El núcleo central de la palabra Betania es la letra NUN

El núcleo central, el soporte de la palabra Betania bien puede ser la letra NUN, letra 14 del alfabeto hebreo. Decimos que es el núcleo central porque la palabra Betania está compuesta de algo que significa “casa”, en hebreo “Beth”, y algo que significa “pobre”, en hebreo “Ani”. Decimos “casa de los pobres” pero podríamos decir “lugar de los pobres”, “espacio de los pobres”, “dimensión de los pobres” o cualquier otra cosa similar, porque lo importante no es la casa sino la actitud que se simboliza con el término “pobres”.

El centro de la palabra que significa “pobre”, en hebreo “Ani”, es la letra NUN. ¿Qué le pasa a la letra NUN? Varias cosas, a cuál más sincrónicamente significativa. La nun es la letra 14 del alfabeto hebreo. Normalmente se atribuye a los fenicios la invención del alfabeto fonético que es el que actualmente usamos mayoritariamente como humanidad y que permite por su sencillez y versatilidad la existencia de internet.
Internet sería imposible con escrituras basadas en símbolos,ideogramas, jeroglíficos, etc., donde cada cultura aporta los suyos produciendo de esa manera cientos de miles de caracteres. Simplemente no habría teclado que pudiera contener todos esos caracteres. Sin embargo, con veintitantos caracteres se pueden reproducir todos los sonidos y por tanto todos los idiomas.

Esa atribución a los fenicios es una simplificación de la historia. El alfabeto hebreo y el fenicios son similares. Jerusalén es una ciudad Cananea pero en hebreo resulta que fenicio se dice cananeo. Fenicia e Israel son territorios y culturas contiguas y en ocasiones superpuestas.
El hecho es que el idioma fenicio está desaparecido mientras que el idioma hebreo sigue vivo. Y así podemos considerar que el idioma hebreo, cuyos caracteres están todos compuestos por llamitas de luz, es el representante vivo de esa iluminación que supone para la humanidad el lenguaje fonético.
También el idioma hebreo aparece vinculado por alguna remota conexión con el Tarot, que es simultáneamente un oráculo que responde a cualquier pregunta y un libro de símbolos que no necesita hojas, siendo suficiente la combinación aparentemente aleatoria y la meditación para desvelar su contenido. También hay una relación entre el idioma hebreo y sus veintidós letras y los cromosomas.

Entonces, ¿qué le sucede a la letra nun de este idioma sagrado, mágico y luminoso que conecta lo más antiguo, la prehistoria, y lo mas ultimo, internet, o sea hoy y la comunicación, el tarot y los cromosomas?
Sucede que Josué, el guia con el cual entran en la tierra prometida, es HIJO DE NUN que es la letra 14. Esto se deja muy claro ya que se le denomina así, Josué hijo de Nun, muchas veces.
Es importante mirar esa letra, ver esa letra.
Si mirás bien puedes encontrar que es compatible con una figura humana que se encuentra de rodillas, ya que la letra en su parte inferior es una línea horizontal a ras de suelo, que serían las piernas dobladas, algo más alargada que otra línea casi paralela a esta en la parte superior, que sería la cabeza ligeramente inclinada más la porción vertical que sería el cuerpo. De modo que podríamos ver una persona de rodillas en el suelo, sentada sobre los talones con la cabeza ligeramente inclinada también.
Esta es la actitud que lleva al sentido presente en Betania como casa de los pobres. Cuando encontramos a Josué, el caudillo que entra en la Tierra Prometida, es cuando aparece claramente el sentido de casa de la gracia, casa de maravilla y otros similares que también se asocian con Betania.

Místicamente a la letra 14 se la ve como un PEZ, porque sigue a la letra 13 que es EL AGUA y los peces viven en el agua. También pueden ser considerados sus hijos o retoños, que es otro de los significados de Nun. Puesto que el agua también es “la muerte”, la letra 14 sería “el que vence a la muerte” y por tanto, Mesías, hijo de Dios y también resurrección.

Al haber dos Betanias puede verse ese trayecto ascendente y cómo desde el reconocimiento del pecado y la humildad que indica la letra es como se produce la elevación. Es justamente la letra nun, que muestra una persona en esa posición de humildad, la que nos desvela el código de la actitud que te permite la elevación que es el DESPERTAR.
El reconocimiento del error sin complejos, el reconocimiento de las faltas al amor desde el ego, es el reconocimiento de la realidad Dios, o sea del AMOR como realidad única y por tanto su entrega a esa realidad experimentada. Y por tanto del perdón.

