El tonal es el lugar de los desafíos


El tonal es el lugar de los desafíos. Si hablamos del tonal es que estamos en el camino del guerrero. Si no, mejor sería hablar de la realidad ordinaria y entonces expresar que tienes problemas en la realidad ordinaria.
Problemas en el tonal quiere decir que el guerrero se encuentra ante la conexión con el nawal, con el ser espiritual. Entonces, los problemas son bendición, porque te están permitiendo tu realización como guerrero.

En la realidad ordinaria, o en el tonal, es donde se encuentra el miedo y el lamento, y la forma de transcenderlo es a través de la interiorización para conectar con tu ser espiritual, para a través de tu palabra afirmar lo que eres, porque toda referencia a lo que temes, te debilita, pero toda referencia a lo que eres, te da fuerza.

Situado en medio de los problemas puedes buscar afirmaciones que expresen tu interior. Puedes decir “se que todo se encamina, en medio de todos los obstáculos, a la realización”, “todo se encamina a la realización”, “soy un guerrero”.
Así quitas toda carga emocional a aquello que temes, permitiendo incluso que suceda, porque cuando sucede aquello que temes, desaparece, quedando tu realidad espiritual.
Pero normalmente no es necesario llegar a tal extremo, porque al situarte en tu esencia, es decir, en tu ser, para lo cual tienes que abandonar el miedo, entonces todo se coloca.

La transcendencia aquí es una tarea de confianza, certitud y riesgo, y las mejores armas son la palabra a través de la bendición y el agradecimiento.
La palabra es una energía en positivo, normalmente infrautilizada. Es una gran bendición encontrarse ante el desafío de los problemas en lo cotidiano para encontrar la fuerza de la palabra que está en ti. La palabra deshace los problemas y te lleva a la transcendencia.

El Guerrero: Cuestionamiento y expansión de la conciencia

EL GUERRERO (El libro de los sellos)

El Guerrero está asociado al cuestionamiento y a la expansión de la conciencia. Cuestiona dudas e incita a reflexionar, promoviendo la evolución y la ampliación de conciencia.
Los Guerreros son las personas que están trabajando voluntariamente en la expansión de la conciencia. Actúan como una luz que elimina el error, quizá hablando, pero si no hay receptividad pueden hablar sin palabras, al ser de la persona, a sus ángeles, a sus guías, o ante una idea.
Cuestionarse es dialogar con la idea en sí, sin necesidad de relacionarlo con una persona.
El Guerrero pide tomar conciencia del proceso en el que nos encontramos, para vivir más plenamente el presente. La expansión de la conciencia es como una llama que se empieza a extender, despertando conciencias.

EL SELLO OCULTO:
El sello oculto del Guerrero es la Serpiente.
Una Serpiente dormida no es ejemplo de kundalini; sólo una Serpiente erguida con todos los sentidos abiertos.
Por eso la Serpiente es el modelo de kundalini. Algo firmemente asentado en la Tierra y la conciencia hacia el cielo mostrando también esa energía ascendente de la Tierra.
Permitir a la conciencia expandirse implica disponer de mucha energía para amar, vivir, disfrutar y compartir.

EL LIBRO DE LOS SELLOS

La función de la familia Cardinal (vídeo de 22 minutos)

La función de la familia Cardinal (vídeo de 22 minutos)

El dragón es la luz que toma forma.
Merece la pena meditar en cómo todo lo que tiene forma es luz.

El Tzolkin, además de un calendario, se puede comparar con una biblioteca, donde hay muchos contenidos que puedes ir extrayendo.

La familia cardinal está formada por el dragón, el enlazador, el mono y el guerrero.
Es sustentadora y mantiene la coherencia. Da soporte para poder crear el quinto nivel

La expansión de la conciencia (guerrero) está asociada a la iluminación de la kundalini (serpiente)

La sombra del árbol s
El guerrero es el sello oculto de la serpiente.
Cuando consideramos al guerrero siempre lo relacionamos con la kundalini iluminada. La expansión de la conciencia la asociamos a la iluminación de la kundalini.

Sin embargo, puede haber también una cierta complacencia que lleve a confundir el significado de la kundalini como energía de luz. Por eso es apropiado precisar su significado.
En estos momentos en que el preguntador te muestra y devuelve la conciencia de tu linaje, es importante expresar con un poco más de claridad la relación entre el guerrero y la serpiente.
El guerrero con su preguntar es similar al preguntador, dando forma a la luz. La iluminación de la kundalini o kundalini luminosa está asociada a la expansión de la conciencia, que es el resultado de la tarea que hace el guerrero a través de sus preguntas y su cuestionamiento. Está dando forma a la luz.

