El centro amoroso de la tierra está donde estás tú

En el ámbito del Tzolkin prácticamente todo el mundo conoce su sello, y si no lo conoce es muy fácil obtenerlo y saber en qué sello ha nacido. Las personas que se acercan al Tzolkin lo primero por lo que se interesan es por conocer su sello.
Sin embargo, llegado un momento es importante asumir todos los sellos de la familia, dando relevancia no solamente al concepto del sello y el kin personal, donde se une un sello y un tono, o a la onda, sino al concepto de la familia.
En un momento determinado, después de haber estado jugando e interesándose por su sello y por los demás conceptos desde su sello, a la persona le interesa profundizar en por qué ha nacido en una familia.

La familia está formada por 4 sellos, que corresponden a todos las vivencias que va a vivir cada persona durante 52 años, como sello anual. Es decir, el sello en el que naces se va a transformar al año siguiente –precisamente porque la estructura del Tzolkin es de 260 y no de 365- en otro sello de la misma familia, con el siguiente tono, y al año siguiente, otro sello de la familia con el siguiente tono, etc. Es decir que el año quinto vuelves a ser el mismo sello pero con más tonos y así hasta que pasas por las 4 posibilidades de los sellos y las 13 de los tonos, en total 52 posibilidades.
Por eso conviene conocer el sello personal, porque es una impronta, pero también conocer la familia.

La propuesta que hacemos de esta comprensión del Tzolkin incluye la forma expandida de la familia. Naces en un sello de la familia y el cuarto sello a partir de ahí es el máximo trayecto que puedes hacer dentro de los sellos de esa familia, independientemente de los tonos.
Hay un contenido donde eres por ejemplo dragón, que es el primer sello, el siguiente año eres enlazador, el siguiente mono y luego guerrero, y el quinto año vuelves a ser dragón, de tal manera que estás repitiendo algo que ya conoces. Cuando llegas al guerrero rellenas todo el contenido de la familia, de forma que para el dragón su forma más expandida es el guerrero.
El amarillo es la forma expandida del rojo. El dragón es rojo y el guerrero es amarillo, coincidiendo con los colores, ya que el guerrero es la forma amarilla expandida del dragón.
Pero si naces en el enlazador, que es blanco, la forma expandida no sería el guerrero, sino el dragón.

¿Cuál es la razón de esta propuesta? Está en la consideración del plano y del volumen.
Imaginemos un mapa de la tierra, que está en un plano. Es cierta esa imagen, pero también es falsa, porque es una proyección del volumen sobre un plano.
La tierra no es plana, ni tampoco América, Asia o el mar. Puede aparecer como plano pero no lo es.
Cuando vemos por ejemplo el mapa de América, parece que Canadá es enorme, porque normalmente el norte corresponde, en plano, a la línea superior, y los países que están más abajo parecen más pequeños.
Entonces, hay un error; es cierto y es erróneo. Compensamos el error y guardamos lo que nos sirve de esa información, pero hay cosas que no son ciertas.

Hay un momento determinado en que conviene reconocer el volumen. En la familia pasa lo mismo. Cuando colocamos los cuatro sellos de la familia lo hacemos en un plano, pero en realidad es un círculo, donde el 5 es el 1 y el 6 es el 2. Es un círculo, que no tiene un principio sino que es cerrado, por el que se vuelve a pasar millones de veces.

El concepto de la familia está expresado por rojo, blanco, azul y amarillo. Esto es en el prototipo, pero el personalizado comienza con tu sello, que es el que tienes en el año 1, en el 5, etc. De esta manera vives circularmente, aunque puedes pensar en plano.
Interesa adquirir y ganar volumen, porque forma parte de la realidad.
Al considerar el volumen entras en una dimensión diferente que cuando estás en un plano, que tiene largo y ancho pero le falta el volumen.

En ese sentido la humanidad ha dado un cambio muy grande, cuyo corolario final aparece en el año 2012 cumpliendo profecías. No es un hecho casual. No puede haber algo nefasto en algo que es cósmico.
Los conceptos de fasto y nefasto forman parte del daño personal, algo que requiere un trabajo personal de iluminación; forman parte del anclaje, de la forma regresiva que no permite expandirse. El daño histórico forma parte de un agravio que te fija en el pasado y te impide situarte en la realidad luminosa que está dentro de ti y que es tu realidad en otra dimensión. No nos interesa. No nos interesa esa vivencia para la paz, para el gozo, para el despertar. No hay daño. Es imposible.
Hay daño, esto me duele, pero es otra dimensión. No nos interesa.

