15 abril 2018. Los errores son los que nos hacen avanzar, ya que al reconocerlos podemos realizar ajustes o emprender otros caminos

15 abril 2018. MANO Lunar 2. Onda del Enlazador de mundos. Viento 4 y Enlazador de mundos 13. Nawal 8 dragón.

En esta onda del enlazador de mundos estamos utilizando la empatía, las emociones y las neuronas espejo (color blanco) para acercarnos a las demás personas.
Pero para enlazar, unir e integrar es importante actuar desde la impecabilidad, poniendo la conciencia en lo que hacemos y en cómo lo hacemos. Los errores son los que nos hacen avanzar, ya que al reconocerlos podemos realizar ajustes o emprender otros caminos. De esta manera son nuestros grandes maestros (tono 2).

Es el momento de dejar de rechazar o excluir a los que de alguna forma son nuestros hermanos.
Es el momento de reconocer y dar la mano al que está a nuestro lado.

Gracias por estar ahí. Bendiciones.

29 julio 2017: El presente se actualiza en cada momento, renovando constantemente la realidad

29 julio 2017. MANO Lunar 2. Onda del Enlazador de Mundos. Viento 4 y Enlazador 13 en el Tzolkin evolutivo. Nawal 8 Imox

La sanación puede parecer inicialmente un desafío (tono 2), pero cuando se trata de conectar con lo que eres y desarrollar un don (año semilla 12), representa una gran satisfacción.
La sanación recarga también a la persona que hace de canal, que solo tiene que estar y fluir, permitiendo que llegue la energía que sea apropiada en ese momento.
La sanación consiste en crear un vínculo, como si fuera un vehículo temporal, entre dimensiones superiores y el destinatario. Es la mejor forma de enlazar (onda del enlazador), desapegándose del objetivo y abandonando el ego.

En este año semilla 12 tenemos la oportunidad de eliminar los hechizos que nos rodean en el día a día, transformando los problemas en oportunidades y las dificultades en impulsos para avanzar. Ese cambio en la visión es el que facilita la expansión (color amarillo del año).

No nos quedemos enganchados al pasado. Vivamos el presente, que se actualiza en cada momento (color azul de la mano), renovando constantemente la realidad.
Es momento de VIVIR, con mayúsculas, toda la realidad, en su sentido más amplio y completo, de forma plena.

Gracias. Bendiciones.

11 noviembre 2016 (11/11). Sanar de dentro a fuera, liberando, perdonando y pidiendo perdón

11 noviembre 2016 (11/11). MANO Lunar 2. Viento 4 y Enlazador 13 en el Tzolkin evolutivo
Un día estupendo para la sanación. Hay una oportunidad que se nos presenta para colocar lo descolocado, sanando de dentro a fuera, liberando, perdonando y pidiendo perdón.
Pero hay que aprovechar el momento (color azul), viviendo lo que se va presentando.

Recordemos que cada sanación no es solo individual sino que repercute en el otro y en los otros.
Podemos vivir así cada experiencia como una oportunidad, que nos permite acceder a otras realidades (onda enlazador), quitando el poder al ego personal en beneficio del “tú eres otro yo”.

Gracias por compartir lo que eres.
Gracias al espíritu, que nos guía.

24 de febrero. El reconocimiento del error es importante para soltar apegos

24 de febrero. MANO Lunar 2. Viento 4 y Enlazador de mundos 13 en el Tzolkin evolutivo.

Un paso importante para la sanación, y por tanto para soltar los apegos, es la aceptación y el reconocimiento del error.
Podemos “pelearnos” con el concepto del perdón, pero es una gran oportunidad (tono 2), no solo para nosotros sino para todo el sistema familiar.
No se trata de un sentimiento de culpa, sino de aceptación. ¿Cuándo hemos actuado en contra del amor?, ¿cuándo nuestros genes han elegido el miedo y por lo tanto la agresión, la mentira, la omisión o simplemente el victimismo?

Se trata de experimentar (color azul) y observar lo que sentimos. El perdón es de lo más liberador.

De forma evolutiva en este día la palabra actúa como un gran revulsivo, provocando grandes cambios y empujando a la actividad a las células madre para que restauren el cuerpo.
Integrar y unir de forma transcendente es la forma de activar las neuronas espejo de la empatía.

Desde nuestro interior está surgiendo el mago, potenciando a su vez al águila, que quiere volar.

PERDÓN por tener “miedo” en ocasiones.
Gracias por todo lo recibido.

9 de junio. Podemos sobrevivir o vivir en plenitud. La sanación es posible. El perdón es liberador.

9 de junio. MANO Lunar 2. Enlazador 13 y Viento 4 en el Tzolkin evolutivo.

Segundo día de la onda del enlazador de mundos. Después de conocer el propósito es el momento de encarar el desafío, para convertirlo en regalo y seguir avanzando hacia la transcendencia, que en este caso es reflejar la realidad, sin juicios ni deformaciones, manifestando la ley del espejo o in lak’ech, yo soy otro tú, tú eres otro yo.

La sanación nos da un empujón para colocar, asimilar y desbloquear lo que nos impide seguir avanzando. En estos momentos no son necesarias las ataduras, los apegos o los enganches. Cuanto más ligeros de equipaje vayamos, más alto podremos volar.
Pero quizá lo más liberador sea pedir perdón (y perdonar) por las faltas cometidas contra el amor.
Todos somos víctimas y perpetradores.

Evolutivamente se trata de producir enlazamientos transcendentes, utilizando la palabra sagrada como herramienta.

Podemos sobrevivir o vivir en plenitud; mantenernos o intentar progresar; mirar al pasado o vivir el presente.
Este es un día donde nuestras energías se pueden dirigir en una u otra dirección.
La sanación es posible.
El perdón es liberador.
Ofrezcamos nuestra mano al “otro”.

Gracias. Bendiciones

22 de septiembre. Las emociones son la puerta del cielo, pero no podemos apegarnos a ellas. Es mejor observarlas, sintiéndolas intensamente, y luego soltarlas.

22 de septiembre. MANO Lunar 2. Enlazador de Mundos 13 y Viento 4 en el Tzolkin evolutivo.
Las emociones son la puerta del cielo, pero no podemos apegarnos a ellas. Es mejor observarlas, sintiéndolas intensamente, y luego soltarlas.
Hay bloqueos, traumas, actitudes y comportamientos que proceden de nuestra infancia o de situaciones familiares ancestrales y están muy arraigadas en nosotros, quizá incluso por lealtad familiar, y que no nos atrevemos a dejar ir.
Pero es un buen momento para atrevernos a estar abiertos, observando y dejando atrás lo que solo pertenece al pasado. Pongamos, aunque sea metafóricamente, la mano en nuestro corazón, manifestando nuestra intención de sanación y desapego. Entonces, podemos decir, desde el corazón: “sí, estoy dispuesto”

Gracias y perdón.