¿Por qué Cristo elige el vino como ejemplo de su sangre?

¿Por qué Cristo elige el vino como ejemplo de su sangre? El primer milagro que hace Jesucristo en uno de los Evangelios es convertir el agua en vino. ¿Este es un hecho casual, algo intranscendente o tiene un sentido?

Todo lo que hace Jesucristo es transcendente. Cuando hablamos del agua, podemos reconocer las emociones, lo que te une, porque el agua pega y une, y Jesucristo de alguna manera muestra cómo justamente en las emociones está el precursor de su sangre y de su realidad, en la forma en que actúa la sangre en el cuerpo, que es lo que da nutrición, fuerza y sentido. La sangre de Cristo está expresando lo que unifica a Cristo de alguna manera y elige como ejemplo de lo que hay anterior, es decir, en otra dimensión, presentando el agua, que es lo que luego se va a convertir en la sangre de Cristo, en las emociones.

Por eso es importante situarse en las emociones, porque sientes algo. Todo lo que sientes vibracionalmente te saca de ser una cosa insensible y te lleva por el camino del ser humano, puesto que el ser humano es un camino a reconectar con la realidad divina, que es tu semejanza y está dentro de ti.
Parece que este camino cuenta con esa ayuda extra cuando reconoces las emociones como parte importante de lo que te permite transformarte en tu realidad plena, donde aparece la divinidad.

La aparente esquizofrenia o falsedad que compone la realidad que estás percibiendo se debe a que estás como dormido

Todo es muy complejo. Hay un momento en que te das cuenta de que las verdades oficiales están sustentadas sobre mentiras ocultas.
Hay un momento en que te das cuenta de que los intereses personales medran al amparo de las grandes verdades. Se dice una cosa, pero sirve para hacer otra.
Hay un momento en que te das cuenta de que hay toda una realidad de apariencias, que ocultan otra verdad interior. Esas apariencias necesitan ser armónicas, por lo menos tener una cierta armonía basada en unos principios ideales.

Entonces te das cuenta de que esa aparente esquizofrenia o falsedad que compone la realidad que estás percibiendo en ese momento, se debe a que estás como dormido, siendo la realidad es como un medio líquido que se adapta a cualquier forma.
Entonces sientes la necesidad de ponerte en pie, para lo cual tienes que pasar de un estado líquido sin forma a un estado sólido; necesitas ser tú el centro de la realidad, sosteniendo encima de ti toda la realidad desde ese centro.

Es algo así como Atlas sosteniendo la realidad o como Hércules sosteniendo la tierra. Traducido al lenguaje de la Era Común es como hablar de Jesucristo sosteniendo la cruz. Sí, porque Jesucristo sosteniendo la cruz está sosteniendo la tierra.
Es un lenguaje que fusiona mundos y civilizaciones, porque la cruz en los ideogramas chinos es la tierra. El ideograma de la tierra es una cruz sobre una línea horizontal, que es el horizonte de la realidad. Y Jesucristo, como Hércules, como Atlas en otra cultura, está sosteniendo la tierra.

Sostener la tierra es sostener la realidad de todas las personas, que están en la tierra evolucionando. Y cuando decides posicionarte como ese centro que sustenta la realidad, en la traducción del tiempo de la Era Común te sitúas en el Cristo que habita en ti, la energía de Dios hecho hombre.

Cómo hablar de Jesucristo si todavía no ha ocurrido. La respuesta es mirando el colibrí.

Cómo hablar de Jesucristo si todavía no ha ocurrido.
La respuesta es mirando el colibrí.

Hay una sincronía entre el colibrí, que es popularmente conocido como resucitado, y Jesucristo, que es conocido históricamente como resucitado.
Y cómo hablar de esa experiencia que todavía no ha sucedido en el tiempo real presente, pero que sí es existente en el tiempo real atemporal.

Una de las formas de hablar del resucitado es mirar al colibrí, y entonces el camino de Tezcatlipoca al colibrí es el camino de la resurrección.
El descenso de Tezcatlipoca por la tela de araña o maya es el descenso de cualquier persona por los contenidos del Tzolkin hasta llegar a la resurrección, cuyo resultado es la iluminación.

