Onda evolutiva del humano

ONDA EVOLUTIVA DEL HUMANO:

La onda del humano es la octava onda, de modo que cuando ordenamos el Tzolkin siguiendo las ondas, se va a superponer sobre la matriz o el hueco que disponen los sellos de la estrella en el Tzolkin tipo.
Así, evolutivamente fusionan los contenidos, de modo que el Tzolkin propone como humano real al humano estrella.

Lo expresado por el propósito de la onda del humano, HUMANO 1, que es una invitación a considerar como propósito la libertad y los pensamientos elevados, al fusionarlo con su contenido evolutivo (Estrella 8) indica que el humano inicia su viaje evolutivo cuando actúa desde la integridad y en favor de la solidaridad que construye la sociedad de la estrella, ya que la estrella 8 pertenece a la onda en la que se realiza la solidaridad y el cumplimiento de la misión del dragón 1, a través del favorecimiento de la energía femenina.
Es decir, el tipo de pensamientos elevados que expresa el humano, para el encuentro con su fuerza evolutiva precisa de su asociación con la valoración de la energía femenina y de la solidaridad en favor de la sociedad celeste.

En el segundo lugar de la onda del humano y en el segundo lugar donde se expresan los sellos de la estrella, encontramos sincrónicamente un tono 2.
El CAMINANTE DEL CIELO 2, que es la segunda presentación de la onda del humano, se superpone con la estrella 2 de la onda de la mano. Esta superposición sincrónica le confiere un especial valor a esta posición.
El regalo y el desafío que aparecen a través de la sociedad de la estrella, se concretizan cuando el humano aparece resplandeciente como caminante del cielo.
Claro, el lugar en que esto es posible es el regalo de nuestros sabios maestros huicholes, mostrando su seguimiento al venado azul, o sea al reconocimiento que te sana de tu acción en contra del amor y a favor del depredador.
La estrella 2 es el regalo que proviene de manik, el venado azul o la mano sanadora y te transforma en un caminante del cielo. Salvemos Wirikuta. Salvemos lo sagrado en el corazón del hombre. El reconocimiento del depredador te libera del depredador y restaura lo sagrado.

El número 3 de la onda del humano como expresión del servicio, aparece como MAGO 3, reposando sobre la estrella en tono 9, que da fuerza a la luz del sol para llevar al humano hasta la transcendencia. El mago 3 expresa el tono de servicio del humano y se superpone con la estrella 9, que corresponde a la onda del sol desde uno de esos tonos en que actúan los guías, dando fuerza a la onda para la transcendencia, que en este caso es el humano 13.
El servicio que expresa el mago 3 desde el punto de vista evolutivo es llevar al humano hasta la transcendencia, es decir, a conectar con la luz y a reconocerse como hijo de la luz, que es Sa Ra.

El tono 4 lo ocupa el ÁGUILA 4, sobre la estrella 3 de la onda del enlazador. Evolutivamente, el águila 4, que expresaría un modo de ser real y el “cómo” del humano, ve implementado ese contenido cuando encuentra el servicio enlazador en favor de la luz cumpliendo una misión, para hacer aparecer la sociedad celeste de la estrella.
Lo que ejecuta el contenido del águila 4 es la estrella 3, es decir, el servicio enlazador.

En el tono 5 aparece el GUERRERO 5, superponiéndose sobre la estrella 10, que es uno de los portales que dan acceso a la experiencia del nuevo nacimiento.
La estrella 10 es la estrella resucitadora, ya que pertenece a la onda de la tormenta. La expansión de la conciencia expresada por el guerrero 5 aporta esos contenidos resucitadores.

La TIERRA 6 es el sexto tono de la onda del humano y evolutivamente uno de los portales de la columna de Hércules, ya que se superpone sobre la estrella en tono 4 de la onda de la serpiente, que está en la columna de los portales.
Evolutivamente, la actitud del voluntario presente en la tierra en tono 5 abre una puerta dimensional que activa su kundalini y su luz interior, favoreciendo el nuevo nacimiento.

El tono resonante del humano es justamente el ESPEJO 7, o sea la ley del amor y la vivencia del “tú eres otro yo”. El gozo que produce esa vivencia del amor está expresado como estrella 11.

El tono 8 del humano, que sería la TORMENTA 8, también se superpone sobre una de las columnas de hércules, exactamente sobre la estrella 5.
La integridad presente en la tormenta 8 forma parte del programa expresado por la semilla, siendo un portal de acceso al nuevo nacimiento.

En el noveno lugar estaría el SOL 9, que en el Tzolkin tipo también es un portal y está expresado por la estrella 12.
Las ondas 8, 9, 10, 11, 12 y 13 forman la doble columna de portales, que en sí expresan el rombo que hace referencia a la estrella, presente en el centro del Tzolkin, como lugar de conexión ascendente y espejo donde se encuentra a Dios.

