El viaje a Marte es solo para voluntari@s

EL VIAJE A MARTE ES SOLO PARA VOLUNTARI@S (Extracto del libro “El poder del agua. El poder de la emoción”)

El viaje al planeta Marte es para voluntari@s, únicamente para voluntari@s. No se trata de una experiencia forzada ni algo que sucede por azar. Es para todos. Es un paradigma, una explicación de la realidad y al mismo tiempo una propuesta.
De alguna manera estar vivo es “un viaje sin retorno”, es decir algo que excluye la añoranza del estado anterior, el mirar atrás y la regresión, que es también “la enfermedad”, lo no deseable y el negarse a vivir, o sea, simplemente no ser voluntari@.

Las propuestas que contiene el viaje al planeta Marte, como paradigma o explicación de la vida, ante la conciencia del voluntari@ que quizá está despertando, son el presente y la malla, que es lo que te mantiene unido a los demás.
También está la conciencia de la misión. Estar vivo es recuperar la conciencia del voluntari@, del presente, de la misión y de la conexión con dimensiones superiores, o sea del ser siendo del que formas parte y eres expresión.
Soy paz, soy amor, soy vida. Eres paz, eres amor, eres vida.

La Pascua es, como el viaje al planeta Marte, un viaje sin retorno; sin retorno a la esclavitud. Añorar los ajos y cebollas de Egipto es añorar la esclavitud, o sea la enfermedad, la injusticia y el abuso.

Todo está escrito y además lo conocemos. Se trata de elegir y afirmarse.
En realidad, el viaje al planeta marte es como el viaje al cielo, a la inmortalidad, a la trascendencia y al más allá. Es el viaje a SER.
(puedes adquirir el libro por 5 euros en

EL PODER DEL AGUA. EL PODER DE LA EMOCIÓN

/)

El viaje a-marte no tiene retorno

EL VIAJE A MARTE NO TIENE RETORNO (Extracto del libro “El poder del agua. El poder de la emoción)
Ir a Marte no es ninguna rutina. Efectivamente la persona que piensa ir a vivir a Marte sabe que está fuera de las rutinas. Se trata de algo nuevo y permanente.
Dicen que hay un proyecto para poblar Marte en el año 2023 y están seleccionando personas para ir a vivir allí, sin retorno. El tema “sin retorno” parece que echa atrás a la mayoría de la gente, pero aun así hay quien quiere hacerlo.
La resonancia es maravillosa: A MARTE, AMAR. Quizá se trate de eso, de despertar esa resonancia.
Incluso la resonancia es maravillosa cuando hablamos de “amarte sin retorno”, o sea entrega total. Puede que se trate de eso, de despertar la resonancia.
“Sin retorno” tiene una connotación en sí mismo especial, porque Mars One, el viaje a Marte donde hay unos seres humanos dispuestos a iniciar un viaje sin retorno, es como un espejo. Está informando de algo a los seres humanos.
Es un paradigma. En el tiempo de lo nuevo algo parece que te habla del viaje sin retorno, porque el viaje al ser, al arquetipo y al salto cuántico son viajes sin retorno.
El bebé cuando nace, lo hace en un viaje sin retorno al útero, informando a toda la humanidad de que es el tiempo del viaje sin retorno, ya que estamos en el tiempo de la intensidad.
El viaje al interior de la vida es un viaje sin retorno, porque el despertar de la conciencia excluye la inconsciencia.
Todos estamos convocados a ser, que es un viaje a marte, o sea, amarte es un viaje al amor.
El viaje a Marte excluye las rutinas, los planes de pensiones, las hipotecas y los pequeños planes para morir lentamente. El viaje a la vida y el despertarse a la intensidad excluyen la rutina.
La mujer es sabia. Es el tiempo de la mujer, porque es el tiempo del viaje a-marte. La mujer sabe amar-te.
(puedes adquirir el libro por 5 euros en

EL PODER DEL AGUA. EL PODER DE LA EMOCIÓN

)

El viaje A MARTE no tiene retorno

EL VIAJE A MARTE NO TIENE RETORNO
(Extracto del nuevo libro en preparación “El poder del agua. El poder de la emoción”).

Ir a Marte no es ninguna rutina. Efectivamente la persona que piensa ir a vivir a Marte sabe que está fuera de las rutinas. Se trata de algo “nuevo” y “permanente”.

Dicen que hay un proyecto para poblar Marte en el año 2023 y están seleccionando personas para ir a vivir allí, sin retorno. El tema “sin retorno” parece que echa atrás a la mayoría de la gente, pero aun así hay quien quiere hacerlo.
La resonancia es bonita: A MARTE. Bueno, que tontería decir “bonito”; la resonancia es maravillosa: A MARTE, AMAR. Quizá se trate de eso, de despertar esa resonancia. Quizás.

Incluso la resonancia es maravillosa cuando hablamos de “amarte sin retorno”, o sea entrega total. Puede que se trate de eso, de despertar la resonancia.
“Sin retorno” tiene una connotación en sí mismo especial, porque Mars One, el viaje a Marte donde hay unos seres humanos dispuestos a iniciar un viaje sin retorno, es como un espejo. Está informando de algo a los seres humanos.
Es un paradigma. En el tiempo de lo nuevo algo parece que te habla del viaje sin retorno, porque el viaje al ser, el viaje al arquetipo y el salto cuántico son viajes sin retorno.

El bebé cuando nace, lo hace en un viaje sin retorno al útero, informando a toda la humanidad de que es el tiempo del viaje sin retorno, ya que estamos en el tiempo de la intensidad.
El viaje al interior de la vida es un viaje sin retorno, porque el despertar de la conciencia excluye la inconsciencia.

Todos estamos convocados a ser, que es un viaje a marte, o sea, amarte es un viaje al amor.
Sí, claro, el viaje a Marte excluye las rutinas, los planes de pensiones, las hipotecas y los pequeños planes para morir lentamente, porque el viaje al amor excluye estos pequeños planes para morir lentamente.
El viaje a la vida y el despertarse a la intensidad excluyen la rutina.

La mujer es sabia. Es el tiempo de la mujer, porque es el tiempo del viaje a-marte. La mujer sabe amar-te.