El dragón: solidaridad, energía maternal, energía femenina, cuidar, enseñar, proteger, nutrir

EL DRAGÓN (Libro de los Sellos)

El primer sello es el Dragón y representa la solidaridad, energía maternal, energía femenina, cuidar, enseñar, proteger, nutrir.
También se le relaciona con la madre cósmica, con gestar, iniciar, y con el servicio. Se le considera enérgico y protector, y que trae la memoria cósmica.
En el ser humano es innato y no es cultural la solidaridad. Eso está representado por las neuronas espejo y es absolutamente básico en la enseñanza maya, ya que viene expresado por “tú eres yo, yo soy tu” o “In Lak’ech”. El Dragón significa la solidaridad y es justamente partiendo de ahí donde puede suceder todo. La característica mítica del Dragón significa simplemente que esto es así incluso antes de que tú lo sepas, lo reconozcas, te lo creas o lo vivas, o incluso estés en contra. La solidaridad actúa dentro de ti aun estando en contra de ella, esperando que la autorices.
El Dragón está representado por un glifo que es un recipiente de agua. Luego se le asignarán contenidos, pero visualmente es un recipiente de agua, un vaso de agua. Merece la pena para las personas interesadas en el Tzolkin adentrarse en los puros símbolos, que también son vehículos de significados.
El inicio de Dragón es un inicio mítico, fantástico, maravilloso, ahistorico, incontable, inimaginable e incognoscible. Sólo se puede fantasear y hablar metafóricamente de ello, porque es el inicio antes del ser humano y de su razonabilidad. Pero es un inicio real.
Eso se corresponde con que cuando naces ya existe todo. Cuando naces, naces en lo ya existente. Cuando naces, es el Mono que nace en lo ya existente, el Dragón. De hecho es como una ley. Todo lo que nace en la forma, todo lo que surge, todo lo que se inicia, ha comenzado antes en “lo sin forma”, lo inmaterial.
El Tzolkin es algo que se repite incesantemente, pero que es posible vivirlo desde situaciones diferentes. Es evolutivo y te aporta nuevas posibilidades en cada momento evolutivo. Te acompaña.

EL DRAGÓN ES EL TZOLKIN:
El Dragón es un propósito, algo así como un objetivo. Y tratando de realizar esa solidaridad llega a la iluminación, manifestada por el Sol 13. Si tratas de alcanzar la iluminación sin vivir la solidaridad y la energía femenina, no lo consigues.
El camino hacia la iluminación y la trascendencia comienza por el Dragón: lo que nutre, lo que da vida, lo que enseña, lo que te cuida, lo que te escucha, lo que te acompaña. El Tzolkin une algo que está antes del comienzo, en el Dragón 1, y termina en algo que está más allá del Sol 13.
De hecho todo el Tzolkin es el Dragón, pero en trocitos para poder ser comprendido, porque el asunto es la conciencia. En el Tzolkin, que es información viajando en el tiempo, el asunto es la conciencia.
El Dragón representa el momento de pasar de la nada a algo; el surgir, el aparecer. De alguna manera, todos los sellos van a ser el Dragón. Y esto es así porque el orden en que aparecen los sellos es también un vehículo de información. La numeración completa el sentido del sello.

EL DRAGÓN COMO COMIENZO:
Dragón comienza la secuencia de los 20 sellos, de los 4 colores, de la familia del Dragón, del primer castillo, y Dragón 1 comienza la secuencia de 260 sellos que es el Tzolkin.
Cuando Dragón 1 comienza el Tzolkin, también da comienzo a la secuencia de los tonos y la secuencia de las ondas. El Dragón siempre es el primero de los sellos y como es rojo siempre es el primero de los colores, pero sólo es el tono 1 en la primera de las ondas.
Todas estas posiciones guardan contenidos conceptuales que son expresables en cualquier idioma, porque son para todos. Están puestos de manera que cualquier persona pueda encontrarlos, aunque sólo hable su lengua materna, sea la que sea, porque es para todos. Tzolkin habla a todos en su idioma.
Es importante encontrar estos contenidos para saber quién eres, qué haces, hacia dónde te mueves, con qué cuentas, qué te conviene considerar, donde encuentras sanación, e incluso cómo puedes sanar tu karma personal o familiar, encontrar tu maestría, tu dharma, tu paz, tu felicidad, tu sentido, tu sociedad, tu otro tu o tu otro yo.

