Moisés, Jesucristo, Quetzalcóatl y Pacal Votan son una puerta a la inmortalidad, es decir a la vida en plenitud

Se considera al chacal que es un cánido, como un carroñero que se alimenta de cadáveres. La pregunta sería si visto desde el alma podría ser como un San Bernardo, que no te devora sino te da la vida.
A Anubis se le representa como un chacal, pero Anubis encuentra mágicamente al corazón preso y lo libera, enfermo y lo sana.
Anubis encuentra al corazón enterrado bajo un montón de escombros y lo aligera, mostrándole el camino a la inmortalidad.
Por eso encontramos que Anubis es el perro, el sello 10, que representa el amor incondicional, pero que evolutivamente se va a situar sobre la horizontal 14 ocupada en el Tzolkin tipo por los sellos del mago, y en el alfabeto primordial fonético –gracias y reconocimiento al pueblo del alfabeto primordial fonético, que no son precisamente los filisteos, pero gracias también a los filisteos, que hoy se llaman palestinos- va a aparecer como la letra 14, la Nun, que en el tarot sería la templanza.

Josué, hijo de Nun, de la tribu de Efraín -que es el segundo Israel y el segundo que recibe el nombre de Israel-, guía al pueblo en el paso en espejo al de la salida de Egipto, pero ahora al interior de la tierra prometida. Josué aparece en la escritura asociado a la cruz, liberando el ejército que pelea con los amalecitas, mientras Moisés está orando a Dios con los brazos en cruz.
También podemos ver claramente la cruz en el juicio de Osiris; solo hay que mirar la imagen del juicio de Osiris para ver una cruz que es la balanza, la Maat.
Moisés con los brazos en cruz es similar a la Maat y también es una representación visual en un formato diferente del juicio de Osiris, como paso a lo óptimo.

La Maat en ocasiones aparece como serpiente emplumada, como Quetzalcóatl. La Maat también aparece en ocasiones como Jesucristo, con los brazos en cruz, dando el veredicto que franquea el paso a todos sin excepción, “padre perdónalos”.
Moisés, Quetzalcóatl, Jesucristo y la Maat se explican mutuamente sumando sus contenidos. También el sepulcro de Pacal Votan contiene una cruz que es una Maat, porque ahora es la serpiente en la cruz, donde unifica los contenidos de Quetzalcóatl-serpiente emplumada con Jesucristo en la cruz.
Por eso sabemos que los sabios dimensionales atraen enlazadoramente a los que están a un lado del mundo, fijan la fecha y realizan la profecía.

Anubis busca a las personas sufrientes y les devuelve el alma. En la dimensión del conflicto la visión se distorsiona y todo el mundo aparece con contenidos negativos, y en la dimensión de la guerra todo el mundo aparece como tu enemigo, robándote y humillándote.

En el año 26-25 a.C, César Augusto fijó el calendario egipcio, que a partir de entonces empezaba siempre el 29 de agosto, de forma que el último mes, llamado Mesore, comenzaba el 25 de julio.
Debido a este acontecimiento sincrónico ocurrido hace más de 2.000 años, hoy podemos traducir los días del calendario egipcio, que a partir de entonces incluía también los bisiestos, al año común. De este modo podemos encontrar que el día en que se celebraba la fiesta de Anubis, que era el 22 del mes Mesore, es en nuestro calendario el día 15 de agosto, porque desde el 25 de julio hasta el 15 de agosto hay 22 días.

De ese modo, la Virgen de la Paloma, que es la festividad junto con otras advocaciones marianas el 15 de agosto, es similar o por lo menos festeja lo mismo que lo que los egipcios llamaban Anubis.
La Virgen Alada o Virgen de la Paloma y ese chacal, que en realidad es un perro amoroso que rescata el alma y lo lleva ante la cruz de la Maat, es similar a la Virgen María, que también ante la cruz recibe el encargo de transformar el alma y gestar un nuevo hijo: “mujer, he ahí a tu hijo”.

Moisés, con su decálogo, Jesucristo con su “amaos los unos a los otros”, Quetzalcóatl con sus enseñanzas y Pacal Votan con su Tzolkin, son una puerta a la inmortalidad, es decir a la vida en plenitud.
Para las personas que se nutren con el Tzolkin es importante reconocer en el inicio del segundo vinal, que siempre es el día 15 de agosto, una información nutriente, sobre todo en un año 20-14 donde se asocia la luz del 20 con el mago del 14, que en realidad es el amor incondicional evolutivamente, ya que el mago ocupa el mismo lugar que el perro como onda.

Anubis, con su cuerpo negro, también resuena con las vestimentas negras de aquellos del cuellecito blanco, que para algunos son chacales y quizá sean San Bernardos.

Este próximo 15 de agosto, en que se inicia el segundo vinal, también se asocia al evento de nuestros amados huicholes con su venado azul, ya que el 15 de agosto será Luna 3, que es una expresión de servicio desde la emoción, pero en favor precisamente del venado, o sea de la mano.
Encontrar y expresarse desde el alma es un servicio en favor de la sanación del arquetipo, porque el venado azul es nutrición y sanación, pero empieza pidiendo perdón.

Perdónenme. Gracias y bendiciones para ustedes. Maat y, quizá en espejo, “te amo”.

