Hay personas encargadas de romper las paredes

Hay personas encargadas de romper las paredes. Hay personas encargadas de hacer agujeros en las paredes, para que todos puedan en algún momento de su vida ver qué hay más allá de la pared, ver que hay otra realidad.

Normalmente el mundo de lo conocido está como encapsulado, como rodeado de paredes, que determinan lo correcto, lo adecuado, lo lógico y lo seguro, que muchas veces es aquello que sabes hacer. Y lo que sabes hacer te da tranquilidad y fuerza, y no quieres salir de ahí; no quieres situarte en un territorio donde no puedes predecir y donde no sabes hacer. Son otras leyes, otras reglas, otras circunstancias.

Hay personas encargadas de abrir agujeros en la lógica, que muchas veces son agujeros de gusano, es decir, caminos que conectan con otras dimensiones, rompiendo las paredes de lo conocido y ampliando la realidad
Esa ampliación de la realidad es una ampliación de la realidad para todas las personas y también es una ampliación de la libertad, un salir del averno que te limita, como realidad limitante. Y siempre se trata de leyes, es decir de decretos, de frases que decretan cómo es la realidad. Romper esos decretos es explorar la realidad más allá, y entonces es libertad.

Una de estas personas encargadas de ampliar la realidad no sabemos cómo se llamaba, pero decía llamarse Cristóbal, cuya traducción es “portador de lo divino”, y con esto se mostraba como alguien que está cumpliendo una misión. También decía llamarse “uno más”, es decir, uno más de un grupo.

Todas las personas podemos despertar a la conciencia de vehiculizar lo divino, cuando despierta tu conciencia y te conectas con tu misión. De esta manera es un nombre genérico.
También cuando despiertas a tu misión, te encuentras que eres uno más del todo, estás unido a todas las demás personas. Entonces, encuentras que lo que es bueno para ti es lo que es bueno para todos, y que lo que es bueno para todos también es bueno para ti.

De esta manera, sales de una realidad hostil, propia del cerebro reptil, que busca siempre el poder para ponerse a salvo, y encuentras tu conexión con la luz que crea la materia y con el agua cósmica.

La conciencia y el control

Una cosa es saber y otra es controlar. Una cosa es iluminar, encender la conciencia, poner la luz y otra es controlar.

Controlar es una actitud restrictiva. La persona que controla de forma natural o innata está intentando evitar el conflicto, situaciones complejas, desagradables o lesivas. Así, asociamos la anticipación del daño con el control. Controlas para evitar el daño.

Pero la conciencia no es la anticipación del daño para evitarlo, sino cómo situarte en lo óptimo.
La conciencia te conecta con lo más adecuado para lo que estás haciendo. Si eres un voluntario para tal cosa, la conciencia te sitúa en lo más adecuado, en lo óptimo desde tu situación de voluntario para que acontezca tal cosa o tal otra.

El control intenta evitar que alguien entre sin pagar o que suceda una cosa negativa, y la conciencia te sitúa en lo óptimo, en cómo aumentar tu funcionalidad.

Los cromosomas no pueden verse

Los cromosomas no pueden verse. Cuando ves una persona, no ves sus cromosomas. Si pudieras ver los cromosomas de una persona, podrías ver que esa persona viene de muchos lugares. Esos cromosomas han creado sociedad en muchos sitios. Tienen cromosomas hermanos por todos los lugares.

Si pudieras ver los cromosomas, podrías ver que cada persona es de muchos sitios, por lo menos en el siglo XXI. Por eso hay una expansión de la conciencia cuando te reconoces como expresión de muchos lugares y de muchas culturas, no solamente de una. Quizá te reconoces de una cultura y entonces tu actitud es excluyente respecto a las demás, pero es excluyente respecto a ti mismo, respecto a tu interior.

