Hay un momento en que te das cuenta de que recuperar la inocencia es el resultado de expandir la conciencia

Hay un momento en que te das cuenta de que recuperar la inocencia es el resultado de expandir la conciencia, porque de alguna manera siempre has sido inocente, incluso cuando actuabas equivocadamente.
Decimos que siempre has sido inocente y eso en algún momento aparece como resultado de tu trabajo espiritual y personal, porque al expandir la conciencia te das cuenta de que siempre ha estado dentro de ti la realidad Dios.
Dios siempre ha estado dentro de ti. La expansión de la conciencia recupera esa conexión. Siempre has sido inocente incluso cuando has sido culpable. Siempre has sido inocente incluso cuando has ido en contra de Dios, es decir, cuando has ido en contra tuyo, en contra de tu esencia.

La expansión de la conciencia te devuelve la inocencia, porque te resitúa en la realidad Dios, que es la única realidad.
La única realidad existente, la única realidad que es, es la realidad Dios. Si no hay otra realidad, si no hay otra existencia, si no hay otra realidad como sinónimo de otra existencia, de otra forma de vida, entonces, la única realidad que existe es la realidad Dios, que es la del ser siendo.

Desde nuestra pequeña óptica, contingente y voluntaria, podemos establecer un juicio, pero la expansión de la conciencia es algo que va más allá del juicio, y al transcender el juicio entras en otra dimensión, la dimensión de la esencia, que no es contingente.
Ahí todos son bienvenidos, todos han cumplido una misión, aunque sea incomprensible. Hay personas que tienen que hacer de malos para que tú no quieras transitar el camino de los malos.
Todas las personas siempre se dirigen a lo mejor que conocen, aunque parezca que están totalmente equivocadas de dirección. Cada persona tiene su misión. O a lo mejor simplemente se trata de que siempre tenemos una oportunidad de acertar.

Quizá podemos utilizar el esquema de los ancestros, el esquema de las múltiples vidas de la misma persona. A lo largo de tus múltiples vidas, o a lo largo de las múltiples vidas expresadas por los ancestros, has cometido barbaridades, de la misma manera que has sido maravilloso, generoso y amoroso.
Entonces, la expansión de la conciencia te lleva a la consideración de la maravilla y no a la consideración del juicio. La consideración del juicio te lleva al error, y solo te servía para identificar el error como forma de no transitar en esa dirección, porque la vida es la vida en dirección al gozo. Y esa es la suma de todas las vidas: cómo desde la conciencia individual llegar al gozo.

El error siempre ha sido parte del aprendizaje. Consecuentemente, lo que sobra es el juicio, que te sitúa en esa misma dimensión. Te resta y no te permite evolucionar.
Hay algo maravilloso en la bendición, pero también hay algo maravilloso en el perdón. Hay algo maravilloso en el reconocimiento del error y hay algo maravilloso en la paciencia. Hay algo maravilloso en el Cristo en la cruz y algo maravilloso en Atlas sosteniendo la bola del mundo, o en Shu, separando el cielo y la tierra. Hay algo maravilloso en Quetzalcóatl mirándose en Tezcatlipoca en el espejo.
Encontrar que todo está bien es el resultado de haber encontrado el amor en el camino. El camino contiene esfuerzo. Caminar supone esfuerzo.

Encontrar que todo está bien es encontrar que todo es maravilloso, incluso el esfuerzo y la contrariedad.

Somos seres multidimensionales

Somos seres multidimensionales. Eso está claro. De hecho, se oye por todos los lados. Lo que pasa es que a veces una forma de tu multidimensionalidad está situada en un nivel donde necesita cometer un error y otra parte de tu multidimensionalidad está situada en un lugar donde tiene claro el éxito. Y entonces una parte de ti entra en conflicto con otra parte de ti.

Tu ser multidimensional necesita cometer un error, para quizá aprender dónde no hay camino, y otra parte de tu multidimensionalidad necesita afirmarse en el camino que sus experiencias le han mostrado como acertado. Una parte se dirige inevitablemente al error y otra quiere ir al éxito. Y entonces hay un conflicto.

