1 junio 2018: Para elevar la energía vital no sirve mantener una inercia o repetir rutinas. Hay que explorar opciones, para acceder a otra forma de vivir la realidad

1 junio 2018. MAGO Planetario 10. Onda de la Serpiente. Águila 6 y Luna 7 en el Tzolkin evolutivo. Nawal 3 Estrella.

Para elevar la energía vital (onda serpiente) no sirve mantener una inercia o repetir rutinas. Hay que explorar otras opciones (caminante, día de ayer), para acceder a otra forma de vivir la realidad (mago), más allá de lo habitual, de lo conocido, de lo material.
El cuerpo también necesita nutrirse energéticamente, no solo del olor, sabor o apariencia de los alimentos. Hay otras realidades donde la luz alimenta y eleva la energía, donde el éxtasis renueva los tejidos, donde la alegría es renovadora.

Es el momento de atravesar las puertas que en estos momentos están abiertas, accesibles y cercanas a nosotros (columna de portales).
Gracias. Bendiciones.

14 septiembre 2017: Es un día para sentir, para acercarse a lo emocional y espiritual, empatizando con lo que nos rodea

14 septiembre 2017. MAGO Planetario 10. Onda de la Serpiente. Águila 6 y Luna 7 en el Tzolkin evolutivo. Nawal 3 estrella.

Para elevar la energía vital (onda de la serpiente), de forma máxima y amorosa (tono 10), el Tzolkin propone acceder más allá de lo aparente (mago).
También al cuerpo se le nutre con vibración y energía. Por ejemplo, la meditación, el reiki o las constelaciones familiares actúan a otros niveles, conjugando lo físico con lo espiritual.
En otro ámbito, más allá del sabor de los alimentos, está el aporte nutricional, la facilidad de digestión y las necesidades y particularidades de cada persona.

Si avanzamos más allá de lo aparente podemos encontrar otras realidades o formas de vivir la vida. A la quinta dimensión no se llega repitiendo lo que ya sabemos, sino superando y accediendo a lo nuevo, que no siempre se percibe con los sentidos tradicionales.

Es un día para sentir, para acercarse a lo emocional y espiritual (color blanco), empatizando con lo que nos rodea.

Gracias. Bendiciones.

28 diciembre 2016. La serpiente levanta la cabeza y se dispone a volar

28 diciembre 2016. MAGO Planetario 10. Águila 6 y Luna 7 en el Tzolkin evolutivo. Nawal 3 Qanil

En este día el tzolkin nos propone ser magos, creando realidad en relación a nuestro cuerpo, a lo más físico y a lo material. Podemos hacerlo de manera amorosa y en grado máximo (tono 10), sanando desde el interior todo aquello que esté en lo oculto (mano, sello oculto), tapado pero latente.
Lo físico está yendo al encuentro de lo espiritual, o quizá sea en la dirección inversa, o en ambas, y los dos se estén encontrando para crear la nueva realidad.
En cualquier caso se trata de un encuentro amoroso, donde ambos se integran y conviven.

De forma paralela, la kundalini de la tierra está desplazándose y elevando su vibración para conectar con lo espiritual. La serpiente levanta la cabeza y se dispone a volar (serpiente emplumada, Quetzalcóatl, Kukulcán).

Gracias y perdón

12 de abril. Segunda oportunidad en el año maya para recuperar nuestro cuerpo luminoso

río s
12 de abril. MAGO Planetario 10. Águila 6 y Luna 7 en el Tzolkin evolutivo.

Estamos ante la segunda vez que aparece el mago 10 en este año maya que lleva su energía. Han pasado por lo tanto 260 días o un Tzolkin desde el 26 de julio de 2015.
Es una segunda oportunidad para aprovechar esta energía amorosa, recuperando nuestro cuerpo luminoso (onda serpiente). El mago nos enseña y dirige de forma amorosa.

¿Somos conscientes de nuestra luz?, ¿de cómo nuestra energía vital está elevándose?
Nuestros guías nos sostienen, apoyan y acompañan, fortaleciendo el vínculo espiritual, pero somos nosotros los que materializamos y concretamos las transformaciones.

De forma evolutiva, este día y en general todo este año maya se abre ante nosotros una puerta hacia el amor incondicional. La visión y el ensueño se activan, permitiendo atraer emociones elevadas.

Gracias por expresar el amor.
In lak’ech. Yo soy otro tú.

En el mago 10, tanto el mago (sello 14) como el perro (onda 14) son accesos directos a la realidad no visible

Aquello que está expresado en el código Tzolkin como el dragón y el sol traduce la experiencia diaria de todos los seres humanos, donde hay una alternancia entre el día, que es donde está presente el sol aportando su luz, iluminando el espacio y conteniendo también el tiempo, y la noche, donde el sol también está, solo que fuera de nuestra experiencia visual, es decir, se ha desplazado a otro espacio vital y ya no ilumina el lugar donde estamos. El sol sigue estando, solo que fuera de nuestra visión, porque está al otro lado de la parte de la tierra donde estamos.