El perdón se sitúa en el tercer chacra, a la altura del hígado. El tercer chacra, el chacra del perdon, tambien del poder, se sitúa territorialmente en la proximidad del hígado. El hígado es como un juez. Si el hígado enferma por la ira, el enfado, la guerra y el juicio, se convierte en un juez inicuo. Pero cuando está sano, y también lo que le sana, es un juez misericordioso.

El perdón es una energía de ida y vuelta: eres perdonado cuando perdonas.
Cuando perdonas eres perdonado. Siempre tienes ese poder de perdonar, y al perdonar das vida a la persona a la que perdonas. Pero en realidad eres tú el que recibes vida al perdonar, porque estamos en un juego de espejos donde te ves a ti mismo en el otro, y cuando le juzgas y condenas, te juzgas y condenas a ti. Sin embargo, cuando perdonas y le liberas, te liberas a ti y en ocasiones a tus ancestros, al resolver algo ancestral, siendo tú el encargado de resolverlo. Por eso ahora hay tantos ángeles acompañando a los seres humanos, porque es el momento adecuado.

En la tradición de los creadores de la escritura fonética, que hoy favorece la conexión y la información que está voceando por todas las esquinas, se diseña un vector mágico en metalenguaje, es decir en lenguaje cifrado. Este vector aparece cuando vemos el 12, que son los hijos de Jacob-Israel, que entran en Egipto como consecuencia de una falta al amor, lo cual sucede cuando venden a José como un esclavo. Esto claramente es un pecado, de modo que nos sitúa en Betania, casa de los pobres y de la ruina.
José, mirado por Dios, pasa de esclavo a poderoso, mientras que los hermanos van a la ruina. José les perdona y ellos piden perdón. Todo sucede para que nosotros lo veamos.
Cumpliendo la promesa a Abraham de darle una posteridad como las arenas del mar, o sea superabundante, los 12 hermanos y sus familias se convierten en un pueblo, porque antes solo eran una familia. El pueblo aparece al salir de Egipto. Ya es pueblo, pero ha habido un salto, el 12 se transforma en 13, porque no son 12 tribus sino 13. Entran 12 y salen 13, ya que José también como esclavo está en la posición de la nun y se multiplica, y de sí mismo como hermano salen dos tribus.
Conviene verlo porque sucede para nosotros hoy. En Egipto entran 12, pero como pueblo después de la Pascua pasan 13; salen 13 pasando el mar.

La nun es la letra 14, también un pez y esa posición de rodillas con la cabeza baja. Pero la letra 13, la Mem, significa el agua, el mar. Por eso el 14 es el pez. La letra 13, también como el mar, es la muerte y también la madre. Entonces la Nun es el hijo.

Entran 12 y salen 13, pero cuando pasan por segunda vez por el agua, al atravesar el Jordán para entrar en la tierra prometida, son 14, ya que aparece Josué, que es el que entra en la tierra prometida, como hijo del 14 NUN.
Ese es el vector: algo es el 12, algo el 13 y algo el 14. Ese es el itinerario. Reconocimiento, regeneración y salto cuántico.

Si traducimos eso al Tarot tenemos el arcano 12, que es el colgado y la necesidad de mirar y ver la realidad de otra manera. Aquí está el tema de José y el perdón, arcano 13, la muerte y la transformación, donde el útero amoroso de la realidad, dios-diosa, como madre te transforma desde el reconocimiento de tus faltas al amor, arcano 14, la templanza.
Vemos la templanza como la virtud sin esfuerzo, en forma de ángel. En las manos tiene dos recipientes, uno en cada mano. Uno de los recipientes está más alto que el otro, mostrando ese camino ascendente, porque esta pasando agua de uno a otro, pero de una forma imposible porque el agua viaja en diagonal de un recipiente a otro, sin derramarse y eso no es posible en esta dimensión. La forma en que se mueve el agua muestra otra dimensión con otras leyes.
También hace referencia al mito de Isis y Osiris, pero de eso hablaremos otro día. Gracias.

Si decimos que la virgen María es un 14, como el Mago, no estamos hablando de teología, dogmas o creencias, sino de LENGUAJE

Si decimos que la virgen María es un 14, como el Mago, no estamos hablando de teología, dogmas o creencias, sino de LENGUAJE, quizá propio de la época de los lenguajes, o sea de la comunicación.
En la época de la comunicación un solo lenguaje no es suficiente, estando claro que es necesario conocer más.

Como descifradores del lenguaje podemos decir que la Virgen es el mago, porque es el 14 como el mago, o por lo menos es el 14 como el amor incondicional del perro, que aparece como onda 14.
Que la virgen es el 14 es facilísimo. No hay más que sumar a Jesucristo, que es uno, a los doce apósteles, o sea + 12, y añadir a la Virgen, para encontrar 14.
Jesucristo y los 12 representan una unión donde quizá Jesucristo aparece como transcendencia, pero en todo caso el 1 + 12 aparece como 13, es decir como una onda encantada donde los 13 tonos están unidos en un campo unificado.

