El espejo: El Tzolkin presenta el Espejo como arquetipo de la realidad. El famoso “In lak’ech” es el saludo del Espejo

EL ESPEJO (Libro de los Sellos):

El Tzolkin presenta el Espejo como arquetipo de la realidad.
Es el momento de la fusión y del Espejo. El famoso “In lak’ech” es el saludo del Espejo, porque cuando te miras al Espejo y ves una persona, que eres tú, dices “yo soy tu” y además “tú eres yo”.
Por eso la ley del Espejo es tal vez la mejor de las leyes. Y de cualquier manera, más allá de ser una ley, es un instrumento de conocimiento maravilloso.
El Espejo es la verdad, y la verdad y la realidad sólo pueden ser lo mismo.
El Espejo propone observar, contemplar, aceptar lo que es. Pero contemplar no es evadirte. Contemplar no es pensar en otra cosa mientras “pasa” el asunto, sino sumergirte en él, sólo que sin nada. Sumergirte en el asunto con la conciencia desde el vacío. Simplemente mirando, como cuando llegas a un lugar nuevo y simplemente miras para situarte, para entender.
Estás totalmente presente. Eso es lo importante: estar presente y vacío.
Si simplemente miramos, vemos que el Espejo es blanco y contiene como dibujo una especie de escalera ascendente y descendente, o doble, o en Espejo. También podría sugerir una pirámide escalonada.
Podría haber varios horizontes, según se considere, pero ciertamente y sin duda posible, la figura es escalonada. Lo que se quiera representar al niño, a lo inocente dentro de ti, se hace a través de una escalera. Como hablando de niveles, o de subir y bajar.
El Espejo en algunas tradiciones se llama cuchillo y cosas así, o sea de cortar, incluso se sugiere que se ve un cuchillo ceremonial en el glifo; otros ven una pirámide. Algunos presentan este cuchillo como lo que corta el error, espada de la verdad, o como un bisturí que quita el tejido dañado. Todo sirve. La verdad de las cosas corta el error. La verdad de lo que es hace desaparecer lo erróneo.
Personalmente en el Espejo veo una X. La X es utilizada en matemáticas como la respuesta que se busca, es decir la X es la incógnita. Pero es la incógnita para un estudiante, para un estudiante que debe conocer la fórmula que le da la respuesta adecuada.

EL SELLO 18:
La presencia de la realidad, expresada a través del Espejo en el Tzolkin, expresa cómo la realidad no es algo evidente, algo inmediata.
Sólo aparece al final de un largo proceso, y además lo hace en la segunda onda, la del Mago, que es la onda del aprendizaje.
La realidad tiene que ser aprendida, descifrada, y al mismo tiempo es lo que le da fuerza al Mago, porque en la onda aparece en quinto lugar.
La persona “normal”, es decir “sufriente”, encaminada a ser crónica vive en una realidad por inercia.
El Mago aprende, busca la realidad y recibe amorosamente energía de la realidad.
El sello Espejo aparece en el lugar 18 de 20. Sólo faltan dos para terminar la serie, y uno es el Sol, que es primero y último, el final, donde vamos. Por eso no cuenta; está ahí pero no pertenece al trascurso, no es del camino.
Y la Tormenta es el sello19 y por varias razones podemos considerarlo como una puerta. La puerta sí está en el camino, pero es la mínima expresión del camino.

EL SELLO OCULTO:
El Tzolkin es un espejo. Y conocer lo oculto, o sea conocer qué hay más allá de la realidad aparente, es fundamental; conocer la realidad más allá de lo aparente, y sobre todo más allá de los contenidos de la realidad del sufrimiento, que es la realidad de lo aparente. Y eso es lo que te muestra el Espejo, la realidad real.
El Espejo siempre es la Noche; la realidad siempre es el ensueño y el ensueño siempre es la realidad.
Una de las claves de encuentro de la realidad es adentrarse en el ensueño.
Los sabios mayas creadores del Tzolkin sitúan la Noche, que es el ensueño, como oculto del Espejo.
La realidad aparece, no haciendo cosas frenéticamente en la doble realidad del miedo, sino experimentando el ensueño.
Tú creas la realidad con lo que crees. Cocreas la realidad con tu intento. El intento y la conciencia muestran la realidad al ser humano ciego. Por eso son tan importante los trabajos con la Noche, o sea con el Espejo, o sea buscar la sociedad de las estrellas, o sea caminar por el cielo.
El Espejo es la realidad y el Espejo es el ensueño, ya que son ocultos y van juntos.

