Honrar también es alinearte

HONRAR TAMBIÉN ES ALINEARTE (Extracto del libro en preparación “Tiempo de Ser”)

La tierra propone alinearte con el corazón amoroso de la vida, que sustenta la vida. Incluso podríamos y deberíamos decir que sustenta la vida permanentemente desde su “ser siendo”, que ya en sí mismo es una iluminación.
La tierra te pide que también te alinees con el corazón amoroso de la tierra, indicándote que ya estás en el sitio, pero que hay una alineación que va a permitir el florecimiento.
Es imprescindible encontrar, y de esa manera alinearte con ello, ese corazón amoroso que sustenta la vida, alineándote como voluntario para permitir el florecimiento.

Eso aparentemente puede ser interpretado como no pelearte con la vida, no luchar contra la vida, ni siquiera para mejorarla. Podría parecer que es dejar inactivas tus fuerzas, pero se trata, a través de una visión donde ver es igual a crear, según aquello de que “creas lo que crees” y “ves lo que crees”, de dirigir tu energía a ver la maravilla que ya sucede.
Entonces honras lo que no ves, aquello que está más allá de la forma aparente, pero también honras lo que ves, ya sin juicio y sin reclamo, porque lo reconoces en su forma como manifestación de lo que está más allá de la forma.

De modo que aquí lo que se presenta es que sea como sea tu vida hoy puedes encontrar sentido, precisamente a aquello que no te gustaba o te hacía sufrir. Hoy.
Hoy es tiempo digno y tiempo de honrar. Sanar tu vida es honrar
Sanar es honrar. Honrar es fluir. Fluir es amar. Esa es la tarea del voluntario.

Si tienes enemigos, tu corazón sufrirá

Si tienes enemigos, tu corazón sufrirá. Si tienes enemigos, tu corazón terminará por enfermarse y quizá por romperse.
A veces se puede pensar que amar mucho y no ser correspondido o no recibir de vuelta ese amor te rompe el corazón, pero estadísticamente los infartos y la rotura de corazón se dan más en ejecutivos, es decir en personas que están triunfando. Se trata de personas que están triunfando pero que tienen enemigos, es decir, están triunfando sobre sus enemigos.
Triunfar sobre tus enemigos te puede romper el corazón, que está hecho para amar.

La conexión que nos une a todas las personas a través de las neuronas espejo es una realidad que traduce dimensiones superiores. Y ese triunfo sobre quien consideras tu enemigo, te aleja de las dimensiones superiores, donde lo que existe es el amor, imposibilitándote y llevándote a una vida sin sentido.

Si no sabes sonreír desde el corazón, ¿qué sabes?

Sonreír desde el corazón (El Libro de las Sincronías)

Es importante hablar de la quinta dimensión, presentándola aunque sea de lejos, como una realidad orientativa. Pero es importante previamente realizar las tareas de la cuarta dimensión.
En la tercera dimensión las cosas están pero no lo saben, no hay conciencia, pero en la cuarta están las mismas cosas ya con conciencia, de forma previa al acceso a dimensiones superiores.
Por eso conviene recopilar datos para la conciencia, porque la decisión es poderosa y unos parámetros equivocados pueden llevarte justamente allí de donde huyes.

Cuando para evitar sufrir tomas decisiones que son de huida, puede que te lleven al sufrimiento, incluso creyendo que tu actitud es positiva. Puedes decir que quieres ser feliz o disfrutar, pero en realidad lo que te guía es el miedo a que te lo quiten, y entonces seguro que te lo quitan.
Incluso cuando consigues lo que quieres y lo tienes en la mano, se desmenuza como nada, porque todo lo que no tiene su asiento en dimensiones superiores, es nada.
Y al revés, la nada llena de espíritu, es todo.

En la quinta dimensión estaría la emoción y el agua, porque el amor no es la lógica. Por eso la vida con amor es maravillosa y sorprendente. La lógica es un poquito más aburrida, aunque sí ciertamente puede servir para matar el tiempo cuando estás precisamente aburrido.

