Hay un momento en que parece lo más importante ser rubio y tú no lo eres

Hay un momento en que parece lo más importante ser rubio y tú no lo eres.
Hay un momento en que parece que lo más importante es ser algo que tú no eres, ser rubio, alto, de otro país, otra cultura, de otra forma, y eso es justamente lo que no eres.
Pero luego tú te das cuenta de que lo más importante es estar vivo. Hay un momento en que te das cuenta de que lo más importante es que tienes 24 horas o más por delante cada vez que te despiertas. Te das cuenta de que es precisamente lo que tienes: 24 horas y estar despierto. Entonces, te das cuenta de que eso es lo más importante: qué hacer con lo que tienes, dar valor a lo que tienes.

Te das cuenta de que estás en un lugar, en un momento, en una realidad mágica, que aumenta o disminuye según tu aumentas o disminuyes, según lo que dices se convierte en una cosa u otra, y descubres la diferencia que hay entre bendecir y lamentar, entre amar y odiar, entre odiar y amar.
Te das cuenta de qué sucede cuando agradeces, cuando honras. Te das cuenta de que estás en una realidad que dialoga contigo, y sobre todo lo más importante sucede cuando te das cuenta de que estás en una realidad que te ama, que está totalmente pendiente de ti, incluso cuando tú esa realidad la ignoras.

De repente te das cuenta mágicamente de que merece la pena ser tú, de que merece la pena ser plenamente tú. Merece la pena ser tú y merece la pena serlo plenamente, ocupando todo el espacio de tu realidad.
Te das cuenta de que maravillosamente, mágicamente merece la pena ser plenamente tú.

La perfección compite con la maravilla

2/9/2016
La perfección compite con la maravilla. De hecho, la perfección ocupa el terreno de la maravilla, expulsándola de la vida, que entones no llega a ser maravillosa y solo llega a parecer perfecta.
La perfección en este caso pertenece al lenguaje de la máquina, mientras que la maravilla pertenece al territorio del humano, porque no hay perfección en el error, pero la maravilla sí puede comenzar con un error.

La maravilla aparece en todas las posibilidades, en el acierto y en el desacierto. Incluso la desgracia puede ser la puerta de la maravilla, pero no de la perfección. Por eso la perfección habla el lenguaje máquina y la maravilla habla el lenguaje de las emociones y de la visión profunda del águila.
La maravilla no necesita la perfección, sino que, al contrario, la perfección es un territorio donde se excluye la maravilla, porque la máquina no necesita ser maravillosa, ya que solamente tiene como máxima aspiración ser perfecta, y entonces solo puede ser eso, una máquina perfecta.

El territorio del ser humano es el territorio de la maravilla, que es el territorio de las emociones, donde todo es posible, aunque en este momento o en algún momento determinado no haya plenitud.
Se puede ganar perdiendo o perder ganando, pero cuando el ser humano despierta, su ser espiritual se da cuenta de que está siempre dando vueltas entorno a la maravilla y que cuando lo escucha su corazón entonces se encuentra dentro.

El mundo de las emociones y de los sentimientos es maravilloso y por eso no necesita ser perfecto.
Ese es el territorio a explorar en estos momentos.
La vida real es superior al Photoshop.

En los momentos de beatitud

EN LOS MOMENTOS DE BEATITUD (Extracto del nuevo libro en preparación)

En los momentos de beatitud es maravilloso permitir asomarse a tu momento gozoso a las personas que amas y con las que te sientes vinculado.
Esos momentos maravillosos se ven enriquecidos por la presencia desde el ensueño de tus seres queridos. La presencia de las personas que amas siempre te enriquece y da sentido a tu vida.

El camino del gozo se abre cuando asumes que en ti está presente todo tu linaje y seres queridos. Eres el encargado de entrar en ese momento maravilloso para todos, porque tú eres todos y todos son tú.
Todas las vivencias del ser humano desde la profundidad de lo óptimo, pertenecen también al arquetipo.