Cuando te veas en ese conflicto, que es un conflicto interior, entonces es necesario retroceder al centro, a un lugar donde no haces nada; no cometes error ni avanzas en el acierto. Es necesario pararte en ese lugar. Suspendes el pensamiento y suspendes la acción.
“Suspendes la acción” quiere decir que dejas que pase lo que tenga que pasar. Y “suspendes el pensamiento” quiere decir que no buscas soluciones o no intentas afirmarte, sino te sitúas en aquel lugar donde dices: “Todo está bien. Amen, gracias, bendición. Todo está bien”.

Lo mejor es la bomba atómica, solo que en el pasado

2/4/2016
Lo mejor es la bomba atómica, solo que en el pasado. Queremos decir que lo mejor es el reconocimiento del error, situándolo en el pasado, ya que tu conciencia se ha despertado y reconoce lo que no, y entonces elige lo que sí.
Eso inicia un nuevo tiempo, el tiempo de la conciencia que conoce lo que no quiere, lo que no es real, lo que no va en favor de la vida, permitiendo conocer lo que sí.

La ruptura del átomo, que es la bomba atómica, es lo que no. Pero la ruptura del átomo, donde se libera una extraordinaria energía, es también allá donde tú niegas a otra persona, donde no quieres relacionarte con ella, donde juzgas, descalificas y desprecias.
Eso también libera una gran cantidad de energía emocional, de tal manera que muchas personas se emborrachan con ese extra de energía, se colocan o al menos eso pudiera parecer.

Pero a ti no. A ti lo que te sucede es que recibes la invitación de reconocer al otro como otro tú, del in lak’ech, o sea del amor al otro aunque sea tu enemigo.
Entonces, no estamos hablando de energía atómica, energía de ruptura, o sea de fisión, sino de aquella energía atómica de fusión que es la que crea el plasma. La energía atómica de fusión es la que mantiene el quinto estado de la materia. Es la energía donde los átomos se unen y entonces liberan toda una gran cantidad de energía, que estaban utilizando simplemente para mantener unidos sus electrones y ahora ya no es necesaria.
Eso es lo que genera el nivel del plasma, la forma en que funciona el cuerpo de las estrellas.

Es la experiencia a la que estamos invitados hoy en día, a conocer la energía de la fusión, el respeto al otro, la colaboración y el amor, abandonando esa energía que mantiene alta la separación con el otro.
Liberas la energía del miedo y la desconfianza, y no necesitas gastar energía en tratar de ser o parecer mejor que nadie, ni más fuerte que nadie, ni gastar energía descalificando o amedrentando a otros. Toda esa energía la puedes canalizar hacia la creatividad, el gozo, la belleza y la armonía, es decir hacia la estrella, esa sociedad donde todas las personas son seres de luz, como las estrellas en el cielo.
El plasma existe como expresión de la realidad, solo que en el cielo. Pero a través de esa energía emocional de alta intensidad, que es similar a la energía de fusión, podemos vivirlo aquí en la tierra.

Encontrando en el error algo maravilloso

ENCONTRANDO EN EL ERROR ALGO MARAVILLOSO
(Extracto del nuevo libro en preparación “El poder del agua. El poder de la emoción”)
Hay una defensa del error. Hay una reivindicación del error. Hay una invitación a encontrar en el error posible algo maravilloso.
La lógica es un regalo maravilloso para mantenerte en tu dimensión, pero no para moverte dimensionalmente. La lógica es un escudo que te protege en tu dimensión, en la dimensión de la materia, pero no es ascensional. Sin embargo, la fantasía, sí.
Todos los errores son maravillosos, porque significa que cualquier persona en cualquier momento tiene acceso a la maravilla y a la máxima sabiduría. Cualquier persona en cualquier momento, incluso por error, puede abrir una puerta y que sea la puerta del cielo.
Todo es posible para todo el mundo. Una persona con un corazón y una intención pura, incluso por error y equivocándose puede abrir la puerta del cielo. Eso es maravilloso, porque si la puerta del cielo solo se pudiera abrir desde el conocimiento, la lógica o la memoria, entonces muchas personas estarían fuera de esa posibilidad. Y, sin embargo, no es así, porque la condición divina está en todas las personas, siempre.

El error no es de lo óptimo

EL ERROR NO ES DE LO ÓPTIMO:
(Extracto del nuevo libro en preparación “El poder del agua. El poder de la emoción”, de un año luna 9).

Así como la seguridad colabora con el depredador cortándote las alas de águila y bloqueando la emoción que te lleva al cielo, la enfermedad colabora con los guías para devolverte el alma y rescatar a tus ancestros, porque las enfermedades del cuerpo físico expresan el daño emocional de la ancestralidad y su alejamiento del cumplimiento de su misión como seres de luz.

