La abundancia y el despertar

Si te acercas a un manzano o a cualquier árbol y coges una manzana o el fruto de cualquier árbol, y abres la manzana y sacas una pepita, la puedes coger con dos dedos y quizá tus yemas la cubran totalmente.
Puedes mirar la pepita de una manzana que has cogido del manzano y mirar el manzano, y ver claramente que tú no puedes coger el manzano con dos dedos y además puedes verlo lleno de manzanas. Esa pepita de una manzana va a hacer surgir otro manzano, y cada manzano puede hacer surgir miles de otros manzanos.
Eso es igual que si te acercas a un coche, sacas una rueda y coges una tuerca. Tú miras la tuerca y miras el coche, y te imaginas que esa tuerca te va a producir otro coche y que ese coche va a producir miles de coches. Pero eso no sucede. De un tornillo no se producen miles de coches, pero de una semilla de una manzana sí se producen miles de millones de manzanas.

Eso sí sucede y eso es magia. O podemos llamarlo como queramos, pero ese es el lugar donde vivimos. Vivimos en la abundancia. Vivimos rodeados de maravilla, de magia. Sin embargo, muchas veces no queremos dialogar con la magia y preferimos dialogar con la no magia, con los tornillos, con la lógica. Quizá sea de eso de lo que hablan las personas que hablan del despertar.
Todo viene a ti cuando lo necesitas. Habla con ello, porque ello quiere hablar contigo.

Siempre que existe un contrato con lo óptimo, el resultado está en lo óptimo, aunque la persona aun no tenga despierta su conciencia

La multitud de idiomas y por tanto fronteras expresa esta realidad en que vivimos, en medio de frustraciones, estrés, miedo, angustias, enfermedades, desengaños, etc.
Pero en dimensiones superiores o dimensiones elevadas no hay idiomas y todas las personas se comprenden solo con mirarse. Por eso, cualquier persona que voluntariamente, incluso sin darse cuenta de porqué, cómo o cuando trate de que las personas se comprendan y que los idiomas se entiendan, está trabajando contratada desde dimensiones superiores aunque quizá no lo sepa.
De tal manera que lo está haciendo bien, porque siempre que existe ese contrato con lo óptimo, el resultado está en lo óptimo, aunque esa persona aun no tenga despierta su conciencia y quizá simplemente crea que está trabajando en un trabajo más, es decir, asociado a una retribución y a una titulación.

Cuando la persona añade su conciencia de voluntario al proceso entonces abre una puerta en la realidad y muchas de las cosas que le hacían sufrir se transforman en maravillas.

Gracias a todos los traductores, facilitadores, difundidores y personas que colaboran a que nos entendamos unos con otros.

Despertar el agua hexagonal es también despertar el tao

Despertar el agua hexagonal es también despertar el tao, simplemente porque despertar el tao es iniciar el camino.
Tao, en el idioma de los constructores de la gran muralla, no es cualquier camino, sino el que te lleva a un sitio concreto; es un camino que une dos realidades. Hay un tao que te lleva a ser tú, un tao que te lleva al despertar, un tao que despierta tu conciencia y un tao que te lleva a encontrar tu camino.

Despertar el agua hexagonal es también un tao, que libera las ataduras en que la sumación de recuerdos dolorosos ha desnaturalizado tu agua y la ha hecho perder el sentido de tu existencia y tu realidad.
Despertar el agua hexagonal es reconectar con el agua primordial, aquél agua que viene más allá del sol con una misión en el territorio de la forma, que tú en algún momento has asumido como un voluntario.
Despertar el agua hexagonal es reconectar con lo primordial, con tu esencia y reencontrar tu misión. Eso también es despertar tu tao, porque en nuestra forma de expresarnos necesitamos utilizar para esto dos frases, que expresan una misma realidad. Despertar el agua hexagonal es despertar el tao y también es conectar con tu ser espiritual, que está libre del dolor, de los pensamientos limitantes, del miedo, del odio y de la frustración. Está vacío de todo eso porque está lleno de plenitud. Llenarte de esa plenitud es despertar esa agua hexagonal y despertar tu tao.