Pero el amor te mete en un mundo de locura, de lo más curativo.
Casualmente, o no, el llamado día internacional de la mujer, para otros “día de la mujer trabajadora”, el 8 de marzo, es también el día de San Juan de Dios.
Consideramos que la mujer es sabia, y aun hablando de un día relacionado con la mujer, creemos que los human@s debemos hoy reivindicar todo el tiempo para la mujer. Atribuir un día a una causa puede ser valioso todavía en lugares donde la mujer es tan brutalmente negada, pero la mujer es la dueña de todo, desde su parte de la dualidad, pero plenamente.
La atribución de un día internacional es algo educativo y sirve para sacar a la luz asuntos insuficientemente considerados, para recibir más consideración. Pero hoy el sitio de la mujer es el de la sabiduría, y ese es su lugar.

Muchos hombres aprenden a sonreír cuando son ancianos. La mujer sabe hacer eso desde que nace. Si no sabes sonreír desde el corazón, ¿qué sabes? Muchos ancianos tienen una media sonrisa, y ya son entrañables en su desvalimiento, pero es lo que aprenden al final; su fuerza no valía nada; su poder no valía nada.

La persona que cree en la fuerza no es libre, y además tiene miedo. Antes de entrar en la quinta dimensión y en el amor, el agua, la emoción, te ayuda como tarea a ser libre.

EL LIBRO DE LAS SINCRONÍAS

El acceso al núcleo amoroso de la vida

EL ACCESO AL NÚCLEO AMOROSO DE LA VIDA (Tiempo de Gracias. Tiempo de Perdón)
Los seres humanos somos un centro donde se conecta todo el mundo. Desde tu corazón puedes conectar con cualquier persona, y eso da una profundidad a tu vida extraordinaria y convierte tu interior en un lugar sagrado, donde pueden suceder cosas maravillosas, especialmente en un encuentro amoroso.

Acceder al núcleo amoroso de la vida es totalmente sagrado, fundamental para el ser humano en su viaje ascensional.

TIEMPO DE GRACIAS. TIEMPO DE PERDÓN

La kundalini es ascendente y sube, pero primero tiene que bajar

árbol enraizado s
La kundalini, como la savia de los árboles, es ascendente y sube, pero primero tiene que bajar. La primera tarea para el trabajo con la kundalini es abrir los chakras superiores para propiciar el descenso de la luz, que es la kundalini celeste.

En nuestro código determinamos que la fuerza que va desde la tierra al corazón del cielo es ascendente, aunque desde un código celeste sería descendente, porque el centro estaría en el lugar celeste, y siempre lo que va hacia el centro es descendente.
Así, en nuestro código, del centro de la tierra hacia fuera, es decir, de los pies a la cabeza del ser humano, decimos que es ascendente.

La primera tarea es abrir la puerta a la kundalini celeste, para que descienda por el cuerpo hasta conectar con la tierra. Y en un segundo momento, abrir la puerta a la kundalini de la tierra, para que ascienda y vaya a buscar a la kundalini celeste del cielo.

Entonces es preciso abrir en primer lugar los chakras superiores, progresivamente hasta abajo, incluyendo a ser posible chakras espirituales de naturaleza no corpórea, y posteriormente abrir los chakras inferiores para favorecer el ascenso.
Eso evita muchos problemas, como que la energía se quede retenida en chakras superiores, pero sin enraizamiento, lo cual provoca alejamiento de la realidad.

Esa doble apertura, a una fuerza descendente, que se incorpore al interior de la tierra, y una segunda apertura a una fuerza transcendente que vaya a buscar lo celeste, evita muchos problemas.

El corazón es el lugar privilegiado y de intercambio de estas dos energías. A partir de ahí, del cuarto chakra y del timo en la proximidad del corazón, se puede comenzar a nutrir los distintos cuerpos del aura; los distintos cuerpos aurales pueden ser meditativamente nutridos desde el corazón y el cuarto chakra, favoreciendo su expansión, limpieza y descarga.

