Curso online 15 agosto: Las familias

CURSO ONLINE 15 AGOSTO: LAS FAMILIAS

Los SELLOS son arquetipos, ideogramas, ideas, símbolos, anagramas o como los queramos denominar. Son 20, pero al mismo tiempo son uno. Es decir, se pueden considerar por separado, pero en realidad son veinte aspectos de una sola realidad.

Los sellos aparecen con un COLOR y el color siempre se presenta en el mismo orden: rojo, blanco, amarillo y azul. Hay una información asociada al color, que convierte a los 20 sellos en 4 colores. Y en este nivel aportan una información similar a la de los elementos en la astrología, es decir, el rojo como tierra, el blanco como agua, el azul como fuego y el amarillo como aire.
Así, los sellos se pueden agrupar de cinco en cinco, con algo que los unifica y une, dando lugar a los colores

Pero también se puede agrupar a los sellos de cuatro en cuatro, dando lugar a LA FAMILIA.
Esta nueva información no proviene del sello, del orden de los sellos, del sello como propósito, de la columna, de la línea horizontal o del color, sino de la presentación de los 20 sellos en forma circular, apareciendo en cada sello, con un ritmo de cinco, un punto cardinal, que forma una cruz en ese círculo.

Todas las cruces que se pueden hacer representan las familias de los sellos.


La familia expresa lo que es una persona, pero de forma más expandida que cuando hablamos solo de su sello natal.
En el Tzolkin el sello natal es el primer acceso a la información y lo más fácilmente comprensible. En él hay una resonancia seductora que enseguida atrae, pero posteriormente conviene ampliar esa información incluyendo el concepto de familia.
Es importante conocer el sello personal y también, aunque no se trata de establecer jerarquías, conocer la familia.
El sello natal indica algo básico que aprender y está asociado a los otros tres sellos que forman la familia, por lo que para aprender lo que indica tu sello tienes que conocer toda tu familia.
Los 20 sellos se agrupan de cuatro en cuatro dando lugar a las 5 familias.

Para obtener los sellos de la familia, hay que sumar 5 al número del sello. Así, por ejemplo, una persona con el sello perro será de la misma familia que el águila (10+5=15), el sol (15+5=20) y la serpiente (20+5=25, 25-20=5).
El tercer elemento de la familia, siempre es el antípoda, y se obtiene sumando 10. La importancia del antípoda es que representa el centro del telar, ya que si se añade el tono es el lugar 131 respecto al kin de partida.
Por ejemplo, el antípoda del dragón 1 (kin 1) es el mono 1 (1+10=11; el mono 1 es el kin 131), que es el centro del telar en el Tzolkin, pero también para el dragón 1. Otro ejemplo es el antípoda de la mano 7 (kin 7), que es la tierra 7 (kin 137) y como se puede ver también es el centro del telar (lugar 131, sumando 130).


Curso online gratuito en Youtube en directo en https://www.youtube.com/calendariomayatzolkin
Solo tienes que suscribirte.

Tendrá lugar los martes, de 20:30 a 22:00, GMT/UTC+2 en España, 15:30 en Argentina,

Curso online 2 de mayo: Las familias contemplan los sellos por los que vas pasando en tus cumpleaños

CURSO ONLINE 2 de mayo: LAS FAMILIAS

Los SELLOS son arquetipos, ideogramas, ideas, símbolos, anagramas o como los queramos denominar. Son 20, pero al mismo tiempo son uno. Es decir, se pueden considerar por separado, pero en realidad son veinte aspectos de una sola realidad.

Los sellos aparecen con un COLOR y el color siempre se presenta en el mismo orden: rojo, blanco, amarillo y azul. Hay una información asociada al color, que convierte a los 20 sellos en 4 colores. Y en este nivel aportan una información similar a la de los elementos en la astrología, es decir, el rojo como tierra, el blanco como agua, el azul como fuego y el amarillo como aire.
Así, los sellos se pueden agrupar de cinco en cinco, con algo que los unifica y une, dando lugar a los colores

Pero también se puede agrupar a los sellos de cuatro en cuatro, dando lugar a LA FAMILIA.
Esta nueva información no proviene del sello, del orden de los sellos, del sello como propósito, de la columna, de la línea horizontal o del color, sino de la presentación de los 20 sellos en forma circular, apareciendo en cada sello, con un ritmo de cinco, un punto cardinal, que forma una cruz en ese círculo.