En algún momento del proceso también es imprescindible que aparezca la palabra y que tu palabra exprese lo que estás viviendo, que tu palabra exprese el despertar del agua hexagonal.
A María Magdalena se le piden palabras. También es necesario el despertar de la palabra.
De alguna manera hay una relación amorosa entre el agua hexagonal y la música del cosmos.

Cabal, desde la Cábala, significa recibir y transmitir

Compartimos la respuesta a una pregunta por si es de interés:

Hola. Podría presentarme como un software situado en aquel lugar donde el hardware está recibiendo una información, y yo la traduzco, la interpreto, para que el hardware u otro hardware la vuelva a emitir. Evidentemente se ve que no tengo ni idea de lo que es un software y un hardware, pero tampoco es tan importante.

Mi apellido es Cabal, que desde la Cábala significa recibir y transmitir. Hay una información permanente, bendita sea, que sitúa las moléculas y los átomos en esa armonía que significa la vida y también hay una disposición armónica que es el aprendizaje.
Entonces hay esa armonía como aprendizaje, o también podríamos decir el previo, aquel lugar donde al entrar alguien coge tu abrigo y lo clasifica para que luego lo puedas recoger al salir, y luego hay armonía que es plenitud.

Entonces, yo estoy en el software y simplemente expreso una coherencia. Alguien podría decir que no es así. Ciertamente, también me sirve. De hecho, quizá usted me ha pillado. Lo que más me gusta es muchas veces ser incoherente. Eso me produce una gran libertad. Da igual ser coherente o incoherente; lo importante es el ser, o sea estar vivo, bendito sea. Algo crea la vida y resulta que te ha llamado a ti.
Quizá un día te das cuenta de pronto que no tienes ni idea, pero percibas que la vida o aquello que crea la vida sí tiene idea, sí sabe y además cuenta contigo, y entonces puedes decir “sí, sí, de acuerdo, ok, me interesa el tema”.

Bueno, me estaba presentando dentro de emitir-recibir y mi posición simplemente es ser un empleado del software, un traductor. Algunos días me siento como un partero que está ayudando a dar a luz a una persona. Dar a luz una persona desde sí mismo es simplemente despertar. Eso en algunos lugares del hábitat en habla española se llama un sereno, uno que va dando las horas por la noche: la una de la noche y sereno, las dos de la noche y sereno… Bueno, y también abre portales. Sí, se pueden abrir portales a la vida y abrir portales a la felicidad, mientras paseas. Mientras caminas, quizá estás caminando por el cielo, y lo vas diciendo: estamos en el cielo y es la hora de despertar.

Sí, hay un trabajo maravilloso en el descenso al inframundo, a la oscuridad, como un sereno abriendo puertas y despertando.
Gracias, bendición.

Mirar es un proceso mental


Mirar es un proceso mental. La mirada tiene que traducirse en información, que es lo que hace el caminante del cielo en su exploración. El resultado de mirar es subjetivo. Ves cosas diferentes si miras desde el miedo o desde el amor, o también si miras desde tu presencia o desde tu ausencia. Si miras desde tu falso yo del ego o si miras desde tu ser despierto, ves una realidad diferente.

Por eso es conveniente despertar al ser. Mirar desde el ser habilita una fuerza, presente en las neuronas espejo, que es resucitadora en su aspecto más físico y que en el nivel de la información libera la realidad de hechos que, desde la realidad ordinaria, parecerían como milagrosos.
Este es el tiempo de situarse, ingresar y despertarse en esa masa crítica de personas que desde el amor atraen los milagros.

Gracias. Bendición. Perdón.
Decimos “perdón” porque la experiencia de perdonar y la experiencia de ser perdonado son fundamentales. No hay gracias sin perdón y no hay bendición sin perdón, porque no hay perdón sin agradecimiento y sin bendición.