Los 20 sellos del Tzolkin terminan con el sol. Se inician con el dragón, que es cuando el pie de Tezcatlipoca es mordido por el sello que corresponde al primer día, y terminan con el sol, que es el colibrí. Pero en el lugar 19 lo que se encuentra es la resurrección y la tormenta.
De esta manera vemos que el descenso por la tela de araña es el descenso por la maya hasta llegar a la resurrección e iluminación.

Solo que en ese caso es conveniente escuchar todos los sellos y no solamente centrarse en el que has nacido. El sello en el que has nacido es una referencia, un situarte, y entonces es especialmente importante el color.

Podemos decir que el descenso al colibrí es el viaje al arquetipo. El descenso que es un ascenso, donde vas dejando de lado todo lo que creías que eras pero no eres, y vas asumiendo todo lo que eres, traspasando los límites que había en tu mente y los reclamos del miedo y el egoísmo, que como hechizos te alejaban de la realidad.
Por eso es una resurrección y, el resultado, una iluminación.

Hay una curiosa o peculiar sincronía entre Jesucristo y Tezcatlipoca

Los dos cojitos
Los dos cojitos.
Hay una curiosa o peculiar sincronía, y muchas veces esas sincronías medio absurdas son las mejores, entre Jesucristo y Tezcatlipoca.
Me refiero a que los dos aparecen como cojos, como rengos en algún momento, aunque por supuesto esa cojera es irrelevante en cuanto a su condición divina.
Al referirnos a la condición divina tenemos que decir que esto no se trata de teología ni se refiere a ningún dogma. Hablamos del Tezcatlipoca que expresan las leyendas o tradiciones, y hablamos de Jesucristo también como expresión de las leyendas o tradiciones. No reclamamos ninguna ortodoxia.
Los dos personajes en alguna leyenda o tradición aparecen como cojos, pero también como “hijos de una fuerza superior”. Claro, los seres humanos tenemos que movernos con conceptos, creencias y explicaciones de la realidad.
Precisamente la definición que ofrece Wikipedia del sentido de la vista es la CAPACIDAD DE INTERPRETAR NUESTRO ENTORNO gracias a los rayos de luz que alcanzan el ojo.
Es decir, la visión, y ahí incluimos la cosmovisión, necesita de conceptos, y los conceptos a su vez de imágenes para ser expresados.
Entonces, tenemos que estas dos manifestaciones en el nivel “hijo” proviniendo de una fuerza superior, pero también con esa característica de fuerza superior en este nivel nuestro, ante los ojos conceptuales y también físicos aparecen como cojos.
Eso es una sincronía. Es una sincronía un tanto absurda pero que muestra que los dos son iguales. Por lo menos estarían en el grupo de gente coja; serían similares.
Si no tuviéramos palabras o los idiomas fueran incomprensibles, pero sí tuviéramos símbolos, los dos participarían de esa igualdad.
Para muchas personas la cojera de Cristo no forma parte de su concepto de Cristo. Sin embargo, hay muchos estudios a lo largo de los últimos 15 siglos sobre este tema, basándose por ejemplo en la sábana santa (http://www.misionsantorosario.com.ar/…/ELV…/cristo_rengo.htm).
También hay muchos estudios acerca de por qué en la cruz ortodoxa, que contiene tres tramos horizontales, el último no es horizontal sino diagonal. Eso se explica por una tradición muy persistente, sobre todo en la iglesia bizantina, que presenta a Cristo con una pierna más larga que otra, algo que también ha dado lugar a muchos estudios y controversias.
Incluso en la imagen de la Virgen del Perpetuo Socorro o la Virgen de la Dulzura, los pies del niño aparecen asimétricos, y el niño de la Virgen del Perpetuo Socorro tiene la sandalia como colgando y señalando hacia el pie.
Por su parte, Tezcatlipoca tiene los atributos de “señor del cielo y de la tierra, fuente de vida, tutela y amparo del hombre, origen del poder y la felicidad, dueño de las batallas, omnipresente, fuerte e invisible”. En la leyenda de la creación de la tierra se narra la referencia a su pie:
“En una de las leyendas nahuatlacas, Tezcatlipoca y Quetzalcóatl originaron al mundo. Existía solo un océano primigenio, donde únicamente vivía el monstruo de la tierra, Cipactli, Tezcatlipoca ofreció su pie como señuelo, y el monstruo de la tierra emergió y se lo comió. Entonces, Tezcatlipoca y Quetzalcóatl se apoderaron de él, y lo extendieron para convertirlo en la tierra.”
Esta leyenda no ha existido siempre. Solo aparece después de la llegada de los pueblos mexicas y nahuals a la zona de Mesoamérica, sucedida en los últimos 1.000 años, siendo la leyenda más moderna. Pero el caso es que existe, y eso permite que Tezcatlipoca, concretamente el Tezcatlipoca negro, sea representado con un muñón, faltándole el pie.
Es decir, en algunas tradiciones cristianas, Cristo aparece como rengo. En ocasiones se explica por su cadera de alguna manera luxada, y en otras simplemente porque una pierna aparece más corta que otra, como en la sábana santa, que es una de las reliquias más importantes.
La valoración de esta sincronía para unos puede ser válida y para otros, insignificante. Sin embargo, existe, porque son dos seres que expresan la divinidad y aparecen con esa debilidad.
Hay más sincronías, reforzando la posible intensidad del asunto, asociadas a ser un INICIO.
Cuando Tezcatlipoca ofrece su pie es cuando se crea el mundo, siendo de alguna manera el inicio de un mundo reconocible, es decir, el inicio de una nueva visión del mundo.
De hecho, el monstruo al cual ofrece como cebo su pie, es el nombre con el que se conoce al primer día de la cuenta del tiempo azteca.
Cuando Tezcatlipoca ofrece su pie se inicia el tiempo. De alguna manera se expresa un salto en la conciencia, un hito donde el mundo aparece transitable para los seres humanos. Antes estaba pero era intransitable.
Pero Jesucristo, si utilizamos la impronta de la sábana santa, también está dando inicio a un nuevo tiempo. Es el icono del inicio del tiempo común, donde todas las personas pueden compartir porque se unifican los propósitos. Hay cosas que después de ese inicio ya son imposibles, por ejemplo intentar honrar a Dios con sacrificios humanos, lo cual hoy sirve para dejar sin argumento la consideración de santa a la guerra, al no tener relación con Dios. Lo único que es santo es la paz.
De alguna manera los dos representan una sincronía referente al inicio, pero también a que ese inicio conlleva el cumplimiento de una misión, para la cual esa fuerza suprema situada en dimensiones superiores, desciende.
Para confirmar la importancia de esa extraña señal, está la presencia de otro bendito cojito, aquel a quien le cambian de nombre y deja de llamarse “astuto” para pasar a “fuerte con Dios”. Esta es la historia de ese tercer cojito que es Jacob:
“Y habiéndose quedado Jacob solo, estuvo luchando alguien con él hasta rayar el alba.
Pero viendo que no le podía, le tocó en la articulación femoral, y se dislocó el fémur de Jacob mientras luchaba con aquél.” (Génesis 32).
Jacob también es un inicio.
Hay un inicio de la maravilla esperando para todas y cada una de las personas. Si tu inicio no ha empezado es porque va a empezar.
Gracias y perdón.
Estamos por la paz. Estamos por el amor. Estamos por la libertad. Estamos por la vida. Estamos por el perdón.

Cualquier enfermedad individual es un hecho social y un fracaso social

Hay una gran confusión. Los datos están mezclados formando galletas/cookies tóxicas.

La confusión se presenta visual y gráficamente, a través de las enfermedades autoagresivas y autoinmunes, donde las propias defensas se transforman en tus principales enemigos; incluso las células madre pueden dar origen a tumores.

Esto sucede en el nivel individual, pero que también traduce el nivel social y grupal. En esto es muy claro el Tzolkin: hay sellos que hablan de lo individual y hay ondas que hablan de lo grupal. Muchas personas, siguiendo el Tzolkin, deberían deslindar estos conceptos, porque el objetivo es la sociedad de la estrella, la sociedad celeste y no el individuo poderoso.

