El cristianismo no es la moralidad, es la libertad

El cristianismo no es la moralidad, es la libertad. El cristianismo es la libertad, no la moralidad.
El integrismo es moralidad, o sea una línea entre buenos y malos, entre correctos e incorrectos, pero no la libertad sino la obligación. El cristianismo es la libertad porque no es la obligación, ya que la obligación es la moralidad, pero el cristianismo es la virtud sin esfuerzo.
La maravilla, el gozo, la gloria, el amor y la virtud sin esfuerzo son la naturaleza de lo divino, de Dios, y el cristianismo y la Navidad es el nacimiento de lo divino en ti. El nacimiento de lo divino en ti es la conciencia, el reconocimiento de que en tu interior y en tu esencia está Dios, y ese reconocimiento es como un nacimiento porque inicia un tiempo nuevo.
Pero también es un despertar. Es el despertar de la conciencia. La conexión con lo divino puede ser representado simbólicamente con el nacimiento de un niño. Y esa experiencia de tu conciencia te hace libre. Te libera del miedo, te reconecta con la plenitud y con tu esencia, que es el amor y la virtud sin esfuerzo.

Es importante no engancharse y no trabarse, sino ser libre, recuperar la libertad

Es importante no engancharse y no trabarse, sino ser libre, recuperar la libertad.
No porque sepas, descubras o reconozcas una cosa de ti, eres eso, sino que aunque también eso forme parte de tu vida eres muchas cosas más, y una sola cosa no te define.
Eso es trabarse, centrarse en una sola cosa.

Todas las personas son “un proyecto”. Comienzan en un sitio, en un momento, que es antes de ser. Ninguna persona se crea a sí misma, sino que todas, en su más remoto origen son creadas por el Creador; son hij@s del Creador, que también es el que ha creado el tiempo y el que orquesta el momento del inicio.
Entonces, aunque sepas algo de ti y tengas algún dato concreto, no te define plenamente.
Cualquier cosa que seas en un momento no es lo que eres. Solo es un momento.
El ser humano, o sea tú, es un ser que vuela dimensionalmente. El ser humano está volando, aunque a veces esté en tierra.

Los gautas son un pueblo del sur de Escandinavia, según podemos encontrar en el ángel Wikipedia. Wikipedia dice eso y podemos creerlo sin ninguna duda. Pero resulta que también los gautas es otra forma de llamar a los godos, y entonces ya entramos en el misterio.
Los godos, que son los gautas, es un pueblo que en algún momento aparece en el sur de Escandinavia en un presente. En un momento del tiempo los gautas están y son en el sur de Escandinavia, pero los godos no son eso. Eso solamente no son los godos. Eso es un punto.
Los godos son el pueblo destinado a conquistar Roma. Aun entonces, en aquel antes, atemporalmente, son el pueblo que conquista Roma. Tan verdad es que los godos son un pueblo del sur de Escandinavia, como que los godos son el pueblo que conquista Roma.
Estamos hablando de ti, de mí, de cualquier persona. Eres esto, pero no solamente eres esto. Y ni siquiera sabes lo que eres, sabiendo esto. Los godos conquistan Roma pero también y sobre todo toman como botín las riquezas del templo de Jerusalén. Los godos, al conquistar Roma se llevan el tesoro del templo, bendito sea, que los romanos se habían llevado de Jerusalén. Por eso los godos no son un pueblo del sur de Escandinavia, siéndolo, sino que son el pueblo que se lleva el tesoro del templo de Jerusalén.

Todas las personas no son una cosa; ni siquiera saben quien son. Por eso, reconocer cuándo has actuado en contra del amor no te ata, sino te libera. Permite seguir tu vuelo, porque tú no eres tu ego, sino alguien que vuela entre las dimensiones. Si no lo reconoces, si intentas tapar algo, es cuando estás atado, es cuando no vuelas.

Los días son como les da la gana

Los días son como les da la gana. No necesitan ser iguales ni tampoco mejores. Los días son como quieren, porque son libres, es decir, están abiertos a todas las posibilidades.

