Es importante relacionar la palabra con escuchar, porque eso es lo que hace el mago además de hablar

Otra referencia misteriosa de García Márquez es la de haberse negado a recibir más premios después del Nobel.
Esto es un hecho misterioso porque señala el premio Nobel como objetivo, y nos invita a mirar.
El señor Nobel era un científico y un creador, y entre sus descubrimiento se encuentran explosivos que son utilizados para matar gente. Este hombre, al ver en un momento determinado lo que ha hecho, se arrepiente y crea un fondo para premiar todas las actividades en favor de la vida, ya que se ha dado cuenta de que su ciencia se ha vuelto en contra de la vida.

Este ejemplo aparece escenificado como arquetipo en la figura de David, quien con un hecho que parece simple como es querer hacer un censo, quiere saber cuál es su fuerza y encontrar su poder.
En este sentido es similar a los trabajos de Nobel, que están encaminados a conseguir un poder que se vuelve destructivo. El poder del miedo es ser más fuerte que lo que da miedo, dar más miedo que el miedo, y entonces siempre es obligatorio destruir y matar. No se da miedo a través del amor, sino de la muerte, y el señor Nobel se ha dado cuenta de que está trabajando para la muerte.

David hace el censo como una exhibición de su poder, pero entonces recibe el convencimiento a través de un profeta de que eso no está bien -podemos entenderlo como una auto-reflexión-, y se da cuenta de que está en contra de la vida y no a favor.
Hace un reconocimiento, pero éste es aun superficial. El perdón no consiste en “vaya, he tropezado con usted”, sino en darse cuenta de que en el interior estaba el depredador. Cuando solo hablas de error, no es suficiente; “disculpe” no es lo mismo que “perdona”.

Este diálogo aparece en David, donde primero dice “esto es un error”, “de acuerdo, me someto al castigo”, pero hay un momento donde se da cuenta de que no es un error sino que necesita pedir perdón.
David llegado un momento dice “perdón”, “yo he sido”, “las personas no necesitan recibir el resultado de algo que ha nacido en mí”, porque aquello que podríamos denominar pecado afecta a otras personas.

Es un hecho transcendental y no algo que se acumula con las demás cosas. Cuando llegas a hacer una reflexión acerca del origen de lo que haces, puede ser que estés ante un hecho transcendental.
En este caso en el arquetipo aparece como que donde ve aquello luego su hijo va a levantar el templo. Sin embargo, realmente su hijo es él mismo, aunque él ya no es él, porque cuando realizas una comprobación transcendental del calibre e intensidad de lo que hemos relatado, cuando reconoces desde dónde estás viviendo y haciendo aparecer la vida, desde la depredación o desde la conexión con el corazón amoroso de la vida, entonces ya no eres el mismo.
Eso se puede representar como algo salido de ahí; eres el hijo de esa transcendencia y eso lleva consigo hacer un sacramento, la creación de lo sagrado. Es el templo, porque donde ya no está el depredador lo que está presente es santo, de dimensiones superiores y donde habita lo óptimo es santo, lo sagrado. Pero para que habite lo óptimo tiene que haber desaparecido la conexión con la depredación.
Ese es el lugar del templo y está en esa visión, en esa iluminación.

