Cuanto más grande haya sido el miedo, mayor será la capacidad de amor

Cuando tu kin de cumpleaños o kin anual se sitúa en una onda amarilla quiere decir que estás viviendo un periodo de 13 años en el que todos tus kines anuales van a estar en ondas amarillas.
Significa que estás viviendo un tiempo de maduración y también que estás limpiando hechizos, peleándote de alguna forma con convicciones que pueden ser profundas, en relación con un problema de tu linaje o familia.
Limpiar esos hechizos, instalados profundamente en tus cromosomas, es parte de la razón de tu encarnación. Eso puede llevarte a un vaivén de subidas y bajadas en el mundo de las emociones, porque los hechizos tienen un mordiente o lugar donde se agarran que está asociado a la emoción, sacando de ahí su fuerza.
En ese sentido es importante tener en cuenta que ese mordiente se instala en una emoción dolorosa, que puede ser el miedo pero también el odio, y entonces cuesta reconocerlo, y al no reconocerlo cuesta desarmarlo.

En estos casos el valor mantra o valor de vibración de las palabras ayuda, asociado a la expansión de la conciencia que supone el guerrero, preguntando el porqué de algo.
En un momento determinado, cuando te das cuenta de que en tu vida has estado viviendo mucho en los juicios y en las injusticias, sintiéndolo o sin sentir, por el propio valor mantra puedes bendecir a aquellos que antes juzgabas.
Cuanto más grande haya sido el miedo, mayor será la capacidad de amor. Puedes bendecir aquello que causaba miedo a ti o a tu genealogía y linaje, porque ha hecho grande en la quinta dimensión la capacidad de amar.

Aquello que en la tercera dimensión parecía un daño, en la quinta dimensión, al expandir las realidades y desplegar la realidad, aparece como su contraparte positiva, ampliando el propio miedo la capacidad de amar. El dolor amplía la capacidad de gozar.
Puedes agradecer el dolor que ha habido en tu familia porque eso amplía tu capacidad de gozo, apareciendo ellos como voluntarios para ti.
Puedes liberar el resentimiento porque eso amplía tu capacidad de perdón, que se instala entre las emociones que te hacen real, delimitando tu realidad no desde el dolor sino desde una plenitud.
Puedes agradecer los momentos de angustia, que al desplegar la realidad aparecen como un espacio para la conciencia, la alegría, el gozo, la plenitud y la limpieza de hechizos.

Hay un momento donde al realizar este desplegamiento de la realidad plegada, estás trabajando para el arquetipo.

La realidad y lo existente ¿están bien hechos o están mal hechos?

río y follaje s
La realidad y lo existente ¿están bien hechos o están mal hechos?
Al contemplar la realidad y la vida desde nuestra particular visión y diálogo podemos determinar que la vida está mal hecha, con cosas que no deberían suceder, o quizá podemos situarnos en otra actitud.

Habría dos imágenes, la de una persona diciendo que la vida está mal hecha y la de una persona que no mostrase enojo ante la vida sino atención y observación.
Y entonces la pregunta que alguien, algo o tu mismo podría hacer ante esas dos imágenes sería si es más adecuado, correcto o práctico juzgar y enfadarte con la vida o centrarte y observar, aumentando tu conciencia.

Si dices que la vida está mal hecha también estás diciendo que el creador lo hace mal, que no sabe o directamente que es malo.
Sin embargo, si te sitúas ante los acontecimientos por inexplicables que sean con los escáneres de la percepción y de la conciencia abiertos, entonces no estás diciendo que la vida está mal y que el creador de la vida está mal, sino que tú estás aprendiendo, siendo convocado a un conocimiento al que te preparas para recibir diligentemente.

Podemos ver al águila desde su altura como maestro del viento mientras mira y ve. Se para en el aire, siendo también la figura de la elevación. Para ver como el águila necesitas alejarte.
También tenemos al jaguar o al ocelote, que está quieto e inmóvil en el acecho, concentrado en su visión. Cuanto más inmóvil, más rápido será después.
Y también la serpiente se sitúa en la quietud.