Todas las cruces que se pueden hacer representan las familias de los sellos.

La familia expresa lo que es una persona, pero de forma más expandida que cuando hablamos solo de su sello natal.
En el Tzolkin el sello natal es el primer acceso a la información y lo más fácilmente comprensible. En él hay una resonancia seductora que enseguida atrae, pero posteriormente conviene ampliar esa información incluyendo el concepto de familia.
Es importante conocer el sello personal y también, aunque no se trata de establecer jerarquías, conocer la familia.
El sello natal indica algo básico que aprender y está asociado a los otros tres sellos que forman la familia, por lo que para aprender lo que indica tu sello tienes que conocer toda tu familia.
Los 20 sellos se agrupan de cuatro en cuatro dando lugar a las 5 familias.

Curso online gratuito en Youtube en directo en https://www.youtube.com/calendariomayatzolkin
Solo tienes que suscribirte.

Tendrá lugar los martes, de 20:30 a 22:00, GMT/UTC+2 en España, 15:30 en Argentina, 12:30 en México DF, 16:30 en Brasil (Brasilia), etc.

Más información en calendariomaya@viatzolkin.com

El centro amoroso de la tierra está donde estás tú

En el ámbito del Tzolkin prácticamente todo el mundo conoce su sello, y si no lo conoce es muy fácil obtenerlo y saber en qué sello ha nacido. Las personas que se acercan al Tzolkin lo primero por lo que se interesan es por conocer su sello.
Sin embargo, llegado un momento es importante asumir todos los sellos de la familia, dando relevancia no solamente al concepto del sello y el kin personal, donde se une un sello y un tono, o a la onda, sino al concepto de la familia.
En un momento determinado, después de haber estado jugando e interesándose por su sello y por los demás conceptos desde su sello, a la persona le interesa profundizar en por qué ha nacido en una familia.

La familia está formada por 4 sellos, que corresponden a todos las vivencias que va a vivir cada persona durante 52 años, como sello anual. Es decir, el sello en el que naces se va a transformar al año siguiente –precisamente porque la estructura del Tzolkin es de 260 y no de 365- en otro sello de la misma familia, con el siguiente tono, y al año siguiente, otro sello de la familia con el siguiente tono, etc. Es decir que el año quinto vuelves a ser el mismo sello pero con más tonos y así hasta que pasas por las 4 posibilidades de los sellos y las 13 de los tonos, en total 52 posibilidades.
Por eso conviene conocer el sello personal, porque es una impronta, pero también conocer la familia.

La propuesta que hacemos de esta comprensión del Tzolkin incluye la forma expandida de la familia. Naces en un sello de la familia y el cuarto sello a partir de ahí es el máximo trayecto que puedes hacer dentro de los sellos de esa familia, independientemente de los tonos.
Hay un contenido donde eres por ejemplo dragón, que es el primer sello, el siguiente año eres enlazador, el siguiente mono y luego guerrero, y el quinto año vuelves a ser dragón, de tal manera que estás repitiendo algo que ya conoces. Cuando llegas al guerrero rellenas todo el contenido de la familia, de forma que para el dragón su forma más expandida es el guerrero.
El amarillo es la forma expandida del rojo. El dragón es rojo y el guerrero es amarillo, coincidiendo con los colores, ya que el guerrero es la forma amarilla expandida del dragón.
Pero si naces en el enlazador, que es blanco, la forma expandida no sería el guerrero, sino el dragón.

¿Cuál es la razón de esta propuesta? Está en la consideración del plano y del volumen.
Imaginemos un mapa de la tierra, que está en un plano. Es cierta esa imagen, pero también es falsa, porque es una proyección del volumen sobre un plano.
La tierra no es plana, ni tampoco América, Asia o el mar. Puede aparecer como plano pero no lo es.
Cuando vemos por ejemplo el mapa de América, parece que Canadá es enorme, porque normalmente el norte corresponde, en plano, a la línea superior, y los países que están más abajo parecen más pequeños.
Entonces, hay un error; es cierto y es erróneo. Compensamos el error y guardamos lo que nos sirve de esa información, pero hay cosas que no son ciertas.