En la onda encantada es lo que sucede después de haber entrado en la resonancia expresada por el tono 7 resonante, que da lugar al territorio de la ascensión que te lleva a la transcendencia. Eso es en la consideración de los 13 o agrupación de los sellos de trece en trece.
En la consideración de los sellos de veinte en veinte, expresa el lugar donde se encuentra el espejo, que te va a permitir acceder a lo expresado como castillo verde, que en este caso es solamente la puerta que favorece el nuevo nacimiento y te lleva hacia la segunda resonancia, que es la plenitud en lo verde. Es otro ritmo.

El ritmo del 13 te lleva a la transcendencia, pero en el ritmo de los 20 como agrupación de las 20 ondas se encuentra el territorio del castillo verde.
La transcendencia es una experiencia personal, pero el castillo verde ya es una experiencia grupal, donde en su momento de máxima iluminación los cuerpos son de luz.
El despertar del humano, como onda 8, se sitúa en el inicio.

COLUMNA 5:
La otra presencia evolutiva de la onda del humano es la que se sitúa como una expresión del tono 5 a través de su presencia en la columna 5, para los 9 primeros tonos de la onda.
La onda del humano, desde su propósito como humano 1 hasta su aparición como sol 9, transcurre en la quinta columna, encontrando también evolutivamente los contenidos expresados por el tono 5 en todas estas ondas.

Desde la onda 12 hasta la onda 20 (filas del Tzolkin evolutivo) el tono 5 se va a superponer con la presencia del humano en el Tzolkin tipo, expresando que hay una ayuda desde la columna 5 cuando el ser humano iluminativamente permite que florezca su programa como SEMILLA; cuando es voluntario como el propósito de la onda de la TIERRA; cuando actúa desde el amor incondicional expresado por la onda del PERRO; cuando ensueña desde la NOCHE; cuando expande su conciencia de GUERRERO; cuando actúa desde la emoción expresada por la LUNA que da sentido y origen a la realidad del castillo verde; cuando se relaciona amorosamente desde el VIENTO-corazón del cielo; cuando su visión es la del ÁGUILA que ve la estrella; y cuando se adentra en la ESTRELLA y reconoce a sus pares.

Onda del humano: la libertad y los pensamientos elevados

La onda del humano es la onda de la libertad y de los pensamientos elevados.

ONDA NÚMERO 8:
Es la onda número ocho, cuya equivalencia como sello ocho es la estrella, que es la armonía, pero también la ética, la estética, la belleza y sobre todo la sociedad celeste.
De modo que esos pensamientos elevados de colaboración y respeto son también pensamientos armónicos y bellos, pero sobre todo son pensamientos sociables, porque la estrella también significa el encuentro y la convivencia con las demás estrellas en el cielo.
Al ser la onda número ocho es el final del castillo blanco, formado por las ondas del caminante del cielo, enlazador de mundos, tormenta y humano.

TONOS EN LA ONDA:
El tono 2 indica cómo relacionarte con las demás personas (tono 2 onda humano), aparece como el caminante del cielo, pidiéndote que seas creativa en tu forma de relacionarte con las demás personas, que rompas con los estereotipos y explores nuevas realidades. Entonces, eso te transforma en una persona útil para la sociedad, para las personas que te rodean, porque liberas la magia (mago, tono 3), que es la realidad que hay más allá de la apariencia, lo cual haces como águila 4, buscando la maravilla en todo lo que sucede, liberando así una fuerza de quinta dimensión que expande la conciencia, guerrero 5, situándote como un voluntari@ alineado con el corazón del cielo.
Esa actitud es como una puerta que puedes abrir (tierra 6), que te sitúas como un espejo resonante, que quiere decir que estás liberando vivencias que permiten despertar a la conciencia, al devolverle a las personas que te rodean la divinidad que está dentro de cada uno de ellos. Esa imagen, desconocida para las personas que se ven sometidas a su propio juicio y al juicio de las demás, libera una fuerza de resurrección y milagros, que es la tormenta 8.
Esa liberación de la fuerza de la resurrección te llena de luz como sol 9, una luz con la cual puedes entrar en el inframundo, es decir, en el interior de todos los atrapamientos de las personas, todo lo que hace sufrir a la gente, y te instala en la perfección de la solidaridad y de la misión de la luz, expresada por el dragón 10.
Tu palabra, viento 11, entonces aparece como llena de luz, como espectral, y tu ensueño es en favor de todos, colaborando con todo lo existente y aportando prosperidad y bienestar a todas las personas. Entonces cumples tu misión, porque floreces, como semilla 13, cuyo oculto es la tierra 1. Ahí encuentras tu lugar de poder.
Última onda del segundo castillo
El humano, que aparece como cuarto lugar del segundo castillo, que es el castillo del agua, expresa cómo es la expansión del agua.
El humano es la expansión de la emoción y solo cuando da pleno contenido transcendente a su programa, es decir a sus dones innatos, es cuando se inicia el ascenso de la kundalini (onda serpiente, comienzo tercer castillo).

Dar pleno contenido y vivenciar qué significa la semilla 13 (tono 13 de la onda del humano) es lo que hace surgir en la conciencia y en la realidad activa, la realidad luz dentro del ser humano, de tal manera que cuando el humano se muestra como expansión en un nivel transcendente de la emoción y del agua, es cuando se inicia el tiempo real, que es lo expresado por el tercer castillo, castillo azul.
El tercer castillo muestra cuáles son las posibilidades y la realidad del humano. Está encuadrado entre la semilla 13, como transcendencia del humano y expansión del agua, y el guerrero 13, donde lo que sucede es la expansión de la conciencia.