MOISÉS INICIA SU HISTORIA CUANDO, VIENDO LA INJUSTICIA SOBRE OTRO YO, SE ILUMINAN SUS NEURONAS ESPEJO.

La serpiente, sello cinco, por su resonancia con el cinco expresa el gozo del Caminante del Cielo, que es la onda 5. Claro que este gozo del Caminante del Cielo está asociado a la emoción, al agua y al blanco, al gozo blanco.

La serpiente 5, que expresa el gozo del caminante del cielo, onda 5, gracias a la emoción nos sitúa en otro 5, el castillo 5, verde, de la sociedad de la estrella. Es decir hay un 5 como sello, un 5 como onda y un 5 como castillo, y todos estos contenidos son sumables.

El sello 5 resuena, aunque sea de lejos, con el castillo 5, y la onda 5 también resuena, más cerca, con el castillo 5, porque el 5 siempre habla de un 4+1, de una transmutación.

 

Ciertamente Moisés conocía esto, y el pueblo de humildes sabios que transmiten el conocimiento de que el humano es el hermano gemelo de Dios, también aporta estas claves.

Podemos ver un suceso que se expresa en la Biblia, donde están Aarón y Moisés -que también son unos gemelos, uno rico y otro pobre, o por lo menos “hermanos”- en su diálogo con el depredador, en este caso expresado por el faraón, o sea aquello que te saca de lo real porque dice que tú no eres libre sino esclavo. En ese diálogo con el depredador, la vara que lleva Aarón y que expresa un programa de forma similar a la semilla, se convierte en una serpiente. Es decir aparecen la semilla y la serpiente, que son en la visión del Tzolkin las columnas de Hércules, o el acceso a la inmortalidad y al nuevo nacimiento.

En ese diálogo, la sabiduría del depredador sabe hacer también algo parecido y aparecen muchas serpientes de las varas de sus sabios, pero la serpiente de Moisés se come a todas las demás.

 

La historia de Moisés puede ser expresada de la siguiente manera.

Dragón-primera onda roja-solidaridad: Moisés inicia su historia cuando viendo la injusticia sobre otro yo se iluminan sus neuronas espejo y responde al impulso de ayudar a otro yo. La serpiente de Moisés-Aarón tiene su raíz en las neuronas espejo de la solidaridad.

 

Caminante del cielo-segunda onda roja: El segundo paso de Moisés está asociado con el caminante, ya que se trata de caminar: Moisés caminando por el desierto, terminado su caminar cuando habla con Dios, y es entonces cuando recibe una misión.

Esto está expresado por la segunda onda roja, del caminante del cielo, onda 5. El caminar de Moisés primero es un hecho individual y después, en un segundo momento, es algo colectivo, porque guía al pueblo también hasta otro monte -o sea otra elevación, porque el cielo es otra elevación y el caminar hacia una elevación es caminar al cielo, al encuentro con dimensiones superiores-, donde el pueblo recibe la comunicación de Dios. De alguna manera el Tzolkin propone el trabajo con los sellos como algo individual y en segundo lugar el trabajo con las ondas como algo colectivo.

 

Serpiente-tercera onda roja: La tercera presentación de Moisés está asociada con la misión. La serpiente aparece como novena onda, inicio del castillo 3, del tiempo real y del nuevo nacimiento. Y precisamente, el inicio de su misión es este hecho milagroso de la serpiente: su serpiente se come a las otras.

La serpiente, lo rojo, que se había iniciado con la solidaridad, había seguido con el caminar hasta ver a Dios, ahora entra en un nuevo tiempo, tiempo del nuevo nacimiento, a través de la misión.

 

Tierra-cuarta onda roja: La cuarta onda roja es la tierra. Moisés termina su misión viendo la tierra prometida.

Moisés es un guerrero, guiado por Yahvé Sebaot, y el guerrero te lleva al salto evolutivo.

 

Al mismo tiempo que la vida de Moisés contiene las cuatro presentaciones iniciales de lo rojo, también contiene las cuatro presentaciones de la familia del dragón, porque primero actúa desde la solidaridad pero luego actúa como un enlazador, porque guía al pueblo a enlazar con dimensiones superiores, lo cual sucede en el Sinaí.

Y también actúa desde el Mono, tercera presentación de la familia del dragón, porque es el nuevo nacimiento, ya que el acceso a la libertad que expresa la pascua es un nuevo nacimiento. Algo existe, pero como esclavo, y el nuevo nacimiento es a la libertad. El humano primero nace, y el segundo nacimiento, a la conciencia, es un nacimiento a la libertad, conteniendo un osar, porque el miedo hace mirar hacia atrás.

Pero hay un cuarto paso, que es cuando Moisés, sin batallar, es un guerrero triunfar.

 

Escenifica los 4 sellos de la familia del dragón, al mismo tiempo que los 4 primeros castillos. El guerrero es la frontera del cuarto castillo y Moisés solo llega a la frontera de la tierra prometida, es decir “ve” la tierra.

Quien entra en la tierra son los hombres nuevos. Es una transmutación y Josué es como un rejuvenecimiento de Moisés.

 

Y luego está el quinto castillo, castillo verde.

 

La serpiente, que realiza el dragón-caminante-serpiente-tierra-luna, o sea la luz cumpliendo una misión en la forma, se come a todas las otras, porque es real, y las demás desaparecen.

Sí, hay un camino hacia la libertad y la plenitud.

Gracias.