La luz descarga y limpia, y la tierra lo devuelve. Cualquier cosa que generaba un problema, al contacto con la tierra se ve alquimizado y se transforma, devolviéndolo la tierra con vitalidad.

Por eso el tercer paso, después de conectar conscientemente con la energía celeste y la energía de la tierra, es abrir el corazón a la kundalini del cielo, a la energía Dios, a la paz y al amor.
Es el tercer punto meditativo, que configura una nueva realidad, nutriendo al espíritu y al ser.

Liberar el colibrí es liberar el corazón, dejándolo libre de hechizos y confiando en su sabiduría

liberar small
Liberar el colibrí es liberar el corazón, dejándolo libre de hechizos y confiando en su sabiduría.

Confiar en la sabiduría del colibrí es confiar en la sabiduría del amor. Por eso quizá sobran órdenes y restricciones, faltando libertad y confianza, porque el amor no es fruto de la coerción, represión o legislación, sino que saca su fuerza y realidad de dimensiones superiores. El amor es la esencia y realidad divina.

Por eso, recuperar la conciencia de lo sagrado es un acto voluntario, que solo puede ser resultado de la conciencia.
Quizá se puedan poner normas que sirvan para la educación de los niños, pero luego hay que crecer y liberarse de las normas, pasando de la ley al amor.

Pasar de la ley bajo el miedo, al amor como vivencia de la realidad Dios, es liberar al colibrí.
En el nivel del corazón, en el cuarto chakra, se encuentran dos triángulos formando una estrella de seis puntas, que también es una expresión del agua, al ser la forma en que el agua cristaliza, y la estrella de David, que es quien inicia la construcción del templo y la construcción de lo sagrado. Recuperar lo sagrado también es liberar al colibrí.

La vida humana es sagrada, de modo que honrar la vida también es liberar el colibrí.
Por supuesto, también es imprescindible recordar -gracias Malala- que la mujer es sagrada. Honrar a la mujer también es liberar al colibrí.
No es necesario ser fiel al clan. Es necesario ser fiel al arquetipo humano y a lo sagrado.
Gracias Malala. Gracias Malalas
Bendiciones Malala. Bendiciones Malalas

Es importante expandir el corazón para que el ego se salga por las rendijas

dos buitres volando small
Es tiempo de honrar. Es tiempo de honrar a la vida. No se puede decir nada malo de la vida, porque es maravillosa.
Solo que no es maravillosa del tipo del niño malcriado “quiero esto y lo quiero ya”, sino maravillosa mientras profundiza en la realidad y la hace amplia.

A veces, lo que parece que necesitas en realidad te está haciendo amplio el corazón.
A veces lo que parece que te hace sufrir, te está haciendo amplio el corazón.
A veces la tardanza te está haciendo amplio el corazón.
A veces el aparente abandono y la aparente soledad te están haciendo amplio el corazón.

Es importante hacer amplio y expandir el corazón, entrando en la realidad expandida, donde habla el viento y el corazón no pesa, ampliando el corazón para que el ego se salga por las rendijas.

Es tiempo de honrar a la vida y honrar a los que te acompañan, mientras expandes el corazón.

AB RA HAM traduce la fórmula para entrar en la inmortalidad: Corazón – Luz – Agua.

Fijar tu atención y considerar a Ra te permite comprender el significado de los cinco colores del Tzolkin, dialogando con tu alma y ampliando tu conciencia, tu realidad y la de tod@s.

Tanto los contenidos expresados por Ra como los contenidos expresados por los colores son parte de un diálogo contigo, pero si no estás tú no hay nada, ni siquiera realidad. Sin embargo, cuando estas presente hay un momento en que toda la humanidad se asoma a través tuyo ante la realidad, porque hay un momento en que Dios y el humano son lo mismo.