Hay un momento determinado en que conviene reconocer el volumen. En la familia pasa lo mismo. Cuando colocamos los cuatro sellos de la familia lo hacemos en un plano, pero en realidad es un círculo, donde el 5 es el 1 y el 6 es el 2. Es un círculo, que no tiene un principio sino que es cerrado, por el que se vuelve a pasar millones de veces.

El concepto de la familia está expresado por rojo, blanco, azul y amarillo. Esto es en el prototipo, pero el personalizado comienza con tu sello, que es el que tienes en el año 1, en el 5, etc. De esta manera vives circularmente, aunque puedes pensar en plano.
Interesa adquirir y ganar volumen, porque forma parte de la realidad.
Al considerar el volumen entras en una dimensión diferente que cuando estás en un plano, que tiene largo y ancho pero le falta el volumen.

En ese sentido la humanidad ha dado un cambio muy grande, cuyo corolario final aparece en el año 2012 cumpliendo profecías. No es un hecho casual. No puede haber algo nefasto en algo que es cósmico.
Los conceptos de fasto y nefasto forman parte del daño personal, algo que requiere un trabajo personal de iluminación; forman parte del anclaje, de la forma regresiva que no permite expandirse. El daño histórico forma parte de un agravio que te fija en el pasado y te impide situarte en la realidad luminosa que está dentro de ti y que es tu realidad en otra dimensión. No nos interesa. No nos interesa esa vivencia para la paz, para el gozo, para el despertar. No hay daño. Es imposible.
Hay daño, esto me duele, pero es otra dimensión. No nos interesa.

Por ese motivo invitamos a reconocer personalmente desde tu sello cuál es tu expansión, porque el 4 también es la forma, el cómo; también responde a cómo realizar ese sello. Lo que aparece en el número 4 es “cómo”, de tal manera que si tratas de asumir un sello sin saber cómo, hay más dificultades. Hay una información que te está explicando cómo: el cuarto sello de tu onda natal te lo explica, pero también el cuarto sello de tu familia.

Hay muchas explicaciones porque hay muchas visiones; cuando hay una sola visión, es plana. Si miras con un solo ojo, no hay volumen, es un plano. Necesitas dos ojos, y entonces hay volumen. Necesitas tres ojos, el tercer ojo, ojo real, y hay dimensión.
Volumen-dimensión-plano, en todo puede haber verdades, pero hay que buscar lo más completo, que es lo que te sitúa en lo real. Lo aparente es una forma de la realidad, y luego está lo real expandido.
Por eso invitamos a conocer, a reconocer y vivir desde tu sello expandido, y a extraer todos los contenidos que te informan desde ahí.

Los cinco castillos, donde todos los sellos van apareciendo de 4 en 4 siguiendo los colores, nos habla del 5 como paso a otro castillo o dimensión. Todos los castillos podemos verlos también en forma expandida.
En concreto, el tercer castillo, castillo azul, está relacionado con el nuevo nacimiento, porque es donde está la columna resonante, mística o central en el Tzolkin. Es donde está el centro del plano del Tzolkin, pero el centro del Tzolkin es donde estás tú.
El Tzolkin está hecho para cada persona, con una explicación prototipo en plano. El centro amoroso de la tierra está donde estás tú, porque hay un momento en que la tierra está alineada con el sol y atraviesa todo tu ser hasta el centro de la tierra. Hay un momento meridiano en que eso sucede, en todas las partes de la tierra; ninguna parte de la tierra pierde su conexión con el centro de la tierra.
Todos los lugares de la superficie de la tierra conectan con el centro de la tierra, con la luz cumpliendo una misión amorosa que da cuerpo a la tierra. Hay un momento en que se conecta con el centro luminoso y, más allá, con el centro del universo, y, más allá, con lo que no se puede expresar con palabras, ya que no pueden expresar otras dimensiones, sino solo esta.
Eso sucede en todas las partes de la tierra, no solamente en el ecuador, que está donde estás tú. Donde estás tú siempre hay un Ecuador, siempre es un centro, y eso es lo importante.

