El enlazador de mundos: desapego, clarividencia, liberar para enlazar con otro presente

EL ENLAZADOR DE MUNDOS (Libro de los Sellos)

El Enlazador representa el desapego y la clarividencia; dejar ir, liberar para enlazar con otro presente.
Enlaza con la dimensión celeste y con la dimensión maternal de la Tierra. Ayuda a integrar mundos, ideas, creencias, personas, amigos que no se conocen; tendencias diferentes; mundos distantes; lo personal y lo laboral; masculino y femenino; singular y plural; creatividad y lógica; sentido y sensibilidad.
Pero para enlazar y unir hay que respetar. Unir sin respetar sería más bien anexionarse, apropiarse, forzar, o cosas así. La propuesta a través del Enlazador sería más bien unir con desapego, es decir sin ego, con una actitud de soltar, desaprender, deshacerte de viejos patrones.
El desapego requiere confianza y entrega. Es un nivel de madurez.
Al Enlazador se le suele atribuir una relación con la muerte, pero para nosotros está relacionado con el desapego, que es la muerte y el abandono de los apegos, de alguna manera ir hacia lo nuevo, sin miedo.
Y sobre todo el Enlazador está asociado con la capacidad de enlazar con otras dimensiones, de encontrar cosas nuevas, como el viaje de Colón, que pertenece a la onda del Enlazador.

LA SEXTA COLUMNA:
El número seis del Enlazador se corresponde con la sexta columna, que es una columna de portales dimensionales. Así, el Enlazador es una puerta. Todas las puertas enlazan lugares diferentes. Sólo hay que abrirlas para pasar.
El Enlazador es una cualidad existente en todas las personas, de poder enlazar a esa puerta. El Enlazador está dentro de cada uno, y es el sello y la garantía de éxito, incluso a través del error.

EL SELLO OCULTO:
El Enlazador de mundos es el sello oculto del Águila, que está asociado a la creatividad, intuición y visión. Desapegarnos de la realidad diaria nos permite tener una visión más global pero a la vez más profunda de las cosas, y, desde ahí, la intuición y la creatividad están a nuestra disposición.
Y viceversa, cuanta más creatividad, más te favorece para entrar en conexión o enlazar con otras dimensiones.
Con lo cual, la creatividad está asociada de alguna manera al resultado de encontrar formas de vida más allá de los límites restringidos. Los límites restringidos son, entre otras cosas, los límites del ego.
El desapego expresado por el Enlazador está hablando de una forma de viajar sin ningún peso que te pegue a la tierra, de acceder a otras dimensiones convirtiendo desapego en despegue, despegado del cuerpo, porque el Águila se despega de la tierra y enlaza con su vista dimensiones más allá.

EL LIBRO DE LOS SELLOS

La vida no necesita de tu éxito

Bendito enlazador. El enlazador es el sello 6 y la segunda presentación de la familia del dragón, o sea la segunda manifestación de la luz cumpliendo una misión. Tiene un sentido de emoción como blanco, agua, y contiene un mensaje extraordinario para todos los seres humanos que quieran vibrar en el arquetipo, y es que no necesitas tener éxito.

Este es un mensaje extraordinario, porque la vida continúa. La vida, el ser siendo, siempre es y no necesita de tu éxito, y tú tampoco necesitas de tu éxito. Lo que quizá necesitas es SER, ser en el ser siendo, es decir sin esfuerzo, sin angustia, por supuesto sin miedo, y, claro, sin estrategia.
En cuanto empieza la estrategia ya necesitas el triunfo, ¿pero sobre quién? El desapego es fundamental. Puedes vivir, es decir, entrar en todos los acontecimientos sin sentirte implicado en ellos, sin sentir que ganas o pierdes, o sea con ecuanimidad.

De la misma manera que el enlazador es la segunda presencia del dragón, como luz cumpliendo una misión, o como luz sencillamente, también es la forma emocional del caminante del cielo al ser la segunda onda del segundo castillo, donde el cuerpo y lo rojo es el caminante del cielo.
El enlazador define al dragón pero también al caminante del cielo, que es aquella forma transcendente del dragón a la que eres invitado cuando inicias el Tzolkin. De modo que si nunca eres enlazador, nunca llegas a ser caminante del cielo, porque quizá sencillamente nunca has sido dragón, o sea no te has ocupado de los demás sino de ti mismo.
Si te has ocupado de ti más que de los demás, no has sido dragón, sino quizá algo parecido a considerar que para ti estaba permitido todo, que tú eras lo importante.

En realidad, lo que pienso es mucho más fuerte que eso. El que vive considerándose a sí mismo más importante que los demás es simplemente un talibán, quizá en pequeñito y refrendándole su conciencia, pero su conciencia pequeñita, porque cuando es grande ya no es talibán sino dragón.

Entonces, podemos entender que cuando hablamos del enlazador estamos hablando del águila en sí. El enlazador es aquello oculto en el águila que le permite volar.
Sí, águilas. Sí, enlazadores. Sí, caminantes. Sí, dragones. Sí, soles. Sí, Ahau. Gracias