EL LIBRO DE LOS SELLOS

El espejo es una herramienta mágica

El espejo es una herramienta mágica. El espejo aparece en la novela o cuento de Lewis Carroll llamada “Alicia en el país de las maravillas”. Ella entra en el espejo. Dentro del espejo hay una vida maravillosa.
También aparece dentro de La cenicienta como en manos de la madrastra, y en El señor de los anillos, en el espejo de Galadriel, y en muchas otras narraciones.

Pero el espejo también es una herramienta que ha sido descubierta y es utilizada por la moderna psicología, que no debemos olvidar es la ciencia del alma. Uno de los descubrimientos o herramientas actuales es el reconocimiento de la realidad como espejo.
También, el espejo, en las culturas chamánicas de Mesoamérica, aparece de manera fundamental, porque es una de las manifestaciones de la energía Dios, asociada a Quetzalcóatl y Tezcatlipoca.
También resulta que la ciencia ha encontrado que todos los seres humanos están unidos a través de neuronas espejo, de modo que dentro de cada ser humano hay una conexión a través de los espejos inalámbricos que unen a las personas, los animales, las plantas.

De esta manera el ser humano aparece asociado a la realidad Dios y al mago, la magia. Hay un momento en que es una cuestión de léxico, de palabras, de modo que conectar con la realidad mágica, maravillosa es similar a activar la realidad Dios en ti.
Tú eres un mago solamente cuando conoces a Dios. Conocer a Dios da sentido al tiempo, porque la finalidad del tiempo es despertar ese mago, es decir, despertar esa persona que conoce a Dios.
Tezcatlipoca, el Dios espejo, desciende por un hilo de araña a tu realidad. Quizá está en todas partes, pero a tu realidad, es decir, a despertar al mago, baja por una línea tan fina que ni siquiera se puede ver, representada por el hilo de una araña.

Hay una experiencia extraordinaria que sucede en un momento concreto. Pero al mismo tiempo eso significa que cuando consideras que la realidad es un espejo y modificas algo dentro de ti, también modificas algo fuera, en el espejo. Por eso eres un mago. Pero eso solo sucede porque estás hablando con Dios, y Dios te responde.

La existencia de dos hemisferios cerebrales también nos habla del Tzolkin

Espejo y estrella
¿Por qué existen dos hemisferios cerebrales?
La existencia de dos hemisferios cerebrales, con funciones diferenciadas, también nos habla del Tzolkin, y muy particularmente del Tzolkin de la tripleta de configuración binaria, donde aparece resaltado la X del espejo y el rombo de la estrella.

La X del espejo, o sea del in lak’ech y del “tú eres otro yo” nos habla de la relación con las demás personas. La X señala cada uno de los rumbos o direcciones aquí en la tierra.
Mientras, la estrella señala la vertical, que conecta con el corazón del cielo y con el corazón de la tierra, marcando así los dos rumbos ascensionales.

Desde el hemisferio creativo conectas con dimensiones superiores, es decir, con lo óptimo y con la energía del gozo, que también podemos denominar energía Dios. Pero no solo es una energía ascendente, hacia el corazón del cielo, sino que para elevarse la energía también debe ser profunda, es decir hacia el corazón de la tierra.
Ese diálogo es el que se establece desde el hemisferio creativo, siendo la puerta el lugar donde se conectan las 6 direcciones, las que corresponden a los cuatro rumbos en horizontal, y la elevación y lo profundo en la vertical. Ese lugar es el corazón de cada persona.