Por eso hay un momento en que la persona, como resultado quizá de su trabajo interior o quizá del trabajo interior en otras vidas, tiene un despertar de conciencia. Y ese despertar de conciencia es importante llevarlo hacia el interior de tus cromosomas, conectando con toda esa información latente en el interior, que te ha acompañado en tu interior, que quizá te ha impulsado desde tu interior, para que quizá en ese despertar de conciencia salgas de tu ser reactivo en el presente y te expandas en lo atemporal que hay en ti, porque los cromosomas son atemporales, son viajeros en el tiempo, desde lo atemporal.

Quiere decir que el tiempo nos va a arrastrar. Los cromosomas, cualquiera que sea su información y su juego, son anteriores al tiempo. Cuando alguien se preguntó la primera vez acerca del tiempo, esa pregunta se la hizo montado en sus cromosomas, como quien va montado en un caballo, solo que sin darse cuenta de que va montado en un caballo.

Cualquier despertar de la civilización, como un salir de la prehistoria y entrar en la historia, todo eso ha sucedido sobre cromosomas perfectamente elaborados. Hay una expansión de la conciencia en el reencuentro con los cromosomas.
Hay preguntas que quizá no te has hecho nunca y algunas de ellas tienen la solución de tu momento presente. La pregunta abre el diálogo y la respuesta abre puertas.
Hemos llegado a un momento en el espacio-tiempo donde es necesario abrir la puerta, pero para abrir la puerta es necesario encontrarla.

Cada vez que una persona encuentra la puerta y abre la puerta de la expansión de su conciencia, entra en otra dimensión.
Y cada vez que una persona abre esa puerta y entra en otra dimensión, toda la humanidad entra con ella.

El tiempo es corto, es rápido, es como le da la gana

El tiempo es corto, es rápido, es como le da la gana, pero cuando la conciencia está presente el tiempo es muy lento.

Si tienes que esperar, el tiempo es muy lento, pero eso es porque de alguna forma estás despierto y estás haciendo algo que no es lo que quieres hacer. Estás haciendo algo.
Cuando te evades y te adentras en un juego o en una fantasía el tiempo es muy rápido.
Entonces, sabemos que el tiempo puede ser lento o rápido. Si hay conciencia, es lento. Si no hay conciencia, es rápido.

Cuando estás esperando, miras para un lado, para otro, miras el reloj, es lento. En otros momentos que te relajas, que la conciencia se pierde, el tiempo es rápido.
Son dos caballos, uno rápido y otro lento. Normalmente vas en el rápido cuando entras en el terreno gustoso, y lento cuando entras en un terreno no gustoso. La cuestión es cambiar los caballos de escenario, traer el caballo lento a lo gustoso, a la conciencia, y dejar el caballo rápido que vaya por la inconsciencia.
La inercia es el caballo y la conciencia eres tú. Si te montas en la inercia llegas a un sitio y si te montas en la conciencia, llegas al otro.

Si conectas con el amor, despierta la conciencia. Dicho en otras palabras, vive el amor con conciencia. No dejes que te atrapen tus pensamientos de éxito, triunfo, resolución. No dejes que te lleven al otro territorio. Lleva la conciencia al territorio del amor y no al territorio del éxito.
Se abren dos puertas diferentes. Quizá tienes que llegar muchas veces al éxito a abrir esa puerta donde aparece un despeñadero por donde caerse muy rápido. Quizá sea mejor abrir experiencialmente la puerta a la conciencia del amor, donde ya no hay tiempo y vuelas.

Quizá la sabiduría es haber cometido errores

Quizá la sabiduría es haber cometido errores. Pero la sabiduría no puede ser solo cometer errores, sino haber cometido errores y haberte dado cuenta de que eran errores.
La frase “ese trueno vestido de nazareno” corresponde a la persona que ha cometido barbaridades en un determinado momento de su vida, que se viste de Nazareno, como aquel que acompaña y reconoce lo divino, aunque sea en el nivel del símbolo.
El abuelo es el que sabe, pero no necesariamente el que sabe cuando tiene 5 años, 7, 12 o 15, sino el abuelo que sabe como resultado de todas sus vivencias, entre las que se encuentran sus errores.