El cuerpo físico, que como tal es luz cumpliendo una misión, obedece permanentemente las órdenes codificadas en genes y cromosomas, y cuando esas órdenes codificadas llevan a la enfermedad, manifiestan un error.
Pero el error no es de lo óptimo sino de vivencias humanas erradas que alejan de lo óptimo, rompiendo la malla de amor que une a la realidad Dios, de la que formas parte.

Tu cuerpo físico a través de los genes y cromosomas ES todos tus ancestros. Todos se asoman al tiempo a través de tu cuerpo.
La transformación sucede a través de vivencias experienciales que despiertan conciencia, y con ello sanación, nacimiento, resurrección, visión del gozo y abundancia.
El cuerpo expresa el daño emocional de la ancestralidad y permite su sanación y liberación.

Hay una defensa del error. Hay una reivindicación del error. Hay una invitación a encontrar en el error posible algo maravilloso

Hay una defensa del error. Hay una reivindicación del error. Hay una invitación a encontrar en el error posible algo maravilloso. Y queremos aplicarlo al Tzolkin que manejamos desde esta página.

Todos los Tzolkin que se utilizan en el mundo, no a escala local o tribal sino a escala mundial, donde puedes estar comunicando con una persona en Australia mientras hablas con una persona en Singapur, otra en Bolivia, en España o en el sur de Estados Unidos, han tenido su origen en las informaciones extraordinarias y sorprendentes que produjo José Arguelles; en ese deseo del hermano humano llamado José Arguelles.

Por supuesto, estaba hablando de tradiciones conservadas celosamente, como tesoro, en comunidades que en muchos casos eran fuertemente enemigas entre sí y competían, y que iban adaptando esas tradiciones a lo que vivían, de tal manera que había muchas formas de interpretar una tradición común anterior. Incluso se podría llegar, por las similitudes existentes, a culturas que no estaban en Mesoamérica, como los egipcios, y también a navegantes que desde el viejo mundo viajaban en un tiempo y en una cultura anterior, y que conocían toda la tierra.

Podría haber reminiscencias y resonancias en culturas en todo el mundo, pero celosamente guardadas hasta el presente en estos localismos tribales, muchas veces enemigos entre sí. Sin embargo, el detonante ha sido este señor. Incluso, y por eso es el inicio de esta comunicación, desde el error.
Evidentemente, a los contenidos de José Arguelles se les puede encontrar muchos errores, en los cálculos y en otros contenidos, pues hay aportaciones que son totalmente personales y no pertenecen a ninguna tradición. Por ejemplo, el psicrono no está en ninguna tradición, sino que es más bien una resonancia con la astrología zodiacal de oriente medio.

Sin embargo, lo importante es que a pesar de posibles errores conceptuales o de protocolos que “deben ser así” según se dice en algún sitio, cuando te olvidas de todo esto y simplemente manejas el Tzolkin, ves que te dice algo.
Por eso, nos da igual que el origen esté en una persona fantasiosa que ha creado un tema fantasioso con su maravillosa fantasía, porque al fin y al cabo la fantasía es un regalo de Dios y una escalera de conexión hacia dimensiones superiores, al contrario que la lógica.
La lógica es un regalo maravilloso para mantenerte en tu dimensión, pero no para moverte dimensionalmente. La lógica es un escudo que te protege en tu dimensión, en la dimensión de la materia, pero no es ascensional. Sin embargo, la fantasía, sí.

Entonces, todos estos errores que puede haber son maravillosos, porque significa que cualquier persona en cualquier momento tiene acceso a la maravilla, a la máxima sabiduría. Cualquier persona en cualquier momento, incluso por error, puede abrir una puerta y que sea la puerta del cielo.
Todo es posible para todo el mundo. Una persona con un corazón puro, con una intención pura, incluso por error, equivocándose, puede abrir la puerta del cielo. Eso es maravilloso, porque si la puerta del cielo solo se pudiera abrir desde el conocimiento, la lógica o desde la memoria, para no olvidarse de lo que tienes que hacer en el momento en que tienes que hacerlo, entonces muchas personas estarían fuera de esa posibilidad. Y sin embargo, eso no es así, porque la condición divina está en todas las personas, siempre.