Mientras, el hemisferio lógico debe descender esa iluminación a la relación con las demás personas, en este caso a través de la palabra, de modo que puedas dar una explicación lógica de tu comportamiento y de tu sistema de creencias, es decir, de tu cosmovisión, saliendo del corazón, pero iluminado.
Hay una iluminación en lo creativo, pero ahora se trata de trasladarlo a las demás personas.

Cuando tus palabras traducen tu corazón iluminado, desde la integridad, lo que expresas libera los hechizos; la kundalini se ha iluminado y se eleva, mientras las palabras están llenas de luz, y el hemisferio lógico puede establecer un diálogo que también es lógico.
Es lógico en parte porque está enraizado. No solamente está elevado sino que ha descendido en profundidad, porque tú comprendes en ti mism@ dónde estás atrapado por el ego, o sea, dónde estás instalado en la dimensión del sufrimiento.
Entonces, ese discurso lógico produce liberación, porque produce luz.

Los contenidos en el Tzolkin que contienen ese acceso al hemisferio creativo son los que están en el interior de esos portales: la armonía y la sociabilidad (estrella) que te convierte en un caminante del cielo; lo referente a la emoción (luna), que te convierte en un ser humano, recuperando para ti la libertad; y el amor incondicional (perro), que libera para ti la sabiduría y también la alegría (mono).
Es el lugar donde se fusiona el rombo, la chacana, la cruz y la estrella de David.
Gracias y bendición.

El espejo entre el hombre y Dios te hace hijo de Dios, y el espejo entre seres humanos, hace al otro, Dios

HIJO DE DIOS (Extracto del Libro de las Sincronías)
El ser humano como hijo de Dios es un concepto IMPENSABLE para los filósofos, impensable para las personas religiosas, impensable para las personas cumplidoras de la ley, impensable por supuesto para los que critican a su vecino.
Podemos seguir con las impensabilidades hasta el infinito. Sin embargo, la humanidad, es decir todos y cada uno de los seres humanos, hoy sabe esto, conoce esto, y todas las religiones se ven modificadas por esa posibilidad.

Según la física cuántica, que es un conocimiento que llega en los últimos tiempos abriendo conciencias, TODO LO QUE ES PENSABLE, EXISTE.
Existe en alguna realidad, porque la realidad es una superposición de realidades en la cual tú puedes elegir. Y si no lo haces, simplemente vives por inercia.
Recibes una realidad por inercia, y te mantienes ahí, incluso molesto, por inercia. Y muchas veces es necesario que estés muy molesto para que te abras a otras posibilidades, y entonces evoluciones y cambies, y elijas una realidad mejor.

Resucitar al humano es entrar en otra realidad de la vida; encontrar lo que te une con Dios como padre. Sin miedo.
Encontrar lo que une a tu semejante con su padre y el tuyo.
Encontrar lo que te une con Dios y con tus semejantes.

El espejo entre el hombre y Dios te hace hijo de Dios, y el espejo entre seres humanos, hace al otro, Dios.

(más información sobre el e-book en http://viatzolkin.com/e-books-libros-y-calendarios/el-libro-de-las-sincronias/)

No entres en el aislamiento, no estás castigado. Entra en la comunicación, porque dentro de ti hay una forma amorosa que viene de más allá

Una de las características del agua es la adherencia. El agua por capilaridad impregna, se mete dentro de las sustancias y de los cuerpos. La parte porosa de los cuerpos se llena de agua, porque esa capacidad que expresa es relacional; desciende y luego se mueve en este nivel relacional, horizontalmente.
El agua ocupa siempre un horizonte, por eso corresponde al espejo y en el Tzolkin aparece en la X que forman los 4 rumbos. El agua cuando cae se mueve en las 4 direcciones, o en las 40.000 direcciones, porque se mueve en todas las direcciones.
El agua forma parte de la realidad del espejo. Por eso es blanca, y lo blanco en el Tzolkin está expresando este mundo emocional, que es también ascendente y descendente, es decir que comunica con dimensiones superiores, pero cuya vocación es horizontal y de comunicación.