En algún momento Nobel ha hecho esa comprobación transcendente y el mago García señala ese territorio como el lugar adecuado para la aparición de lo sagrado.
Mago García nace en un lugar llamado Aracataca. La palabra Ara significa río en el idioma de los antiguos, auténticos y originales habitantes de esa zona, que eran unas tribus del tronco chibcha.
Podemos hablar de río como alegría de reír, de forma absurda y no etimológicamente. Ara ciertamente está hablando de labor, trabajo, y también de altar. El río, la risa, el trabajo y el altar están presentes en esa palabra porque quieren, les apetece y les da la gana.
Las palabras sustentan la vida, no de forma lógica sino de forma real y en Ara podemos estar hablando y escuchando.
Quizá es importante relacionar la palabra con escuchar, porque eso es lo que hace el mago, además de hablar.
En Ara hemos escuchado algo que habla de sagrado y altar; algo que significa labrar o arar un campo; y hemos escuchado o podemos escuchar traducido que estamos hablando de un río, en concreto parece ser que se dice “el río del jefe”.
Si alguna persona conoce algún tipo de traducción de Cataca, agradeceríamos que nos la hiciera llegar. Sólo disponemos que Ara es río y Cataca es el jefe o un jefe del lugar, entendiendo que hace referencia a dimensiones superiores, y nos gustaría conocer alguna traducción más, gracias.
Y luego está el río en relación con reír. Sí, reír también pertenece a río y es interesante tenerlo en cuenta. Esa asociación del agua y lo sagrado es interesante; del agua y la labor; y también del agua, lo sagrado, la labor, la alegría y la risa.

El mago expresa su capacidad de encontrar nutrición, es decir de encontrar vida de forma permanente y continua

Podemos considerar al arquetipo de Noé como una representación o arquetipo del obediente. Noé obedece una sugestión interior y en ese sentido añade al mago el contenido de obediente.

Seguir una indicación o pauta es una muestra de obediencia; por supuesto un obediente es un voluntario porque quiere conocer algo, pero la primera muestra de esa obediencia, de ese aprendizaje, es también traducible a la vocación. Obediencia y vocación. Obediencia a tu interior es descubrir y potenciar tu vocación.

Tenemos otro arquetipo que también realiza esto: Jacob.
Jacob es un obediente, porque consigue realizar lo que desea, obedeciendo a su madre Rebeca, que le dice cómo conseguir la bendición de su padre suplantando a su hermano Saúl, porque él valora esa bendición y su hermano no.
Pero independientemente de qué le sucede al hermano, se trata de saber qué le sucede a Jacob y qué te sucede a ti cuando escuchas y sigues esa voz interior, porque lo importante es estar dentro de ti y vivir tu vida. Si estás fuera nunca vivirás la vida, porque estás fuera del centro de la vida. Tu centro es desde donde te conectas con el centro de la vida. Por eso es importante no juzgar, porque juzgar es salir de ti.

En el código Tzolkin esto es lo que representa el sello de la tierra, que te conecta con el corazón del cielo y con el corazón de la manifestación, y ahí es donde puedes ser voluntario para vivirlo. Precisamente la tierra es el 4 del mago, el cómo llegar a ser el mago entrando en tu interior y conectando desde tu centro con el corazón de la vida como voluntario.

Recurriendo a esta otra visión de obediente que está presente en Jacob, vemos que él obedece una instrucción y hace lo que le dicen, que es absolutamente ilógico. Por eso cuando conectas con el corazón del cielo y de la tierra no estás en tu lógica, estás solamente siguiendo, obedeciendo, manteniéndote en esa dirección. La recomendación que recibe Jacob, que es una muestra del obediente, es una traducción de lo que en código Tzolkin podemos encontrar que es el mago.
Es fundamental, porque conectas a vivir dentro del Tzolkin cuando empiezas a realizar la onda del mago.

La instrucción que recibe es absolutamente absurda, porque se supone que el padre no ve y le van a engañar con una piel de cordero, ya que su hermano es muy velludo. Pero si una persona no ve, tiene más agudizado otros sentidos, como el tacto y el oído, y ni su voz va a ser la de su hermano, ni la piel del cordero va a ser la piel del brazo de su hermano.