Todo son contenidos, todo son palabras. Pero hablar de palabras es hablar de dialogo, como el fuego, intercambio de electrones u oxidación-reducción.
La palabra también es un alimento; sobre todo es un alimento, que crea y construye la realidad cuando sale de la boca de LO REAL, dimensiones superiores o Dios. La palabra desde LO REAL nutre al alma y trae el cielo.
Por eso aparece como Ra, o sea como luz.

Se cuenta que en el principio solo había agua, NUN, y que de este agua primordial surge como de un huevo RA, quien llama a la existencia a todas las cosas y seres, nombrándoles. O sea, crea todo lo existente con su palabra.
Eso es muy bonito, pero si está hablando de ti, de mi o de cualquier persona, lo que dice es que antes de recibir palabras con las que dar forma a la realidad, la persona está ante una realidad sin forma, como el agua. Es impensable e incomprensible, y solo puede actuar desde el instinto, o sea reactivamente, porque no puede crear. Es una realidad infrahumana.
Aunque sea mudo, el humano necesita recibir palabras para ser humano-luz. Hablar es tan importante como comer para un ser humano.
Por eso los trabajos que no te permiten hablar, o sea interactuar desde la luz, te roban el alma y saquean a la Madre Tierra.

La mitología egipcia cuenta cómo lo primero es el agua. Hay una realidad informe como preexistente, porque todavía no hay nadie que pueda contarla, decirla, expresarla o comprenderla. Entonces surge RA.
En eso es similar al Tzolkin, donde se dispone como primer sello al Dragón y luego al Viento.
El glifo que representa al Dragón, que es el nombre que le da Arguelles -gracias Arguelles-, es un cubo de agua. Por eso el Dragón es agua, y el nombre dado por Arguelles significa primordial, anterior a la forma, que está en esta dimensión de la forma pero proviene de dimensiones que no necesitan forma.

Luego aparece RA, la luz, y es presentado como Dios, que crea todo con su palabra. También Viento lo asociamos con el gran espíritu, y en el relato de la creación contado en el Popol Vuh con Huracán.
Pero se trata del proceso cognitivo. La realidad para ser conocida, reconocida y representada necesita de palabras. Viento y Ra se fusionan en ese proceso. Las palabras y la luz van juntas.

En el Tzolkin, la autoexistencia aparece asociada en los sellos a la Semilla, que habla de un programa innato, y aparece en la onda del humano en el lugar trece como trascendencia. Así, el Humano es trascendente cuando encuentra o reconoce la experiencia de la autoexistencia, como Ra Atum.
El Humano es trascendente cuando es autoexistente y eso sucede en su conciencia.

Abraham contiene el RA de la iluminación, de la trascendencia de la autoexistencia, pero también es una palabra arquetipo, o sea para toda la humanidad.
Contiene AB que significa “padre”, algo que cualquiera puede consultar en diccionarios o Wikipedia.
También contiene AM, donde aparece como traducción “madre” y la resonancia del “agua” y de la “mem.”

Pero lo más importante es que AB o IB también significa corazón en el lenguaje de los constructores de las pirámides. Es el AB o IB que es pesado en el juicio de Osiris y que cuando pesa menos que una pluma te permite el paso a la inmortalidad.
AB RA HAM traduce entonces la fórmula para entrar en la inmortalidad. Corazón – Luz – Agua.
Corazón se sitúa sobre el dios Jepri y explica que no es el cerebro sino el corazón lo que te hace Luz, o sea Ra o humano trascendente; el cerebro del corazón.
Y Am se sitúa sobre Atum como agua y la energía empática amorosa.

Actuar desde el corazón y la energía amorosa creadora permite al humano el acceso a la sociedad celeste.

Mejor que solucionar los conflictos con hechos que luego sustenten las palabras, sería con palabras y que de ahí se produzcan los hechos

Gracias a las ondas estamos en el tiempo de la comunicación, gracias a Dios.
Hay quien dice que las palabras se las lleva el viento, como queriendo decir que no son importantes o que necesitan hechos, y quizá esto traduce o reproduce una sabiduría práctica.