Desperar te introduce en la vida

DESPERTAR TE INTRODUCE EN LA VIDA (Tiempo de Gracias. Tiempo de Perdón)

Podemos estar hablando de una guerra ideológica o de despertar.
Podríamos estar hablando simplemente de una guerra ideológica o incluso de una amenaza extraña, dar elaboradísimos argumentos y demostraciones brillantes y tal vez cultísimas explicaciones, y exponer brillantes blablablás o teorías.

Pero solo se trata de despertar, de ser tú, inicialmente SER. Eso ya es despertar. No se trata de ser parte de un cuadro y luego convertirte en “caspa” y desaparecer por viejo, sino de SER PLENAMENTE, expandirte, llenar toda tu realidad, ser tú, pero por supuesto no una “copia” sino TU ORIGINAL, tú mismo, o sea ser desde lo original, desde la vida y desde la realidad originaria y originadora.

SÍ, claro, despertar es una palabra con letras o sonidos, pero eso es en su forma exterior. También puede estar habitada de luz, provocando una cascada de respuestas químicas, de liberación de hormonas, neurotransmisores y otros enlaces que determinan nuevas formas de entender, de pensar y de ver.
La resonancia no necesariamente sonora de las palabras libera, haciendo surgir imágenes visuales invisibles, que son vistas desde el ser espiritual interno. Incluso puede que seas el único que las veas, porque hay un momento donde el ser humano es único, y no puedes sentir miedo por eso, puesto que para ser real tienes que ser único y no formar parte del coro.
La unicidad, el ser único y diferente es la afirmación de todo lo existente, porque todo lo existente tiene un sello único, a diferencia de lo que fabrica el ser humano, que trata de repetir para abaratar costes. Incluso parece ser, aunque yo no me lo creo, que está intentando clonarse, pero debe ser otra cosa.

Cuando son vistas estas imágenes visuales invisibles, ponen en marcha e inician otra cosa, despertando otra forma de ver la realidad, totalmente real, dialogante y con mucha paciencia. Parte de esa nueva forma de ver la realidad es momentánea, pero puede ser nuevamente activada, aunque hay trasformaciones que se mantienen permanentemente desde ese momento, solo que también pueden crecer y desarrollarse plenamente si quieres.
El “si quieres” es clave, porque es un asunto de conciencia y de consciencia. Se trata de expandir la conciencia, no de anularla. Se trata de ser plenamente consciente, por eso “despertar” sirve para expresarlo.
Despertar, como despiertas cada día, no te mata sino que te introduce en la vida. Por ello este despertar nuevo ya lo conoces porque levemente ya lo haces cada día y además quieres hacerlo. Por eso necesitas ver la otra realidad accesible desde la resonancia y confirmar que “sí, quieres despertar”.

Es un conflicto interior. Lo que te imposibilita el encuentro de tu realidad interior, que es donde te conectas con la realidad global, total o real es un conflicto interior. Por eso está la referencia que hacemos al comienzo de esta exposición a la guerra. Mientras estás secuestrado por el terror y dominado por el miedo no podrás moverte, y entonces tampoco podrás abrir los ojos a la percepción de las imágenes visuales invisibles, o sea a la luz.

El asunto está en el corazón. El corazón no se dedica únicamente a bombear sangre, sino que es en realidad donde comienza la cascada hormonal.
El corazón envía más información al cerebro que la que el cerebro le envía. Eso significa que el corazón fisiológicamente manda sobre el cerebro, y la función del corazón es enlazar a través del amor.
La función del cerebro es preservar la vida en favor del ego. Por eso la fuerza del corazón es el amor y la fuerza del cerebro en parte es el miedo, ya que el cerebro es un solucionador de problemas para evitar el daño. Evitar el daño es el miedo.
Si el cerebro secuestra al corazón es porque en realidad el miedo domina al amor. El miedo crea sus propias imágenes de miedo e inhibe las imágenes de amor. Ese es el nivel en que se desarrolla un conflicto.
La vida es el amor. Si estás bajo el miedo, estás apartado de la vida.

