10 junio 2018: Estamos a las puertas de una nueva realidad, pero primero tenemos que creer que existe

10 junio 2018. NOCHE Rítmica 6. Onda del Espejo. Caminante del Cielo 7 y Perro 6 en el Tzolkin evolutivo. Nawal 12 Tierra.

¿Cómo queremos vivir?, ¿cuál es la realidad que elegimos? Estamos a las puertas de una nueva realidad (mono 1, nuevo nacimiento), pero primero tenemos que creer que existe, que es posible vivir de otra forma más consciente, encontrando un sentido a lo que ocurre, disfrutando de ser lo que somos.

La noche nos trae abundancia para todos, a través del ensueño. Todos somos co-creadores de la realidad (espejo, sello oculto).
Es posible. Gracias por estar ahí.
Bendiciones.

23 septiembre 2017: estamos inmersos en un proceso de cambio, que ha sido deseado y preparado durante muchos siglos

23 septiembre 2017. NOCHE Rítmica 6. Onda del Espejo. Caminante del Cielo 7 y Perro 6 en el Tzolkin evolutivo. Nawal 12 Tierra.

La noche favorece el ensueño, la interiorización y los mejores deseos para todos, que en esta columna resonante pueden llegar a materializarse. Nuestro sistema de creencias está evolucionando, adaptándose a lo nuevo que estamos convocando. ¿Qué es lo que pensamos de la realidad?, ¿nos agrede o colabora con nosotros?, ¿somos víctimas o acaso verdugos?
Quizá sea el momento de soltar lo que ya no tiene sentido, cambiando nuestro enfoque. Ahora ya no es necesaria la competitividad, que alguien pierda para que otro gane. El in lak’ech significa que el universo es abundante para todos y que los logros de cada persona hacen crecer al colectivo.

Según este sistema de creencias, todo lo que sucede tiene sentido y estamos inmersos en un proceso de cambio, que ha sido deseado y preparado durante muchos siglos.
Podemos estar orgullosos de lo que somos y de dónde estamos.

Gracias. Bendiciones.

6 enero 2017: Creer y crear la abundancia. No conviene quedarse cortos

6 enero 2017. NOCHE Rítmica 6. Caminante del Cielo 7 y Perro 6 en el tzolkin evolutivo. Nawal 12 Noj

Seguimos transitando la columna resonante, dirigiéndonos al centro del tzolkin, donde se encuentra el nuevo nacimiento (perro 13-mono 1).
Es una noche mágica, con oportunidad para ensoñar la abundancia para todas las personas y de esa forma co-crear una realidad sin carencias.
Nada nos ha de faltar.

Nuevos caminos están apareciendo (caminante del cielo resonante), que nos dirigen hacia el cielo, también entendido como plenitud, maravilla o “lo óptimo”. Pero estos caminos solo aparecen cuando los buscamos y creemos que son posibles.
Es necesario por lo tanto creer y crear. Estamos en un momento donde podemos visualizar lo que queremos crear, y no conviene quedarse cortos.

In lak’ech. Yo soy otro tú, tú eres otro yo.

21 de abril. Quizá la noche nos parezca muy oscura, quizá la espera sea larga, quizá encontremos el camino muy largo

Floreciendo en el suelo s
21 de abril. NOCHE Rítmica 6. Caminante del Cielo 7 y Perro 6 en el Tzolkin evolutivo.

Quizá la noche nos parezca muy oscura, quizá la espera sea larga, quizá encontremos el camino muy largo, pero todo ese proceso en la noche es el paso previo antes del amanecer y el florecimiento, y la puerta a una nueva realidad.

Igual que el invierno es necesario antes de la llegada de la primavera, así la interiorización y la meditación son necesarias para co-crear la realidad.
Es momento de visualizar y ensoñar una realidad óptima para todos, de forma individual y social.
En un día como hoy esto es posible, desde cada uno de nosotros, solo con la intención.

4 de agosto. Estamos creando realidad, en pleno camino evolutivo, deshaciéndonos de los patrones limitantes que ya no sirven

4 de agosto. NOCHE Eléctrica 6. Caminante del cielo 7 y Perro 6 en el tzolkin evolutivo

Nos encontramos en el sexto día de la onda del espejo, en plena columna resonante.
En estos momentos el ensueño, la visualización y la meditación son una puerta para avanzar en la ley del amor y en el “tu eres otro yo”.
Desear lo mejor para el otro supone también abrirse uno mismo a la abundancia.
Hay abundancia en el universo para todas las personas, tanto en relación al amor, lo material, oportunidades de transformación y evolución…
Conectar con la esencia luminosa del otro implica también descubrir y conectar con la propia esencia.

