dos tramos ascendentes y dos descendentes a contar desde el centro, y eso es lo que haces cuando recitas las ondas 10 y 11 del Tzolkin tipo o tus ondas 10 y 11 personal.

El sentido fluyente te lleva hacia el tiempo real en todos los códigos, pero el sentido retrógrado sirve para reparar los errores, es decir para limpiar el karma.
Las cuatro escaleras formadas por la recitación ascendente-descendente y descendente-ascendente de tus 2 ondas que componen el lugar resonante en tu Tzolkin personal, contienen esos dos valores posibles meditativamente, permitiéndote un maravilloso peregrinaje en busca del venado azul; de búsqueda y encuentro.

Gracias y perdón. Salvar Wirikuta, o sea salvar lo sagrado.

La forma resonante

Es muy interesante observar todos los tonos 7, porque pueden aportar un extra de ductilidad para la realización.

Los tonos 7 significan canalización, y por tanto expresan en qué forma un determinado sello va a aparecer sin esfuerzo y con facilidad, pero lleno de una vitalidad y energía que expresan los contenidos de la onda.
Esta aparición sin esfuerzo, llena de vitalidad, de inocencia y de alegría, es dúctil porque la rigidez lo imposibilita. Solo puede aparecer esa canalización proviniendo de dimensiones superiores, llena de su propia energía, que es la del “tú eres otro yo”, es decir de la ley del amor y de la estrella, donde la rigidez es imposible ya que detrás de ella sólo hay intolerancia y miedo.

Todos los tonos 7 traducen evolutivamente la columna central o columna resonante, apareciendo los 20 sellos en tono resonante representando las 20 ondas, pero en su visión evolutiva ya que en el Tzolkin tipo los 20 sellos de la columna resonante corresponden solamente a las ondas 10 y 11.
La visión evolutiva sí va a permitir aparecer las 20 ondas. De este modo todas las personas pueden encontrar en la columna resonante una información acerca de cómo aparece su sello en esa columna del Tzolkin tipo que expresa la canalización, aportándole una información complementaria.
También pueden encontrar un nuevo significado a su sello cuando consideran en qué forma ese es resonante, entendiendo que la resonancia va a aparecer como el tono 7 de la onda del sello en cuestión.

Así, el DRAGÓN y toda la persona que se reconozca como dragón, encuentra su actuación resonante cuando es sanadora en el grupo en que se esté moviendo, en su empresa, en su trabajo, en su comunidad de vecinos o en cualquier otro tipo de asociación, conteniendo elementos que expresan la mano 7, que es la formulación 7 o resonante del dragón.
Esta consideración puede habilitar a algunas personas para transformar su acción.
De la misma manera, una persona que sea VIENTO, que por esencia es comunicación y espíritu, aparecerá canalizando la estrella, es decir asociado en su manifestación grupal a la armonía y a una forma de relación basada en los contenidos de la sociedad celeste.

Una persona NOCHE podrá ver reforzado su sentido real cuando encuentre que activa la emoción en las personas con las que se relaciona, reactivando sus ganas de vivir. Es bastante importante en estos momentos, en los que se transmite que para ser eficaz hay que prescindir de las emociones.
Y entonces encontramos que la SEMILLA, que contiene desde el arquetipo humano la consideración del programa interno que te permite florecer, canaliza la incondicionalidad.
Esa incondicionalidad en el arquetipo humano es lo que precisamente te va a permitir ser un humano real.

La SERPIENTE, es decir esa luz interior, se va a expresar canalizadamente como alegría, pero también como inocencia y como una facilidad para acceder a la sabiduría.
El ENLAZADOR va a canalizar al humano desde el reconocimiento de la energía enlazadora, que es una energía amorosa, expresada por el color blanco del agua, pero también por su pertenencia a la familia del dragón, que contiene la solidaridad y el cumplimiento de la misión.
La consecuencia de la energía del enlazador es el humano canalizado o la libertad.
Es importante considerar la relación enlazador-humano 7, porque el sello del enlazador, que también significa desapego, muchas veces es presentado asociado con la muerte, y ciertamente es fácil que personas con esta sensibilidad se muevan en territorios límite o frontera, por lo que conviene que se aporten visiones complementarias a través del discurso.
Así, todo enlazador merece saber que canaliza libertad y que en su interior, ya que el oculto del humano 7 es la luna 7, se encuentra una emoción desbordante. La luna 7 proviene de la noche y en sentido inverso del águila 13 transcendente, de modo que esa emoción es el resultado del águila transcendente, y su activación sanadora se ve facilitada desde el ensueño de la noche.

La MANO aparece en forma resonante como un caminante del cielo, es decir que hace aparecer el cielo, lo óptimo, siendo el contenido oculto del caminante del cielo 7 la estrella 7, es decir la sociedad de la estrella.
La ESTRELLA aparece como mago 7, que también es mano 7, de modo que las personas estrella cuando actúan desde ese nivel resonante también sanan su entorno, y de esa manera hacen aparecer una realidad más allá de las apariencias, porque esa sanación contiene un despertar del espíritu.

La LUNA se muestra resonante sin esfuerzo cuando, a través de su creatividad y la visión, expresa el águila 7.
El PERRO es resonante porque expande la conciencia, que es lo que expresa el tono 7. Las personas expanden su conciencia, su ser interior cuando son tocadas desde el amor. Una persona cuando se siente amada inesperadamente puede vivir una catarsis que le transforma por completo y hace aparecer su ser real.

El MONO canaliza la tierra, el voluntario.
El HUMANO canaliza el espejo, es decir, el humano está hecho para amar; el amor es su conexión con dimensiones superiores.
El CAMINANTE DEL CIELO canaliza la tormenta, es decir es un resucitador, y el MAGO es un iluminador, ya que canaliza el sol.

El ÁGUILA canaliza la solidaridad. Es importante para un águila reconocerse resonante a través precisamente de la solidaridad, porque el águila en sí mismo es un sello poderoso, y por eso también puede darle fuerza al ego.
El GUERRERO canaliza el espíritu, el viento 7, y la TIERRA canaliza el ensueño de la noche. Es importante reconocer la capacidad de la visualización, de las creencias para crear una realidad, y con ello la importancia del ensueño para crear la realidad de lo óptimo.

El ESPEJO, que expresa la ley del amor, muestra su resonancia cuando conectas con tu programa, es decir con aquello que vienes a hacer a nivel personal, pero también cuando provocas florecimiento en tu entorno. El amor hace florecer y cualquier persona que se mira en un ESPEJO, se regenera.

La TORMENTA, que es un resucitar, resuena con la luz interior de la serpiente.
Y el SOL, esa iluminación, resuena enlazador. La iluminación es una forma de enlazar amorosa. La luz une.