Si encuentras algo y lo consideras error, se trata de mirar desde otros ángulos hasta que encuentres que es maravilla

En realidad cualquier error lo tienes que transformar en una virtud.
Bueno, vamos a ver, en realidad, o sea, en LA REALIDAD, si es que existe, no hay error, solo maravilla.
Luego si encuentras algo y lo consideras error, o sea no deseable, se trata de mirar desde otros ángulos hasta que encuentres que es maravilla, o sea real, y quizá sea tu don, tu maestría.
Evidentemente, eso quizá supone también mirar las “maestrías” de los demás hasta que dejen de parecer “errores”, mirando solamente, sin comentarios.
No se si es fácil el asunto. Quizás con practica

La característica fundamental de la fe no es el error ni el ser excluyente, sino más bien el ser incluyente, ser algo que une

FE y Creencia (Extracto del Libro de las Sincronías)
La clave del asunto puede venir en metalenguaje, ya que FE, que es el nombre del hierro en la tabla de elementos, como abreviatura también significa un estado de ánimo.
La fe no es algo físico, sino que se relaciona con lo invisible real, con el alma.
Podemos considerar que es una tontería, pero cada día ocupa más terreno en la vida de cada persona, e incluso en los informativos de prensa y televisión, porque de alguna manera está escenificándose un drama, buscando una catarsis en el alma de cada espectador, siendo cada personaje una fe; matan por fe, arriesgan la vida por fe,…

Lo invisible real cada vez es más presente; ya es casi el presente.
Queremos resaltar en el metalenguaje la característica de la fe como algo que une, fusiona, y por otro lado diferenciar FE y CREENCIA.
Fe significa muchas cosas en el diccionario, porque se utiliza en muchos ámbitos.
Creencia es una de las acepciones de fe, según el diccionario de la lengua española; exactamente la segunda acepción, siendo la primera la consideración de fe como virtud teologal, por la cual crees sin ver.
De la fe como virtud teologal no vamos a hablar, aunque en realidad esa definición también sitúa a la fe como CREENCIA, que es la segunda acepción según la academia.
Hablar de creencia es casi como hablar de error; es casi sinónimo de error, que sustituye a la realidad para una persona. Quizás podríamos hablar de realidad subjetiva, pero sería lo mismo, sería realidad solo cierta para ti, que no serviría para todos.

Pero esa no es la característica fundamental de la fe.
La característica fundamental de la fe no es el error ni el ser excluyente, sino más bien el ser incluyente, ser algo que une.
La labor del notario al dar fe de algo es dar certeza, es decir excluir el error. De todas formas el notario también se puede equivocar o incluso mentir, pero dar fe en este caso significa ser real. Aquello de lo que se da fe es real.
Por otro lado en la expresión “buena fe” o “mala fe”, el significado de mala fe no es que sea mala o dañina, como si mala calificase la calidad de la fe, sino que significa que no es fe sino otra cosa.
Mala fe, como mala estrella, significa que deja de dar energía para quitarla, es decir algo imposible. Mala estrella es imposible, porque si el Sol en lugar de dar energía la absorbiese, nada tendría sentido.
Así, mala fe significa que no es fe. La mala intención no sale del mismo sitio que la fe, aun equivocada.

Encontramos entonces que la característica fundamental de la fe no es ser una creencia, lo que la convertiría casi en sinónimo de error. La mala memoria, mala información, error de apreciación, confusión, etc., todo eso no tiene nada que ver con la fe.
La fe más bien es un estado de ánimo. Es algo que muestra el alma. Algo que saca fuera y hace presente al alma que normalmente está en lo oculto.
La fe no es seguir la corriente y hacer “lo que todos”. Más bien al contrario, la fe se prueba y se comprueba porque hay “algo” que para sentirte bien te lleva a hacer, a vivir de forma diferente del resto, y a vivir de tu forma.
Eso no significa que la fe te diferencie de los demás, te aleje; muy al contrario. Lo que significa es que la fe no copia el exterior sino que surge de TI. Simplemente necesita ser probada para ser reconocida y aceptada, luego se ve reforzada con los semejantes, pero siempre es algo que sale de ti.

Efectivamente, la fe muestra el alma y el alma eres tú. Se trata de ser más tú, más auténtico, salir de “la copia”.
Pero también se trata de salir del error. Es muy importante no convivir con el error, entendiendo como error todo programa ajeno. Es importante revisar aquello en lo que crees y vivir en consonancia.