EL DRAGÓN Y LA PARTÍCULA DE DIOS:
El Dragón, como la luz entrando en la forma, se parece bastante a lo que los físicos teóricos llaman la partícula de Dios, Bosón W o Bosón de Higgs.
Esta teoría explica cómo las partículas inicialmente no tienen masa, y la adquieren como resultado de moverse en un campo que produce masa.
Esto es bastante parecido a lo que sucede con el Dragón. Decimos que la luz entra en la manifestación, y eso es el Dragón; otras veces decimos “entrando en la forma”. Está claro que la manifestación, la forma y la masa, que es la forma de las cosas en la manifestación, es lo mismo, porque la manifestación es que las cosas tienen un cuerpo.

LA ENERGÍA FEMENINA:
La energía femenina aparece como manifestación de la energía de dimensiones superiores y Dragón, que ahora llaman partícula de Dios, como algo que necesita ser reconocido, respetado y sobre todo integrado, porque esa energía de dimensiones superiores es energía ascensional pura y maravillosa.
Hay dos cosas asociadas a la mujer que son fundamentales en el Dragón: dar a luz, porque el Dragón es el oculto del Sol, pero también te lleva en un viaje del 1 al 20 hasta el Sol; y romper aguas, o sea nacer.
El Dragón presenta a lo que llamamos energía femenina como la luz, solo que sin darte cuenta.

EL SELLO OCULTO:
El Dragón es lo primero y es el oculto del Sol, la luz. El Dragón es como la luz entrando en la manifestación. El Sol, la luz, aparece como Dragón en lo aparente, aparece como algo mítico, pero es fuerza de creación.
Dragón hace pareja con Sol-luz siempre, ya que la luz es lo que te permite ver la forma. Entonces, efectivamente encontramos Sol-Dragón como sellos ocultos, siempre presentes el uno en el otro.
Dragón es la luz descendiendo a nuestra dimensión y ocupando una forma. La luz como tal no presenta forma, no tiene forma, pero en nuestra dimensión todas las cosas tienen forma. El espíritu no tiene forma, las realidades espirituales no tienen forma. De modo que Dragón, como primer sello, es la primera forma de la luz.
El Dragón es la forma que toma la luz ante nuestro entendimiento; no ante nuestros ojos físicos que ven formas, sino ante nuestros ojos de conciencia.

EL LIBRO DE LOS SELLOS

La estrella: Está asociada a la armonía, a la ética y a la estética, pero también a la sociedad celeste

LA ESTRELLA (Extracto del Libro de los Sellos)
La Estrella está asociada a la armonía, a la ética y a la estética. También tiene relación con la elegancia, la diplomacia y con la justa y perfecta medida. Representa la belleza, pero también la prosperidad.

Es un ser celeste y social, y representa a todas las estrellas, o sea al cielo como sociedad; a la comunidad celeste, tus pares, donde todos son importantes y necesarios, y tienen su función.
La Estrella es el cosmos. Podemos mirar al cielo y verlo como algo lejano, accesible a nuestra vista, pero desde el sello de la Estrella, el cielo está en nuestros pies, porque ese es nuestro suelo.
La Estrella significa encontrar a tus pares, encontrar a otros tú, encontrar que toda la gente es maravillosa. No es que tú seas el Sol y en los demás encuentras errores, quizás disculpables, no. La Estrella es encontrar solo gente maravillosa, y que además todo está bien. Por eso es imprescindible reconocer el error, pero en ti, y sanarte, o sea aprender.
Estás en la Estrella cuando has sanado tus ojos y te has desecho del ego; cuando lo que ves con los ojos externos es tu realidad interior. Si algo te parece raro, mejor pensar que son muy buenos actores más que bandidos, porque tú seguro que eres un buen actor.

La Estrella puede expresar el elemento aire, porque las estrellas son como las moléculas. No tienen una cohesión que las pegue unas con otras, porque eso sería el final de las estrellas, pegarse. Las estrellas actúan como las moléculas, libres, ocupando todo el espacio celeste. Por eso son un ejemplo de las moléculas o seres humanos, pero en otra dimensión. La característica de las moléculas de los gases es que son libres y tienen un movimiento ultradinámico.
Aunque nosotros veamos las estrellas en el cielo como puntos aparentemente fijos, en realidad tienen un movimiento ultradinámico. Quizá por eso nos parecen fijas, porque no tenemos valores para comprender ese movimiento.