Por eso es importante considerar la imagen de Isis convertida en un árbol, con pechos con leche con los que está nutriendo. La leche es blanca y la emoción se asocia también con el blanco. Toda emoción es nutridora y en el cuerpo humano el pecho está en la horizontal. Si saliese un chorro iría en horizontal para acabar siendo descendente. En la vertical del cuerpo, el pecho está en la horizontal.

Por eso la visión gráfica corresponde a aquello que se mueve en las cuatro direcciones, que es nutritivo. La vocación del agua es de comunicación, porque la comunicación siempre es de amor.
La incomunicación y el aislamiento son todo lo contrario; es el castigo.
No entres en el aislamiento, no estás castigado. Entra en la comunicación, porque dentro de ti hay una forma amorosa que viene de más allá de las formas, más allá de la luz, más allá de todo; dentro de ti hay algo que viene de más allá de lo que puedas imaginar, en las cuatro direcciones.
Sí, gracias.

El espejo es el aquí y el ahora

Espejo

EL ESPEJO (Extracto del Libro de los Sellos)
El Tzolkin presenta el Espejo como arquetipo de la realidad.
Es el momento de la fusión y del Espejo. El famoso “In lak’ech” es el saludo del Espejo, porque cuando te miras al Espejo y ves una persona, que eres tu, dices “yo soy tu” y además “tu eres yo”.
Por eso la ley del Espejo es tal vez la mejor de las leyes. Y de cualquier manera, más allá de ser una ley, es un instrumento de conocimiento maravilloso.
El Espejo es la verdad, y la verdad y la realidad sólo pueden ser lo mismo.
El Espejo propone observar, contemplar, aceptar lo que es. Pero contemplar no es evadirte. Contemplar no es pensar en otra cosa mientras “pasa” el asunto, sino sumergirte en él, sólo que sin nada. Sumergirte en el asunto con la conciencia desde el vacío. Simplemente mirando, como cuando llegas a un lugar nuevo y simplemente miras para situarte, para entender.
Estás totalmente presente. Eso es lo importante: estar presente y vacío.
Si simplemente miramos, vemos que el Espejo es blanco y contiene como dibujo una especie de escalera ascendente y descendente, o doble, o en Espejo. También podría sugerir una pirámide escalonada.
Podría haber varios horizontes, según se considere, pero ciertamente y sin duda posible, la figura es escalonada. Lo que se quiera representar al niño, a lo inocente dentro de ti, se hace a través de una escalera. Como hablando de niveles, o de subir y bajar.
El Espejo en algunas tradiciones se llama cuchillo y cosas así, o sea de cortar, incluso se sugiere que se ve un cuchillo ceremonial en el glifo; otros ven una pirámide. Algunos presentan este cuchillo como lo que corta el error, espada de la verdad, o como un bisturí que quita el tejido dañado. Todo sirve. La verdad de las cosas corta el error. La verdad de lo que es hace desaparecer lo erróneo.
Personalmente en el Espejo veo una X. La X es utilizada en matemáticas como la respuesta que se busca, es decir la X es la incógnita. Pero es la incógnita para un estudiante, para un estudiante que debe conocer la formula que le da la respuesta adecuada.

EL SELLO 18
La presencia de la realidad, expresada a través del Espejo en el Tzolkin, expresa cómo la realidad no es algo evidente, algo inmediata.
Sólo aparece al final de un largo proceso, y además lo hace en la segunda onda, la del Mago, que es la onda del aprendizaje.
La realidad tiene que ser aprendida, descifrada, y al mismo tiempo es lo que le da fuerza al Mago, porque en la onda aparece en quinto lugar.
La persona “normal”, es decir “sufriente”, encaminada a ser crónica vive en una realidad por inercia.
El Mago aprende, busca la realidad y recibe amorosamente energía de la realidad.
El sello Espejo aparece en el lugar 18 de 20. Sólo faltan dos para terminar la serie, y uno es el Sol, que es primero y último, el final, donde vamos. Por eso no cuenta; está ahí pero no pertenece al trascurso, no es del camino.
Y la Tormenta es el sello 19 y por varias razones podemos considerarlo como una puerta. La puerta sí está en el camino, pero es la mínima expresión del camino.