Por eso hay algo gráfico, fácilmente visible, en lo que le sucede a una persona, porque está traduciendo el entorno en que vive. De hecho, cualquier enfermedad individual es un hecho social, un fracaso social. CUALQUIER ENFERMEDAD ES UN FRACASO SOCIAL.
Es un fracaso, pero también es un termómetro sensor, que está diciendo que no estamos en el sitio.

Puede parecer incongruente decir que la historia de los gemelos y la historia de Jesucristo narran lo mismo. Para personas que sean “anticristianas” puede parecer hasta algo ofensivo, claro que el anticristianismo es fácilmente una expresión de tu daño emocional, porque el cristianismo es una invitación a todas las personas a la magia y vivencia del mago, pero del mago del Tzolkin, o sea a conseguir que tu corazón no pese y mágicamente, es decir espiritualmente, nazcas a ser hijo de Dios.
La historia de los gemelos que cuenta el Popol Vuh, que posiblemente muchas personas lo conozcan solamente de oídas, narra lo mismo: cómo los gemelos acaban con las enfermedades, es decir cómo sacan a la humanidad el daño.

Moisés, Jesucristo, Quetzalcóatl y Pacal Votan son una puerta a la inmortalidad, es decir a la vida en plenitud

Se considera al chacal que es un cánido, como un carroñero que se alimenta de cadáveres. La pregunta sería si visto desde el alma podría ser como un San Bernardo, que no te devora sino te da la vida.
A Anubis se le representa como un chacal, pero Anubis encuentra mágicamente al corazón preso y lo libera, enfermo y lo sana.
Anubis encuentra al corazón enterrado bajo un montón de escombros y lo aligera, mostrándole el camino a la inmortalidad.
Por eso encontramos que Anubis es el perro, el sello 10, que representa el amor incondicional, pero que evolutivamente se va a situar sobre la horizontal 14 ocupada en el Tzolkin tipo por los sellos del mago, y en el alfabeto primordial fonético –gracias y reconocimiento al pueblo del alfabeto primordial fonético, que no son precisamente los filisteos, pero gracias también a los filisteos, que hoy se llaman palestinos- va a aparecer como la letra 14, la Nun, que en el tarot sería la templanza.

Josué, hijo de Nun, de la tribu de Efraín -que es el segundo Israel y el segundo que recibe el nombre de Israel-, guía al pueblo en el paso en espejo al de la salida de Egipto, pero ahora al interior de la tierra prometida. Josué aparece en la escritura asociado a la cruz, liberando el ejército que pelea con los amalecitas, mientras Moisés está orando a Dios con los brazos en cruz.
También podemos ver claramente la cruz en el juicio de Osiris; solo hay que mirar la imagen del juicio de Osiris para ver una cruz que es la balanza, la Maat.
Moisés con los brazos en cruz es similar a la Maat y también es una representación visual en un formato diferente del juicio de Osiris, como paso a lo óptimo.

La Maat en ocasiones aparece como serpiente emplumada, como Quetzalcóatl. La Maat también aparece en ocasiones como Jesucristo, con los brazos en cruz, dando el veredicto que franquea el paso a todos sin excepción, “padre perdónalos”.
Moisés, Quetzalcóatl, Jesucristo y la Maat se explican mutuamente sumando sus contenidos. También el sepulcro de Pacal Votan contiene una cruz que es una Maat, porque ahora es la serpiente en la cruz, donde unifica los contenidos de Quetzalcóatl-serpiente emplumada con Jesucristo en la cruz.
Por eso sabemos que los sabios dimensionales atraen enlazadoramente a los que están a un lado del mundo, fijan la fecha y realizan la profecía.

Anubis busca a las personas sufrientes y les devuelve el alma. En la dimensión del conflicto la visión se distorsiona y todo el mundo aparece con contenidos negativos, y en la dimensión de la guerra todo el mundo aparece como tu enemigo, robándote y humillándote.