EL SELLO OCULTO:
La Estrella es el oculto del Caminante del cielo. La sociedad de las estrellas es la sociedad de los Caminantes del cielo.
En el proceso iniciado por el Dragón se llega al Caminante del cielo, es decir se entra en una sociedad donde tus pares son estrellas. Pero el Dragón es el camino de la luz, porque el ser humano, como todos los seres vivos, está en permanente combustión infrarroja. Y a través de la apertura a lo nuevo, el ser humano en ese camino al cielo, transmuta la combustión infrarroja en luz.

LAS ONDAS:
La onda de la Estrella nos habla de las estrellas, pero como seres espirituales, o mejor dicho como seres reales, evocando la realidad y la realeza de los seres humanos.
La Estrella es el sello 8 y la onda 20, que es la iluminación y el final del camino, pero el final del camino del sufrimiento. La onda de la Estrella es como un impulso hacia la iluminación del Sol, el final del Tzolkin.

La onda oculta de la Estrella es el Dragón. Entendemos que Dragón, oculto del Sol, es la luz descendiendo a nuestra dimensión y ocupando una forma; es la primera forma de luz.
Pero el Sol 13 es el final de la onda de la Estrella, y nos expresa la realidad de una sociedad similar a la nuestra pero de seres iluminados permanentemente en luz visible, no en luz infrarroja, que es combustión. La luz intermitente se puede traducir como la luz que se acaba, porque la combustión se acaba.
Donde nos quiere llevar el Dragón no es a la combustión sino a la luz. Y por ese motivo, en algunas tradiciones se habla de un lugar de combustión para significar que no has acertado, que has cometido algún error, o sea no has sabido salir del lugar de combustión. Porque donde estamos es en el lugar donde no hay luz sino combustión, y el camino que te muestra el Dragón es el camino a la luz, más allá de la combustión.

EL LIBRO DE LOS SELLOS

El Viento está asociado a la palabra y a la comunicación en general, transmitida desde el espíritu

EL VIENTO (Extracto del Libro de los Sellos)

El Viento está asociado a la palabra y a la comunicación en general, transmitida desde el espíritu. Y la comunicación tiene que ver con esa capacidad de transmitir la luz a través del sonido de la palabra.
Las palabras son ondas portadoras de luz, vehículos del espíritu.
El primer acuerdo tolteca se refiere a la “impecabilidad de palabra”, y nos recuerda la importancia de lo que decimos y cómo lo decimos, y de su conexión con el espíritu. El Viento es el espíritu. En la tradición taoísta el Viento es el Chi y en la tradición de los nativos americanos es Manitú, que es el espíritu, y el gran espíritu es Gitchi Manitú, que es el equivalente de Dios Padre. También Manitú es simplemente Dios. MAN-I-TU, man/hombre y tú.
El dueño de las palabras es el espíritu; el dueño de los sentidos, de los significados, es el espíritu, el Viento, el regalo –por ser el número dos-, el maestro, Manitú. Todo es correcto.
En la naturaleza el Viento es una fuerza enlazadora que une territorios incluso lejanos entre sí. El Viento transporta las nubes y lleva agua a otros lugares, ayuda a las aves en sus migraciones, impulsa las velas de los barcos para que enlacen ciudades y países, transporta semillas que a veces tienen formas para poder volar o ser arrastradas con la ayuda del Viento. De esta manera aparece el Viento en la naturaleza como algo benéfico, al servicio de la vida y enlazador.
De la misma forma, las personas Viento unen personas, difunden conocimientos y su vocación está en la expresión y la comunicación, sin olvidar la característica de desafío rompedor que existe en el Viento.
Estamos en el momento del Espíritu. Y el espíritu no reconoce fronteras, ni siquiera fronteras del conocimiento. Todos los conocimientos ocultos hoy salen a la luz. Y personas aun no siendo mayas debemos conocer ese conocimiento oculto en esta sabiduría. Porque en esa interacción, para nosotros liberadora, es también en espejo liberadora para los humanos étnicamente mayas.
Y de repente, cosas que siempre han estado delante de nuestras narices, empezamos a verlas, porque un velo las ocultaba. El velo de la repetición, el velo de lo correcto y lo incorrecto, el velo de que la sabiduría le pertenece en exclusiva a un pequeño grupo de personas que son los que saben.
Pero el Viento, o sea el espíritu, está dentro de cada persona que quiera escucharlo, más allá de los formalismos, porque hace las cosas como quiere.
Sólo la comunicación desde el espíritu es auténtica. Y sólo lo auténtico existe. “Existe” es un término muy grande y dentro contiene un término pequeño como “subsiste”. Solo lo que existe, subsiste en la adversidad, o sea en la prueba. Y es por lo tanto el camino a la vida, o sea al ser.
La verdad es un camino al ser, pero la verdad es comunicación, es Viento, porque la verdad no es algo que te guardes para ti.