Cuando dices que la vida está mal, te sitúas en la víctima y tu energía no se eleva sino que disminuye.
Cuando te elevas y sitúas en la observación es cuando conectas con las fuerzas superiores que crean la vida, que también están dentro de ti, porque tú eres su canal.

Podemos decir que sucedió una cosa muy mala hace 500 años. El guerrero preguntador no daría esa respuesta como válida porque si algo pasó hace 500 años fue extraordinario y maravilloso; bendición y plenitud.
Gracias y perdón.

Ciertamente dentro de ti hay un águila bendecidor. Solo necesita que le liberes de hechizos, es decir, que le liberes.
Gracias

Los sellos amarillos son grandes rezadores

florecillas amarillas small
Los sellos amarillos son grandes rezadores, porque están luchando contra los hechizos, deshaciéndolos.
Al deshacer los hechizos, sanan y recuperan el cuerpo, primero el cuerpo físico pero luego el cuerpo del amor y sobre todo el cuerpo del gozo.

Por ese motivo los sellos amarillos y también las ondas amarillas son grandes rezadores, porque manejan la palara desde el punto de vista de los pensamientos elevados, es decir, te suben de dimensión con su expresión.

Los que más realizan esta tarea son los sellos amarillos de las ondas amarillas, porque es desde donde actúan directamente los guías.
En una onda, los guías son siempre de ondas del color del propósito, de la transcendencia y de los tonos 5 y 9, que manejan esa fuerza extra que proviene de la intención y la energía de los guías.
Las ondas amarillas están deshaciendo los hechizos que llevan a las personas al sufrimiento y a la limitación, impidiéndoles la elevación.

Los sellos amarillos de ondas amarillas son los que más realizan esta tarea de la oración y de decir la maravilla, porque orar es hablar y orar a Dios es establecer un puente con Dios y con lo óptimo.
La oración es parte de lo óptimo y de la lucha contra el hechizo, que en realidad no es una lucha sino un desatar hechizos, ya que quizá era necesario permanecer en el hechizo, como quien está en la oscuridad, para reconocer la fuerza maravillosa de lo óptimo.

Cuando consigues hacer la paz en la dificultad es un momento extraordinario, estableciendo que eres un voluntario para encontrar la maravilla en ese punto.
Por eso los sellos amarillos de ondas amarillas realizan claramente esa función desde la energía de los guías, pero también lo hacen los sellos amarillos de todas las ondas y todos los sellos de las ondas amarillas.

El resultado cuando se deshacen los hechizos es un cuerpo glorioso. Por eso al amarillo le sigue de nuevo un nuevo inicio en el rojo.

FAMILIA POLAR (serpiente, perro, águila y sol) – LIBERAR HECHIZOS

familia_polar_new
FAMILIA POLAR (serpiente, perro, águila y sol) – LIBERAR HECHIZOS
Esta familia representa la iluminación que rompe los hechizos.
Sus 4 sellos son una representación del cerebro, que a su vez es una representación de la ascensión de la vida en la tierra hacia la conciencia.
El cerebro reptil es una expresión del programa original –semilla- de la kundalini (SERPIENTE). Parte de lo que precisa es el descubrimiento anterior de la actitud del voluntario.

El segundo elemento de la familia, que es su la parte blanca y emocional, es el PERRO, con el cerebro mamífero. Es el cerebro que se desarrolla en los animales mamíferos y hace amar a sus semejantes, trasladando el amor al entorno. Es un amor asociado a la incondicionalidad, por lo que no es necesario realizar ningún esfuerzo, ya que no consideras que nada vaya en contra tuya; es un cerebro que favorece la comunicación y el crecimiento.
También está expresado el cerebro ideativo, creativo e intuitivo del ÁGUILA -la visión del águila-, al igual que el cerebro genio y luminoso (SOL), que no necesita ni siquiera archivos. De hecho, todas las personas son como archivos y cuando estás actuando con claridad, liberas tu contenido referente a lo rojo, lo blanco y lo azul de forma telepática a tu entorno.
Por eso el sol expresa ese cerebro luminoso, que sostiene permanentemente la vida y disuelve todos los hechizos. Lo que está helado lo ablanda y le devuelve el alma, que es esa adaptabilidad y transparencia.