La expansión que aparece como profecía con el humano, como anuncio de una realidad que va a encontrar cumplimiento, contiene como primer paso la expansión del agua.
La expansión del agua te introduce en el tiempo real, que es el tiempo donde se expande la conciencia.
Si no das espacio a la emoción, no puedes expandir la conciencia.

Onda evolutiva de la tormenta

Onda evolutiva de la tormenta:

La onda de la tormenta, al ser la séptima onda, evolutivamente se va a situar en la séptima fila, donde está la MANO.Cuando comparamos el propósito de esta onda, tormenta 1, que está en la cuadrícula 79 en el Tzolkin tipo, con el kin que aparece en esa misma posición (cuadrícula 79) en el Tzolkin de las ondas, encontramos en ese lugar el ESPEJO 4 de la onda del águila.
Esto significa que la transformación es evolutiva cuando se hace desde la ley del amor o in lak’ech. Cuando miras la realidad, cualquier cosa que te suceda desde los ojos del amor, produce un momento evolutivo.
El propósito de la tormenta 1 es evolutivo asociado a la ley del amor del espejo actuando desde la visión del águila. Claro, la visión amorosa del águila es incompatible con una mirada desde el miedo, desde el juicio o desde el beneficio propio como forma de huir del miedo. De modo que hay una forma de mirar en el propósito de la tormenta que es evolutiva.

A su vez, el kin tormenta 1 se va a posicionar sobre el kin 7 para dar inicio en el Tzolkin de las ondas a la horizontal 7, que contiene a la tormenta como onda. Esto nos va a dar el otro valor evolutivo de las grandes transformaciones que expresa la tormenta, y es lo que representa la MANO 7, que es la forma en que es canalizado, tono 7, el propósito de la onda que es el dragón, o sea la solidaridad.
Lo que hace evolutiva la capacidad de producir grandes transformaciones es ser mirada con los ojos de la ley del amor, o sea del “tú eres otro yo”, y canalizar la solidaridad expresada por el dragón, que es ni más ni menos “luz cumpliendo una misión”.
Cuando actúas solidariamente para que la luz pueda cumplir su misión, produces instantáneamente transformaciones evolutivas, por lo que estás en la tormenta.

La mano 7 nos permite encontrar aún un acceso evolutivo. Sabemos que la mano es el venado azul, que también colabora activamente con la ley del amor a través del reconocimiento de las faltas contra el amor, ya que solo pueden caminar por la sierra madre –gracias caminantes de la sierra madre, gracias humildes maestros del venado azul, gracias, perdón y bendiciones- aquellos que han reconocido su abuso sobre el otro, o sea su falta de amor en hechos concretos y no como un bla bla bla más. Ese reconocimiento es iluminativo. Gracias pacíficos maestros de lo sagrado.
En la onda de la tormenta encontramos esas dos grandes ayudas para reconocer qué es evolutivo.

EVOLUTIVOS DEL MONO 13:
En el nivel transcendente, la onda nos va a llevar hasta el mono, el nuevo nacimiento, ya que la tormenta termina en el mono 13, que es justo una de esas filas que hemos encontrado como resonantes, es decir, capaces de producir un nuevo nacimiento.
La resonancia es una repetición del sonido, que se hace como sinónimo de la vida; es una renovación de la vida y de eso es de lo que habla el nuevo nacimiento.

Los evolutivos del mono 13 son la MANO 13, donde vemos que la actitud presente en la mano y su traducción en los contenidos del venado azul van a ser transcendentes, y el ÁGUILA 5, justamente la visión que antes aparecía asociada al espejo.
El águila 5 da fuerza al mono 1 en la columna resonante.

De esta manera encontramos que tanto el propósito como la transcendencia de esta onda están asociadas al nuevo nacimiento, cuando se les deja participar a los contenidos del venado azul, o sea de la mano, y a la visión amorosa del águila y del espejo.

ONDA DE LA TORMENTA: Del 27 de abril al 9 de mayo. Transformaciones repentinas y sanadoras

ONDA DE LA TORMENTA: Del 27 de abril al 9 de mayo

La energía de los cambios sanadores (onda tormenta) va siempre asociada, en una forma que no se ve (onda oculta) a la energía del amor incondicional (perro).
Según avanzamos desarrollando ese amor incondicional, se van produciendo sanaciones, a menudo repentinas, en nosotros y en otras personas, hasta llegar a alcanzar la sabiduría del espíritu, en su vertiente comunicadora (viento, tono 13), y la alegría (mono, tono 13 en la onda oculta).
Las transformaciones y los cambios, por lo tanto, no tienen que implicar un camino de sufrimiento y dolor, sino que van dirigidos a alcanzar la alegría, el juego y la inocencia.