EL LIBRO DE LOS SELLOS

El Guerrero está asociado al cuestionamiento y a la expansión de la conciencia

EL GUERRERO (Extracto del Libro de los Sellos)

El Guerrero está asociado al cuestionamiento y a la expansión de la conciencia. Cuestiona dudas e incita a reflexionar, promoviendo la evolución y la ampliación de conciencia.
Los Guerreros son las personas que están trabajando voluntariamente en la expansión de la conciencia. Actúan como una luz que elimina el error, quizá hablando, pero si no hay receptividad pueden hablar sin palabras, al ser de la persona, a sus ángeles, a sus guías, o ante una idea.
Cuestionarse es dialogar con la idea en sí, sin necesidad de relacionarlo con una persona.
El Guerrero pide tomar conciencia del proceso en el que nos encontramos, para vivir más plenamente el presente. La expansión de la conciencia es como una llama que se empieza a extender, despertando conciencias.

EL SELLO OCULTO:
El sello oculto del Guerrero es la Serpiente.
Una Serpiente dormida no es ejemplo de kundalini; sólo una Serpiente erguida con todos los sentidos abiertos.
Por eso la Serpiente es el modelo de kundalini. Algo firmemente asentado en la Tierra y la conciencia hacia el cielo mostrando también esa energía ascendente de la Tierra.
Permitir a la conciencia expandirse implica disponer de mucha energía para amar, vivir, disfrutar y compartir.

LA COLUMNA TIPO:
La primera columna contiene una definición, o sea algo así como la presentación de una intención asociada a ese sello. El Guerrero, en la primera columna, es un tono 3 de servicio, luego la vivencia de servicio es imprescindible para las personas que nacen como Guerrero en cualquier tono que sea, porque el Guerrero está asociado de alguna forma, no a dar fuerza al ego, sino a dar fuerza al encuentro de la sociedad celeste (la estrella es la transcendencia de la onda del guerrero).
El Guerrero tipo es el Guerrero tres, situado en la segunda onda de la primera columna, de modo que el Guerrero siempre está asociado de alguna manera al servicio y a la visualización, porque es el segundo tres pero está en la primera columna, que es programa.
El tercer tono contiene ya una voluntariedad, porque responde a la pregunta ¿cómo cumplo mi servicio?, es decir, identifica un posible servicio y la intención voluntariamente de asumirlo, o sea algo voluntario, con lo cual ya no es ancestral sino actual, posible.
El hecho de que esté en la segunda onda, quiere decir que es necesario que haya una cierta iluminación acerca del valor del Guerrero al asociarlo al aprendizaje, a la iniciación que está contenida en el Mago. Parte del servicio se realiza potenciando en lo temporal, el intento del Mago.
Su oculto está en la columna de la transcendencia. Toda la columna 13 está asociada a la transcendencia. De modo que ese servicio, intencionado, produce una gran liberación interior asociada a una energía luminosa como es la kundalini.
Así, parte de la expansión del Mago es la propia expansión de la kundalini.

En esta primera columna, el tres aparece vinculado a dos sellos, la Noche y el Guerrero, que son dos enfoques diferentes y ambos definen el servicio.
El Guerrero, la expansión de la conciencia, se superpone como aprendizaje y como regalo (segunda onda) con la Noche de la onda tipo, onda ejemplo, por eso la expansión de la conciencia es fácil; solo tienes que soñar la abundancia.
Soñar la abundancia como servicio es expandir la conciencia.
Si quieres expandir la conciencia, entretente en soñar la abundancia para la gente que te rodea. De esa manera avanzas en el aprendizaje de la sanación del planeta. Dedica el tiempo de tu meditación a resolver mentalmente los problemas que conozcas, sólo que sin enemigos, sin perjudicar a nadie. Ahí está la magia, en que todo es posible; puedes buscar cualquier solución por fantástica que parezca porque en realidad todo es posible.
Claro que no hay que olvidar, sino resaltar, que el tono 3 está siempre asociado al tono 11 de liberación. La conciencia siempre es expansiva y liberadora.