La serpiente es el rojo, que es la forma y la materia, dándole una materia o asiento material a la luz y permitiendo que encarne. La serpiente en esta consideración es la materia y el cuerpo de la luz.
La familia Polar contiene al sol, la serpiente, el perro y el águila. Es la familia de la luz, siendo la serpiente el rojo del sol.
La forma material que adopta la luz es expresada por la serpiente, que es lo rojo.
La forma emocional de la luz es el amor incondicional y la incondicionalidad. Por eso aparece lo blanco, que es el perro, expresando el mundo emocional-espiritual, la emoción espiritual y el mundo de las emociones espirituales.
En el nivel azul está el águila y en el amarillo, el sol.

La parte oculta del guerrero está creando un cuerpo de luz.

El guerrero cuestiona dudas e incita a reflexionar, promoviendo la evolución y la ampliación de conciencia

EL GUERRERO:
El Guerrero está asociado al cuestionamiento y a la expansión de la conciencia. Cuestiona dudas e incita a reflexionar, promoviendo la evolución y la ampliación de conciencia.
Los Guerreros son las personas que están trabajando voluntariamente en la expansión de la conciencia. Actúan como una luz que elimina el error, quizá hablando, pero si no hay receptividad pueden hablar sin palabras, al ser de la persona, a sus ángeles, a sus guías, o ante una idea.
Cuestionarse es dialogar con la idea en sí, sin necesidad de relacionarlo con una persona.
El Guerrero pide tomar conciencia del proceso en el que nos encontramos, para vivir más plenamente el presente. La expansión de la conciencia es como una llama que se empieza a extender, despertando conciencias.

EL SELLO OCULTO:
El sello oculto del Guerrero es la Serpiente.
Una Serpiente dormida no es ejemplo de kundalini; sólo una Serpiente erguida con todos los sentidos abiertos.
Por eso la Serpiente es el modelo de kundalini. Algo firmemente asentado en la Tierra y la conciencia hacia el cielo mostrando también esa energía ascendente de la Tierra.
Permitir a la conciencia expandirse implica disponer de mucha energía para amar, vivir, disfrutar y compartir.

LA COLUMNA TIPO:
La primera columna contiene una definición, o sea algo así como la presentación de una intención asociada a ese sello. El Guerrero, en la primera columna, es un tono 3 de servicio, luego la vivencia de servicio es imprescindible para las personas que nacen como Guerrero en cualquier tono que sea, porque el Guerrero está asociado de alguna forma, no a dar fuerza al ego, sino a dar fuerza al encuentro de la sociedad celeste (la estrella es la transcendencia de la onda del guerrero).
El Guerrero tipo es el Guerrero tres, situado en la segunda onda de la primera columna, de modo que el Guerrero siempre está asociado de alguna manera al servicio y a la visualización, porque es el segundo tres pero está en la primera columna, que es programa.
El tercer tono contiene ya una voluntariedad, porque responde a la pregunta ¿cómo cumplo mi servicio?, es decir, identifica un posible servicio y la intención voluntariamente de asumirlo, o sea algo voluntario, con lo cual ya no es ancestral sino actual, posible.
El hecho de que esté en la segunda onda, quiere decir que es necesario que haya una cierta iluminación acerca del valor del Guerrero al asociarlo al aprendizaje, a la iniciación que está contenida en el Mago. Parte del servicio se realiza potenciando en lo temporal, el intento del Mago.
Su oculto está en la columna de la transcendencia. Toda la columna 13 está asociada a la transcendencia. De modo que ese servicio, intencionado, produce una gran liberación interior asociada a una energía luminosa como es la kundalini.
Así, parte de la expansión del Mago es la propia expansión de la kundalini.

En esta primera columna, el tres aparece vinculado a dos sellos, la Noche y el Guerrero, que son dos enfoques diferentes y ambos definen el servicio.
El Guerrero, la expansión de la conciencia, se superpone como aprendizaje y como regalo (segunda onda) con la Noche de la onda tipo, onda ejemplo, por eso la expansión de la conciencia es fácil; solo tienes que soñar la abundancia.
Soñar la abundancia como servicio es expandir la conciencia.
Si quieres expandir la conciencia, entretente en soñar la abundancia para la gente que te rodea. De esa manera avanzas en el aprendizaje de la sanación del planeta. Dedica el tiempo de tu meditación a resolver mentalmente los problemas que conozcas, sólo que sin enemigos, sin perjudicar a nadie. Ahí está la magia, en que todo es posible; puedes buscar cualquier solución por fantástica que parezca porque en realidad todo es posible.
Claro que no hay que olvidar, sino resaltar, que el tono 3 está siempre asociado al tono 11 de liberación. La conciencia siempre es expansiva y liberadora.