Cuando nos situamos en el castillo central, tercer castillo o castillo del tiempo real, formado por las ondas de la serpiente, el espejo, el mono y la semilla, y situamos la forma expandida, vemos que la SERPIENTE es el sol; la forma expandida o cuarto sello del ESPEJO es el caminante del cielo; el cuarto sello a contar desde el MONO en su familia o forma expandida es el enlazador; y el cuarto sello de la SEMILLA es la tormenta.

Vemos que el castillo central del nuevo nacimiento, del tiempo, de la conciencia, del nacer a la conciencia y del despertar contiene en forma expandida algo que enlaza el primer castillo con el segundo castillo, a través del sol, caminante del cielo, enlazador y tormenta. Lleva la luz (el sol) a la resurrección (la tormenta); el sol se expande en forma de resurrección.
De la misma manera que el rojo se expande en el amarillo -sabemos que es un círculo y que hay volumen- cuando nos situamos en el sol como 1, como expresión de este castillo, va a completarse con la tormenta como forma expandida de la semilla.

La lectura es que la luz se expande en la resurrección. Une dos castillos, con lo cual encontramos que hay una puerta vivencial para pasar de un castillo a otro. Cuando estamos en un castillo y en otro castillo, pero en plano, no podemos pasar; podemos pasar mentalmente, pero aquí ya descubrimos un enlazamiento real.

Estamos hablando del sol, que es la forma expandida de la luz cumpliendo una misión, que se quiere expandir.
Existe un trayecto en forma de resurrección para cada persona que entra en esa vibración y se acoge al Tzolkin, a su vibración y a su ensueño; que vive esas posibilidades que le ofrece, que asume esa información. Hay un paso del sol a la tormenta.

Vemos que en el Tzolkin hay un trayecto inverso, porque de la tormenta normalmente pasamos al sol, pero aquí nos ofrece otra posibilidad. Está cambiando el escenario. En la primera versión de los colores, que van del rojo al amarillo, estamos hablando de la expansión, pero cuando situamos como inicio el amarillo y como expansión el tiempo vivencial (azul), la conciencia, estamos hablando de una expansión en el tiempo. Ya no te expandes tú, sino que entras en una vivencia expandido.
Creo que eso nos interesa a todos. Gracias.

La formación de la familia proviene de la presentación de los 20 sellos en forma circular

Formación de las familias

Formación de las familias (Extracto del Libro de las familias)

La formación de la familia proviene de la presentación de los 20 sellos en forma circular. Cada sello es un punto cardinal, apareciendo cada familia con un ritmo de 5, mediante una estructura en cruz en ese círculo. 
Todas las cruces que se pueden hacer representan las familias de los sellos.

Las familias se presentan sumando 5 a cada número de sello. Por ejemplo, la familia Cardinal está formada por el dragón que es el sello 1, el enlazador de mundos que es el sello 6, el mono que es el sello 11 y el guerrero que es el sello 16.
El mandala que forman esos cuatro sellos de la familia es un acceso meditativo a una realidad evolutiva, pero también favorece el acceso al amor.
La simple evocación interiorizada del mandala que forma tu familia, así como la del mandala de la familia de tu oculto, pueden transportarte a un auto reconocimiento que renueva la estructura celular.

OBTENCIÓN DEL KIN DE CUMPLEAÑOS
El kin natal de cada persona contiene un sello y un tono, pero al año siguiente su cumpleaños está ocupado por un sello y un tono diferente, y al año siguiente vuelve a pasar lo mismo, con un sello y un tono distinto. 

Respecto al TONO, aumenta en uno cada año. Si naces con un tono 1, al año siguiente tienes un tono 2, al siguiente un tono 3 y a los 14 años vuelves a ser un tono 1, que es el mismo con el que naciste. Es como si estuvieses simplemente contando (1, 2, 3…); van de uno en uno y pasan por todos los números posibles, que son 13. Eres y experimentas todos los tonos.

Pero con los SELLOS no sucede lo mismo. El sello con el que naces, vamos a suponer que es el sello 11-mono, se convierte al año siguiente en el sello 16-guerrero (11+5=16) y al año siguiente en el sello 1-dragón (16+5=21, restando 20, el 1). 
Si hubieses nacido en el sello 7-mano, al año siguiente serías humano (7+5= 12), el siguiente tierra (12+5=17) y después viento (17+5= 22, restando 20, el 2).
De modo que es imposible, si vas de 5 en 5, que pases por todos los sellos. Solamente pasas en toda tu vida, aunque vivas mil años, por 4 sellos. Y esos 4 sellos te definen, no sólo el sello con el que naces. 