EL LIBRO DE LOS SELLOS

La estrella: Armonía, Ética y Estética


LA ESTRELLA (“El Libro de los Sellos”)
La Estrella está asociada a la armonía, a la ética y a la estética. También tiene relación con la elegancia, la diplomacia y con la justa y perfecta medida. Representa la belleza, pero también la prosperidad.

Es un ser celeste y social, y representa a todas las estrellas, o sea al cielo como sociedad; a la comunidad celeste, tus pares, donde todos son importantes y necesarios, y tienen su función.
La Estrella es el cosmos. Podemos mirar al cielo y verlo como algo lejano, accesible a nuestra vista, pero desde el sello de la Estrella, el cielo está en nuestros pies, porque ese es nuestro suelo.
La Estrella significa encontrar a tus pares, encontrar a otros tú, encontrar que toda la gente es maravillosa. No es que tú seas el Sol y en los demás encuentras errores, quizás disculpables, no. La Estrella es encontrar solo gente maravillosa, y que además todo está bien. Por eso es imprescindible reconocer el error, pero en ti, y sanarte, o sea aprender.
Estás en la Estrella cuando has sanado tus ojos y te has desecho del ego; cuando lo que ves con los ojos externos es tu realidad interior. Si algo te parece raro, mejor pensar que son muy buenos actores más que bandidos, porque tú seguro que eres un buen actor.
La Estrella puede expresar el elemento aire, porque las estrellas son como las moléculas. No tienen una cohesión que las pegue unas con otras, porque eso sería el final de las estrellas, pegarse. Las estrellas actúan como las moléculas, libres, ocupando todo el espacio celeste. Por eso son un ejemplo de las moléculas o seres humanos, pero en otra dimensión. La característica de las moléculas de los gases es que son libres y tienen un movimiento ultradinámico.
Aunque nosotros veamos las estrellas en el cielo como puntos aparentemente fijos, en realidad tienen un movimiento ultradinámico. Quizá por eso nos parecen fijas, porque no tenemos valores para comprender ese movimiento.

LAS ONDAS:
La onda de la Estrella nos habla de las estrellas, pero como seres espirituales, o mejor dicho como seres reales, evocando la realidad y la realeza de los seres humanos.
La Estrella es el sello 8 y la onda 20, que es la iluminación y el final del camino, pero el final del camino del sufrimiento. La onda de la Estrella es como un impulso hacia la iluminación del Sol, el final del Tzolkin.

La onda oculta de la Estrella es el Dragón. Entendemos que Dragón, oculto del Sol, es la luz descendiendo a nuestra dimensión y ocupando una forma; es la primera forma de luz.
Pero el Sol 13 es el final de la onda de la Estrella, y nos expresa la realidad de una sociedad similar a la nuestra pero de seres iluminados permanentemente en luz visible, no en luz infrarroja, que es combustión. La luz intermitente se puede traducir como la luz que se acaba, porque la combustión se acaba.
Donde nos quiere llevar el Dragón no es a la combustión sino a la luz. Y por ese motivo, en algunas tradiciones se habla de un lugar de combustión para significar que no has acertado, que has cometido algún error, o sea no has sabido salir del lugar de combustión. Porque donde estamos es en el lugar donde no hay luz sino combustión, y el camino que te muestra el Dragón es el camino a la luz, más allá de la combustión.

EL LIBRO DE LOS SELLOS

La Luna: Las emociones son la puerta de la maravilla

LA LUNA (El libro de los sellos)
La Luna en el Tzolkin representa la limpieza de emociones, la purificación, y también el agua. Está relacionada con la ancestralidad, con el karma del pasado y con la acumulación de experiencias, recogidas en el subconsciente y en los genes.
Las emociones son la puerta para acceder al más allá. Expresar nuestras emociones, sentir, comunicar y liberar, nos ayuda a superar situaciones pasadas, ancestrales o sociales que estén bloqueadas.

EL SELLO OCULTO:
La Luna propone como propósito limpiar las emociones para potenciar lo que está indicado en su oculto el Humano, que es la libertad y los pensamientos elevados.
De tal manera que limpiar las emociones te hace más libre. Si un ser humano no realiza un trabajo de limpieza de sus condicionantes emocionales en cuanto a su toxicidad; si una persona no se preocupa de limpiar su toxicidad emocional, esa persona está restringida, cohibida, limitada en su libertad, no se puede expresar, porque esa toxicidad emocional le está mermando en la expresión, en la libertad.