Entonces, quizá tenemos que hablar en este momento de los tres Reyes Magos, los tres sabios o The Three Wise Men. Aquello que en español se expresa como tres Reyes Magos en inglés se expresa como Tres Sabios. El sabio en un idioma está expresando lo mismo que en otro idioma es rey y mago.
La sabiduría es una magia, una conexión con la realidad mágica. También estamos diciendo que la sabiduría es una conexión con lo que te sitúa como Rey, entendiendo que el Rey es el que está situado en el centro.
Hay otras muchas posiciones que se van alejando del centro, hasta que llegas a la frontera entre dentro y fuera. Pero eso es un desarrollo en la oportunidad que ofrece el tiempo, donde la persona a través de sus errores se acerca al centro, es decir, a su lugar de poder, y cuando se acerca a su lugar de poder recibe la iluminación.

La iluminación no se estudia. La iluminación es un acercamiento a aquel lugar donde coincide la kundalini del cielo con la kundalini de la tierra. La iluminación es un momento amoroso; es donde la conciencia se encuentra con el amor entre el cielo y la tierra. La iluminación es un elemento vibracional, no un elemento lógico.
La iluminación es vibracional, no es lógica, solo que es REAL con mayúsculas o real con minúsculas, pero la iluminación es totalmente real, modifica la realidad.

Sabemos experiencialmente que lo que dificulta la iluminación es el juicio, es decir, aquel lugar donde existe lo correcto y lo incorrecto.
Algunas personas necesitan entrar en lo absolutamente incorrecto para encontrar la iluminación. Pero también lo que dificulta la iluminación es situarse en la víctima. Situarte en la víctima te cierra la puerta de la quinta dimensión.
Si te sientes víctima y encuentras que al ser víctima eres infeliz y entonces estás fuera de la quinta dimensión, puedes decir como un juego, es decir, conectando con tu niño/a, con aquello incontaminado y puro “elimino, borro, anulo todos los programas mentales que me sitúan como víctima”, “elimino todos los programas que me alejan de mi centro, es decir, todo lo que me aleja de donde se encuentra mi kundalini del cielo y mi kundalini de la tierra”, “elimino desde mi libertad todos los programas y transferencias que me alejan del centro”, “elimino todos los programas que me alejan de ser siendo”.

La sabiduría, wise en inglés, es una traducción en la multi-culturalidad de “ser rey”, donde tienes poder, y “ser mago”, donde tienes magia. Tener poder quiere decir que la realidad responde y corresponde a tu interior, a tus deseos, y entonces es mágica, porque cuando tú deseas algo, sucede.
Tú eres un rey mago cuando eres sabio, y eres sabio cuando eres un rey mago.

Conectar con tu cuerpo es también conectar con tus ancestros

Conectar con tu cuerpo es también conectar con tus ancestros, con tu ancestralidad, ya que tu cuerpo es el resultado de la acción de tus cromosomas. Tu cuerpo expresa tus cromosomas, y tus cromosomas expresan a tus ancestros.
Las vivencias de tus ancestros modifican tus cromosomas. Los problemas que hayan vivido tus ancestros y que no hayan sido resueltos adecuadamente producen alteraciones en los cromosomas. Las emociones modifican los cromosomas, aunque esto haya no ha sido conocido por la humanidad hasta finales del siglo XX.

Los cromosomas de todas las ramas familiares han estado viviendo bajo tensión emocional ante los problemas que no resolvían y eso causaba modificaciones en los cromosomas. Ese ha podido ser el origen de muchas enfermedades genéticas, es decir, que están en los cromosomas.
Mientras esto no ha sido conocido, los cromosomas podían ser modificados por las emociones negativas. Pero desde el momento en que esto ha sido reconocido, las personas pueden instalarse en la modificación de sus cromosomas, aportándoles una información elegida conscientemente, a partir de la música, la meditación, las afirmaciones o la repetición de mantras, y también a través de situarte conscientemente en los momentos en que estás viviendo algo maravilloso y reconocerlo. Ese reconocimiento de las experiencias maravillosas también modifica los cromosomas.