Da igual, esto es como un arquetipo que representa que lo importante no es tu lógica sino tu seguimiento.
Que Noé construya un barco en tierra es absurdo y por eso muchas personas no lo hacen y no responden al seguimiento ni despiertan el contenido del mago, cuya transcendencia significa la capacidad de conectar con dimensiones superiores, siendo ese conectar lo que expresa su capacidad de encontrar nutrición, es decir de encontrar vida de forma permanente y continua. No acceden a ese misterio porque obedecen su lógica y entonces no siguen a su voz interior. Es el seguimiento de esa voz interior, que solo la encuentras cuando estás en tu interior, la que te va a permitir encontrar el camino que une distintas dimensiones de la realidad. La lógica no puede hacerlo, porque solo maneja lo conocido, y lo conocido es la dimensión en la que te encuentras.
En el diálogo con dimensiones superiores, puedes encontrar seguridad, plena certeza, pero tienes que abrir el diálogo, que no es hablar tú solamente sino también escuchar y sentir, y en algún momento ser voluntario, es decir libremente permitir que suceda.
Hay un tiempo de diálogo, y la resonancia forma parte de las respuestas.
No es tu lógica la que interesa, sino el seguimiento; el voluntario que sigue la instrucción sin poner la mente por delante, sus valores, su lógica.

Entonces sucede que aparentemente se realizan dos cosas distintas. Noé reúne en el arca todas las especies conocidas en parejas y a través del agua de la muerte, transporta la vida hacia una nueva dimensión de la vida. Sin embargo Jacob no realiza tal cosa sino simplemente recibe la bendición.
El arquetipo se completa cuando Jacob tiene 12 hijos, que significan una totalidad. Igual que antes la totalidad era la de las especies, aquí se trata de una totalidad más central, porque es la totalidad humana. Todos van con él y están dentro de él al recibir la bendición. En su seguimiento arrastra a todos.

En el código Tzolkin es traducible posiblemente al caminante del cielo, porque donde él va, va todo, y aparece la primera vez como transcendencia de la solidaridad del dragón.
Pero nosotros en este caso estamos utilizándolo en relación con Noé y con la propuesta actualizada que representa García en este tiempo: la realización de su obra Macondo, la realización de la obra de Noé, el arca, y la realización de la totalidad que representan las doce tribus, el pueblo, la sociedad.

La totalidad que presenta Jacob, que va a través de ese seguimiento más allá de la lógica donde tu eres voluntario, lleva consigo a toda la humanidad. Pasa toda la humanidad con él a otra dimensión, recibiendo con él la bendición, pero claro bendición es importante para quien es importante bendición. Puede ser que personas no lo consideren, que es el ejemplo de Saúl, y entonces no es que no lo reciban sino que es algo invalorado.

Vemos que en el mago como arquetipo también hay un seguimiento, una obediencia y una carencia de lógica.
El mago recibe como regalo, que es el tono 2, la visión y la intuición del águila; como misión a la expansión de la conciencia; esto lo realiza a través del cómo, que es el voluntario, la tierra, que aparece en cuarto lugar, siendo el mago un voluntario para ser mago; y entonces recibe como fuerza al espejo, que es la totalidad y de donde saca fuerza el mago, esa fuerza que es una transmutación, un salto.
De una presentación en 4 a una presentación en 5, el 5 siempre contiene por debajo de lo aparente una referencia a lo verde, o sea al quinto castillo, a la sociedad de la maravilla, de la estrella, donde todo se expande y se presenta lo óptimo.
Para el mago lo óptimo aparece a través del espejo, que es el conocimiento del “tu eres otro yo”, la unión que existe entre todos los seres humanos.

Contener todas las palabras es contener toda la vida, si es que la palabra es capaz de producir vida

Hay algo misterioso que desde mi ignorancia necesito expresar, no vaya a ser que sea transcendente y quede sin ser expresado simplemente por inhibición.
La inhibición no parece ser en este caso interesante. “Desde mi ignorancia” significa que no necesito tener todo el conocimiento, dejando que aparezca por sí solo, y tal vez también “sin necesidad de lógica”, es decir sin precisar que el orden sea lógico y consecuente de manera previa. Tal vez, aparecerá su lógica.

El asunto es algo referente a Noé y a David, que son dos arquetipos de conocimiento, dos propuestas o palabras que buscan realizarse en el interior de cada persona como una vía de autorrealización, y a través de ahí como una vía de realización del arquetipo humano en su forma grupal y social.