La onda de la tormenta es la onda de las transformaciones repentinas y sanadoras.
Partiendo de una dinámica de cambios bruscos, regeneraciones y auto-sanación, estamos caminando hacia la alegría y el juego. La sanación nos ayudará a encontrar la alegría (tono 9 da fuerza al 13).
Aquí nos desafía precisamente lo que nos libera en la onda oculta: la elevación de conciencia, fusión e iluminación. Para crecer, tendremos que “rendirnos”, en su concepción más positiva, ante la luz.
El servicio a los demás es nutrir y proteger (dragón, tono 3).
Para realizar esos cambios sanadores, esta onda nos recomienda utilizar la comunicación y la palabra, siempre desde el espíritu (viento, tono 4).
La fuerza la podemos obtener visualizando la abundancia, en este caso concreto creando y creyendo en las sanaciones repentinas, en los milagros (noche, tono 5).
Para liberarnos y descargar tensiones, es importante la limpieza de las emociones (luna, tono 11).

La tormenta es la onda séptima, expresando los contenidos del tono 7 resonante.

La tormenta se asocia a grandes transformaciones, a reinventarse y a resucitar. Eso no quiere decir que todas las grandes transformaciones sean evolutivas. Las múltiples transformaciones pueden ser simplemente la forma en que actúa un estafador, que cambia de nombre y de aspecto para no ser reconocido y conseguir sus logros depredadores. Además, en ocasiones las grandes transformaciones son ocurrencias desastrosas.
Una gran transformación puede ser encontrar un entorno maravilloso y urbanizarlo para venderlo y así hacerte rico, despreciando la flora, la fauna y la belleza majestuosa de la madre tierra en aquel entorno.
Sin embargo, encontrar el valor evolutivo, es decir, aquello que te permite acceder al encuentro de tu alma, es importante.

Onda evolutiva del enlazador de mundos

ONDA EVOLUTIVA DEL ENLAZADOR DE MUNDOS:

Cuando sitúas la onda del enlazador en el Tzolkin de ondas, aparece en el sexto lugar, es decir, los 13 tonos de la onda del enlazador se superponen con las 13 formas en que aparece el enlazador. De esta manera el enlazador es como un diccionario, o sea una traducción.
Podemos encontrar los 13 tonos de la onda encantada traducidos, pero de cualquier onda encantada, bajo la forma del enlazador, en las 13 formas en que aparece.
La luz toma una forma para cumplir una misión y eso es el dragón, pero el enlazador es la segunda formulación de esa luz que ha tomado una forma para cumplir una misión. Por eso las 13 formas del enlazador, asociado numéricamente a los 13 tonos, también son una expresión de la luz cumpliendo una misión.

El enlazador 6 es la PRIMERA forma del enlazador, por lo que en el propósito del enlazador, enlazador 1, siempre subyace su característica de 6, que es una puerta por su referencia a la columna 6, asociada a las columnas de Hércules y puerta a la inmortalidad.

La SEGUNDA vez que aparece el enlazador es como enlazador 13 y se superpone al segundo tono de la onda del enlazador, que es la mano 2.
De esta manera, el enlazador asocia el tono 2 a la transcendencia, pero también a la mano. En ese sentido unimos, con alguno de los cien ojos con que se debe considerar el Tzolkin, la presencia de nuestros amados peregrinos de la sierra madre, redimiendo sus ofensas al amor como expresión del arquetipo humano, es decir, haciendo un acto sagrado del juicio de Osiris en favor de toda la humanidad. La mano azul siempre nos trae a la presencia el venado azul, y en concreto la mano 2 es el venado azul como otro, es decir, todo lo que tú puedes hacer por el otro sin esperar recompensa en esta dimensión, solamente por reconocer lo sagrado en el otro.

La TERCERA vez que aparece el enlazador, que como 3 hace referencia a la misión, es como enlazador 7. En esa resonancia aparecen los contenidos de la estrella 3, o sea, la sociedad celeste.
La tercera presentación de la onda del enlazador es la estrella 3 y se superpone sobre el enlazador 7.

La CUARTA forma, que es la que va a decir el “cómo”, o sea cómo ser puerta, aparece adoptando el propósito de enlazar, enlazador 1. Cuando tu propósito es ser enlazador estás creando una puerta, estás abriendo una puerta a la inmortalidad del otro. Si esa es tu decisión, el suceso vendrá después, desde dimensiones superiores, porque tú solamente necesitas abrir la puerta.
Lo que se superpone con el enlazador 1 como cuarta expresión del enlazador, es la luna 4 y aporta la emoción expresada por la luna, como expresión del “cómo” ser enlazador. De modo que el enlazador 1 es una expresión de la emoción.