La expansión de la conciencia habilita en ese movimiento expansivo real el acceso a otra dimensión de la vida. Esto está expresado en todas las tradiciones reales que acompañan al humano en su viaje evolutivo

EL GUERRERO: El tercer castillo (Extracto del Libro de los Sellos)
El tercer castillo, que comienza con la Serpiente roja, termina con el Guerrero 13. La kundalini, que además es el oculto del Guerrero, te convierte en un Guerrero espiritual transcendente.

Pero la onda del Guerrero es la última antes del castillo verde; es una frontera, donde el Guerrero prepara el salto hacia otra dimensión.
El castillo cuatro, que habla a todos desde el humano arquetípico, como todos los castillos, presenta al Guerrero como color cuatro y onda cuatro, y con el significado de expansión de la conciencia y final de la cuarta dimensión, paso a la mutación, a la quinta dimensión o castillo verde.
El Guerrero muestra al ser humano despierto en la cuarta dimensión; es el humano del cuarto castillo. Humano amarillo y Guerrero amarillo, unidos en significado a través del amarillo, o sea formas de expansión y formas de vida, viviendo, disfrutando sin miedo, pero dándose cuenta, como Descartes. Disfruto, luego es verdad, existo.
Y la tarea del Guerrero, que son todas las personas en este intento, viene definida por las ondas del castillo cuarto: la TIERRA, como madre Tierra, lugar sagrado de aprendizaje; el PERRO, como amor incondicional que hace sagradas a todas las personas; NOCHE, presente sagrado que hace sagrado todo; y GUERRERO, que salta a la quinta dimensión en su expansión.
La expansión de la conciencia habilita en ese movimiento expansivo real el acceso a otra dimensión de la vida. Esto está expresado en todas las tradiciones reales que acompañan al humano en su viaje evolutivo.

No tener miedo, prescindir del miedo, es desapegarse

EL GUERRERO: La familia (Extracto del Libro de los sellos)
El Guerrero pertenece a la familia del Dragón, Enlazador y Mono.
El Guerrero también es un ENLAZADOR, de modo que si queremos comprenderle conviene asociar la expansión de la conciencia con desapegarse de viejos enfoques, o sea no tener miedo y mirar. No tener miedo, prescindir del miedo, es desapegarse. Y mirar, es enlazar.
Pero también el Guerrero es un MONO, y el Mono es alegría, nacimiento, o sea lo nuevo, pero también osar.
Además Guerrero es DRAGÓN, o sea, solidario.
De modo que el Guerrero está asociado a la solidaridad, la alegría y el desapego, además de a la conciencia, porque el Guerrero no es mental.
Esta familia inicia una secuencia con el Dragón, y la finaliza con el Guerrero, que a su vez es la última onda del cuarto castillo. Y a continuación se inicia otra secuencia y otra dimensión, que es la quinta dimensión, castillo verde.

La familia cardinal: Dragón, Enlazador, Mono y Guerrero (extracto del Libro en preparación sobre las familias)

ES EL INICIO DE LA FORMA.
Esta familia está asociada a la energía del surgimiento, del ver.
Está compuesta por el dragón, el enlazador de mundos, el mono y el guerrero.

Exactamente se trata del surgimiento de la forma, es decir en el vacío, en la no-forma, aparece una forma, y eso es la materia, que ahora sabemos que en realidad es luz tomando forma.
Se relaciona con el ver porque la forma se enlaza con otra conciencia a través del ver, de la función del ojo o de la función de crear imágenes, y también del tacto, pero el tacto solamente puede crear imágenes de lo cercano, mientras que el ojo también crea imágenes de una forma lejana.
Los sentidos más asociados serían el tacto y el ver.

La característica de esta familia es la de ser principio, inicio, surgimiento, pero no de algo asociado al tiempo sino a la forma.

El dragón es el número 1 del Tzolkin y el mono 1 es justo el centro del Tzolkin, momento donde se produce un nuevo nacimiento o también el acceso a una dimensión superior. En el mono 1 está la puerta a la otra realidad.
El enlazador es una cualidad existente en todas las personas, de poder enlazar a esa puerta. El enlazador está dentro de cada uno, y es el sello y la garantía de éxito, incluso a través del error.
Y el guerrero es la otra gran herramienta para conseguirlo, que es la expansión de la conciencia.