Noé está relacionado con el aprendizaje siguiendo una instrucción, es decir con el mago en el código Tzolkin. Noé construye, siguiendo una instrucción, la nave que va a transportar la vida, pasando las fronteras de la muerte.
Una de las características de 100 años de soledad es que García pretendía escribir un libro que contuviese todo, y esa es también una de las características de la nave que debe construir Noé.
Encontramos una relación entre Noé, el mago como sello y García. Si esa analogía es consistente entonces encontramos nutrición y crecimiento, y quizá incluso una explicación a por qué vivir con interés y encontrar atracción en el Tzolkin.
Si encuentras que está representado el sello del mago en esta experiencia vivencial de García y en esta experiencia enseñante e iluminativa de Noé, entonces quizá encuentras sentido a la atracción por el Tzolkin.

El segundo sello del Tzolkin es el viento, la comunicación, que es justamente el interés de una persona que se pone a escribir y a comunicarse. La comunicación y las palabras son fundamentalmente el contenido de una obra literaria, solo que si esas palabras son transcendentes sucede lo mismo que cuando se desarrolla la onda del viento, que al llegar al final y encontrar la transcendencia, es el mago. A su vez la transcendencia del mago es el enlazador, que representa la capacidad de enlazar con otras dimensiones y profundidades de la vida, y por eso es revitalizante y nutritivo.
Cuando las palabras y el viento se despliegan en forma transcendente, aparece el mago, y cuando el mago se despliega en forma transcendente lo que aparece es el enlazador, que es a su vez una expresión de la solidaridad cumpliendo una misión.

Entonces toman sentido esas palabras tan misteriosas de García, que pretendía escribir un libro que contuviese todo. Esas palabras, que ha repetido en montones de entrevistas que han sido públicamente vistas por millones de personas, contienen algo que puede parecer imposible.
¿Cómo puede contener todo un libro? Y de la misma manera, ¿cómo puede contener toda la vida un barco? La sugerencia que sentía Noé de crear un barco donde hubiese una representación de todo, es similar a la atracción o sugestión que sentía García por construir un libro donde existiera todo.
Además contiene una referencia a cuál es el valor de la palabra por cuanto que la palabra sostiene la vida.
Contener todas las palabras es contener toda la vida, si es que la palabra es capaz de producir vida.

Gabriel García Márquez nace asociado a la luna y a lo verde, a cómo colaborar para que lo verde sea para todos, y transciende en un momento en que la luna es justamente transcendente, haciendo transcendente a la tierra

La luna es el sello 9, pero también es la onda 17 y el inicio del castillo verde. Por eso podemos relacionar la luna con lo verde, o sea lo óptimo.

El señor García Márquez nace el 6 de marzo de 1927, en un año luna 12, donde justamente el tono 12 traduce al espejo.
El tono 12 traduce cómo puedo colaborar con todo lo existente y la luna 12 está en el mismo centro del telar, asociada al humano 2. Claro, no vamos a quitarle su lugar central por el simple hecho de que el perro 13 o el mono 1 estén más en el centro, ya que no vamos ni a sacar el metro ni a recurrir a los abogados ni a los jueces, sobre todo porque la consecuencia de colaborar con todo lo existente en el centro del espejo es actualizar, o sea hacer real y actual el amor incondicional que expresa el perro 13.
De modo que el uno es el otro, pero tú no puedes situarte como actualizador del amor incondicional si no te mueves libremente y movilizas todos tus recursos con la intención de colaborar con todo lo existente.

La luna 12 es el año en que nace el señor García Márquez, de modo que él es como una expresión de ese año. Pero resulta que el día que él fallece, es decir que pasa a mejores, es un día 17 según el año común y luna 13 Tzolkin.
Es un momento muy puntual donde la vibración es transcendente desde los contenidos que expresa la luna. Por un lado es el agua, pero concretamente este día lo que expresa es la transcendencia de la tierra, es decir algo que une el 17 sello de la tierra con el 17 onda de la luna y todo ello en un día sincrónicamente también 17.
Es decir la luna 13 traduce cómo la tierra es un lugar transcendente, precisamente porque da nacimiento en las ondas al amor incondicional expresado por el perro, que es la siguiente onda.