La QUINTA vez que aparece el enlazador, correspondiendo al tono 5 de la onda del enlazador, que es lo que va a dar fuerza a ese propósito, está expresado con un tono 8, enlazador 8, que es la integridad en el propósito. Da igual tu debilidad personal, porque no es una cuestión de voluntad, sino que es algo que sucede en el corazón, esa alineación desde tu corazón con el corazón del cielo.
El tono 8 es una puerta, porque corresponde a la columna 8, que también es una de las columnas de Hércules. Lo que aparece ahí es un programa o diseño realizado en el corazón de la realidad Dios.
Si la integridad es ser tú mismo, la realidad que está dentro de ti es la semejanza de Dios, y lo que te aleja de esa semejanza de Dios es justamente lo que te hace pesar en el juicio de Osiris, que es el odio, el miedo, la envidia, etc., y lo que te devuelve a esa integridad es el amor. Por eso, es lo que da fuerza al propósito como expresión del tono 5.
La quinta expresión del enlazador es el enlazador 8, de la onda de la tormenta, que es una de las expresiones de Huracán, y en la onda del enlazador es el perro 5.
De modo que el enlazador 8, que da fuerza al propósito, también es traducido por el perro 5; es como decir que el amor incondicional siempre va a dar fuerza al propósito enlazador.

La SEXTA presencia del enlazador es con el tono 2, enlazador 2, y ahí vemos cómo el dos y el seis van unidos, donde el 6 es una de las columnas de Hércules. Está asociado con el mono 6, conteniendo esa puerta, que también está presente en el enlazador, una referencia al osar.
El mono, además de ser una forma del dragón, también es una forma del enlazador (familia Cardinal).
El mono 6 como sexto tono de la onda del enlazador también se va a situar en la sexta columna de Hércules.

La SÉPTIMA formulación del enlazador es el enlazador 9, que es una forma resonante del enlazador, ya que es la forma en que aparece en la columna resonante impulsando hacia la transcendencia. Sobre este enlazador 9 se superpone el humano 7, que es el séptimo tono de la onda del enlazador.

En el enlazador 3, que es la OCTAVA vez que aparece el enlazador, se unen los contenidos del servicio, desde la onda de la semilla, y de la integridad, justamente con el caminante del cielo 8. La integridad del caminante del cielo se superpone sobre el enlazador 3 de la onda de la semilla.

En la columna 9, es decir la NOVENA presentación del enlazador, está el enlazador 10, que es la forma donde se expresa la perfección y el amor incondicional del voluntario, ya que es el tono 10 de la onda de la tierra, y se superpone en esa expresión de amor incondicional del voluntario con el mago 9. Esa expresión del amor incondicional del voluntario que aparece en la novena presentación del enlazador, en la onda del enlazador aparece como mago 9.

Pero en la DÉCIMA presentación del enlazador lo que se ve es el enlazador 4 de la onda de la noche. La décima forma en la columna que expresa justamente el amor incondicional, es con el tono 4 de la onda de la noche que expresa el ensueño, es decir aparece con algo que significa “cómo”. El enlazador 4 es el enlazador que actúa como la noche, y aparece como el águila 10, o sea como una forma de enlazar las cosas a través de la visión amorosa. La visión amorosa de la realidad es una forma enlazadora perfecta.

El enlazador 11 es la DECIMOPRIMERA vez que aparece el enlazador. Hay un gozo en esa forma oculta de cumplir tu misión con respecto al otro, propia del enlazador, que no olvidemos es una expresión de la solidaridad del dragón, pero también de la alegría y desinhibición del mono. También es como la luna, ya que la luna 4 es similar al enlazador 1. La traducción del enlazador 11, como decimoprimer lugar de la onda del enlazador, es el guerrero 11. También hay una expansión de la conciencia gozosa en ser enlazador.

La DÉCIMOSEGUNDA forma en que aparece el enlazador es como enlazador 5, dándole fuerza al viento, y siendo traducido por la tierra 12, o sea ese voluntario en favor de todo lo existente.

Precisamente el enlazador 12, en favor de todo lo existente, aparece en DÉCIMOTERCERA posición. El enlazador 12 se sitúa en la columna 13 y contiene una forma de colaborar con todo lo existente desde la onda del águila, es decir a través de la forma de mirar, a través del ver. Hay un ver amoroso que es transcendente. El tono 13 de la onda es el espejo 13.

Columna 4
La otra forma en que aparece la onda del enlazador es precisamente en la CUARTA COLUMNA. Todos los tonos 4 que van desde la onda 6 hasta la onda 18 expresan la onda del enlazador. Así, el enlazador está asociado al cómo. Hay una manera de ser, una manera de actuar que es enlazadora.
Pero también está haciendo referencia a que esa manera de actuar que expresa el tono 4, se sustenta sobre los otros contenidos del cuatro, que son la semilla (sello 4) como programa y el sol (onda 4) como iluminación.
Hay una manera de ser que traduce un diseño, pero lo que contiene es la luz. Y algo así es lo que encontramos en la autoexistencia.

En esta dimensión en que nos encontramos tenemos una conexión en el interior que nos conecta con dimensiones superiores.
El desapego es una puerta a esa conexión.

ONDA DEL ENLAZADOR DE MUNDOS: Del 14 al 26 de abril

ONDA DEL ENLAZADOR DE MUNDOS: Del 14 al 26 de abril

La onda del enlazador es la segunda onda del segundo castillo, o dicho de otro modo es la onda 2 del castillo 2, y como no puede ser menos viene expresada por el segundo color que es el blanco.
Si el dos hace una referencia al otro, esta onda contiene al menos por triplicado esa referencia. Por ese motivo la persona no puede ser ego, yo, sino “otro”, y de esa manera descubre su química, que es de unión, de enlazar y de tender puentes y conexiones con el otro.

