La dualidad pertenece a la realidad en la que el ser humano está presente

De alguna manera estamos instalados en la dualidad. La dualidad pertenece a la realidad en la que el ser humano está presente.

Conviene saber que es totalmente adecuado y necesario expresar tu verdad, decir claramente cuál es tu interior, qué es lo que crees, desde dónde creas la realidad. Es conveniente expresar tu realidad, tu creencia.
Pero también es importante honrar. Expresar tu realidad es como el uno, mientras que honrar, respetar y escuchar la otra posibilidad, otra posibilidad u otras posibilidades, es el dos. Entonces, te instalas fácilmente en la dualidad. No intentas huir. Estás, expresas tu verdad y honras. Escuchas otra posibilidad.

Porque si quisieras trascender la dualidad solamente afirmando tu realidad, te estarías instalando en la rigidez y estarías obligando al dos, es decir, a la otra opinión, a camuflarse, simplemente a no ser detectada.

Es importante expresar, pero también es importante honrar.