LA PERSONA QUE HA AVANZADO HASTA EXPANDIR SU CONCIENCIA DESPIERTA AL ENCONTRAR QUE SU SERVICIO ES EL AMOR

El tema de las parejas en el código Tzolkin es muy interesante. Señala contenidos que pueden aparecer separados, incluso aparentemente antagónicos, pero puramente como señales, porque en realidad muestra dónde se puede producir una fusión.

En todas las parejas y dualidades podemos encontrar una resonancia con Isis-Osiris, es decir, algo que contiene un fruto, que aquí sería Horus.
En ese sentido tenemos la pareja que forma la tradición del Tzolkin donde el comienzo sucede en un MONO 8 y la tradición donde comienza en el DRAGÓN 1.
Hay muchas otras tradiciones, pero estas dos son las que han demostrado capacidad mediática, entrando en las redes sociales y siendo seguidas por personas de distintos ámbitos culturales, continentes, razas y lenguas, aunque la mayoritaria sigue siendo el español.

En algún momento ha habido un antagonismo entre estas dos corrientes, incluso virulento por parte de algunas personas. Pero hay personas de todo tipo y todo sirve para mostrar los campos unificados, las fronteras donde existe un espíritu.
En este caso encontramos que hay un campo unificado, unido por una visión y por un espíritu en el Tzolkin, que sitúa su inicio en el mono 8, y que este año va a ocurrir el 31 de enero.
Hay también un campo unificado, un espíritu común y una realidad en el Tzolkin asociado al encantamiento del sueño pero también a tradiciones ancestrales, que es el que sitúa el inicio en el dragón 1.

Creemos que esto también es una pareja y precisamente este año podría ser el de la fusión amorosa de los contenidos de las dos tradiciones, lo cual manifestaría cómo toda fusión es un paso más convergente hacia el despertar transcendente de la humanidad.

En la tradición que vamos a llamar del mono 8, este año comienza el Tzolkin el día 31 de enero en MONO 8, mientras que en la tradición del dragón 1 ese día aparece como ESPEJO 3.
El mono 8 es la integridad existente en el programa, ya que está en la onda de la semilla, del programa, siendo un inicio del despertar perfecto.
El dragón 1 lo que expresa es la luz cumpliendo una misión que crea la forma, siendo sus características fundamentales la solidaridad y la energía femenina, dando lugar al amor creativo. En esta tradición el espejo 3 traduce el servicio a través del in lak’ech.
En una tradición, el 31 es la integridad desde el propio programa que está creado en dimensiones superiores cuando te sitúas ahí y despiertas en la realidad, y en la otra tradición estamos hablando de la existencia del servicio a través del amor, del in lak’ech, como resultado de la expansión de la conciencia, porque el espejo 3 está en la onda del guerrero.
LA PERSONA QUE HA AVANZADO HASTA EXPANDIR SU CONCIENCIA DESPIERTA AL ENCONTRAR QUE SU SERVICIO ES EL AMOR.

Desde una tradición, el 30 de enero es TIERRA 2, donde la expansión de la conciencia te convierte como un regalo en un voluntario. Y en la tradición del mono 8, el 30 de enero es PERRO 7.
CUANDO COMO CONSECUENCIA DE LA EXPANSIÓN DE LA CONCIENCIA ERES UN VOLUNTARIO, ESTÁS CANALIZANDO EL AMOR, PERRO 7.

Podemos fusionar estos contenidos donde sucede el final y el principio.