No es el atrapamiento del otro, como vemos que está hoy tan de moda y tan de manifiesto. La publicidad trata de atrapar al otro pero para vaciar sus bolsillos; la política trata de atrapar al otro, también para vaciar sus bolsillos, endiosando a sus líderes; y cierto tipo de sexualidad trata de convertir al otro en una cosa.
Pero el enlazador lo que expresa es la solidaridad y el desapego. Expresa la solidaridad porque pertenece a la familia del dragón, es decir, es luz procedente de dimensiones superiores que entra en la forma para cumplir una misión.
El enlazador también es el dos del dragón, por lo que es la onda dos del castillo dos, apareciendo con el color 2 blanco, pero también es el dos del dragón.

El enlazador presenta un simbolismo complejo, y por lo tanto más necesario de atención, porque hay un misterio y un regalo en ello. El enlazador es la segunda forma en que aparece el dragón (familia cardinal), que es la luz cumpliendo una misión, que toma forma, como explica el Bosón de Higgs.
Lo primero que hace la luz, el fotón, es transformarse en materia en el Bosón, y decimos que eso lo hace cumpliendo una misión, desde esa energía que se ocupa de todos, que inicia, instruye, nutre y se interesa por todos los seres.

Pero ese mismo dragón que es el Bosón de Higgs, visto desde otro ángulo aparece como un enlazador, como algo que une. Es importante encontrar en la luz el significado de unir, porque cada vez que tu conciencia recibe un extra de luz, se siente más unido a todas las personas.
La iluminación no te hace ver como malvadas a las demás personas ni despierta energías destructivas, sino que, al contrario, refuerza tu conexión con las demás personas y con la realidad en cualquier forma en que aparezca, porque aumenta tu capacidad de amar.
La iluminación activa lo que te une, despertando las neuronas espejo y la empatía. La iluminación te hace amar y no destruir.

Por un lado, hay una fuerza en la sociedad que impulsa frenéticamente a construir y fabricar cosas para que se deterioren y se rompan, o para que “pasen de moda”, de forma que sea necesario fabricar y comprar otra cosa nueva.
Por otro lado, hay otra corriente que se encamina hacia el reciclado, la conservación y la sanación, y hacia la modificación de la forma de vivir y la ampliación de la conciencia como forma de sanarte.

En la primera versión, la de fabricar y romper para consumir, el cuerpo se trata como robot y entonces parece que el ideal no es sanar sino, a través de operaciones, poner prótesis y dispositivos.
Parece entonces que vamos en dos direcciones. Aquí vemos que la libertad y el ser humano están asociados a la luz cumpliendo una misión de manera enlazadora, uniendo, no deshaciéndote.

Podríamos pensar que el enlazador, que también significa la muerte y el desapego, te invita no a unir sino a deshacerte de las cosas, pero si miramos la onda del enlazador, que es la forma blanca del dragón, es decir la forma emocional y amorosa del dragón, vemos que lo primero que propone es la MANO (tono 2 onda enlazador), que es la impecabilidad de la acción, la sanación y, muy importante, el reconocimiento de en qué momentos actúas en contra del amor. Es decir, se sitúa en un plano emocional, no físico.

El tercer elemento es la ESTRELLA, reforzando lo que te une a las demás personas, que en definitiva es la luz y por tanto esa iluminación que te permite amar a todas las personas.
En cuarto lugar aparece la LUNA, que es la emoción y el agua. Y en quinto lugar lo que le da fuerza es el amor incondicional del PERRO. Consecuentemente no vemos nada que contenga la idea de deshacerte de nada ni de nadie, ni de trozos de tu cuerpo, sino al contrario, de lo que habla esta onda es de luz y amor.

En sexto lugar, como puerta, está la alegría y la recuperación de la inocencia (MONO), y en séptimo lugar, como canalización, está la libertad (HUMANO). En octavo lugar está la integridad del CAMINANTE DEL CIELO y en noveno lugar, dándole también fuerza para llegar a la transcendencia, vemos al MAGO, que también es una consideración amorosa de la realidad.
En décimo lugar, como perfección, está la visión de la maravilla del ÁGUILA, y en el lugar once, como liberación de luz, vemos la expansión de la conciencia del GUERRERO.
Como 12 está la TIERRA, con esa alineación con el corazón del cielo que te convierte en un voluntario; un voluntario para vivir la vida tal y como aparece, porque reconoces que el orden está sustentado desde dimensiones superiores.
Y como 13 te sitúas en el ESPEJO. Aquí la espada no es el bisturí que quita las arrugas, sino que el espejo y el cuchillo de obsidiana es la ley del amor, el in lak’ech, es decir, lo que te une a todo.