Muchas veces las personas queremos que los días sean mejores, o por lo menos que sean iguales, y no diferentes, a los estándares de días habituales.
Sin embargo, los días son como quieren, como les da la gana, porque están vivos. Tienen sus momentos, sus procesos y su adecuación a un ritmo que no es el ritmo mental, que quiere progreso o “mejor”. Pero “mejor” es como decir que no sea “peor” y por lo tanto está huyendo de lo malo, aunque lo malo no existe.

Si hubiese un color que fuese la luz y pintases un cuadro todo con luz, no se vería nada. Hacen falta contrastes y con ellos se forman los contenidos, las expresiones y las frases.
Lo cierto es que los días son como les da la gana porque pertenecen a dimensiones superiores, pero nosotros estamos en el territorio del aprendizaje y necesitamos despertarnos a la luz.
De alguna manera, nosotros no podemos hacer lo que nos de la gana, sino que actuamos siempre con una cierta cautela y obligatoriedad, porque enseguida aprendemos que las acciones tienen consecuencias.

Los días tienen más libertad porque están conectados con el territorio de la libertad y la plenitud, mientras que nosotros estamos aprendiendo o recuperando la libertad. Por eso es necesario el camino de la conciencia, que es un camino hacia la libertad y hacia la plenitud.
Por eso necesitamos esos contrastes, que son como las inflexiones de las palabras, donde algo se forma con letras, pero algo se forma con frases, cuando estás hablando con formas de decir las cosas.
Es decir, los matices forman parte de este lugar donde estamos. A veces necesitas adentrarte en lo peor, para reconocer lo peor, para así reconocer lo mejor. A veces necesitas los días malos para reconocer los días buenos.
Gracias. Bendición.

La libertad es algo que está dentro de ti

La libertad es algo que está en el interior y no algo que te conceden las cosas exteriores.
La libertad es algo que está dentro de ti. No es poder robar porque nadie te ve, es decir, algo que consigues porque no hay cámaras filmándote o personas cuestionándote.

La libertad no se mueve en ese terreno. La libertad es poder elegir desde el interior.
Tú puedes elegir vivir desde el amor incondicional en lugar de vivir buscando tu provecho personal, sin importarte las consecuencias para las demás personas.

La libertad se sitúa en el territorio espiritual, donde eliges cómo ser y cómo vivir.
La libertad no te la dan las cosas, sino que se encuentra dentro de ti y pertenece a tu realidad espiritual.

El amor incondicional y la libertad

EL AMOR INCONDICIONAL Y LA LIBERTAD (Extracto del libro en preparación “Tiempo de Ser”)

El amor incondicional está relacionado con la libertad.
Si solamente te mueves en unos valores donde lo importante es lo correcto y la obediencia, no descubres el amor incondicional y no accedes a esa posibilidad.
Lo correcto elimina la incondicionalidad.

En un territorio donde lo correcto, la obediencia y el respeto son la base y el fundamento, no es necesario el amor incondicional y por tanto no aparece, sino que el grado máximo del respeto, lo correcto y la obediencia ya te adentran directamente en la santidad.
Pero la vía del amor incondicional no sucede en el territorio de lo correcto sino de lo incorrecto; no de lo voluntariamente incorrecto, que sería la perversidad, sino de lo incorrecto como error, que aparece cuando eliges, es decir cuando eres libre.

Por eso el amor incondicional se relaciona y pertenece al territorio de la libertad, donde tú vas eligiendo y por tanto puedes errar, y no del territorio donde vas obedeciendo.
Eso es importante tenerlo en cuenta porque nuestro tiempo es un tiempo de libertad, donde uno debe asumir su riesgo. La repetición no te permite ser tú.
Este es un tiempo para ser tú, para florecer y dar fruto como consecuencia del florecimiento.

Es necesario arriesgarse. Arriesgarse es como caminar sobre las aguas.
Caminar sobre las aguas significa que te hundes. Entre que te hundes y no te hundes, es cuando aprendes; aprendes vibracionalmente.
Desde el ego te hundes y desde el amor incondicional no te hundes sino que caminas sobre las aguas.