Es parte de la misión de los humanos de hoy, que son los humanos del in lak’ech. Desapegarse del ego y gozar para el arquetipo.

Honrar la vida

HONRAR LA VIDA (Extracto del libro en preparación “Tiempo de Ser”)

Es tiempo de honrar. Es tiempo de honrar a la vida. No se puede decir nada malo de la vida, porque es maravillosa.
Solo que no es maravillosa del tipo del niño malcriado “quiero esto y lo quiero ya”, sino maravillosa mientras profundiza en la realidad y la hace amplia.

A veces, lo que parece que necesitas en realidad te está haciendo amplio el corazón.
A veces lo que parece que te hace sufrir, te está haciendo amplio el corazón.
A veces la tardanza te está haciendo amplio el corazón.
A veces el aparente abandono y la aparente soledad te están haciendo amplio el corazón.

Es importante hacer amplio y expandir el corazón, entrando en la realidad expandida, donde habla el viento y el corazón no pesa, ampliando el corazón para que el ego se salga por las rendijas.

Conseguir lo que quieres. ¿Correcto?

Consigues lo que quieres. Correcto. Si focalizas tu energía en conseguir lo que quieres, seguro que más pronto o más tarde consigues lo que quieres. Correcto.
Solo que cuando consigues lo que quieres quizá te das cuenta de que no quieres lo que consigues, porque en el nivel profundo lo que consigues no es lo que quieres.

Hay toda una serie de pensamientos de catástrofes, de previsión, de evitación; evitación de cosas indeseables, como hambre, descenso social, violencia o robos, que quizá ponen en marcha una actitud de defensa que lleva a canalizar tu energía a conseguir ese objetivo.
Y quizá consigues, más pronto, más tarde o gradualmente, evitar los problemas, y también consigues que cuando llegan los problemas tengas resortes para protegerte.

Entonces te das cuenta de que estás en un territorio de “cierta seguridad”, apareciendo el tiempo que pasa y la conciencia, y con la conciencia, las preguntas.
¿Era esto todo, evitar lo malo? Toda mi vida me he preparado para evitar lo malo, pero, ¿existe lo malo?, ¿existe lo bueno?, ¿lo bueno es evitar lo malo o es otra cosa? He evitado lo malo, pero ¿he conseguido lo bueno?
Alguien me habla de lo óptimo, ¿qué puede ser lo óptimo?, ¿existe lo óptimo?
Al conseguir evitar lo malo, ¿he evitado también lo óptimo?

La perfección compite con la maravilla. La vida real es superior al Photoshop.

La perfección compite con la maravilla. De hecho, la perfección ocupa el terreno de la maravilla, expulsándola de la vida, que entones no llega a ser maravillosa y solo llega a parecer perfecta.
La perfección en este caso pertenece al lenguaje de la máquina, mientras que la maravilla pertenece al territorio del humano, porque no hay perfección en el error, pero la maravilla sí puede comenzar con un error.

La maravilla aparece en todas las posibilidades, en el acierto y en el desacierto. Incluso la desgracia puede ser la puerta de la maravilla, pero no de la perfección. Por eso la perfección habla el lenguaje máquina y la maravilla habla el lenguaje de las emociones y de la visión profunda del águila.
La maravilla no necesita la perfección, sino que, al contrario, la perfección es un territorio donde se excluye la maravilla, porque la máquina no necesita ser maravillosa, ya que solamente tiene como máxima aspiración ser perfecta, y entonces solo puede ser eso, una máquina perfecta.

El territorio del ser humano es el territorio de la maravilla, que es el territorio de las emociones, donde todo es posible, aunque en este momento o en algún momento determinado no haya plenitud.
Se puede ganar perdiendo o perder ganando, pero cuando el ser humano despierta, su ser espiritual se da cuenta de que está siempre dando vueltas entorno a la maravilla y que cuando lo escucha su corazón entonces se encuentra dentro.

El mundo de las emociones y de los sentimientos es maravilloso y por eso no necesita ser perfecto.
Ese es el territorio a explorar en estos momentos.
La vida real es superior al Photoshop.