Onda evolutiva del Caminante del Cielo: la apertura a la conciencia, la kundalini y el servicio

ONDA EVOLUTIVA DEL CAMINANTE DEL CIELO:

Cuando colocamos la onda del caminante del cielo en el Tzolkin de ondas, se superpone sobre los sellos de la serpiente en la quinta fila.
De esta manera vemos que cualquier traducción desde el punto de vista evolutivo de los contenidos de la onda del caminante del cielo, precisa la presencia consciente de los contenidos de la luz interior, o sea de la kundalini.
Independientemente del valor nominal del sello, todos los sellos que componen la onda del caminante del cielo son una expresión de la kundalini.

Pero al mismo tiempo, la onda del caminante del cielo transcurre enlazando la tercera y la cuarta columna, de tal modo que también precisa evolutivamente de la consideración de los significados del tono 3 como servicio para sus 8 primeros sellos, que son los que se encuentran en la tercera columna, y del contenido práctico del cómo lograr el propósito para los 6 restantes.
De esta manera el caminante del cielo, además de su expresión del día verde (familia señal o del día verde) y de todos los contenidos asociados a lo celeste y lo angélico, precisa la apertura a la conciencia, a la kundalini y al servicio, y también algo relacionado con la manera de vivir como forma de cumplir un propósito.

COLUMNAS 3 Y 4:
La onda del caminante del cielo enlaza las columnas 3 y 4. Como sincronía, aparecen varios sellos repetidos con los tonos 3 y 4, expresando las características que es necesario reconocer en esta onda.
La onda del caminante del cielo situada sobre el Tzolkin de ondas contiene la semilla 3 y la semilla 4, el perro 3 y el perro 4, y la tierra 3 y la tierra 4. Es decir que el servicio y el cómo realizarlo están en el programa, necesitando del amor incondicional y siendo una vivencia abierta al voluntario.

Cualquiera puede ser voluntario para ser un caminante del cielo. De hecho esa es la invitación del Tzolkin en su primera onda. Eso está favorecido desde el programa, siendo la actitud emocional la del amor incondicional.

LA FILA DE LA SERPIENTE:
Si la Tierra es el cielo, y qué otra cosa puede ser un cuerpo celeste, lo que impide que además de serlo lo parezca está en la conciencia de los seres humanos, que es a quienes les parece una cosa u otra. Claro que ese “parecimiento” o conciencia se va a traducir en actitudes, y las actitudes en hechos o formas de vivir. Es decir, según sea la actitud de una persona como expresión de sus contenidos internos, la Tierra va a ser el cielo o el no-cielo.

Hay algunas personas, o quizás sea una sola, que creen que hay serpientes volando por los aires de la Tierra, o quizás sea una sola la serpiente que parecen creer que vuela.
Pero si hay serpientes que vuelan y tú no, no hay serpiente voladora en aquella Tierra que eres tú, por bonito que lo pintes.
Todas las personas viven, como voluntarios o sin apercibirse, aquello que expresa el Tzolkin como SERPIENTE, porque es su luz, y su luz es su energía vital.
Si la persona reconoce su luz hablamos de luz, pero si no, hablamos de energía vital. Sin embargo, todas las personas lo tienen y lo son.

Onda del Caminante del Cielo: del 1 al 13 de abril

ONDA DEL CAMINANTE DEL CIELO

La onda del caminante del cielo lleva a la serpiente (tono 13). Esto quiere decir que una persona avanzando en la eliminación de los límites y restricciones mentales, aumenta su energía corporal y fuerza vital.
En esta onda, la liberación (tono 11) se consigue mediante la noche: cuando visualizas y dejas a tu intuición que te sugiera imágenes, recibes abundancia.
La perfección llega con el viento (tono 10): permitir al espíritu que se expanda lleva a tener buena salud y energía. Esta comunicación (viento) está guiada por el amor incondicional (el guía del viento en esta onda es el perro)
El sello que da fuerza al caminante del cielo es la tierra (tono 5), por lo que la alineación ayuda a superar los límites, incluyendo los mentales.

En la onda del Caminante del cielo se encuentra la Tormenta 7, que es la energía del año maya 2012.
La Tormenta resonante canaliza al Caminante del cielo, y el Caminante trae el cielo a la Tierra. El Caminante favorece experiencias gozosas, o sea celestes, sin referencia a los valores del depredador.
La frontera dimensional se acerca. Es el momento de experimentar el gozo y el disfrute que te ofrece la vida sin tener que comprarlo.
Disfrutar y compartir. Encontrar y generar espacios de encuentro y de colaboración sin ánimo de lucro. Encontrar más allá del disfrute del dinero, de las marcas, de las cadenas comerciales que por algo se llaman cadenas, el disfrute de las emociones de la creatividad y de la solidaridad.
La Tormenta resonante canaliza al Caminante del cielo, y es por ese motivo por el que te propone experiencias que no son producidas por el dinero, la publicidad o las sugerencias de parecer alguien importante.

En el tono 4 de esta onda aparece el Guerrero. El Guerrero, que es la expansión de la conciencia, ayuda al Caminante del cielo a vivir esa plenitud que posee, de manera que parte de la tarea evolutiva del Caminante del cielo sea expandir la conciencia.