El sello con el que naces es el más determinante para reconocerte, para saber quién eres, lo que haces y lo que tienes que hacer, pero como siempre va unido a los otros 3 de la familia, que son las otras 3 experiencias que vives, en un segundo momento necesitas reconocer al resto de sellos de la familia.

(http://viatzolkin.com/e-books-libros-y-calendarios/el-libro-de-las-familias)

Los SELLOS son arquetipos, ideogramas, ideas, símbolos, anagramas o como los queramos denominar

Los sellos y las ondas

CONCEPTOS BÁSICOS DEL TZOLKIN (Extracto del Libro de las Familias)
Para las personas con curiosidad y mente abierta presentamos las nociones básicas del Tzolkin, como un puzle donde cada pieza encaja finalmente con precisión, pero en un mundo de vibraciones y resonancias.

LOS SELLOS, LAS ONDAS Y EL TZOLKIN:
Los SELLOS son arquetipos, ideogramas, ideas, símbolos, anagramas o como los queramos denominar. Son 20, pero al mismo tiempo son uno; se pueden considerar por separado, pero en realidad son veinte aspectos de una sola realidad.
Se llama ONDA ENCANTADA a cualquier ciclo de trece: trece días, trece semanas, trece lunas, trece años, etc. En la Onda Encantada de 13 sellos, cada sello está asociado a un TONO distinto, con un objetivo común. El tono 1 es el propósito de la onda encantada, y por lo tanto de los 13 sellos de la misma, y el tono 13 es el que termina la onda, determinando el fin del trabajo. La onda supone un trabajo grupal evolutivo.

El Dragón aparece como sello 1 y onda 1, siendo el prototipo de todo lo que comienza. El Dragón es luz tomando una forma y eso crea los cuerpos sólidos, que en realidad están compuestos por luz.
Cuando el sello se transforma en onda se incorpora la transcendencia, que está compuesta por conciencia, libertad y voluntariedad. Te permite elegir ser voluntario y empezar a vivir transcendentemente, pasando del sello a la onda.

El sello traduce a dimensiones superiores y es una propuesta; es lo que desde dimensiones superiores te sugieren.
La onda traduce al ser humano, que está evolucionando; es la respuesta que el ser humano da a la propuesta que le hacen desde dimensiones superiores. La onda es el terreno del ser humano, donde va evolucionando.

Los sellos tienen una presentación como SELLOS, que los numera del 1 al 20, y una presentación como propósito, o sea como ONDA, donde la numeración es diferente.

En la presentación de los sellos del 1 al 20 se pueden tomar los sellos de uno en uno y encontrar que tienen un contenido individual y propio, que es el que le conviene a la persona encontrar asociado a su fecha natal, para reconocerse. Reconocerse es básicamente la primera tarea, y ya supone muchas veces modificaciones sobre ti.
El sello habla a la persona y la onda informa sobre lo evolutivo, que siempre tiene una referencia grupal porque la evolución es grupal.

Mientras, el TZOLKIN habla de la humanidad como arquetipo. Está formado por 260 periodos temporales, que son la combinación de 20 sellos y 13 tonos. Comienza en la onda del Dragón, y va recorriendo el resto de ondas hasta acabar en la de la Estrella.

En el trabajo del desapego están los valores mentales, raciales, adicciones y un montón de trabas que pone el ego, que crean diferencias entre las personas en lugar de unir

LOS SELLOS EN LA FAMILIA CARDINAL (Extracto del Libro de las Familias)
En cada familia se puede numerar los elementos que la componen del 1 al 4 siguiendo la secuencia de los sellos, y entonces utilizar esta numeración para encontrar similitudes con los tonos: el tono 1, que es el propósito o comienzo; el tono 2, que es el desafío o regalo; el tono 3, como servicio o misión; y el tono 4 o cómo realizar el propósito.
En la familia Cardinal, el orden en que se presentan sus elementos es 1-dragón, 6-enlazador, 11-mono y 16-guerrero.
Así, podemos encontrar el propósito y la fuente solidaria del dragón; el desafío, que ya sabemos que es un regalo, del enlazador; la misión del mono; y el cómo realizarlo del guerrero.
Es una secuencia espiral, que va activando y habilitando cada vez más posibilidades: la energía femenina, el desapego, la alegría y la expansión de la conciencia.

