El hechizo en la obesidad

EL HECHIZO EN LA OBESIDAD (Extracto del Libro “Tiempo de Ser o la impecabilidad sin esfuerzo”)

Hay algo de hechizo en la obesidad, pero también algo de misión y compromiso vital.
Hablamos de hechizo en el sentido de que la obesidad para ser transmutada o transformada requiere algún tipo de trabajo o limpieza espiritual sanadora.
Encontrar esos lugares donde es necesario efectuar la limpieza espiritual es importante para la persona.

Lo que estamos diciendo es que la obesidad no se vence ni elimina desde el exterior, aunque también. Es necesario realizar cambios en la dieta y en el ejercicio, pero es importante el cambio interior, conectando con el ser o doble espiritual que está en la realidad de lo óptimo.
Y entonces es cuando puedes realizar una modificación en la forma, que responde a patrones espirituales y se mantiene hasta que modificas tu planteamiento espiritual y amplías tu dimensión espiritual.
Cuando modificas la forma a través de agredir al cuerpo, por ejemplo con la cirugía, estás consiguiendo una aparente victoria, pero en realidad el problema continúa, a veces en forma de adición a las cirugías, como vemos en tantas personas que están declarando su adicción a la cirugía o esclavitud, donde todo su esfuerzo va dirigido en esa dirección, estando atrapados por una idea de sí mismos que encubre una carencia de ser.

Es como si no fueran nada salvo que tengan esa imagen. Pero están diciendo que en su interior no encuentran nada, algo que suele estar asociado a angustia, ansiedad, depresión e infelicidad, aunque en apariencia estén triunfando.

Decíamos al principio que también puede haber en la obesidad una misión, asociada a la expresión de la felicidad. La persona puede ser feliz independientemente de su aspecto y hay personas que vienen a encarnar y dar soporte a ese argumento.
Las personas somos como argumentos en ocasiones. Hay algo en las personas que expresa su interior, pero también hay algo que sirve para expresar el nivel espiritual de la vida, que es cuando interpretas qué te quiere decir tal presencia o tal otra.

En ese sentido, hay personas que vienen a dar sentido a que no es el aspecto exterior el que es importante, sino la realidad interior.
Hay como un pacto vital y el error sería caer en la esclavitud de la forma.
Por eso es muy importante limpiar los hechizos, ya que si caes en la esclavitud de la forma es como consecuencia de un hechizo, y limpiarlo es parte de la tarea.

Las personas evolucionadas saben que el cuerpo es un vehículo

Cuando no hay salud ni alegría, tampoco hay amor.
Las personas evolucionadas saben que el cuerpo es un vehículo, que solo sirve en la dimensión de la forma, pero que la realidad es espiritual y conectar con ese ser espiritual es parte de la tarea. También esa tarea está asignada a través de la obesidad.

En la obesidad hay una rotura de la forma, apareciendo una debilidad. Cuando la forma y la red de colágeno se rompen aparece la obesidad, expresando que hay una debilidad en la materia.
Hay un no reconocimiento de la forma material como luz cumpliendo una misión. La obesidad está expresando un no cumplimiento de la misión, que quizá sea genético, de los antepasados, siendo la tarea de conciencia la que puede restablecer el lazo.

Cuando las personas no han cumplido su misión como seres de luz se traduce en la red de colágeno, red de materia o red de cubos, algo expresado en el Tzolkin con el color rojo.
Cuando la persona o la ancestralidad no han cumplido o han ignorado la misión, entonces esta red y todo lo que representa lo rojo (solidaridad, dragón, cubo,…) aparece débil y rompible.

Por eso el trabajo con los hechizos es restablecer la malla de colágeno, la red de colágeno y la red entre las personas.
Es importante la solidaridad, expresada en el DRAGÓN; la emoción, expresada por la LUNA; la iluminación de la kundalini, expresada por la SERPIENTE; el voluntario de la TIERRA; o el CAMINANTE DEL CIELO, es decir, la exploración de la transcendencia. El caminante del cielo es un explorador pero también es el 13, la transcendencia, y entonces podemos asociarlo a la exploración de la transcendencia, una actitud que prioriza los valores transcendentes y espirituales.
Todo esto, asociado al rojo, forma parte de la solución a este problema.

Hay algo de hechizo en la obesidad, pero también algo de misión y compromiso vital

Hay algo de hechizo en la obesidad, pero también algo de misión y compromiso vital.
Hablamos de hechizo en el sentido de que la obesidad para ser transmutada o transformada requiere algún tipo de trabajo o limpieza espiritual sanadora.
Encontrar esos lugares donde es necesario efectuar la limpieza espiritual es importante para la persona.

Lo que estamos diciendo es que la obesidad no se vence ni elimina desde el exterior, aunque también. Es necesario realizar cambios en la dieta y en el ejercicio, pero es importante el cambio interior, conectando con el ser o doble espiritual que está en la realidad de lo óptimo.
Y entonces es cuando puedes realizar una modificación en la forma, que responde a patrones espirituales y se mantiene hasta que modificas tu planteamiento espiritual y amplías tu dimensión espiritual.
Cuando modificas la forma a través de agredir al cuerpo, por ejemplo con la cirugía, estás consiguiendo una aparente victoria, pero en realidad el problema continúa, a veces en forma de adición a las cirugías, como vemos en tantas personas que están declarando su adicción a la cirugía o esclavitud, donde todo su esfuerzo va dirigido en esa dirección, estando atrapados por una idea de sí mismos que encubre una carencia de ser.

Es como si no fueran nada salvo que tengan esa imagen. Pero están diciendo que en su interior no encuentran nada, algo que suele estar asociado a angustia, ansiedad, depresión e infelicidad, aunque en apariencia estén triunfando.

Decíamos al principio que también puede haber en la obesidad una misión, asociada a la expresión de la felicidad. La persona puede ser feliz independientemente de su aspecto y hay personas que vienen a encarnar y dar soporte a ese argumento.
Las personas somos como argumentos en ocasiones. Hay algo en las personas que expresa su interior, pero también hay algo que sirve para expresar el nivel espiritual de la vida, que es cuando interpretas qué te quiere decir tal presencia o tal otra.

En ese sentido, hay personas que vienen a dar sentido a que no es el aspecto exterior el que es importante, sino la realidad interior.
Hay como un pacto vital y el error sería caer en la esclavitud de la forma.
Por eso es muy importante limpiar los hechizos, ya que si caes en la esclavitud de la forma es como consecuencia de un hechizo, y limpiarlo es parte de la tarea.

Lo importante es la armonía. En la estrella estamos hablando de la ética, la estética y la armonía.
Hay una armonía que no sigue los dictados de la moda. Una persona puede ser perfectamente armónica con un volumen, y absolutamente desarmónica sin él, tratando de tener un cuerpo esquelético, pero sin armonía, al no haber salud ni alegría.