Por ese motivo invitamos a reconocer personalmente desde tu sello cuál es tu expansión, porque el 4 también es la forma, el cómo; también responde a cómo realizar ese sello. Lo que aparece en el número 4 es “cómo”, de tal manera que si tratas de asumir un sello sin saber cómo, hay más dificultades. Hay una información que te está explicando cómo: el cuarto sello de tu onda natal te lo explica, pero también el cuarto sello de tu familia.

Hay muchas explicaciones porque hay muchas visiones; cuando hay una sola visión, es plana. Si miras con un solo ojo, no hay volumen, es un plano. Necesitas dos ojos, y entonces hay volumen. Necesitas tres ojos, el tercer ojo, ojo real, y hay dimensión.
Volumen-dimensión-plano, en todo puede haber verdades, pero hay que buscar lo más completo, que es lo que te sitúa en lo real. Lo aparente es una forma de la realidad, y luego está lo real expandido.
Por eso invitamos a conocer, a reconocer y vivir desde tu sello expandido, y a extraer todos los contenidos que te informan desde ahí.

Los cinco castillos, donde todos los sellos van apareciendo de 4 en 4 siguiendo los colores, nos habla del 5 como paso a otro castillo o dimensión. Todos los castillos podemos verlos también en forma expandida.
En concreto, el tercer castillo, castillo azul, está relacionado con el nuevo nacimiento, porque es donde está la columna resonante, mística o central en el Tzolkin. Es donde está el centro del plano del Tzolkin, pero el centro del Tzolkin es donde estás tú.
El Tzolkin está hecho para cada persona, con una explicación prototipo en plano. El centro amoroso de la tierra está donde estás tú, porque hay un momento en que la tierra está alineada con el sol y atraviesa todo tu ser hasta el centro de la tierra. Hay un momento meridiano en que eso sucede, en todas las partes de la tierra; ninguna parte de la tierra pierde su conexión con el centro de la tierra.
Todos los lugares de la superficie de la tierra conectan con el centro de la tierra, con la luz cumpliendo una misión amorosa que da cuerpo a la tierra. Hay un momento en que se conecta con el centro luminoso y, más allá, con el centro del universo, y, más allá, con lo que no se puede expresar con palabras, ya que no pueden expresar otras dimensiones, sino solo esta.
Eso sucede en todas las partes de la tierra, no solamente en el ecuador, que está donde estás tú. Donde estás tú siempre hay un Ecuador, siempre es un centro, y eso es lo importante.

Cuando nos situamos en el castillo central, tercer castillo o castillo del tiempo real, formado por las ondas de la serpiente, el espejo, el mono y la semilla, y situamos la forma expandida, vemos que la SERPIENTE es el sol; la forma expandida o cuarto sello del ESPEJO es el caminante del cielo; el cuarto sello a contar desde el MONO en su familia o forma expandida es el enlazador; y el cuarto sello de la SEMILLA es la tormenta.

Vemos que el castillo central del nuevo nacimiento, del tiempo, de la conciencia, del nacer a la conciencia y del despertar contiene en forma expandida algo que enlaza el primer castillo con el segundo castillo, a través del sol, caminante del cielo, enlazador y tormenta. Lleva la luz (el sol) a la resurrección (la tormenta); el sol se expande en forma de resurrección.
De la misma manera que el rojo se expande en el amarillo -sabemos que es un círculo y que hay volumen- cuando nos situamos en el sol como 1, como expresión de este castillo, va a completarse con la tormenta como forma expandida de la semilla.

La lectura es que la luz se expande en la resurrección. Une dos castillos, con lo cual encontramos que hay una puerta vivencial para pasar de un castillo a otro. Cuando estamos en un castillo y en otro castillo, pero en plano, no podemos pasar; podemos pasar mentalmente, pero aquí ya descubrimos un enlazamiento real.

Estamos hablando del sol, que es la forma expandida de la luz cumpliendo una misión, que se quiere expandir.
Existe un trayecto en forma de resurrección para cada persona que entra en esa vibración y se acoge al Tzolkin, a su vibración y a su ensueño; que vive esas posibilidades que le ofrece, que asume esa información. Hay un paso del sol a la tormenta.

Vemos que en el Tzolkin hay un trayecto inverso, porque de la tormenta normalmente pasamos al sol, pero aquí nos ofrece otra posibilidad. Está cambiando el escenario. En la primera versión de los colores, que van del rojo al amarillo, estamos hablando de la expansión, pero cuando situamos como inicio el amarillo y como expansión el tiempo vivencial (azul), la conciencia, estamos hablando de una expansión en el tiempo. Ya no te expandes tú, sino que entras en una vivencia expandido.
Creo que eso nos interesa a todos. Gracias.