Diciembre 2018: la vibración del perdón es terreno sólido para caminar en la armonía y en la belleza propia de dimensiones superiores

MES DICIEMBRE 2018:

Diciembre comienza con la tierra 11, prometiendo un periodo de liberación y emisión de luz, asociado al reconocimiento de tu servicio. Es un periodo donde te liberas de los apegos del ego. Cuando estás alineado con el corazón amoroso de la vida, has encontrado tu lugar de poder y eres un voluntario, entonces se libera tu luz.
La energía oculta de la tierra 11 es la semilla 3. Quiere decir que un servicio a la humanidad es “ser como eres”. Es como canalizarte a ti mismo, no juzgarte, no estar bajo los hechizos que te inhiben.

El mes termina con la mano 2 de la onda del enlazador, donde la propuesta es ser impecable en tu interacción con el otro. En la impecabilidad de la mano es necesaria la lucidez para reconocer en tu historia los momentos en que no has actuado en favor del amor. Ese reconocimiento acerca de tu propia actuación atrapada por el ego, favorece la vibración del perdón, que es terreno sólido para caminar en la armonía y en la belleza propia de dimensiones superiores.
Todos estos contenidos aparecen en este quantum temporal que nos lleva al final del año común y su enlazamiento con el año maya. El año maya que se iniciaba como la luna 13, teniendo como día fuera del tiempo la estrella 12, ahora da origen a un año con un día fuera del tiempo como es el 1 de enero, que también va a ser estrella, siendo el comienzo de la actividad en luna. Tu florecimiento es útil a toda la humanidad, al arquetipo.