Entonces, la conexión con la ancestralidad, a través de la modificación de la información en los genes y cromosomas, aparece abierta en este tiempo desde la conciencia corporal, donde unes la conciencia con el cuerpo; unes la conciencia y te instalas en la información de tu cuerpo.
Cuando reconoces toda la información que tu cuerpo te aporta de gozo, de plenitud; cuando te instalas en el cuerpo y reconoces todo el gozo que te produce simplemente poder moverte, saltar, caminar o ver las cosas maravillosas en tu entorno que te ofrece la madre tierra; cuando la conciencia se sitúa dentro de ti en tu cuerpo y accede desde ahí a hechos maravillosos, entonces has entrado en una alquimia que empieza a modificar las perturbaciones genéticas producidas justamente por lo contrario, por emociones mantenidas que no podían ser resueltas, unas veces por una fuerza mayor, a través de enfermedades y guerras, y otras por la frustración, al no conseguir unos objetivos y vivir forzando el cuerpo para conseguir esos objetivos. Por eso, la conexión con el cuerpo en este siglo XXI es fundamental para reconectarte con los ancestros.
La otra polaridad es la de aquellas personas que viven en lo mental y descuidan y ningunean su cuerpo. Si tú ninguneas tu cuerpo y te da igual que se adentre en la enfermedad, de la mano del no reconocimiento y la frustración, en favor de valores mentales, entonces ahí se está produciendo una polarización extrema, donde el cuerpo está en un detrimento y tú estás situado en un extremo mental, creando una realidad mental desencarnada.

Sin embargo, en este momento vamos hacia la fusión y la integración, hacia aquello que te permite caminar hacia el salto evolutivo, a través de la integridad y de la integración. La integridad tiene un componente moral acerca de tu personalidad y de tu ser espiritual, y la integración contiene un elemento de unión, unión de realidades.
Entonces, por un lado está la integridad, como algo que te unifica y moralmente te mantiene intacto en la impecabilidad, y por otro lado está la integración, que te sitúa en la unión, no en la ruptura.
La unión es el territorio del uno, y el uno es el territorio de la realidad de la maravilla, la realidad Dios.

Siempre que existe un contrato con lo óptimo, el resultado está en lo óptimo, aunque la persona aun no tenga despierta su conciencia

La multitud de idiomas y por tanto fronteras expresa esta realidad en que vivimos, en medio de frustraciones, estrés, miedo, angustias, enfermedades, desengaños, etc.
Pero en dimensiones superiores o dimensiones elevadas no hay idiomas y todas las personas se comprenden solo con mirarse. Por eso, cualquier persona que voluntariamente, incluso sin darse cuenta de porqué, cómo o cuando trate de que las personas se comprendan y que los idiomas se entiendan, está trabajando contratada desde dimensiones superiores aunque quizá no lo sepa.
De tal manera que lo está haciendo bien, porque siempre que existe ese contrato con lo óptimo, el resultado está en lo óptimo, aunque esa persona aun no tenga despierta su conciencia y quizá simplemente crea que está trabajando en un trabajo más, es decir, asociado a una retribución y a una titulación.

Cuando la persona añade su conciencia de voluntario al proceso entonces abre una puerta en la realidad y muchas de las cosas que le hacían sufrir se transforman en maravillas.

Gracias a todos los traductores, facilitadores, difundidores y personas que colaboran a que nos entendamos unos con otros.

La vibración de las moléculas es maravillosa. Siempre dan soporte a la vida

La vibración de las moléculas, de los átomos y de las partículas subatómicas es maravillosa. Siempre están dando soporte a la vida. No piden nada a cambio. No exigen y siempre dan.