Onda evolutiva del sol

Onda evolutiva del sol:

La onda del sol, en el Tzolkin de las ondas o Tzolkin evolutivo, ocupa la cuarta fila, que es la ocupada por la semilla en el Tzolkin tipo, y también la columna 3 excepto el propósito, que está todavía en la segunda.

CUARTA FILA: LA SEMILLA
La onda del sol se asienta sobre la fila cuarta, es decir sobre los sellos de la semilla.
Si consideramos los valores asignados al 4, en el sol aparece algo relacionado con la autoexistencia, informando de cómo en el interior de cada persona es donde se encuentra la vida en su forma más viva, expandiéndose hacia fuera desde ese núcleo central. Es decir, el concepto de autoexistencia está presente en toda la información que transmite el sol. Vemos las cosas desde fuera, y sin embargo lo más transcendente está en el interior.
En el interior, en una realidad no visible inmediatamente, sucede el desarrollo de la vida en la dimensión del ser siendo, que es la dimensión Dios.

Hay un programa desde un designio celeste o divino hacia la plenitud de la iluminación.

COLUMNA 3
Otra de las coordenadas que va a transmitir el sol es el concepto de servicio, que está asociado al tono 3. El sol representa los tonos 3 de las 12 primeras ondas, es decir, todo lo que podría ser considerado como camino hacia la transcendencia.
Las doce primeras ondas o manifestaciones de la posibilidad, vividas desde el servicio, son iluminativas y te llevan hacia una transcendencia iluminativa, también con una característica humana, puesto que el 12 hace una referencia al ser humano.

Sin embargo el tono 1 y propósito de la onda se encuentra en la columna 2. Se trata de un regalo y también de un desafío. La iluminación puede aparecer como un desafío, pero en realidad es un regalo.

Onda del Sol: del 19 al 31 de marzo

LA ONDA DEL SOL: 19 al 31 de marzo

En esta onda, el propósito es la iluminación, de uno mismo y de los demás, y para ello el desafío (dragón) está en ser solidario, nutrir a la gente, proteger, cuidar con energía maternal.
El servicio hacia los demás se realiza a través de la comunicación, desde el espíritu (viento).
La forma de conseguir la iluminación es visualizar la abundancia y crear situaciones positivas (noche).
Da fuerza en esta onda el encontrar la esencia de uno mismo, mostrándose como es, y sembrando en el momento oportuno, sin hacer más de lo necesario (semilla).
Para colaborar con la humanidad, hay que recuperar el niño que está en uno mismo, mostrando alegría e inocencia (mono).
Y así se camina hacia la libertad (humano, tono 13), manifestándose en toda su esencia el ser humano.

INTERPRETACIÓN
La onda del sol es la cuarta onda del primer castillo. Cada castillo empieza con una onda de color rojo y la cuarta onda está reservada al color amarillo, que es la forma expandida. El color rojo significa la configuración material y el color amarillo es la forma expandida.
Así, el primer castillo nos dice que la materia está compuesta de solidaridad y luz cumpliendo una misión (dragón). Pero la forma expandida de la materia aparece expresada por la onda del sol, es decir, la forma expandida de la materia es luz.
Esta configuración nos hace considerar la materia bajo otro ángulo, no inerte y tonta, sino sabia y amorosa, cumpliendo una misión para que tu despiertes a la luz.

En el tono 7 de la onda encontramos al enlazador. El tono 7 expresa la resonancia y la canalización, y nos sitúa en que la materia, que en forma expandida es la luz, es resonante a través de su vibración enlazadora.
La materia enlaza, da un soporte a las personas y las permite encontrarse. El contenido que asociamos al enlazador es el desapego. Deshacerse del ego aumenta tu resonancia y libera al águila (el águila 7 es el oculto del enlazador 7).

La forma transcendente del sol, de la luz, es la libertad expresada por el humano 13, pero en el centro se encuentra esa resonancia que se abre de manera enlazadora hacia los demás, soltando el ego para liberar al águila que ve la maravilla.

Encontramos a la estrella, con los contenidos de armonía, belleza, estética y ética, como algo que da fuerza a esa transcendencia de la libertad, que es similar a hablar de luz transcendente.

También encontramos en la onda del sol una invitación al reconocimiento de las emociones. La luna en tono 10 indica la perfección. Te conecta desde la incondicionalidad con la emoción.
Cuando conectas con tu emoción te sitúas en la vibración del castillo verde, ya que la onda del sol y la onda de la luna, que es la primera del castillo verde, trabajan en conjunto.
El castillo verde precisa de tu iluminación, porque es una realidad visible con los ojos del alma.

Esta emoción que te introduce al castillo verde desde la incondicionalidad, te conecta con el núcleo central que está expresado por el antípoda. El antípoda del sol es el perro, de modo que el perro 11 te muestra cómo estás emitiendo luz. Y desde esa situación de amor incondicional que expresa el perro 11, puedes despertar al niño para poder colaborar con la humanidad desde la inocencia y la alegría, y entrar en la transcendencia, humano 13.

La onda del sol, cuando llega su transcendencia, te introduce en el caminante del cielo, dando origen al segundo castillo.