No negamos desde nuestra ignorancia la posible sabiduría que pueda haber en estas palabras, es decir que las palabras necesitan hechos, algo así como que la palabra en sí misma no tiene suficiente contenido.
Ni desde nuestra ignorancia ni desde nuestra insolvencia ni desde nuestra incongruencia queremos negar esto.
Únicamente, que precisamente desde nuestra ignorancia, nuestra incongruencia y nuestra insolvencia sentimos que el código Tzolkin expresa en el color amarillo algo similar al aire, al viento, y lo sitúa como cuarto movimiento evolutivo, motivo por el cual consideramos que la palabra como expresión del viento es fundamental, y que actualmente estamos en el tiempo de la palabra, de la comunicación, o sea de la expansión de la realidad asociada a la expansión de la conciencia.

Es importante hablar, es importante expresarse, es importante decir, porque une.
Es importante hablar, es importante expresar, es importante decir, porque saca fuera a la realidad visible el programa, y el programa es el amor, no el odio.
De modo que la comunicación va en favor del amor, y la incomunicación o la comunicación de un pequeño grupo en posesión de las claves, va en favor de la fragmentación y finalmente de la dominación, que siempre va unida a la sumisión y al odio, o sea a la guerra.

Estamos en el tiempo de la comunicación, gracias a Dios, porque estamos en el tiempo de la expansión, siendo la expansión el surgimiento de la realidad profunda, no superficial.
Mucha gente quiere que no hables de cosas profundas y te enseña a hablar de temas superficiales. Pero el alma necesita expresión, porque la experiencia es una acumulación evolutiva, que necesita ser expresada, es decir pasar el velo, y la palabra desvela.

Lo único que hace falta a la palabra, es que aun estando equivocada, sea verdadera, es decir proceda del corazón, no del intento de engañar.
Pudiera ser que queriendo engañar dijeras algo verdadero, y pudiera ser que queriendo decir la verdad estés expresando el error en que vives, pero lo importante es que la palabra sea la libertad del corazón, que exprese al corazón libremente, y que una palabra convenza a otra, porque las palabras también son ángeles; son ángeles parteros, que ayudan en el parto, o sea en el nuevo nacimiento.

Por eso quizá sea conveniente no solucionar los conflictos con hechos que luego sustenten las palabras, sino con palabras, y que de esas palabras se produzcan los hechos.

Es como si solo ocupáramos la parte más repetida de la realidad, y de esa forma muchas posibilidades quedasen sin ser reales, porque no se realizan

Hay muchas posibilidades que permanecen inéditas. Es como si solo ocupáramos la parte más repetida de la realidad, y de esa forma muchas posibilidades quedasen sin ser reales, porque no se realizan.
Ante cualquier paisaje las personas gustamos de trazar caminos, lo que significa que a todo el mundo se le ocurre pasar por aquel lugar exactamente, mientras que la mayor parte del territorio todo lo más es accesible, si está cerca de ese camino, a través de la vista, pero nunca nadie lo pisa.

Algo así pasa con la realidad, donde solo utilizamos la parte más conocida. O sea solamente vivimos la parte más conocida de la realidad.
Claro, de vez en cuando aparece una persona más creativa o más distraída y traza un nuevo camino, llegando a encontrar alguna maravilla que estaba pasando desapercibida, y al contarlo a otras personas, empiezan a recorrer ese mismo camino.

La realidad contiene la maravilla para cualquier expectativa, claro que esa expectativa tiene que estar dentro del rango de lo real, aunque sea de lo real resonando en el interior de la persona.
Es importante encontrar el camino al interior para encontrar el acceso a lo real maravilloso, expandido.
Quizá entonces encuentras que el camino al interior de la realidad pasa por encontrar primero tu corazón.