Las moléculas, los átomos y las partículas subatómicas son maravillosas porque dan soporte a la vida sin pedir nada a cambio. Afortunadamente no responden a los pensamientos de los seres humanos.
Cuando tus moléculas, tus átomos, tus partículas subatómicas vibran en la maravilla, entonces estás en la maravilla y sucede bendición, porque es posible que haya ese encuentro entre la vibración de las partículas y tu conciencia, entendiendo que la conciencia a la que nos referimos es la conciencia chamánica, la conciencia de la expansión que deja volar al águila y entonces no permite al pensamiento que sume ganancia, que esté diciendo “esto es mío, esto es mío, mi tesoro”, porque esas fronteras en la maravilla no existen.

Cuando tus moléculas, átomos y partículas subatómicas vibran en la maravilla, estás en la maravilla y sucede bendición. Cuando alguien entra en la maravilla, todos entramos en ella. Por eso, parte del despertar de la conciencia supone reconocer la conexión con el arquetipo humano, donde todos somos uno; reconocer que cuando alguien hace algo “mal” ante tus ojos es para que veas que hay algo dentro de ti similar y entonces lo modifiques; y reconocer que cuando aparece algo “bueno” ante tus ojos, encuentres que hay algo similar dentro de ti y entonces permitas que se expanda.
Así sales del conflicto entre buenos y malos para favorecer la vibración de la maravilla desde tu interior.
Sabemos que las puertas están abiertas porque ya hay uno y muchos que han entrado.

¿Qué significa haber ampliado la conciencia?, ¿y qué significa no haber ampliado la conciencia y por tanto ser inconsciente?

¿Qué significa haber ampliado la conciencia?, ¿y qué significa no haber ampliado la conciencia y por tanto ser inconsciente?
Si una persona dice “yo he ampliado mi conciencia, yo tengo mi consciencia expandida; vosotros, gente, sois inconscientes; vuestra inconsciencia no está expandida sino que ni siquiera está despierta”. ¿Eso es tener la conciencia expandida?

En latín, “yo” se dice “ego”, de la misma manera que en inglés se dice simplemente “I”. Si una persona se siente sola y aislada, ciertamente no se encuentra feliz. La conciencia expandida es un territorio espiritual. No se trata de un territorio material, de la realidad ordinaria de sufrimiento, de error, de poder, etc.
La conciencia expandida te permite entrar en el territorio de lo óptimo, es decir, en el territorio donde la realidad Dios es plena. Expandir la conciencia es un viaje hacia la realidad de lo óptimo.

En todas las personas, como en todas las cosas y en todos los animales está la realidad Dios, y en esa realidad no hay nada que sea tontería, sino solo maravilla. Es el ego el que separa y divide la realidad, situando lo bueno en mí, en mi ego, y lo malo en todo lo que no soy yo. Entonces tengo que ser más fuerte que lo malo, dominar lo malo, defenderme, tener poder y si no puedo con ello por lo menos lo llamo tonto.

Expandir la conciencia es reintegrarse en la realidad Dios, donde no hay tontos. A veces, la expansión de la conciencia es simplemente una iluminación donde te das cuenta de que aquel que considerabas tu enemigo, o sea un inconsciente, era en realidad un ángel, una emanación de Dios, que te estaba ayudando a despertar.

Cuanta más conciencia, más gozo

CUANTA MÁS CONCIENCIA, MÁS GOZO (Extracto del nuevo libro en preparación)

Cuanta más conciencia, más gozo. Normalmente le pedimos el gozo a las cosas, pero el gozo es una vibración y no el resultado de las cosas sino de la conciencia.
El gozo es la vibración normal de la quinta dimensión y la forma de acceder a ella es a través de la conciencia.

Por eso cuando le pedimos gozo a las cosas, no tardamos en darnos cuenta de que no es así. Cuando tienes conciencia no tardas en darte cuenta de que el gozo que vives es una realidad vibracional, cuya puerta es la conciencia.

De lo que se trata es de lo que se define con el color azul: vivencias experienciales que transforman tu conciencia. Hacen aparecer la conciencia y luego la van transformando poco a poco, permitiéndola crecer.
La conciencia te amplía el gozo.