Es una experiencia que constituye los días de cada persona: hay luz, no hay luz. Cuando hay luz le llamamos día, que es cuando está el sol, y cuando no hay luz le llamamos noche.
Pero en la traducción al código Tzolkin la experiencia de cuando hay luz y podemos ver las cosas corresponde al dragón. El día es el dragón y el sol corresponde a lo contrario de lo que se ve, anunciando que hay una realidad más allá de lo que se ve.
Esa realidad más allá de lo que se ve, que es la realidad profunda de las cosas, que no es la superficie y lo que se ve de las cosas, es accesible al mago.
De modo que podemos decir que el día, más allá de la realidad aparente, es accesible al mago.

Esto lo decimos porque el código Tzolkin maneja 20 sellos, que llevan un orden, siendo la forma en que el día, como expresión de cuando la luz permite ver la superficie de las cosas, transita, se dirige o abre un camino a este lugar donde se va el sol cuando no lo vemos.
Es decir, el camino va desde la superficie de las cosas a la realidad profunda.
Los 13 primeros sellos sacan su raíz y su fuerza del dragón, expresando esa realidad visible. A partir del sello 14 se abre una nueva experiencia o nivel, iniciado con el mago y denominado la onda del mago, pero que es solo una fracción o parte de la experiencia que expresan los 20 sellos.
En esa porción o parte es donde también se encuentra el sol como final. El mago inicia una nueva serie de 13 y al llegar al 7 es donde se encuentra el sol, con los contenidos del 7, de canalizar, permitir el descenso y abrir ese canal.

Aunque la onda continúa en una segunda aparición de varios sellos, termina la presentación de los 20 sellos, apareciendo dos niveles, uno que va del 1 al 13 y otro del 14 al 20.
Es la presentación de los 20 sellos, y luego empiezan repeticiones o nuevas secuenciaciones con nuevos contenidos.

La experiencia que se inicia en el sello 14 del mago es la que encuentra al sol, que es aquello que está en lo que en la visión normal aparece como no visible y oscuro.
Esto es especialmente importante en estos momentos, porque el año que transitamos y en el que estamos moviéndonos es un año mago en tono 10.

La posición 14, cuando lo que desplegamos ya no son los 20 sellos sino las 20 ondas, que es el Tzolkin completo, expresa la onda del amor incondicional del perro, que como sello es el 10. Consecuentemente el perro como onda también es una de las formas en que en el código Tzolkin se expresa la posibilidad de acceso, el lugar desde donde se inicia el acceso a esa realidad que es luz pero que parece invisible.

Lo que hace invisible esa realidad es la forma. Es una realidad oculta, debajo o más allá de la forma de las cosas y de la apariencia. La apariencia es como un velo y el entrar en ese velo viene expresado desde el 14.
El mago, como sello, que es el año donde estamos, y el amor incondicional como onda, que como expresión y trabajo grupal requiere el amor incondicional.
Pero el perro como sello es un 10. De esta manera vemos que en el mago 10 están presentes el 14, el mago, y el 10, el perro.

Hay un momento donde se une la conciencia del mago y la acción del amor incondicional. Traduce el momento presente, siendo tanto el mago como el perro accesos directos a esa iluminación y la entrada a la realidad no visible en el mundo de la apariencia pero visible en la iluminación.

El surgimiento de la conciencia es el nacimiento que te permite entrar en otra dimensión, cuando el mago 10 se transforma en la tormenta 11

Hoces con ermita small

En este transcurso en que nos situamos tiene tanto interés saber dónde estamos como hacia dónde nos dirigimos. Por eso encuentra una cierta relevancia saber que el mago 10 se dirige hacia su consumación transformándose en tormenta 11.
Hay un determinado escenario de la realidad donde es importante empezar a percatarte de dónde estás y qué haces aquí, porque eso supone un despertar de la conciencia.

En lo que denominamos tercera dimensión, tú estás en un sitio y haces cosas, en parte porque te han enseñado y en parte porque te han obligado o por no ser diferente, normalmente por una razón reactiva.
En ese escenario empieza a surgir la conciencia cuando te preguntas “qué sentido tiene”, y “para qué lo hago, esto qué significa”. Entonces, habilitas la respuesta vivencial que es la conciencia.
Por eso las vivencias experienciales despiertan la conciencia. En el Tzolkin está expresado con el color azul y da origen a un nuevo nacimiento.