En el año 26-25 a.C, César Augusto fijó el calendario egipcio, que a partir de entonces empezaba siempre el 29 de agosto, de forma que el último mes, llamado Mesore, comenzaba el 25 de julio.
Debido a este acontecimiento sincrónico ocurrido hace más de 2.000 años, hoy podemos traducir los días del calendario egipcio, que a partir de entonces incluía también los bisiestos, al año común. De este modo podemos encontrar que el día en que se celebraba la fiesta de Anubis, que era el 22 del mes Mesore, es en nuestro calendario el día 15 de agosto, porque desde el 25 de julio hasta el 15 de agosto hay 22 días.

De ese modo, la Virgen de la Paloma, que es la festividad junto con otras advocaciones marianas el 15 de agosto, es similar o por lo menos festeja lo mismo que lo que los egipcios llamaban Anubis.
La Virgen Alada o Virgen de la Paloma y ese chacal, que en realidad es un perro amoroso que rescata el alma y lo lleva ante la cruz de la Maat, es similar a la Virgen María, que también ante la cruz recibe el encargo de transformar el alma y gestar un nuevo hijo: “mujer, he ahí a tu hijo”.

Moisés, con su decálogo, Jesucristo con su “amaos los unos a los otros”, Quetzalcóatl con sus enseñanzas y Pacal Votan con su Tzolkin, son una puerta a la inmortalidad, es decir a la vida en plenitud.
Para las personas que se nutren con el Tzolkin es importante reconocer en el inicio del segundo vinal, que siempre es el día 15 de agosto, una información nutriente, sobre todo en un año 20-14 donde se asocia la luz del 20 con el mago del 14, que en realidad es el amor incondicional evolutivamente, ya que el mago ocupa el mismo lugar que el perro como onda.

Anubis, con su cuerpo negro, también resuena con las vestimentas negras de aquellos del cuellecito blanco, que para algunos son chacales y quizá sean San Bernardos.

Este próximo 15 de agosto, en que se inicia el segundo vinal, también se asocia al evento de nuestros amados huicholes con su venado azul, ya que el 15 de agosto será Luna 3, que es una expresión de servicio desde la emoción, pero en favor precisamente del venado, o sea de la mano.
Encontrar y expresarse desde el alma es un servicio en favor de la sanación del arquetipo, porque el venado azul es nutrición y sanación, pero empieza pidiendo perdón.

Perdónenme. Gracias y bendiciones para ustedes. Maat y, quizá en espejo, “te amo”.

El arquetipo de voluntario de la Virgen María se transforma vivencialmente en lo óptimo, dando sentido a la realidad Dios

La Virgen y Jesucristo son la misma persona. Sencillamente porque eres tú.

Puede haber una María histórica y un Jesús histórico, no lo afirmamos ni lo negamos, pero también hay un arquetipo donde María significa un diálogo con dimensiones superiores donde dice “hágase tu voluntad”. Es como el voluntari@.
Jesús es un arquetipo donde el voluntari@ representando al arquetipo María se transforma vivencialmente en lo óptimo, dando sentido a la realidad Dios. Es la realidad de dimensiones superiores, que es lo que expresa el caminante del cielo, por lo menos en alguna de las formulaciones.

La Virgen María está representando la cuarta dimensión y el cuarto castillo, que comienza con el voluntario (onda de la tierra), conteniendo el amor incondicional (onda del perro), el ensueño (onda de la noche) y la expansión de la conciencia (onda del guerrero).
El arquetipo Jesús o arquetipo Cristo representa el acceso a lo verde, el castillo verde y la dimensión de lo óptimo.
Pero siempre sucede en la misma persona, o sea en ti, es decir, la persona que está siguiendo el Tzolkin.

El Tzolkin tiene una puerta que se puede ver desde muchos ángulos distintos. Está expresada por el día sin tiempo, en Santiago, y por el primer día en Santa Ana y San Joaquín.
La puerta son los abuelos de Jesús, los padres de María. Santa Ana y San Joaquín, como puerta, dan origen al voluntario María o voluntario tierra, que se va a transformar en luna: la tierra inicia el cuarto castillo, y esa misma energía o persona se transforma en la luna en el quinto castillo.
Pero es el mismo, sello 17 y onda 17, y todo ha comenzado en la puerta del 26 de julio, San Joaquín y Santa Ana, que proviene del día verde, que contiene a su vez el arquetipo de Santiago.