¿Qué es la precaridad en la vida?

naturaleza s
Lo que es importante ahora, en el tiempo que estamos como humanidad, es la creatividad. Pero eso no se estudia, sino que se escucha.

Hay líderes políticos que dicen que la precariedad es tener contratos temporales a tiempo parcial, por ejemplo de 20, 15 o incluso de 10 horas a la semana, y que todo el mundo debería tener contratos fijos, a ser posible de 8 o 10 horas al día.
Pero eso sí es precariedad. Además, no pertenece a lo real sino a lo falso y no te permite ser más humano, sino que te ata a una falsa seguridad que neutraliza en ti el recuerdo de lo óptimo.

Actualmente la humanidad está fabricando cosas para que se rompan y poder fabricar otras, y no para que duren. Está pidiéndole gozo a las cosas, pero luego pide a las cosas que se autodestruyan para poder volver a fabricarlas.

Pero lo real, que es la vida, es gratis. Lo que más gozo produce al ser humano es el amor, la creatividad, la vivencia del “tú eres otro yo”, la contemplación y el diálogo con la naturaleza, con la madre tierra, con las plantas, con el espíritu de los animales, con el agua y con las estrellas.
También produce extraordinario gozo el trabajo en favor de tu grupo, que puede ser la humanidad; la cooperación en favor de personas en ese momento más desfavorecidas, aunque solo aparentemente desfavorecidas porque en realidad son ángeles y por tanto fronteras de un mundo maravilloso; y ese trabajo compartido que no está basado en el interés personal sino compartido.

Hay más precariedad en el trabajo en beneficio propio.
Nuestro vaticinio para el tiempo futuro es que las personas dedicarán parte de su tiempo a trabajos comunitarios, por ejemplo 3 o 4 horas, donde tratarán de ser útiles al resto del grupo, quedando mucho tiempo libre para la creatividad, la naturaleza, el amor y las relaciones.
Todos los que hablan de la necesidad del trabajo, en realidad nos llevan hacia atrás y nos impiden evolucionar.

Hay una frontera donde por un lado está el mundo lógico y por otro lado el mundo maravilloso.
Mucha gente pone su creatividad en servicio de la lógica, pero es el tiempo de poner la lógica al servicio de la creatividad.
Cada persona tiene una misión, un servicio y una forma de ser útil, y es importante encontrarlo. Pero también cada persona tiene acceso a un tiempo de gozo que le permite caminar en lo bello, es decir, en lo que propone la onda de la estrella, que es armonía, ética, estética e integridad. Y esa es la frontera entre la lógica y la maravilla.

No hemos venido a trabajar sino a bendecir. No hemos venido a triunfar sobre las demás personas sino a interactuar amorosamente.

Estamos en el fin de la oscuridad y eso está dirigido a todos los seres humanos

(27/3/2014)
Estamos en el fin de la oscuridad y eso es lo que significa el 20-12, que tanta alarma provocó en su momento junto a tantas expectativas de acercamiento a la maravilla.
Hablar del 20, según el código Tzolkin es hablar del sol, o sea de la luz, donde el sello 20 es el sol, y también lo es hablar de la sociedad de la estrella o sociedad de seres humanos iluminados, que son criaturas celestes y viven en una dimensión celeste, donde la onda 20 es la estrella.

Esto está siempre dirigido a todos los seres humanos. Por eso no es un asunto folclórico, donde se manifiestan tradiciones ancestrales, ni étnico, donde se refuerzan las barreras y tú no eres yo porque no eres de mi clan, sino que el 20-12 es un asunto que atañe a todos los seres humanos sin excepción.
El 20-12 es el humano iluminado, y eso es lo mismo que hablar del arquetipo humano, que no es creado por el ser humano sino CANALIZADO por el ser humano, para lo cual necesita eliminar los obstáculos de esa canalización.
Entendemos que canalización no es lo mismo que meter una masa en un tubo y empujarla para que salga por el otro lado como un churro o un embutido, o un dibujo con crema pastelera con merengue o chocolate, sino que canalizar dimensiones superiores es expandir tu conciencia, tu ser y tu aura, y expandir también los contenidos de lo óptimo, de tal manera que lo que te rodea es la realidad de lo óptimo, donde reconoces al otro como tú porque los lazos que unen la realidad son amorosos, luminosos, de colaboración y de entrega, y donde no necesitas ser quien no eres, porque no eres el más fuerte ni nunca lo serás, al menos no ininterrumpidamente; si quieres ser el más sanguinario, solo podrás serlo durante un breve tiempo, porque habrá otro que lo será más que tú.