LA ONDA OCULTA:
La Luna es la onda asociada a la onda del Sol. Es conveniente limpiar las emociones, para que se potencie lo que indica su onda asociada, que es la luz. Limpiar las emociones te va a producir más luz.
La Luna es un espejo de la luz del Sol. Recibe y aporta la luz del Sol en medio de la oscuridad.
Y la emoción te construye desde los ojos de Dios, que son las neuronas espejo, como ser humano. Para el ser humano, la emoción es similar al Sol. Es pura luz, pura entrega, algo que hace crecer la vida, que hace prosperar. La emoción es un auténtico tesoro que convierte al ser humano en celeste.

Todos los ocultos de la onda del Sol están en la onda de la Luna. Eso significa que de alguna manera, hablar del Sol, según nos quieren transmitir los sabios maya, es lo mismo que hablar de la Luna, y hablar de la Luna es lo mismo que hablar del Sol. De hecho todas las noches, significando oscuro, negro, dan a luz al Sol. El Sol sale de la oscuridad.
El Sol es luz; la luz no encuentra oscuridad por más que la busque, porque la luz disipa por su propia naturaleza, la oscuridad. Y sin embargo en nuestra dimensión, es decir, como seres humanos, experimentamos muchas veces la oscuridad.
La Luna es simplemente, en el lenguaje de la analogía, la forma en que la luz del Sol se te insinúa a tu libertad y a tu conciencia, para que la dejes aparecer. Por eso es la perfección del Sol (tono 10 de su onda), porque es aquello que hace el Sol amorosamente para llegar hasta ti, que quizá estás aterrado, enfadado, lleno de odio, o simplemente sintiéndote basura o metido en la rutina. Y la luz te busca y te encuentra, y esa es la perfección, porque tú eres luz, y entonces se descubre que la Luna es el Dragón, como transcendencia.
Cuando la Luna es el propósito, dice de alguna manera que es necesario limpiar las emociones; como onda, es conveniente limpiar las emociones, para que se potencie lo que indica su onda asociada, que es la luz. Limpiar las emociones te va a producir más luz.
Pero, limpiar las emociones realmente te va a permitir aumentar la libertad (sello oculto el Humano). Entonces, resulta que la libertad está asociada a la luz. Limpiando las emociones estás indirectamente aumentando la luz y directamente, aumentando la libertad.
Es como un cristal. Tú a lo mejor quieres limpiar un cristal para poder ver a través de él. En tu coche limpias el parabrisas para ver a los demás coches, pero realmente lo que estás haciendo es aumentar la luz dentro. Directamente, de forma práctica te preocupas de poder ver al coche de delante, pero indirectamente estás colaborando para que haya más luz.
Esto trasladado a las acciones de cada persona, significa que de alguna manera cuando estás limpiando las emociones, experimentas más libertad, pero produces a tu alrededor más luz.

EL LIBRO DE LOS SELLOS

El Guerrero: Cuestionamiento y expansión de la conciencia

EL GUERRERO (El libro de los sellos)

El Guerrero está asociado al cuestionamiento y a la expansión de la conciencia. Cuestiona dudas e incita a reflexionar, promoviendo la evolución y la ampliación de conciencia.
Los Guerreros son las personas que están trabajando voluntariamente en la expansión de la conciencia. Actúan como una luz que elimina el error, quizá hablando, pero si no hay receptividad pueden hablar sin palabras, al ser de la persona, a sus ángeles, a sus guías, o ante una idea.
Cuestionarse es dialogar con la idea en sí, sin necesidad de relacionarlo con una persona.
El Guerrero pide tomar conciencia del proceso en el que nos encontramos, para vivir más plenamente el presente. La expansión de la conciencia es como una llama que se empieza a extender, despertando conciencias.

EL SELLO OCULTO:
El sello oculto del Guerrero es la Serpiente.
Una Serpiente dormida no es ejemplo de kundalini; sólo una Serpiente erguida con todos los sentidos abiertos.
Por eso la Serpiente es el modelo de kundalini. Algo firmemente asentado en la Tierra y la conciencia hacia el cielo mostrando también esa energía ascendente de la Tierra.
Permitir a la conciencia expandirse implica disponer de mucha energía para amar, vivir, disfrutar y compartir.