A esta familia la relacionamos con el VER, porque es la luz entrando en la forma. Es el ver de hacer aparecer más claramente las cosas. No es como unas gafas, sino que la realidad se deja ver con más claridad, de modo que la característica de estas personas es la fiabilidad, la seguridad.
Aunque estas personas tengan muchas dudas en su interior, sin saber cómo ayudan a las personas que les rodean a tener más claras las cosas, y poco a poco van resolviendo su cuestionamiento y enseguida aprenden que el esfuerzo en una dirección siempre tiene un éxito, que es justamente lo que hace el dragón: la misión va siempre asociada al éxito; lo que no contiene éxito es no intentarlo.
Esta familia está muy asociada con la energía de las células madre, y según van trabajándose internamente, su éxito se multiplica.
Cuando el objetivo es correcto, y es correcto cuando es solidario, el éxito se multiplica.

Esta familia inicia una secuencia con el dragón y la finaliza con el guerrero, que a su vez es la última onda del cuarto castillo. Y a continuación se inicia otra secuencia y otra dimensión, que es la quinta dimensión, castillo verde.

LOS SELLOS EN LA FAMILIA:
Al leer esta familia en el orden de los sellos y utilizando el significado asociado a los tonos, podemos encontrar el propósito y la fuente solidaria del dragón; el desafío, que ya sabemos que es un regalo del enlazador; la misión del mono; y el cómo realizarlo del guerrero. Es una secuencia espiral, que va activando y habilitando cada vez más posibilidades: la energía femenina, el desapego, la alegría, la expansión de la conciencia.

El dragón comienza la familia, y se compone de solidaridad, en su forma roja; desapego, en su forma blanca de enlazador; inocencia en su forma azul de mono; y expansión de la conciencia en su forma amarilla de guerrero.

El dragón tiene que ver con la solidaridad y la energía femenina, y para refinar, para realizar esta solidaridad es imprescindible trabajar desde el desapego.
El enlazador es la segunda presencia del dragón cuando se da cuenta de que la auténtica y única misión de todos los seres humanos es abrirse al amor; y se sitúa en el dos y en el otro, no en el ego ni en el yo, sino que ocupa la segunda plaza y te cede a ti la primera, como expresión de la ley del amor, donde tú eres otro yo -in lak’ech-. Cuando ese trabajo evolutivo está hecho e instalado en el cuerpo, empiezas a disponer de un cuerpo enlazador.

Esta familia es en realidad siempre enlazadora de dimensiones superiores, pero también es enlazadora entre los seres humanos, porque la solidaridad es un esfuerzo para unir a todos los seres humanos y no dejar a ninguno excluido.
Y en el desapego están los valores mentales, raciales, adicciones, y un montón de trabas que pone el ego, y que crean diferencias entre las personas en lugar de unir.
Enlazador es una fuerza unitiva existente en cada persona capaz de permitirte conectar realidades, dimensiones y personas más allá de la lógica.
Como el dragón que viene desde dimensiones superiores a ésta, el enlazador conecta con otras dimensiones como fuerza espiritual y amorosa en el momento oportuno. En el momento oportuno, todo sucede.

El dragón es un comienzo, pero el mono también lo es. El dragón es un inicio pero desde lo inimaginable, y el mono es un inicio en la dimensión humana.
Cuando tú naces no tienes consciencia. Eres totalmente dependiente, pero a través del aprendizaje y el desarrollo vas adquiriendo fuerza y conocimientos y un cierto nivel de consciencia. Pero eso no es un nacimiento, sólo significa que el nacimiento abre o inicia un proceso de aprendizaje y maduración de algo, pero no es un nacimiento.
Sólo que de nuevo puede aparecer un nuevo nacimiento, como consecuencia del proceso de aprendizaje y de una decisión libre y luminosa. De esta manera el momento del nacimiento como un recién nacido, pasa a ser dragón y reunirse con todos los otros procesos míticos. Y el mono es ese nacimiento consciente fruto de una decisión, o sea el nuevo nacimiento.