Estamos creando realidad, en pleno camino evolutivo, deshaciéndonos de los patrones limitantes que ya no sirven y aprendiendo a amar de forma incondicional.

En estos momentos es posible la conexión con la realidad angélica y con otras dimensiones, manifestada de muy diferentes maneras.

Gracias por creer. Gracias por crear.

17 de noviembre. Tenemos a nuestra disposición un acceso o puerta que se activa mediante la intención creadora.

17 de noviembre. NOCHE Rítmica 6. Perro 6 y Caminante del Cielo 7 en el tzolkin evolutivo.
Ensoñar es permitir a la luz integrarse en ti, conectar con tu luz y encenderla.
En este día tenemos a nuestra disposición un acceso o puerta que se activa mediante la visualización y el ensueño amoroso, es decir únicamente con la intención creadora.
Estamos en la columna resonante. Todo es posible.
Gracias y perdón

Meditación onda espejo: Noche 6

Noche 6-Espejo 8 (caminante del cielo 7-estrella 7).

En la meditación en la columna resonante encaminada a activar la resonancia interior en cada persona, nos encontramos con que hoy es noche 6, donde el ensueño aparece como una puerta, que da acceso a la resonancia interior procedente del propio programa, expresada por la semilla resonante, semilla 7.

De modo que el día de hoy parece como una puerta hacia la resonancia, una puerta resonante.

 

La energía procedente del ensueño transcendente, noche 13, para el día de hoy sería el espejo 8, donde la energía del in lak’ech también es una puerta, al voluntario resonante expresado por la tierra en tono 7.

 

Respecto a la energía resonante expresada por su ubicación en la disposición de las ondas o Tzolkin evolutivo, en este día está asociada también a la familia del día verde, en tono resonante evidentemente, en concreto al caminante del cielo 7 y a la estrella 7.

De esta manera aparece toda la familia del día verde, como el acceso a un tiempo nuevo resonante, que es la posición que ocupa al inicio del año, que siempre sucede con la familia portal pero precedida desde el no tiempo por un representante de la familia del día verde.

 

La persona que vive conscientemente, es decir meditativamente, los sucesos del día, se encuentra ante la posibilidad de entrar en la vivencia de la resonancia personal.

La consideración del programa perfecto interior que expresa la semilla, donde la conciencia se sitúa en la contemplación del desarrollo del programa sin intentar mejorarlo, solo observando la maravilla, te sitúa en una actitud adecuada para encontrar la resonancia interior.

Por otra parte, al no proyectar un programa propio te sitúa en la posición del voluntario colaborador, dando soporte a la expansión del programa, es decir justo como hace la tierra, que da soporte y nutrición a todos los programas personales, sin intervenir con su juicio, es decir con su criterio.

 

Nada te turbe, nada te espante. No son palabras nuestras, pero traducen una vibración de acceso a lo óptimo. Mirad los pájaros, mirad los lirios.

Sí, gracias y perdón.

2 de Marzo. NOCHE 6

2 de Marzo. NOCHE 6. Perro 6 y Caminante 7 en el tzolkin evolutivo.
La noche es donde comienza el día; cuando más oscuro nos parece todo es cuando empieza a clarear; la crisis es el mejor momento para realizar un cambio interior; cuando hemos percibido la guerra, valoramos la paz.
No pidamos en estos momentos estabilidad o seguridad en las circunstancias que nos rodean. Aprendamos a fluir ante los imprevistos y las crisis. Aceptemos y observemos lo que sucede.

En estos momentos es útil el encuentro con nuestra luz interior; conectar con el corazón del cielo y de la tierra; traer el cielo a la tierra para crear un mundo nuevo más acorde con nuestra vibración actual; expresar el amor, disfrutando de ello; confiar en que existe abundancia suficiente para todos, y aprender a cocrearla; conectar de forma amorosa y profunda con otros seres humanos para ir creando la malla energética; experimentar el in lak’ech o “yo soy otro tú, y tú eres otro yo”.

En nuestras manos está la elección.
Bendiciones.