Por eso este es el tiempo de la libertad, porque es el tiempo de los milagros y el tiempo de caminar sobre las aguas.
Es el tiempo de encontrar que el amor existe, que el amor es la vida y que cuando estás en el amor, estás en la vida y no te hundes.
El tiempo de arriesgar es el tiempo de estar despierto.

Hacia la libertad y la conciencia

HACIA LA LIBERTAD Y LA CONCIENCIA (Tiempo de gracias, tiempo de perdón)

La obediencia puede ser forzada o voluntaria, pero lo que interesa es la libertad y la conciencia, actuando desde el corazón de la vida y siendo voluntario para vivirla.
La obediencia puede ser forzada, como unos presos o esclavos que obligatoriamente siguen a su master, pero también puede ser libre, es decir intencionada y voluntaria, aunque no por eso conllevar conciencia.

El cazador también sigue a su presa, voluntariamente, y en eso es libre, pero el discípulo cuando sigue a su maestro, aunque también es libre no es un cazador. Haciendo lo mismo, siguiendo libremente su objetivo, lo hacen de forma diferente.
Uno tal vez hace un trabajo en conciencia y otro tal vez desde su ego, es decir uno hacia el desapego y otro hacia el apego, hacia “lo mío”.

TIEMPO DE GRACIAS. TIEMPO DE PERDÓN

Si solo te mueves en lo correcto y en la obediencia, no descubres el amor incondicional

follaje
El amor incondicional está relacionado con la libertad.
Si solamente te mueves en unos valores donde lo importante es lo correcto y la obediencia, no descubres el amor incondicional y no accedes a esa posibilidad.
Lo correcto elimina la incondicionalidad.

En un territorio donde lo correcto, la obediencia y el respeto son la base y el fundamento, no es necesario el amor incondicional y por tanto no aparece, sino que el grado máximo del respeto, lo correcto y la obediencia ya te adentran directamente en la santidad.
Pero la vía del amor incondicional no sucede en el territorio de lo correcto sino de lo incorrecto; no de lo voluntariamente incorrecto, que sería la perversidad, sino de lo incorrecto como error, que aparece cuando eliges, es decir cuando eres libre.

Por eso el amor incondicional se relaciona y pertenece al territorio de la libertad, donde tú vas eligiendo y por tanto puedes errar, y no del territorio donde vas obedeciendo.
Eso es importante tenerlo en cuenta porque nuestro tiempo es un tiempo de libertad, donde uno debe asumir su riesgo, porque la repetición no te permite ser tú.
Este es un tiempo para ser tú, para florecer y dar fruto como consecuencia del florecimiento.

Es necesario arriesgarse. Arriesgarse es como caminar sobre las aguas.
Caminar sobre las aguas significa que te hundes. Entre que te hundes y no te hundes, es cuando aprendes; aprendes vibracionalmente.
Desde el ego te hundes y desde el amor incondicional no te hundes sino que caminas sobre las aguas.

Por eso este es el tiempo de la libertad, porque es el tiempo de los milagros y el tiempo de caminar sobre las aguas.
Es el tiempo de encontrar que el amor existe, que el amor es la vida y que cuando estás en el amor, estás en la vida y no te hundes.
El tiempo de arriesgar es el tiempo de estar despierto.
Sí, gracias, bendición.

Los pensamientos elevados y la libertad son las características que definen al ser humano en el código Tzolkin

flor amarilla small
Los pensamientos elevados y la libertad son las características que definen al ser humano en el código Tzolkin, y también el color amarillo.
El color amarillo habla de maduración, que es un viaje en el tiempo; es un viaje formativo, algo que está sucediendo. De alguna manera es un “ser siendo”, solo que a ciegas porque muchas veces no sabes a dónde vas.

“El ser siendo solo que a ciegas del ser humano” pasa a un “ser siendo solo que haciéndose” cuando se despierta la conciencia, donde son clave las dos características programáticas: la libertad y los pensamientos elevados.
La libertad permite SER sin restricciones y los pensamientos elevados permiten el desplazamiento dimensional.