El guerrero es un enlazador, de modo que si queremos comprender su significado conviene asociar la expansión de la conciencia con desapegarse de viejos enfoques, o sea no tener miedo y mirar.
No tener miedo, prescindir del miedo, es desapegarse. Y mirar, es enlazar.
Pero también el guerrero es un mono, y el mono es alegría, el nuevo nacimiento, o sea lo nuevo, pero también osar.
Además guerrero es dragón, o sea, solidario, de modo que el guerrero contiene solidaridad, alegría, desapego, además de conciencia, porque el guerrero no es mental.

CUARTO CASTILLO, EL ESPACIO DEL GUERRERO

Al considerar el cuarto castillo podemos encontrar sentido a qué ha sucedido en el tercer castillo, cuál es la propuesta del castillo azul, el castillo del tiempo, del fuego.

Encontramos que la frontera del surgimiento del cuarto castillo está en el guerrero 13, que es la forma transcendente del programa; hay un programa y su forma transcendente es la conciencia expandida, que es lo que significa el guerrero 13.

Y la cuarta onda del castillo cuarto es la onda del guerrero.

Así, lo que habita en el cuarto castillo, y cuyo nacimiento ha sucedido en el tercer castillo es el nacimiento de la conciencia.

 

La presencia del guerrero 13, mostrando la transcendencia del programa asociado a la conciencia, propone al ser real como un ser que necesita expandir su conciencia para ser real, de modo que si el ser humano no expande su conciencia, está en un submundo, en una realidad posible pero no plena.

 

El desarrollo de la onda que contiene el programa, que es la onda de la semilla, va paralelo y  avanza simultáneamente con el ascenso de la kundalini a nivel personal.

La onda de la serpiente se sitúa en el lado izquierdo de la columna resonante, como en la parte física del ser humano, y la columna de la semilla se sitúa a la derecha, en la columna 8 que expresa la integridad y que, como corresponde al color amarillo de la onda, es una expansión.

 

De modo que cuando estamos hablando de la conciencia, lo hacemos también de la plenitud de la energía luminosa en el interior del ser humano.

Cuando el ser humano expande su conciencia, también está desplegando su energía luminosa, entrando en armonía con la realidad más allá de la forma.

Se trata de un ascenso dimensional donde todo es armónico, pleno y gozoso, y de alguna manera es similar al vuelo del águila o a la experiencia que se expresa con el cuento de la Cenicienta.

 

La Cenicienta expresa un auténtico guerrero espiritual, donde no entra al juicio con la adversidad, sino que se mantiene en su centro. Y desde ahí dialoga con dimensiones superiores, como se expresa en el diálogo con el hada madrina y con los ratones, y en general con todos los acontecimientos extraordinarios que concitan su actitud íntegra.

 

De modo que cualquier persona que nazca en el cuarto castillo, cuando abandona el juicio o el papel de víctima o todos esos tipos de vibraciones que le derrotan, y se sitúa en su centro, alinead@ con el corazón amoroso y dialogante de la realidad como expresa la Tierra (primera onda del cuarto castillo), se expande como un guerrero espiritual.

 

La Cenicienta traduce a Luke Skywalker. El guerrero tiene como onda asociada al caminante del cielo, de modo que todo guerrero en realidad es un caminante del cielo.

Por eso es importante reconocer la realidad de guerrero de la luz presente en todas las personas que se han encarnado en este tiempo en un cuerpo de mujer, y que combaten desde su feminidad en favor de la paz y en favor de la vida, y por supuesto en favor del amor.

En este tiempo, donde se está produciendo un nuevo nacimiento espiritual es necesario escuchar a la mujer y reconocer su sabiduría, que es la sabiduría del amor y también del agua, porque la mujer es dueña del agua.

La frontera de la cuarta dimensión en estos momentos en las sociedades presentes está en el reconocimiento de la mujer. Pero en la mujer también existe esa frontera, y atentar contra la vida nunca es una solución.

 

El guerrero de la luz también puede caer en el lado oscuro, que es cuando actúa desde el miedo, no desde el amor.

El arma del guerrero es el ensueño. Si el guerrero no puede crear visualmente una realidad maravillosa, es un guerrero derrotado, es decir no es un guerrero, no ha expandido su conciencia, y en todo caso es un espejismo si se cree un guerrero.

La noche, onda azul del cuarto castillo, expresa una actitud, pero su contenido está en la onda del perro, en el amor incondicional.

Por eso muchos eslóganes acerca del derecho a decidir serán políticamente correctos, pero no expresan al guerrero, porque no son incondicionales.

 

El regalo del guerrero, o su desafío, es el amor, o sea la incondicionalidad.

El ensueño, es decir la noche, es un ver la luz en la pared de oscuridad.

Gracias guerrer@s