Canalizar lo óptimo es eliminar la referencia a la depredación, al abuso, al miedo y a la necesidad, permitiendo entrar en la consistencia real de la maravilla, donde todo es posible si está acompañado de una emoción amorosa y cuanto más intensa mejor.
El arquetipo del ser humano es el ser humano de la quinta dimensión, que no tiene días nefastos, porque no existe lo nefasto; no necesita mirar qué le depara el futuro o con qué energía se va a encontrar, como quien necesita acertar, sino que se instala en la plenitud y en el gozo.

La referencia al miedo, a la necesidad de sentirte protegido por la capacidad de atemorizar que inhiba a tus enemigos, o a ser más poderoso siendo las demás personas como juguetes en tus manos, son una referencia de tercera dimensión.
La referencia a la necesidad de acertar puede ser de cuarta dimensión, pero estamos en el tiempo del fin de la oscuridad, que es un encogimiento de la realidad, y el humano expandido, o sea la persona que encarna el arquetipo humano, encarna también lo óptimo y la semejanza de lo óptimo.
Hablar de Dios es hablar de tu familia y de ti, y ese es el clan.
De eso han hablado todas las tradiciones, porque era importante no olvidar tu origen, pero ahora es el tiempo de la realidad, o sea de ser.

Si encuentras algo y lo consideras error, se trata de mirar desde otros ángulos hasta que encuentres que es maravilla

En realidad cualquier error lo tienes que transformar en una virtud.
Bueno, vamos a ver, en realidad, o sea, en LA REALIDAD, si es que existe, no hay error, solo maravilla.
Luego si encuentras algo y lo consideras error, o sea no deseable, se trata de mirar desde otros ángulos hasta que encuentres que es maravilla, o sea real, y quizá sea tu don, tu maestría.
Evidentemente, eso quizá supone también mirar las “maestrías” de los demás hasta que dejen de parecer “errores”, mirando solamente, sin comentarios.
No se si es fácil el asunto. Quizás con practica

Es como si solo ocupáramos la parte más repetida de la realidad, y de esa forma muchas posibilidades quedasen sin ser reales, porque no se realizan

Hay muchas posibilidades que permanecen inéditas. Es como si solo ocupáramos la parte más repetida de la realidad, y de esa forma muchas posibilidades quedasen sin ser reales, porque no se realizan.
Ante cualquier paisaje las personas gustamos de trazar caminos, lo que significa que a todo el mundo se le ocurre pasar por aquel lugar exactamente, mientras que la mayor parte del territorio todo lo más es accesible, si está cerca de ese camino, a través de la vista, pero nunca nadie lo pisa.

Algo así pasa con la realidad, donde solo utilizamos la parte más conocida. O sea solamente vivimos la parte más conocida de la realidad.
Claro, de vez en cuando aparece una persona más creativa o más distraída y traza un nuevo camino, llegando a encontrar alguna maravilla que estaba pasando desapercibida, y al contarlo a otras personas, empiezan a recorrer ese mismo camino.

La realidad contiene la maravilla para cualquier expectativa, claro que esa expectativa tiene que estar dentro del rango de lo real, aunque sea de lo real resonando en el interior de la persona.
Es importante encontrar el camino al interior para encontrar el acceso a lo real maravilloso, expandido.
Quizá entonces encuentras que el camino al interior de la realidad pasa por encontrar primero tu corazón.