El color amarillo y la maduración expresan cómo el ser humano es un proyecto realizándose. No es algo cerrado, sino evolutivo, expandiéndose exactamente igual que el universo.
La libertad es una característica que permite y favorece la expansión, que por otra parte es ser tú sin restricciones.

Pero la característica definida como “pensamientos elevados” es algo extraordinario y maravilloso que te permite desplazarte dimensionalmente, y que forma parte del amarillo.
Es algo que existe de serie en el programa y no necesitas crearlo porque existe. Pero sí necesitas reconocerlo y de alguna manera aprender a optimizarlo, aunque no controlarlo ni apropiártelo, sino colocarte en tu centro y en el in lak’ech, o sea en lo real, que siempre es amor, y entonces puedes desplazarte y acercarte a aquello que visualizas.

En dimensiones superiores puedes acercarte a aquello que visualizas. Te acercas inmediatamente a aquello que amas.

Hay un momento en que el ego es necesario, pero en el siguiente paso el ego va a ser contrario a la vida real

Hay un momento en que el ego es necesario.
Hay un momento en que la vida, lo óptimo, aparece en forma de ego y entonces el ego es vida, pero en el siguiente paso el ego va a ser contrario a la vida real, a lo óptimo y a la plenitud, y por tanto una merma, el desierto, el territorio de Seth, o sea la esterilidad.

Tenemos delimitado un territorio evolutivo espiritual simbólico maravilloso con los símbolos/ palabras Osiris-Seth donde Osiris significa VIDA o “da-vida”, que también es David (David-Da Vida), y Seth es guerra, usurpación, envidia, violencia y por tanto ESTERILIDAD, o sea no vida.
Tenemos un ejemplo que también es símbolo/palabra de esterilidad redimida y sanada que es AB=corazón, RA=luz, iluminado y Am=amor, ser siendo -I AM-, o sea arcano 13 del tarot, que traduce la letra 13 del alfabeto fonético primordial, MEM, letra madre y por tanto portadora de vida, que da vida.
También tenemos un ejemplo de esterilidad no redimida en Seth, muy actual en aquel que muere sin hijos y es sucedido en lo “ganado matando”, no por su hijo sino por su suegro.
En el territorio de los símbolos/palabras, hijo significa un paso adelante, o sea más, y suegro normalmente significa una generación anterior, o sea un paso atrás.

Esto es importante considerarlo en un momento evolutivo de la humanidad y de cada persona, porque en estos momentos toda la humanidad y toda la vida está en el interior de todas y cada una de las personas, de manera que podemos decir que toda la vida está en el interior de una sola persona, exactamente en TU INTERIOR.
“Tú interior” lo decimos con énfasis, o sea con mayúsculas (tú, en ti). Por eso es importante entrar en el interior, en el corazón, para encontrar la vida.
Estos ejemplos, que pueden ser palabras/símbolos, aunque estén concretizados en personas, suceden para que TÚ elijas, a favor de la luz, de la vida, o en favor de lo que quieras, entendiendo que este lenguaje binario es vida/no vida. De modo que cuando eliges, lo estás haciendo desde tu interior y para todos, porque todo existe dentro de ti.

Todos estos símbolos son puros actores. No hay buenos ni malos, sino solo una decisión en tu interior. En tu corazón hay una decisión en favor de la vida o en favor de no se sabe qué.
Por eso, en estos momentos conviene elegir, o sea ser libre, y todos los que aparentemente van en contra de la libertad están delimitando el camino de la libertad, que siempre transciende el miedo. Si sientes miedo, pierdes libertad.

Hay abierto un camino a la libertad, que es un camino a la vida. El ego ayuda a encontrar la identidad y en ese momento es válido. Después es necesario encontrar el arquetipo y entonces el ego va en contra del arquetipo.
El arquetipo es allí donde tú eres todos, donde todos están en ti; es un lugar maravilloso de plenitud.

