¿La realidad es temporal o atemporal?

¿La realidad es temporal o atemporal?
Esta pregunta podríamos transformarla en otra, cuando estamos vivos, ¿estamos muriendo o estamos viviendo?
Si la realidad fuera temporal, un instante, en el momento en que el ser humano hubiera adquirido algún nivel de conciencia ya habría transcurrido una parte de su vida y se estaría encaminando hacia su final.

¿La realidad es temporal, es una serie de instantes, o es atemporal y entonces estamos despertando a lo atemporal, saliendo de lo temporal a lo atemporal?
Podemos preguntarnos ¿morimos o vivimos?, ¿cada vez hay más o cada vez hay menos?, ¿la vida es como un bostezo?
Hablamos de un bostezo porque Caos en la terminología griega era algo parecido a un bostezo. Era como un vacío, como abrir la boca, como un vacío sonoro, y cuando decimos sonoro también podríamos asociarlo con otras sonoridades flatulentas.

El significado de Caos era ese vacío parecido a un bostezo. Y junto a Caos, que era uno de los hijos de Dios, aparecía otro hijo, que era Eros. Ese vacío sonoro se contraponía con el amor, la plenitud.
Entonces, podemos preguntarnos acerca de qué querían decir estas personas cuando en su tradición de conocimiento hablaban de Caos y Eros.

El Centro del CAOS es el amor

EL CENTRO DEL CAOS ES EL AMOR (Extracto del Libro de las Sincronías)

Tenemos los guías, que nos ayudan constantemente. Tenemos la energía de la solidaridad, la energía femenina, la energía de preocuparse por el otro, de nutrir, como algo fundamental. Y tenemos la Tierra como lugar de evolución.
Encontramos que todo son ayudas, y la mejor respuesta es el agradecimiento.
Por eso recomendamos la contemplación. Primero mirar y después sonreír.

Sonreír es el momento del agradecimiento. No vienes aquí ni por casualidad ni por error. Ya los antiguos griegos, por ejemplo Platón, consideraban que el Dios más antiguo era EROS.
Mejor es no chocar con las palabras. No nos interesa definir qué es lo que contiene la palabra Dios. Podemos estar hablando de energías, de fuerzas o cualquier cosa que entendamos según nuestro sistema de creencias que encaja más.
Lo que decían los griegos es que antes de lo existente, es decir lo que vemos, anterior a la manifestación, existía algo a lo cual llamaban caos, y situaban a Eros en el centro de caos. De esta forma no estamos utilizando la palabra Dios.
Aunque la utilizáramos, lo más recomendable es encontrar qué se quiere decir con esa palabra.

La comunicación es el gran hallazgo de nuestra época, y a lo que estamos abocados, porque no hay nada más necesario que la comunicación; no hay nada más divertido que la comunicación; no hay nada más sanador que la comunicación. La forma de estar vivo mayor es a través de la comunicación.

Recuperar la comunicación es la tarea de hoy. No puedes tratar de comunicarte con una persona mientras la estás matando, robando, despreciando, ignorando, o cualquier otra degradación de ese “In lak’ech” o “Tu eres otro yo”. La comunicación es antídoto de todo eso.

Puedes actuar visceralmente, de forma defensiva, tener un pronto incontrolable. Y no pasa nada, porque todo lo que entra en el rango de lo existente proviene del caos, cuyo centro es el amor. Y de nada nos sirve el moralismo, la santurronería o el encubrimiento.
Todo lo que sucede sirve para algo, y tiene su origen en las ayudas, en los guías.

E-book del Libro de las Sincronías