EL LIBRO DE LOS SELLOS

El Perro: el amor es como un espejo, como el de Alicia en el País de las Maravillas, es decir, el acceso a otra realidad

EL PERRO (El Libro de los Sellos)

El Perro se relaciona con el amor incondicional. Representa el amor profundo, verdadero, respetuoso, no invasivo.
Es perfecto en sí mismo, al corresponder al tono 10 de perfección.
Es el amor que surge desde nuestro corazón, de forma espontánea, sin obligaciones ni deudas; con alegría, desde nuestro niño interior.
No está asociado al sufrimiento ni al dolor, sino a la alegría del Mono, que es su oculto.
El amor es el fin del mundo, por lo menos del plano, y se puede vivir en un mundo plano descubriendo que eres más feliz y tienes mejor salud y hasta prosperidad cuanto más pacífico, tolerante, respetuoso, solidario y cosas así seas y enseñes a tus hijos. Pero si el intento es hacia el amor y además incondicional, a lo que te aproximas es al final de un mundo plano y el comienzo de la elevación, o sea a las puertas de otra dimensión.
Hay por lo tanto otro valor asociado al Perro–amor, y es su valor vibracional, como puerta de acceso a dimensiones superiores.
El amor, o sea el Perro, es como un espejo, pero un espejo como el de Alicia en el País de las Maravillas, o sea el acceso a otra realidad.
El Perro ocupa justamente la horizontal 10 y es un final, porque la horizontal 11, o sea la que sigue a la 10, ya no continúa sino que refleja, apareciendo los ocultos en una relación especular, siempre sumando 21. El Perro, horizontal 10, y el Mono, horizontal 11, son lo mismo como ocultos que son, y ocupan la línea del horizonte. El horizonte es la frontera del cielo, y ese es el lugar del Perro.
El Perro, onda 14 del Tzolkin, ocupa el segundo lugar en el castillo 4, el lugar del desafío o del regalo. Como onda segunda su verdadera naturaleza es similar al Mago, que es la segunda onda del Tzolkin, o sea supone aprendizaje, desafío y regalo, y como es blanco supone refinar, pero la madurez, o sea el trabajo realizado, es la expansión de la conciencia para poder acceder a la quinta dimensión, éter o cielo.

http://viatzolkin.com/e-books-libros-y-calendarios/el-libro-de-los-sellos/

La Tierra: Como una madre, siempre está presente y nos acompaña en nuestros procesos

LA TIERRA (El Libro de los Sellos)


La Tierra favorece la alineación del humano con el propósito de la vida y con el centro de la galaxia, propiciando la unión de las energías terrenales y espirituales en el corazón del ser humano.
Esta alineación es la que provoca las sincronías, otra de las características del sello Tierra.
La Tierra, con su magnetismo, nos atrae y provoca el alineamiento, no sólo con un objetivo de supervivencia, sino también de protección, cuidado, fuerza. Es un trabajo de estar centrado en uno mismo, pero también de conectar con la Tierra y con dimensiones superiores.
La Tierra tiene características similares a nuestro cuerpo y recuerda a una madre. El acercamiento a la madre Tierra, nos da fuerzas para seguir el camino al cielo. La madre Tierra nos sustenta y no sólo en el plano físico o material. Nos protege y nutre, y nos sirve de vehículo, como el cuerpo, para realizar nuestra misión. Como una madre, siempre está presente y nos acompaña en nuestros procesos.
Todos formamos parte de una malla energética, que va evolucionando de forma colectiva: la tierra, el ser humano y también la luna.
La Tierra nos sustenta, pero es la que vuela, pues orbita. Es el paso intermedio en una escalera al cielo; un peldaño para la conciencia, para ascender al cielo.
La Tierra, desde el punto de vista de lo que cae, sirve para enterrarte, pero desde el punto de vista evolutivo es un peldaño al cielo. Está esperando la maduración; ayuda a que todo madure.
Para las personas materiales es un lugar material y contiene dolor; un lugar donde te puedes hacer daño fácilmente. Pero para las personas en estado evolutivo, es un lugar donde encontrar el espíritu, en el cuarto castillo, y entonces es un peldaño de ascensión al cielo. De hecho la Tierra es maestra en el volar, porque la Tierra vuela.
La Tierra no pide nada a cambio y por mucho que la abandonemos, agredamos o ignoremos, siempre está ahí, proporcionándonos cobijo y alimento. Pero no espera recompensa, sino sólo compartir nuestros procesos, y que nuestra evolución sea también la suya.
La Tierra, que no es de nadie sino que se entrega a todos los seres humanos, sin excepción y sin juicio, es decir sin valorar aptitud, moralidad, sabiduría o belleza. La Tierra, que nos protege y nutre en nuestro camino interior de evolución, es un ejemplo del voluntario.