También es interesante analizar el orden de los colores en cada familia, bien siguiendo la numeración de los sellos o el orden de los colores tipo, donde el rojo está asociado a iniciar, el blanco a refinar, el azul a transformar y el amarillo a expandir y madurar.
En la familia Cardinal, tanto en la ordenación de los colores como en la numeración de los sellos, es el dragón rojo quien comienza la familia, compuesto por solidaridad en su forma roja; desapego, en su forma blanca de enlazador; inocencia en su forma azul de mono; y expansión de la conciencia en su forma amarilla de guerrero.

El dragón tiene que ver con la solidaridad y la energía femenina, y para refinar esta solidaridad es imprescindible trabajar desde el desapego.

El enlazador es la segunda presencia del dragón cuando se da cuenta de que la auténtica y única misión de todos los seres humanos es abrirse al amor. Se sitúa en el dos y en el otro, no en el ego ni en el yo, sino que ocupa la segunda plaza y te cede a ti la primera, como expresión de la ley del amor, donde tú eres otro yo -in lak’ech-. Cuando ese trabajo evolutivo está hecho e instalado en el cuerpo, empiezas a disponer de un cuerpo enlazador.
Esta familia es siempre enlazadora con dimensiones superiores, pero también lo es entre los seres humanos, porque la solidaridad es un esfuerzo para unir a todos los seres humanos y no dejar a ninguno excluido.
En el desapego están los valores mentales, raciales, adicciones, y un montón de trabas que pone el ego, que crean diferencias entre las personas en lugar de unir.
El enlazador es una fuerza unitiva existente en cada persona capaz de permitirte conectar realidades, dimensiones y personas más allá de la lógica.
Como el dragón que viene desde dimensiones superiores a ésta, el enlazador conecta con otras dimensiones como fuerza espiritual y amorosa en el momento oportuno. En el momento oportuno, todo sucede.

El dragón es un comienzo, pero el mono también lo es. El dragón es un inicio pero desde lo inimaginable, y el mono es un inicio en la dimensión humana.
Cuando naces, no tienes consciencia; eres totalmente dependiente, pero a través del aprendizaje y el desarrollo vas adquiriendo fuerza y conocimientos y un cierto nivel de consciencia. Pero eso no es un nacimiento, sólo significa que el nacimiento abre o inicia un proceso de aprendizaje y maduración de algo, pero no es un nacimiento. Sólo que de nuevo puede aparecer un nuevo nacimiento, como consecuencia del proceso de aprendizaje y de una decisión libre y luminosa.
De esta manera el momento del nacimiento como un recién nacido, pasa a ser dragón, siendo el mono ese nacimiento consciente fruto de una decisión, que es el nuevo nacimiento.

El guerrero es un enlazador, de modo que si queremos comprender su significado conviene asociar la expansión de la conciencia con desapegarse de viejos enfoques, sin tener miedo a mirar.
Prescindir del miedo es desapegarse, y mirar es enlazar.
Pero también el guerrero es un mono, y el mono es alegría, el nuevo nacimiento o lo nuevo, pero también osar.
Además guerrero es dragón, de modo que contiene solidaridad, alegría, desapego, además de conciencia, porque el guerrero no es mental.

El humano, a través de la conciencia del nuevo nacimiento, vuelve a ser luz. Ya era luz, pero si no había conciencia, no lo sabía.

Tenemos por un lado al dragón y su familia, que relacionamos con el uracilo, expresando la intención de dimensiones superiores o de la realidad Dios, signifique eso lo que signifique, que traduce en forma comprensible, ante la atención de los seres humanos, como luz cumpliendo una misión o lo que en los últimos tiempos ha venido a ser considerado como Bosón de Higgs.
El hecho de que la luz adopte una forma para cumplir una misión implica una intencionalidad, cuyo plan y proyecto no se sitúa en el nivel de la forma sino en un nivel anterior, y que además implica una realidad dimensional que sustenta, o incluso podríamos decir que “acaricia amorosamente con esmero” esa realidad de la forma.