Así, el señor Gabriel García Márquez nace asociado a la luna y a lo verde, a cómo colaborar para que lo verde sea para todos, y transciende en un momento en que la luna es justamente transcendente, haciendo transcendente a la tierra.
Pero al mismo tiempo, el día en que él nace, que según el código que manejamos como Tzolkin marcaría su misión, es exactamente humano 1, lo cual muestra su propósito en relación con la libertad y los pensamientos elevados.
El humano 1 significa que su oculto es luna 13, justamente como el día de su fallecimiento.

El día de su fallecimiento, luna 13, ha sucedido muchas veces, pero el que él ha elegido es el día en que comienza la apertura del acceso a la vida eterna para los humanos, asociado a los humanos unidos, es decir los humanos que encuentran lo que les une, que es un poco lo que expresa la Era Común.
El día luna 13 que Gabriel García Márquez elige para transcender es cuando Jesús se reúne con sus discípulos para cenar, lavándoles previamente los pies, siendo un arquetipo para las personas, porque realmente lo que está sucediendo es la apertura de una puerta para que toda la humanidad, pero toda-toda-toda, pasada-presente-y-futura, acceda a lo óptimo.

La luna 13 está guiada por el Caminante del Cielo 13, es decir lo que expresa el dragón como solidaridad, energía acogedora, iniciadora, energía femenina, pero en forma transcendente.

En la descripción a través del psicrono del banco de datos de las energías del alma, encontramos al caminante del cielo 4, es decir, representante de lo que podemos denominar como energía áurea o energía de lo óptimo, precisamente porque expresa el amor incondicional, exactamente “cómo realizar el amor incondicional”, ya que el tono 4 del caminante del cielo responde al cómo de la onda del perro.
El oculto de su psicrono es la estrella 10.
También el caminante del cielo 4 expresa algo de la luna, porque su guía es la luna 4.

Sí, gracias humano 1, luna 13, caminante del cielo 4, estrella 10, gracias 17.

Gracias García, gracias Márquez. Sí, creo que has hecho la vida más bonita para todos, para todos sin excepción

La vida no es lo que has vivido sino lo que recuerdas, o sea lo que te dices.
Tienes un poder creador y según lo que te digas que has vivido, que estás viviendo, participas de la creación común de la vida.
Sí, gracias García, sí, gracias Márquez.
Sí, creo que has hecho la vida más bonita para todos, para todos sin excepción.
Sí, creo que quizá me hubiera gustado decir “Gabo” y que tú oyeras ese sonido, porque creo que me hubieras devuelto esa vibración transformándome, como un resonador mágico que abre puertas dimensionales a la profundidad de la vida.

Sí, creo que me hubiera gustado que esa posibilidad se materializara. Pero creo que es posible ahora, que tu escuchas ahora y ahora lo haces, incluso que transformas todas estas palabras y todo este idioma en que están pronunciadas en resonadores maravillosos que unen a todas las personas que quieran utilizar ese idioma resonante, que era la lengua que hablaba Macondo, que no tenía dueño y fue creada allí en Macondo, porque allí es donde se dijo el primer nombre de muchas cosas, y que sigue esperando a que alguien las nombre para que ese alguien se llene de realidad y despierte a la maravilla.
Gracias por señalar el día de la cena como puerta a Macondo y a tantos sitios reales, más allá de la apariencia.

Confieso que sólo he leído un libro tuyo allá por el año 1968, porque en realidad soy muy mal lector, pero también confieso que cuando abrí ese libro y empecé a leerlo no pude parar hasta que lo acabé. Incluso es posible que sea el último libro que haya leído completo porque en realidad no suelo leer nunca los libros completos, solo a trozos, pero ese sé que lo empecé y acabé ininterrumpidamente, y eso que donde estaba no podía hacer eso, porque tener la luz encendida por la noche en aquel lugar era tremendamente peligroso y prácticamente imposible.
Gracias Gabo.