La mujer crea el mundo

Paseando a la orilla de un pequeño lago inadvertidamente escuché una conversación entre dos pequeñas ranas.
Una decía “la mujer crea el mundo y el hombre lo habita, porque si fuese el hombre el que lo creara primero crearía a la mujer, para que creara el mundo, y entonces poder habitarlo él. Por eso creo que es la mujer la que crea el mundo y cuando ya ha creado todas las cosas, crea al hombre”.
Y la otra respondía “bueno, quizá no sea verdad, pero es cierto”.