http://viatzolkin.com/e-books-libros-y-calendarios/el-libro-de-los-sellos/

La mano: herramienta de sanación que une el corazón y el cerebro

mano
EL SELLO LA MANO:

La sanación, la canalización, la interacción y la realización son propios de la Mano.
La Mano es herramienta de sanación, y asociada al cerebro es herramienta de la conciencia, que une el corazón y el cerebro, lugar de las neuronas espejo.
La canalización es un momento maravilloso, de conexión con otras dimensiones, y tiene gran relación con el éxtasis amoroso, con el clímax, con el momento de máxima intensidad y de máximo encuentro con la vida.
En el ser humano, le aporta una característica a su creatividad, que es canalizar, como algo propio del ser humano.
El contenido de las manos es para interactuar. La imposición de manos, echar una mano a alguien o simplemente el acariciar, es una forma de conectar con nuestra parte espiritual.
Por otra parte, el sello de la Mano se suele traducir como sanar, pero lo que significa es realizar, solo que real y sano es lo mismo. La falta de salud es falta de realidad, es irrealidad. Hay algo carente de verdad, hay un engaño en la enfermedad, o una falta de luz o sea algo ha interrumpido; está interrumpiendo la plena realización, expansión, del ser.
Una de las características más importantes de la mano es que, en la horizontal, es el camino al corazón. Transforma la tierra en el cielo.

EL TONO 7:
El primer tono 7 del Tzolkin es la Mano, sello 7.
El tono 7, en la transmisión del conocimiento de los creadores del Tzolkin, está especialmente resaltado como instrumento de canalización, de dimensiones superiores. Canalizar es emitir y recibir, y el tono siete presenta la sanación, la Mano, como centro y lugar del suceso canalizado.
Esto nos sitúa en que la Mano la podemos utilizar sin conciencia, como algo en la tercera dimensión, para simplemente hacer cosas; también la podemos utilizar desde la cuarta dimensión, es decir con conciencia, para todas las acciones que contienen conciencia como es expresar cariño, hacer mudras, etc. La persona que utiliza mudras conoce su poder; la persona que acaricia como expresión amorosa, conoce su poder. Todos esos elementos y otros del mismo estilo, hablan de la conciencia.
El estudio de los tonos siete de todas las ondas es muy instructivo para las personas interesadas en adentrarse en la sabiduría de la malla, de la red que une a todas las personas y que queda patente y manifiesta para los más dubitativos por las neuronas espejo y la creciente realidad de telepatía y metalenguaje que nos acompaña diariamente, a poco que estés atento a la sincronía de los sucesos.
En esta consideración encontramos que el primer tono 7 sería la Mano, y la Mano está asociada a canalizar y a sanar. Pero el segundo tono 7 es el Sol en la primera columna, que corresponde al número 20, mostrando como en una primera instancia es necesaria la sanación, pero la auténtica sanación es la iluminación, el segundo tono resonante.
Pero además de reunir significados de canalizar, es decir aquello que viene facilitado desde dimensiones superiores, el tono 7 también muestra, por su relación con la columna siete, algo que te encamina al nacimiento de tu ser auténtico más allá de lo convencional y lo lógico.

EL SELLO OCULTO
La Mano es el oculto del Mago; la realidad oculta tras la apariencia contemplativa del Mago es la acción expresada por la Mano, que parece quizá poco activa pero simplemente es. Porque se trata de canalizar, y canalizar es abrir paso a otra realidad, donde tal vez actúas únicamente como un catalizador, quedando inalterable pero produciendo una gran transformación.
Y eso es máxima actividad, mientras que la agitación, que es aparente actividad, es en realidad estéril en el mejor de los casos.
No es momento de destruirse, de agredirse, sino de sanarse y canalizar. Quizá sanarse es empezar a gustar de lo atemporal.

(puedes adquirir El Libro de los Sellos en

EL LIBRO DE LOS SELLOS

)