La onda encantada es un 13, ya que está compuesta por 13 tonos. El 13, además del caminante del cielo como sello y la tierra como onda, también expresa la totalidad de la onda encantada y, como tono 13, la transcendencia.
Pero el 14, además del mago como sello 14 y el perro como onda 14, también tiene un valor propio como indicativo del oculto.

Encontramos que la Virgen, en el grupo de los 12 discípulos y Jesucristo, aparece como elemento 14, ya que está desde el principio y también en el final; es una constante.
Mientras que la unión entre Jesucristo y los 12 discípulos es el motivo principal de los evangelios, la presencia de la Virgen en ese grupo, en la cual es una constante, está más en la sombra.
En realidad la Virgen también es un símil de la iglesia, y la iglesia un símil de la Virgen.
La iglesia es un símil precisamente por su capacidad de gestar al mundo espiritual. Como los kines perro 13 y mono 1, contiene el nuevo nacimiento, por lo menos programáticamente. El bautismo es un nuevo nacimiento.
En ese sentido es igual que el Tzolkin, al menos programáticamente, o sea como lenguaje. Los dos proponen un nuevo nacimiento.

Pero al igual que Anubis, que en su relación con la Nun-letra 14 es un 14, la Virgen y la línea 10 del Tzolkin, que puede ser el perro como sello y el espejo como onda, son una expresión de aquel lugar en que se une lo visible y lo invisible, es decir el paso de la realidad visible, que es Isis, a la realidad no visible, que es Neftis. Isis y Neftis, aunque parecen dos realidades diferentes, en realidad expresan una misma dimensión, una siendo la parte exterior, que siempre contiene la parte interior no visible, y es en la parte exterior, en lo visible, en la consciencia, donde es necesario encontrar el barco que te traslada al interior.

Por eso es un paso de lo no visible a lo visible como nacimiento, y en sentido retrógrado un paso de lo visible al interior de lo no visible, del día verde y de lo óptimo, es decir de la inmortalidad, ya que la inmortalidad en el mundo de los muertos es invisible, no aparece, no se encuentra hasta que aquello que es puerta te encuentra a ti y tu lo reconoces.
Anubis encuentra, llega hasta ti, encuentra tu corazón y te devuelve tu alma. Ese es el nuevo nacimiento espiritual a la inmortalidad.

La Virgen es la expresión de la continuación. Está al principio, como generación del inicio, Jesucristo, pero también al final, ya que en la cruz Jesucristo le dice a María “mujer, he ahí a tu hijo”, es decir anuncia un nuevo nacimiento que es una continuación, porque quien va a ser gestado a través de esa puerta también está ahí, y es aquel discípulo que ha seguido desde el principio y que es el único de los discípulos que está ahí, como mostrando la existencia de un camino, puesto que alguien lo ha caminado, hasta la cruz, hasta la Maat, donde al ser pesado su corazón se encuentra que es lo suficientemente ligero como para entrar en la nueva dimensión.

Anubis está encargado de esto en la mitología egipcia, y el lenguaje cristiano dice que ese cometido es similar a lo que sucede en el útero maternal de la iglesia, a través del bautismo, y la capacidad regeneradora sacramental de reconocimiento del pecado, como agua que limpia y te impulsa hacia la vida eterna.

Por eso es curioso y sincrónico considerar que este 14 contiene dos posibilidades, una de ellas la del mago, que es el 2 como onda, donde está reproducido el diálogo (“mujer, he ahí a tu hijo”) que es un tema de dos para dar origen a la continuación, al 3, porque el hijo es resultado de dos, del padre y de la madre.
En el 14 también está el 10, ya que el sello 10 también aparece como onda 14. En ese caso el 10 es el horizonte, allí donde se une lo visible o lo que se ve, con lo invisible o lo que no se ve. Eso también es una expresión de amor, que como referencia se situaría en la Nun, letra 14, es decir lo que hay más allá de la muerte, letra 13. El 14, Nun, es la nueva generación más allá de la muerte.

Todos estos contenidos están especialmente vivos en este año 2014. El segundo vinal del año civil Haab comienza el 15 de agosto, como siempre, pero este año viene conectado a la vivencia del venado azul, ya que la luna 3 es el tono 3 de la onda de la mano.
Hay una gran experiencia a través del perdón, donde conectas con tu alma a través del perdón.
Hay una sanación al reconocer cómo recibes alegría, fuerza vital, así cómo recuperas tu alma al conceder el perdón.
No eres una víctima, sino un voluntario, ya que el tono 3 significa servicio, pero servicio voluntario.