Es decir, la luz entrando en la forma para cumplir una misión traduce una intencionalidad, que no se sitúa en la forma sino en lo que sustenta la forma, y el hecho de que sea una misión, lo cual implica un cierto esfuerzo, supone una expresión afectuosa y amorosa.
Ahí es donde podemos situar la peripecia, epopeya o el esfuerzo amoroso de la luz que desea cumplir una misión.
Esta luz cumpliendo una misión, en el ADN la traducimos por el uracilo y tiene una cierta relación con la urea, que a su vez hace referencia en la tradición taoísta al riñón, relacionado con la energía ancestral.
De modo que el uracilo, como lo más anterior, se ve confirmado por la energía ancestral como lo que viaja en el tiempo, desde lo remoto, pero también cumpliendo una misión. Porque la ancestralidad, el ADN, también es una expresión de una energía cumpliendo una misión al tomar forma.

El uracilo se transforma en timina cuando actúa en el nivel ADN, es decir, ya es humano.
La referencia resonante de la timina es el timo, situado en el cuarto chakra, centro de las defensas y los grandes macrófagos como los linfocitos T, que permiten la supervivencia.
La timina está asociada a la familia del caminante del cielo, que es propiamente la familia del día verde, y también se ve asociada, a través de la glándula timo y del cuarto chakra, con el color verde. El color del cuarto chakra es el verde y la función de la glándula timo es permitir la supervivencia, es decir un nivel superior de vida más allá de aquello que puede poner en compromiso a la vida.
También podemos asociar la timina al caminante del cielo y su familia del día verde como una forma más elaborada que la misión que cumple la luz al tomar forma.

Estas dos familias, cardinal y señal, y estas dos bases nitrogenadas, uracilo y timina, expresan formas de cumplimiento de la misión de la luz. Tanto el uracilo como la timina están asociados a la adenina. Adenina-ADN-Humano.
La familia del humano puede asociarse con la adenina, que forma pareja con la luz cumpliendo una misión o con el día verde, es decir, con el uracilo en un nivel y con la timina en otro nivel. El ser humano que encuentra su corazón se sitúa en el día verde.

Las otras dos familias, Portal y Polar, y las otras dos bases nitrogenadas, guanina y citosina, hacen referencia a la luz y al agua.
La familia del agua es la de la luna y se asocia con los contenidos de las plantas, con las crecidas del Nilo y en general con las crecidas con lluvia y con la agricultura y las ciudades.
La familia del sol se asocia con el fuego, con la casa y con la luz.

El ser humano ha dado un paso hacia su realidad celeste a través de la agricultura, el establecimiento de ciudades donde es imprescindible la asociación, y finalmente el in lak’ech o la consideración del otro como tú. También ha necesitado permanentemente la ayuda de la luz exterior y el desarrollo de su cerebro creativo.
Es decir, estamos hablando de los contenidos de la familia de la luna, que da entrada al castillo verde y a la plenitud del in lak’ech, y de la expansión transcendente del sol 13, donde desde el centro interior de luz del ser humano se comunica con todos los demás seres humanos como luz.

El final del Tzolkin hace referencia a la familia de la luna como algo evolutivo, porque es la onda con que comienza el castillo verde, y al sello del sol 13, final del Tzolkin, como un trayecto personal de la individualidad.
La energía colectiva que permite la sociedad de la estrella, donde los seres individuales se han expandido hasta encontrar sus seres transcendentes, sol 13, fusiona la secuencia de 20 sellos y la secuencia de 20 ondas como camino evolutivo.

Trasladando estos contenidos al código de los días epagómenos, podemos ver que la familia del dragón, que se corresponde con Seth, tiene una relación con la familia del día verde, que se corresponde con Neftis.

De modo que la pirimidina que es el dragón (Uracilo), en otro nivel de consideración es Neftis (Timina), y la otra pirimidina resulta ser la expresada por Horus como epagómeno asociado a la familia del sol (Citosina).
Las purinas serían la pareja Isis-Osiris, que expresan al ser humano con conciencia, entendiendo que es la conciencia del tiempo, algo que aparece íntimamente unido al ser humano.
Por el otro lado, los otros tres componentes expresan la luz cumpliendo una misión, la luz en plenitud como expresión de la misión, y el ser humano luz, o sea luminoso. El humano luz, el humano hijo está expresado por Horus y en los días epagómenos es el sol, pero el sol que vuelve a nacer.