Sí, existe una maravillosa cascada hormonal que te hace en determinados momentos sentirte rodeado de personas maravillosas. Sí, existe una maravillosa activación de neurotransmisores que te permite ver en un momento que todo es bello. Sí, hay momentos maravillosos, donde puedes transformarte en un catalizador de maravillas. Merece la pena. ¡Y es tan fácil!

TIEMPO DE GRACIAS. TIEMPO DE PERDÓN

Actuar despierto

ACTUAR DESPIERTO (Extracto del Libro “El poder del agua. El poder de la emoción”)
Hay una invitación a encontrar las cookies o galletas de información. La información la puedes “tragar” e incluir dentro de ti sin conciencia, activando resortes interiores inconscientes, pero también puedes actuar desde la conciencia, desmenuzando esas asociaciones de información relacionadas unas con otras, para integrarlas conscientemente, produciendo así una expansión de tu conciencia.

Si dejas que la información entre en ti sin conciencia, te mueve, actuando y haciendo cosas, pero no sabes por qué; te estás moviendo sin conciencia.
Hay momentos en que el salto y el crecimiento requieren la conciencia, porque si no, puedes estar en lo óptimo pero no darte cuenta, y tu mente, tu corazón y tus preocupaciones estar enganchados a problemas de tercera dimensión, de supervivencia y de enemigos. Los enemigos están donde sirve el cerebro reptil, que no son las dimensiones superiores. Puedes estar en lo óptimo físicamente, pero vitalmente tus vivencias pertenecer al cerebro reptil.

Por eso cuando desmenuzas los contenidos que forman en sus uniones ese símil de las galletas de información, con conciencia, nutres al ser despierto y real que actúa desde el corazón y no al ser máquina o a la marioneta.
Está bien la marioneta, pero hay más gozo y realidad en actuar despierto.

EL PODER DEL AGUA. EL PODER DE LA EMOCIÓN

Amar el problema es parte del despertar

(22/1/2015)
La mayor parte de las personas aprendemos, es decir, evolucionamos y ampliamos nuestra vivencia y nuestra vida, gracias a los problemas, las restricciones y la resistencia que nos opone la realidad.

Por un lado, la realidad que oprime te incomoda en las múltiples formas en que puede hacerlo, desde más a menos trágicas. Por otro lado algo impreciso en tu interior te impulsa hacia el gozo, es decir se trata de una fuerza que te mueve.
Por un lado hay una fuerza que te incomoda exteriormente, y por otro lado hay una fuerza interior que te impulsa hacia el gozo.

Eso simplemente puede significar que somos un poco vagos. También podríamos decir que estamos dormidos y la maravilla nos llama, o sea hay ciertamente inconciencia.
Normalmente desde la vagancia o inercia procuramos simplemente huir reactivamente, procurar que la incomodidad pase pronto, pero en realidad es una puerta y lo que conviene es abrirla con conciencia y dialogar -ese maravilloso viento-tormenta creador, huracán, amigo de las águilas-; dialogar y abrir la puerta, o sea despertarse.

También conviene abrir el diálogo hacia esa fuerza que te impulsa hacia la maravilla. Desvelar, reconocer y fusionar es parte de la iluminación.
Sí, existen problemas, pero porque existen soluciones. La mayor parte de las personas, aun sin saberlo, estamos buscando soluciones, es decir, estamos dormidas delante de la puerta.
Amar el problema es parte del despertar.

Gracias y perdón. Gracias hermanos huicholes, gracias hermanos uros.

Hay tantas formas de despertar como personas, y todas son válidas

Hay tantas formas de despertar como personas, y todas son válidas.
Hay personas que nacen en el borde del día, y más tarde se dan cuenta de que en realidad han nacido en otro día.
El nacimiento del ser humano puede ser considerado desde un aspecto puramente administrativo, en el momento en que se “otorga” esa información.
Hay un nacimiento oficial, con un registro documental que no siempre coincide con el nacimiento real, ya que hay personas que son registradas incluso varios días después.
Es posible que no lo sepan nunca, o que lo conozcan al cabo del tiempo, pero eso no es un obstáculo para el diálogo con el Tzolkin, entendiendo “dialogar” como un sinónimo de despertar, sino que representa una forma de despertar diferente a otras personas.