En esa dimensión encuentras que las personas hacen cosas olvidándose de que están unidas, pero cuando reconocen y trabajan para el “tú eres otro yo” hay un incremento de la energía y de la felicidad. Sin embargo la mayor parte del tiempo se está trabajando para el “tú no eres otro yo”, ya que yo me defiendo de ti y trato de ser más que tú, o me protejo para que tú no tengas acceso a esto.

El surgimiento de la conciencia es el nacimiento que te permite entrar en otra dimensión, cuando el mago 10 se transforma en la tormenta 11.
El mago 10 está instalado en el nivel 10 de perfección, en el espejo (la onda 10 es el espejo), en el in lak’ech y en el “tú eres otro yo”. Está revestido de lo emocional, de lo blanco y con la característica desarrollada del amor incondicional.
Cuando este periodo llega a su consecución y momento de plenitud, que es cuando has pasado por todos los sellos del Tzolkin, has entrado por segunda vez en el mago 10 y estás en la repetición, con las características que le da el dos del descubrimiento del otro, del regalo y de la realidad más allá del ego, es entonces cuando sucede esa experiencia que asociamos con la tormenta, que es un renacer y un hecho milagroso.

El mago 10 entra en la experimentación de ese renacimiento que es una resurrección; renacer con significado de resucitar.
Volver a nacer como volver a entrar en la vida es la resurrección. La resurrección es un hecho milagroso, no por el proceso en sí, que pertenece a una sabiduría de dimensiones superiores, sino por el resultado y por el acceso a niveles extraordinarios de la realidad.
Eres la misma persona y accedes a algo que no has tenido que crear en ningún sentido; está esperándote.
Por eso es importante saber que en parte estamos en una realidad que compartimos con otras personas que tienen otros criterios, pero en parte también estamos en una dimensión superior, donde las características espirituales se ven reforzadas por la acción de fuerzas sobrenaturales. Podemos hablar de guías, ángeles, hechos milagrosos o seres transcendidos.

La tormenta 11, el lugar hacia donde se dirige el mago 10 durante todo el transcurso del año, se sitúa en la primera onda del castillo verde.
Es decir, el camino que se abre ante el mago 10 en el transcurso del año se encamina hacia la vivencia que es como una liberación, al adentrarse en el escenario que configura el castillo verde. Ese renacimiento de la tormenta como vivencia te sitúa es en las experiencias del castillo verde.

Por eso podemos decir que el mago 10 se dirige hacia el castillo verde, y contiene parte de la vibración que sucede como espejo en la horizontal 10 con su frontera la horizontal 11.
El mago 10 te introduce plenamente en el espejo y de alguna manera te abre un camino a la vivencia experiencial de los contenidos de lo óptimo.

Gracias y bendición a todos los ángeles, seres transcendidos que han acompañado y acompañan a la humanidad y a la individualidad constantemente.

Año mago 10: La historia se reinventa constantemente. Cuando entras de forma multidimensional, puedes reescribirla.

Año maya mago 10: Extracto del encuentro del pasado fin de semana celebrando el nuevo año maya (15 minutos)
https://youtu.be/VBkzJYJioCM

El año maya 2015 es Mago 10 y está asociado al “yo soy otro tu”.
La historia se reinventa constantemente, y cuando entras en tu historia de forma multidimensional, puedes reescribirla.
No solo se trata de vivir el mago 10, sino también la visión expandida de la familia: tormenta 10, semilla 10 y luna 10, con una visión integradora, con 100 ojos (argos)

Mago 10: la perfección y el amor incondicional de lo que expresa la serpiente

El mago planetario es el 10 de la serpiente, siendo el 10 la perfección y el amor incondicional, de manera que el mago blanco planetario es la perfección de lo que expresa la serpiente.

Pero, ¿qué es la serpiente? Representa la energía vital de una persona y la vida instintiva como garantía de supervivencia. De una manera más elaborada podemos también relacionar la serpiente con la kundalini y con la energía luminosa de la persona, que en definitiva es la energía luminosa de la vida.

La onda de la serpiente tiene como fuerza, es decir que da fuerza al propósito, a la emoción de la luna. A la persona a quien le interese vivir el mago 10 le conviene saber que la emoción le va a dar fuerza para expresar la perfección al mago 10, que es la perfección de la kundalini luminosa e incondicional.
La onda de la serpiente también tiene algo que le impulsa hacia la transcendencia, y es el cuerpo de gozo que expresa el caminante del cielo.