Eso es un poco lo que sucede con el ser humano, cuando a través de la conciencia del nuevo nacimiento, vuelve a ser luz. Ya era luz, pero si no había conciencia, no lo sabía. El mismo hecho de hablar de “hijo” está expresando una temporalidad.

Si nos situamos en los castillos, vemos que lo que identificamos como pirimidinas, que sería el dragón como uracilo, el caminante del cielo como timina y la serpiente como citosina dan inicio a los tres primeros castillos. De modo que las pirimidinas aparecen como soporte de una realidad formal, mientras que las purinas aparecerían como adenina y guanina, asociadas al cuarto castillo iniciado por la tierra con la adenina como expresión de la familia donde aparece el humano, y al quinto castillo iniciado por la luna con la guanina. A su vez los dos castillos están asociados a la pareja formada por Isis y Osiris.
También podemos asociar el cuarto castillo con la cuarta dimensión, es decir, la dimensión donde el ser humano aparece después de su despertar. Este despertar siempre es un despertar de la conciencia.
El despertar de la conciencia o nuevo nacimiento sucede en el tercer castillo, pero como una interrogante, como una incomodidad que pretende mantenerte despierto. Y es en el cuarto castillo y cuarta dimensión donde el humano se transforma en voluntario, o sea que ya está totalmente despierto.
Entonces sucede lo que se denomina juicio de Osiris, es decir, deshacerte de lo que te hace pesado, o sea el odio, el miedo, el ego y cosas así.
Acabado ese proceso, donde ya despierto y voluntario te elevas, es el territorio de lo verde, quinto castillo.

El juicio de Osiris es la separación entre el cuarto y el quinto castillo. Solo entras en el quinto castillo si te has deshecho del odio, del miedo y de todos estos impedimentos, y esa es la tarea del cuarto castillo.
Si lo decimos utilizando solo los criterios del Tzolkin, diríamos que solo puedes entrar en la sociedad de la estrella cuando cumples la ley del amor, o sea el espejo y el in lak’ech. Esto es lo que traduce el juicio de Osiris, de modo que todo el territorio del cuarto castillo y del voluntario, ocupado por la tierra como expresión de la familia del humano, pertenece a Isis, o la peregrinación por el desierto como paso previo a la entrada a la tierra prometida, con todas sus pruebas y purificaciones.

Es en el paso de la cuarta a la quinta dimensión donde se produce la reconstrucción de Osiris troceado. El territorio de la cuarta dimensión, que comienza con la tierra, es decir del humano voluntario, termina con la luna transcendente, es decir, el voluntario como expresión del ser humano se transforma en su forma transcendente en Isis, bajo la formulación de luna 13.
Es cuando el humano llega a ser humano, ya que hay que considerar que ISH significa “humano”, es decir, el humano-humano es ISH-ISH y como la H no se pronuncia podemos decir tranquilamente ISIS, o también entenderlo como humano elevado. No estamos hablando de género; cuando hablamos del ser humano, lo hacemos tanto del femenino como del masculino.
De la misma manera que lo que se inicia en la onda como tierra, es decir voluntario, va a terminar como luna transcendente o humano-humano, también lo que se inicia como tierra 1 va a terminar como estrella 13 al finalizar los 52 kines del cuarto castillo.
De modo que cuando aparece la luna transcendente puede iniciarse el quinto castillo. Eso es el juicio de Osiris, pero también al aparecer la estrella 13, como expresión transcendente del guerrero, que es una forma de la solidaridad ya que pertenece a la familia del dragón que significa solidaridad y también la luz cumpliendo una misión.

Necesitamos formar un concepto que una varias visiones simultáneamente, y ahí es cuando aparece Osiris, pero no ese Osiris troceado y muerto, sino vivo más allá de la muerte.
“Vivo más allá de la muerte” significa vivo más allá del odio a quien te mata, a quien te humilla, a quien te desprecia, es decir, vivo más allá del juicio y sobre todo vivo en la transmutación del odio, del juicio y del miedo.
Si no encuentras la vida más allá del odio, no aparece Osiris, o sea no entras en el quinto castillo.