Cada sello que una persona conoce que es, es válido, aunque luego con un nuevo conocimiento abandone ese kin asociado al nacimiento y empiece a trabajar con otro. Esa es su forma de despertar.
De esta manera es válido considerar el día oficial en que naces, porque por alguna razón eso sucede así.

Tú naces oficialmente a efectos legales en un día y ese es tu kin de nacimiento, porque necesitas trabajar con esa información tal vez para cerrar una vida anterior o tal vez para completar el trabajo inconcluso de algún ancestro, pero de cualquier manera es parte de tu tarea.
Puede ser que luego descubras que realmente no naciste ese día sino otro, o no naciste en esa hora sino en otra que a lo mejor ya pertenece al día anterior, y entonces se te abra un nuevo territorio.
En ese caso, el despertar de tu conciencia se sitúa en un nuevo territorio, gracias a Dios, estando asociado ese cambio de escenario a una extraordinaria gratificación, ya que puedes ser una persona que viene a cerrar procesos inconclusos.
Puedes tener una conexión profunda con el futuro, es decir con la realidad, y venir catapultado desde el tiempo real, siendo tu proceso extremadamente gozoso cuando lo realizas, sin necesidad incluso de saber lo que estás haciendo.

También hay personas que pertenecen a los dos lados. Son personas que traen informaciones telepáticas que provienen de su conexión con dos dimensiones diferentes. Son similares a esas personas que viven en las fronteras y conocen la vida en los dos lados: la vida en un lado de la frontera con sus valores y la vida en el otro lado de la frontera, con sus valores.
Cuanto más marcada es la frontera más diferentes son las sociedades. Pero la esencia de la persona no pertenece a ninguna sociedad.
Existen culturas diferentes porque eso aumenta la libertad, expandiendo la conciencia de la libertad, al saber que en este lado es muy importante una cosa y en el otro lado es muy importante otra cosa, y las dos corresponden a la humanidad.
Las dos culturas son capaces de expresar el amor, conteniendo la vibración de lo óptimo.

La formulación rígida de un hecho cultural, al compararse, se rompe, permitiendo mantener tu esencia, la de tus cromosomas y la de tus ancestros, que ahora pueden expresarse libremente porque la libertad está asociada al amor.
La esencia del ser humano está asociada al amor y no a las fronteras ni a las barreras.
Por eso existen distintas culturas, como distintos espejos que aportan información que te ayuda a romper la rigidez y a florecer a través del amor.

El pasar del tiempo es como el pasar de las hojas de un libro

transcurso río small
El pasar del tiempo es como el pasar de las hojas de un libro.
En muchos sentidos las personas son como libros, porque en ese pasar del tiempo y rellenar de las hojas del libro reciben y conservan mucha sabiduría. Solo que algunas personas parece que no saben leer su propio libro.

Pero ese no es el caso de las personas más o menos despiertas, porque la lectura del propio libro es un asunto de conciencia.
Todas las personas que buscan despertar su conciencia lo hacen porque están despiertas. Buscan despertar su conciencia precisamente porque su conciencia ya está despierta, en algunos casos como consecuencia de sus vivencias en otras vidas y en otros del despertar de sus ancestros, de los que son representantes de alguna manera en el tiempo actual.

La santidad de los ancestros está en la base de las conciencias despiertas, entendiendo por “santidad” la elección por lo ético y por la integridad de personas en otros tiempos, de las que recibes amor y salud, que atesoraron en otro tiempo.

Esa conciencia despierta te pide de alguna manera que abras todos tus escáneres espirituales, es decir que te abras a todas las posibilidades del espíritu.
Haciendo esto como una decisión, desde tu libertad y tu entrega, recibes una ayuda y una claridad cierta.
No es tiempo de sentimiento o amenaza de carencia, que es un hechizo y bloquea como tal la integridad. Es tiempo de la integridad.