También es importante reconocer que la serpiente, con su forma horizontal, está reproduciendo no solo la luz que hay en cada persona, sino la forma de la tierra. La tierra constituye el horizonte, y entonces la serpiente, que tiene forma horizontal, expresa la energía de la tierra, móvil en tu dimensión y escenario.
La serpiente traduce la línea que forma el horizonte como llena de vida. Por eso la kundalini que expresa la serpiente es también la kundalini de la tierra, en un momento de más elaboración. Y por eso es importante para la persona que quiera vivir el mago 10 reconocer que su kundalini también está compuesta de hebras luminosas de la kundalini de la tierra.

Al reconocer la presencia de todas las hebras luminosas de la tierra en su luz, en la luz de su kundalini, hace algo similar a reconocer la presencia de todos los componentes presentes en el agua del mar, en su agua interior. Igual que cuando algún elemento presente en el agua del mar falta en tu agua interior, enfermas, también si te falta alguna hebra luminosa de las que componen la kundalini de la tierra, enfermas espiritualmente.

Por eso es importante reconocer en los animales, en los insectos, en las plantas, en las bacterias y en los virus esa energía luminosa, esa kundalini de la tierra, y también reconocerla dentro de ti, ya que eso forma parte de la PAZ, la paz forma parte del amor, y el amor forma parte del gozo.

Encontrar que los animales son ángeles que te acompañan, incluso encontrar esa fuerza angélica del animal dentro de ti, te sana y te lleva a la incondicionalidad, a la inocencia, a la intuición.
Quizá sea un buen momento para dejar bailar a tu animal y conectar con tu ángel.

26 de julio. El año maya 2015 favorece el ensueño y el amor incondicional, y de alguna forma la expresión emocional

nuevo año
26 de julio. MAGO Planetario 10. Luna 7 y Águila 6 en el tzolkin evolutivo.

Empieza el año maya 2015, con una energía distinta, que de alguna forma favorece el ensueño y el amor incondicional (ondas de los evolutivos), así como la expresión emocional.
Este año nos invita a recuperar nuestro cuerpo luminoso, siguiendo la guía del cuerpo de gozo (onda serpiente, guía c.cielo).

Es un tiempo para la alegría, el amor y el gozo.
La sanación interior se desarrolla en paralelo, respaldada, si así lo sentimos, por el reconocimiento de las faltas cometidas respecto al amor.

¿Podemos sentir la vida?

Gracias y perdón

Celebración año maya: Hacer una fiesta a la vida, al in lak’ech y al amor que sustenta la vida

tú eres otro yo small
Hay más de 40 idiomas mayas y no sé cuántos dialectos. Eso significa que hay más de 40 tradiciones que se han separado en algún momento de un tronco común.
Además hay muchas culturas que reciben influencias, aunque no sean mayas: hay mezclas de mayas y toltecas, y mayas y mexicas en muchos grados.

Nosotros no seguimos ninguna tradición de este tipo, que más bien podría levantar barreras, y nos referenciamos con la tradición común antes de las separaciones. Tratamos de conectar con el in lak’ech o “tú eres otro yo” desde el sentir.
Tampoco nos interesan los rituales, porque la conexión con dimensiones superiores no requiere rituales, sino una actitud. Las personas que han tenido una experiencia no ha sido como consecuencia de un ritual. El ritual es como un intento de repetir la experiencia, como pautándola.

El Tzolkin no pertenece a ninguna religión, por tanto no necesita una pauta. Si miras cómo eran las ceremonias y qué sucedía en ceremonias y sacrificios en los templos, entiendes rápidamente que no se trata de eso. Qué cosa hay en los cenotes no es un asunto que pertenezca al sí sino al no. Sea como sea, no es algo para la persona del siglo XXI.

Nosotros proponemos para este momento reunirse con personas y hacer una fiesta a la vida, al in lak’ech y al amor que sustenta la vida.
Entonces, mirando hacia atrás, reconocer cómo en los “malos momentos” estaba actuando una fuerza que te liberaba porque te permitía evolucionar. Te liberaba del ego y de los hechizos que distorsionan a través de las creencias la realidad.
Es importante reconocer los momentos mágicos en que has sido ayudado a través de la adversidad, para potenciar el agradecimiento, y también mirando hacia atrás es importante reconocer los momentos donde has actuado por miedo, por envidia, por odio, y no has sido fiel al amor sino su enemigo, para restablecer la maya amorosa que une a todos los seres humanos, y entonces activar el perdón.
El agradecimiento y el perdón son dos fuerzas poderosas, que hacen posible la paz y el amor.

Luego, volviendo hacia el presente y hacia el tiempo que empieza, es conveniente meditar acerca de cómo se presentan los sellos y las ondas, para saber en qué conviene que estés más presente, si en el mundo de las emociones, en el de las creencias, escuchando el cuerpo, o la actitud con la que adentrarte en el tiempo presente. De alguna manera, encontrar qué te sobra y qué te falta.
Normalmente, lo que falta es bendición.