La obediencia puede ser forzada o voluntaria, pero lo que interesa es la libertad

La obediencia puede ser forzada o voluntaria, pero lo que interesa es la libertad, la conciencia, es decir actuar desde el corazón de la vida, siendo voluntario para vivirla.
La obediencia puede ser forzada, como unos presos o esclavos que obligatoriamente siguen a su master, pero la obediencia y el seguimiento también pueden ser libres, es decir intencionados y voluntarios, pero no por eso conllevar conciencia.

El cazador también sigue a su presa, voluntariamente, y en eso es libre, pero el discípulo cuando sigue a su maestro, aunque también es libre no es un cazador. Haciendo lo mismo, siguiendo libremente su objetivo, hacen cosas diferentes.
Uno tal vez hace un trabajo en conciencia y otro tal vez desde su ego, es decir uno hacia el desapego y otro hacia el apego, hacia “lo mío”.

El Tzolkin contiene tonos asociados a guías, y tonos donde el guía es uno mismo. Es como si estuviéramos hablando de seguir y de alguna forma obedecer, y de otros tonos donde siendo tu mismo tu propio guía, no es el seguir y el obedecer lo que da sentido al asunto.
Los tonos 1, 6 y 11 son los tonos donde uno es su propio guía, es decir el kin es el propio guía. Por supuesto que el kin puede ser una interrogación, no una certeza, pero en todo caso es su propio guía y contiene en sí mismo todo lo necesario para la acción adecuada.
Los tonos 2,3,4,5,7,8,9,10,12 y 13 son los otros tonos donde también aparece un guía, pero es diferente a su kin.

Si colocas la rueda de 20 sellos y la rueda de 13 tonos, y sitúas el primer sello de tu familia como el primero de los tonos, resulta que son los tonos de tu familia, es decir los que te representan a ti, los que aparecen guiados por sí mismo. Es decir, los tonos 1, 6 y 11 son los que te representan a ti, junto con el 16 que ya está fuera de la cuenta de 13.
De alguna manera está manifestando cómo el trabajo del Tzolkin y en tu familia, es decir en ti, es el trabajo en el despertar de la conciencia y en el aumento de la libertad.
Cuando sitúas tu familia, y meditativa y vivencialmente consideras esa posición que aparece, estás activando algo que tiene que ver con el 1, que es un propósito. Es decir siempre que conectas con el Tzolkin, lo haces con un propósito DESDE DIMENSIONES SUPERIORES.

También conectas con el 6, que es una puerta que vas a abrir desde tu libertad y tu conciencia. Los guías y los consejos estarán antes, pero hay un momento donde toda la intensidad está en ti. Toda la intensidad y TODO EL RECONOCIMIENTO, porque abrir puertas es una labor de reconocimiento, de re-conocimiento, de reencontrar algo conocido, de rellenar tu espacio.
La columna 6 y su columna asociada 8, que están claramente marcadas en el Tzolkin, son las puertas ante otro nivel de realidad. Ese nivel de realidad es ESPEJO; el 6 te sitúa ante el espejo. Es el espejo de derecha a izquierda, el espejo horizontal, y cuando abres la puerta lo haces a la canalización, que es PURA ESPONTANEIDAD, donde ya el miedo ha desaparecido, donde ya la estrategia ha desaparecido porque es innecesaria; la estrategia de supervivencia ya no es necesaria para vivir. Y la obediencia es una estrategia de supervivencia. Ser siendo es espontaneidad. Escuchar a tu corazón y actuar desde tu corazón es espontaneidad.

También el tono 11 se encuentra en el espejo; es entrar en el espejo. El 10 del amor incondicional y de la perfección es llegar hasta el espejo. El amor incondicional te lleva al espejo, y te hace nacer en él, en el tono 11.

El propósito desde dimensiones superiores, el espejo horizontal en el 6 y el espejo vertical en el 11, son los tonos que no necesitan guía. Entrar en el propósito es ya entrar en el espejo.

Tener un guía no implica obedecer, solo que el 1, el 6 y el 11 son momentos privilegiados. Simplemente puedes probar, y probar porque algo te lo sugiere es como obedecer esa sugestión voluntariamente, pero hay momentos privilegiados.
Estamos hablando de lo real.